Volver arriba

El asiento de viaje

Última actualización: 10 de abril de 2019. Escrito por Avo y guardado en Acampando

Cuando estás viajando en bicicleta y haces un alto en el camino (para comer, por ejemplo) a menudo te encuentras con que no tienes dónde sentarte. Es posible que te encuentres en un recodo de la carretera, con unas vistas impresionantes de unas montañas nevadas y decidas que ése es un buen sitio para comer algo. Dejas la bici tumbada en el suelo y te das cuenta que no hay ningún sito a propósito para poner el trasero. Todo está lleno de vegetación no demasiado amigable. No es plan de aposentar los reales encima de un cardo, ¿verdad? ¿Qué haces en este momento?.

Nuestra solución es llevar en la bici un trozo de aislante tamaño culo y utilizarlo para sentarnos cuando paramos. El aislante se puede doblar por la mitad y cabe bastante bien justo encima del transportin, luego pones la mochila encima y ni te enteras de que lo llevas.

La idea es tan buena y original (léase con voz irónica) que nos la han copiado en sitios como Decathlon, donde venden ya trozos de aislante tamaño culo predoblados que sirven al mismo propósito.

También es bastante útil para ponerlo fuera de la tienda, justo delante de la entrada. De esta maneras evitas que entre suciedad y te puedes calzar y descalzar más cómodamente, amén de plantarte de rodillas fuera de la tienda y rebuscar dentro sin dejarte las rótulas tatuadas.

Próxima entrega:
Cómo mantener limpio el suelo de la tienda

 

¡Compartir es vivir!

Comentarios Hay comentarios de 12 intrépidos

  1. Netambulo dice:

    Estupendos estos post de consejos.
    ¡¡! Deberían daros un programa de TV !!!

    N.

  2. Diego dice:

    Me gustaría que mostráseis una foto del trozo de aislante tamaño culo, porque no entiendo que es exactamente. Muchas gracias!!!

    • Avo dice:

      Hola Diego,

      Ahora mismo no tengo por aquí ninguna foto, pero esta tarde, cuando llegue a casa te mando una fotillo.

      De todas maneras, en este artículo nos referimos a una de esas esterillas aislantes de plástico que se utilizan en acampada, esos rollos grandes que seguramente has visto colgando de un macuto. Nosotros lo cortamos en un rectángulo de 40×50 centímetros y lo utilizamos para sentarnos cuando paramos a comer y para ponerlo en la entrada de la tienda.

      Un saludo

  3. Candido dice:

    muy buena idea lo tendre en cuenta

  4. Carlos-BI dice:

    Muy buenos consejos y trucos!
    Impresionante página. No dejo de aprender cosas. Aunque no hay nada como la experiencia.
    Lo del “asiento de viaje” es algo que “necesitaba”. Hasta ahora he usado una bolsa de Forum (que la uso de funda para cubrir la tienda de decartón)es grande y bastante gruesa… con el mismo fin, pero no es lo mismo. jeje.

  5. Emanuel dice:

    “trozo de aislante tamaño culo” xD

  6. Guille dice:

    Me suena que ya os lo comenté, pero ahí va: para los que no quieran trocear un aislante o para los que acumulan chorradas de merchandising, una opción es usar una alfombrilla de ratón. O mejor, dos pegadas. Es blandita y más o menos ocupa un culo. Y hay muchas por ahí sin usar, desde que salieron los ratones ópticos.

  7. nisti dice:

    Muy buen aporte, lo del asiento de circunstancia. Yo utilizo un trozo de neopreno de medio centimetro de grosor y de unos cincuenta de largo aproximadamente. Es mi aislante para dormir y doblado por la mitad, mi asiento en los descansos. Realmente es una faja de adelgazamiento, de esas que te hacen sudar. La compre para las rutas de montaña mas exigentes que me dejaban los riñones “tocados”, sobre todo en los dias mas frios del invierno. Y aun la utilizo con ese fin. El problema es que te hace sudar de lo lindo, pero para los usos de aislante para dormir y asiento de emergencia, va fenomenal. Ocupa poquisimo y aporta mucha mas comodidad de lo que cabria esperar.

  8. Guille dice:

    Ni en invierno ni en verano pongas sobre piedra el ano.

  9. Fran dice:

    Desde luego que el aislante tamaño culo es una maravilla, pero hay otra cosa que lo es aun más! En mi último viaje puse en práctica algo que se me ocurrió anteriormente. Y es que cuando te sientas en el suelo a cenar después de estar todo el día pedaleando, aunque hayas estirado, las rodillas se resienten y luego parece que tienes las articulaciones de un anciano de 90 años. Lo que hice fue llevar conmigo un taburete-trípode de esos pequeños y ligeros (relativamente). Lo recomiendo encarecidamente porque las rodillas lo agradecen un montón y es muy útil a la hora de cenar/comer o simplemente sentarte en una pose un poco normal.

Deja tu mensaje al oir la señal

Lo consiguieron porque no sabían que era imposible.

— Jean Cocteau

A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005.

Aviso legal | Política de cookies