Volver arriba

Vuelta a Alicante

  1. Durante la última semana de Marzo, aprovechando los días de vacaciones de pascua, decidí intentar hacer una vuelta a la provincia en donde vivo, Alicante. El plan era recorrerla en 6 días a una media  diaria de unos 65-70km, en solitario, cargado con alforjas delanteras, traseras y bolsa de manillar, intentando acampar para dormir y cocinando con mi hornillo en plan autosuficiente.

    ¿Porqué hago esta ruta?

    Principalmente para comprobar que todo el material que he comprado me va a servir en rutas más largas y de más días, probarme a mí mismo que puedo estar casi una semana en autosuficiencia y además de todo esto, intentar conocer un poco más el entorno donde vivo.

    En cuanto a mí, esta vuelta a Alicante podría ser épica si veo que soy capaz de hacerla en solitario con garantías y me sirve de trampolín para irme a sitios más alejados. Este verano tengo intención de recorrer parte de Suecia, Noruega y Finlandia. Esta será la prueba de fuego y veré si estoy hecho para esto o no. Quiero saber si el cicloturismo en solitario es lo mío o debo abandonar algunas ideas de soñador despierto que tengo últimamente.

    Planificación inicial de la ruta

    El plan inicial será salir de Alicante, pasar por Campello, Villajoyosa, Benidorm, Altea, Callosa d'en Sarriá, Guadalest, Xàbia y Gandía. Desde esta última ciudad, seguiré por la Vía Verde de Xixarra hasta Villena, pasando por Villalonga, Lorcha, Beniarrés, Muro, Alcoy, Agres, Bocairent, Biar y Villena. El tramo final intentaré bajar hacia abajo porque no me quedarán más días, pasando por Elda, Novelda, Elche y Alicante.

    Para el trazado de la ruta me he basado en el mapa de Círculo Bicioso en el que hay bastante detalle de vías verdes y rutas de la Comunidad Valenciana y Murcia.

    Al final me quedó esta ruta trazada, aunque adelanto que al final no hice todo lo que tenía pensado

    Día 1: Alicante - Benidorm

    Empecé la ruta saliendo desde mi casa en Alicante sobre las 10:30 de la mañana. Primero bajé la bicicleta y la dejé en el rellano para volver a subir y bajar con las 4 alforjas. Una vez la bicicleta cargada con todo el peso, se me hizo raro empezar a rodar porque no estoy acostumbrado a que cueste tanto girar el manillar con las alforjas delanteras, pero en unos 5 minutos me habitué al cambio y no tuve ningún problema de estabilidad durante los siguientes días. Hasta la salida de Alicante hay bastantes coches, pero a través de vías secundarias y algún tramo de carril bici se pasa bastante rápido San Juan y Campello.

    Una vez que dejo Campello a mi espalda, llego a la gasolinera "Petronor Amerador" donde aprovecho para cruzar la Carretera N-332 y coger un camino de tierra. Este camino de tierra me debe llevar hasta la población de Aigües, y como esto es una aventura, lo elegí para evitar la carretera CV-775 y hacer el camino más divertido. La verdad que no fue monótono. Desde una altura de 40 m llego a 229 m en una distancia de 2 km y con algunos tramos con desniveles del 17 y 20% de tierra suelta, que me obligan a hacer empujing de la bicicleta. Aunque cansado para ser el primer día, rodar por este camino me ofrece la oportunidad de contemplar unas vistas espectaculares de San Juan y del mar



    Una vez que llego arriba, viene una bajada por pista estrecha y con algunos surcos y piedras. Con tanto traqueteo empiezo a oir un ruido extraño, como que algo está suelto, pero no le doy importancia. En eso que viene un bache, y mi bolsa de manillar decide suicidarse dando más trompos en el suelo que los coches de los malos de la serie del "Equipo A". Temiéndome lo peor, recojo la bolsa pensando que la cámara nueva que me acababa de comprar y me costó medio riñón estaría hecha polvo. Creo que tuve suerte porque la bolsa no se abrió y más o menos lo que llevaba dentro amortiguó los golpes. Uff... la cámara está intacta y no ha pasado nada, a seguir!

