Volver arriba

Rumanía y Eslovaquia

Última actualización: 8 de febrero de 2012. Escrito por Artista invitado y guardado en Viajes de los lectores

El jueves 17 de septiembre de 2009 fue un gran día: el inicio de un nuevo viaje. Ese día tome el avión desde Sevilla hasta Milano (Bergamo) y desde allí hasta Bratislava. Entre el equipaje figura una bicicleta Orbea modelo “Eibar” con la que planeo hacer un gran cicloviaje cuyo punto de inicio es la capital de Eslovaquia.

Datos personales

NombreJosé Ignacio
Año de nacimiento1966
ProfesiónFarmacéutico
Otros viajes en bicicletaRuta del Duero, Ruta del Tajo, Vía de la Plata(Sevilla-Santiago), Camino del Norte(Irún-Santiago), Camino del Cid(Burgos-Valencia), Vuelta a Cerdeña, Vuelta a Gran Canaria, La costa portuguesa en bicicleta, La costa del adriático y sus islas,etc.
Y vuestra web o emailwww.costaportuguesaenbicicleta.webs.com

Este viaje

ItinerarioDe Bratislava(Eslovaquia) a Campulung(Rumania), pasando por todo el sur y centro de Eslovaquia en dirección este, el noreste de Hungría y en Rumania las regiones del Banato, Transilvania y las montañosas áreas de los Carpatos occidentales y meridionales.
Duración1 mes
¿Por qué elegiste este recorrido?Porque los países del este de Europa me parecen lugares ciertamente interesantes para conocer.
Fecha en la que lo realizasteDel 18 de Septiembre al 18 de Octubre
¿Cuántos ibais?1
Distancia total1530 Kilómetros repartidos en 22 días de pedaleo o etapas
Coste aproximadoaproximadamente, unos 1150 euros todo incluido (incluso vuelos y tasa de bici en los aviones)
El mejor día (y por qué)Etapa por los Montes Apuseni (Cárpatos occidentales) por la belleza del entorno y el perfil de la etapa
El peor día (y por qué)El último, que no fue tal. Quería hacer, para finalizar tan bonita ruta, el trayecto Campulung-Brasov (85 Km), pero el día era de perros: lluvia intensa, frío y una fuerte faringitis con la que amanecí. Tras recorrer 3 km baje de la bici y di por concluída la gran travesia. Al final, un rumano me llevo en su coche.
La parte de la ruta que más os ha gustado (y por qué)Eslovaquia. Un país delicioso para el cicloviajero por tres razones: naturaleza espectacular, bonitas e históricas ciudades y unos precios muy asequibles. A esto habría que añadir que los eslovacos son, por lo general, gente hospitalaria.
El mayor quebradero de cabezaNinguno en especial.
El mayor error cometidoAunque me ha gustado mucho el trayecto por Rumania, no fue el que tenía previsto, que entraba por el norte para visitar Maramures y Bucovina, regiones que al final no visite y del que todo buen viajero habla maravillas.
La sorpresa más agradableLa facilidad para dejar la bicicleta en todo tipo de establecimientos (tiendas, supermercados, trenes…) sin que casi nadie te diga que esta prohíbido

La bici y el equipo

El modelo de bicicletaORBEA EIBAR
¿Le hicisteis alguna modificación?No
¿Llevábais para cocinar?No
¿Y tienda de campaña?Si
¿Qué os hubiera gustado llevar?No eche de menos nada
¿Qué os habéis arrepentido de llevar?Nada

Recomendaciones a alguien que vaya a hacer la misma ruta:

Que vaya en meses templados o cálidos (entre Mayo y Septiembre o primera quincena de Octubre). En las zonas de altitud media (en torno a 700-1000 m), en esas latitudes, la espesura de los bosques es tal que la umbría permanente baja las temperaturas bastante. Yo tuve suerte con el clima, fue más cálido de lo habitual en esas fechas.

Mapa de la ruta


Ver Europa del este en bicicleta en un mapa más grande

Galería de fotos

Diario de viaje

En el aeropuerto de Bergamo (“Orio al Serio”) tuve una espera de algunas horas hasta tomar el vuelo definitivo. En la oficina de información turística allí situada, pude hacerme con algunos folletos de la zona, entre ellos algunos de rutas de cicloturismo y senderismo. Por un momento llegue a pensar en la posibilidad de quedarme allí, pues estos son numerosos y atractivos dentro de un área que es realmente interesante con un entorno natural de media y alta montaña, muy verde. Pero no, no voy a cambiar de idea. El proyecto de viaje que quiero hacer parece más atractivo todavía, aunque tomo buena nota de lo que ofrece esta comarca.

También pude verificar la cercanía al aeropuerto de la ciudad de Bergamo, apenas un kilómetro. Al tener que estar pendiente de la bicicleta ,dentro de su gran caja de cartón, no pude ir a visitar Bergamo, que es lo que habría deseado.

Termino de “hacer” tiempo con un café machiatto en el aeropuerto y con una visita a la farmacia del mismo. Allí encontré a una compañera con la que estuve hablando de la posibilidad de trabajar algún tiempo en Italia, asimismo ella me solicito información en España. No desdeñaría la posibilidad de ir un tiempo a Cerdeña y ella quiere hacer lo propio en la isla de Mallorca. Sirva esto para poner nuestro granito de arena en la llamada “movilidad laboral europea”.

A las 17,10 sale el avión para Bratislava y unos 80 minutos después aterrizamos en Eslovaquia. En la espera de equipajes pregunto a una chica acerca de como está el cambio euro/corona eslovaca. La chica, que era checa. me comento que allí ya había llegado el euro, que fue en Enero de 2009. Así no encontraba yo el correspondiente cambio por más que lo intente. Sorpresa agradable, más cuando me comento la checa que en su país todavía no se había producido la convergencia con la nueva moneda de la unión.

Cuando recojo la bici, salgo a montarla (pedales, rueda delantera, sillín alto y llenado manual de neumáticos) y a instalar las alforjas; mi mejor portaequipajes durante el próximo mes. Durante esta operación empiezo a conocer a otros viajeros, que esperan un autobús. La charla no fue en inglés, no, sino ¡en portugués!, o al menos en el bocadinho de portugues que conozco. Eran tres amigos de Viana do Castelo que se disponían a hacer una visita a la no lejana ciudad de Budapest. Aprecio mucho a nosso país irmão y siempre es un motivo de alegría para mí el poder conocer viajeros de allí.

Ya casi de noche, inicio la etapa “prólogo” del aeropuerto al centro de Bratislava. Son unos 10 kilómetros que he de hacer con las luces puestas y todo el arsenal de luminarias de que dispongo, pero sobre todo con mucha precaución pues hay un tráfico de media intensidad.

El albergue en que pernocto está situado en la calle Panenska, 31, en pleno centro de la ciudad. Es un albergue de mochileros llamado “Dowtowm bacpacker hostel”, su precio a Septiembre de 2009 era de 14, 50 euros la noche con desayuno incluido, internet gratis y un bonito patio con mesas y hueco para dejar atadas las bicis. He llegado sin reservar, al ir en solitario y fuera de temporada alta se puede arriesgar.Casi nunca he tenido problemas de alojamiento de esta forma.
Allí he conocido a un francés, compañero de habitación, con el que he estado un rato charlando. Más tarde, he ido a probar la gastronomía regional a un restaurante, situado en una calle no principal y que estaba repleto de locales (buena señal cuando no se conocen los sitios). Mi primera sorpresa agradable es que por poco más de un euro te sirven una excelente cerveza eslovaca de barril, medio litro (pocos días después comprobaría que era mucho más barata fuera de la capital). El plato principal me ha encantado: “Bryndzove Halusky”. Lo pedí porque leí en la carta, que también estaba en inglés, que era uno de los platos nacionales más apreciados por los eslovacos. Son como unos gnochis de patata con queso de oveja del país (Bryndza) y unos taquitos de bacon frito. Además me sirvieron gran cantidad y es barato, ¡no sería el último que probaría en mi estancia en la república eslovaca!

Al regresar al “hostel”, disfruto de un par de copas de vino del país mientras “navego” un rato por la red y me siento a disfrutar de la agradable terraza pensando en el inicio, ya real, de la ruta el día siguiente.

Más en la web de José Ignacio

 

¡Compartir es vivir!

Comentarios Hay comentarios de 2 intrépidos

  1. Niebla dice:

    Hola Jose Ignacio.
    Muchas gracias por compartir tu viaje con nosotros. Esas fotos de la ascensión al Balea Lac son espectaculares!!!! Pero no se como será la cosa, que tras una dura subida siempre nos espera una bonita vista que compense todo el esfuerzo … y luego la bajada, claro 😀

  2. Me alegro de que te haya gustado la descripción de esa parte del trayecto por los Cárpatos, me trae muy buenos recuerdos, fue una auténtica ascensión que jamás olvidaré. Felicidades por vuestra web, Miguel y Raquel. (Voy a leerme vuestra cicloaventura por Islandia ¡enterita!)
    Un abrazo
    Jose

Deja tu mensaje al oir la señal

Todos somos ignorantes, lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas.

— Albert Einstein

A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005.

Aviso legal | Política de cookies