    Después de la bajada viene un tramo llano que agradezco, y aprovecho para colocar el trípode y mi cámara superviviente para grabar la típica secuencia en la que te acercas pedaleando con la bici y otra alejándote. Son tomas muy chulas que vale la pena hacer aunque requieren bastante trabajo: bájate de la bici, saca el trípode del portabultos, extiende el trípode, prepara la cámara, coge la bici y vete a bastante distancia, ve rodando tranquilamente hasta pasar la cámara, bájate de la bici, recompón la escena para grabar el siguiente plano alejándote, coge la bici y vuelve a pasar por la cámara, vuélvete a parar a una cierta distancia, vuelve corriendo a por el trípode y guárdalo en el portabultos.

    Una vez que llego a Aigües, encuentro un parque de recreo con fuente que aprovecho para pararme a comer. Todos los bancos y mesas están bajo "un sol que te torras", situación perfecta para sacar mi taburete portátil ultra ligero y colocarme bajo un árbol. Apenas te caben las posaderas, pero para estar un rato preparando la comida y comer, me viene fenomenal. No será la única vez que lo use en ruta.

    Después de Aigües, se pasa por un tramo muy divertido bajando por una carretera secundaria sin tráfico, hasta llegar al embalse de Amadoiro. Al principio, veo señales de que está prohibido pasar, pero al poco rato pasa un ciclista en sentido contrario que venía del embalse, así que sigo el camino sin preocupaciones. Esta parte es muy bonita, con un montón de pinos con el embalse de fondo. Paso por la presa y me dirijo a Villajoyosa.

    Ya en Villajoyosa, me paro un rato a tomar unas fotos y grabar alguna secuencia de la bicicleta con un fondo espectacular de lo que creo que es la isla de Benidorm.

    Un poco más adelante, llego a la Playa Torres, y oh no... ¡parece que el track que tengo me está metiendo por un tramo de playa en el que tengo que pasar un tramo de rocas que bordean el mar! En ese momento, me pregunto cómo demonios he planificado la ruta o de donde he sacado la idea de meterme por ahí. Creo estaba un poco cansado y no pensé con claridad, pero me metí por un camino de escaleras que vi cerca y que parecía que podía llegar al mismo sitio. El problema es que para sortear las escaleras, me tocó desmontar las alforjas, subir con la bici aligerada y volver a por las alforjas luego. Me agotó bastante. Cuando terminé la ruta, ya en casa, gracias a google maps, vi que había una alternativa a subir esas escaleras. Lección aprendida nº 1: Párate, saca el móvil y mira el mapa tranquilamente. Es posible que encuentres otro camino más aceptable. Resulta que el camino se llama "Sendero de la costa", y como su nombre indica, es más para senderistas, no para un tío con alforjas cargadas hasta los topes. Menos mal que la bicicleta iba con cubiertas con tacos y xino xano, voy avanzando. Lo bueno es que las vistas son geniales y compensan los esfuerzos hechos. Me sorprendo porque paso sin saberlo a cierta altura de la playa "Racó del conill", una playa que me trae buenos recuerdos de algunas veces que he ido cuando salía con la última novia que he tenido.

    Finalmente llego cerca de una urbanización en la que ya se ve Benidorm de fondo, pero que aún tiene un montón de vegetación y árboles en los que pasar la noche con la suficiente privacidad. Aprovecho que no viene nadie y me meto entre los arbustos en un sitio elevado donde sea menos probable que moleste a nadie y planto la tienda. Antes de que anochezca, aprovecho para calentar agua con mi hornillo de gas y me hago un sobre de comida deshidratada para montaña del decathlon. Son unos macarrones y están muy buenos. Está genial porque en el mismo sobre de los macarrones, metes directamente el agua caliente, cierras la bolsa con el zip que tiene incluído y en 5 minutos tienes un plato que me sentó genial y sin ensuciar ningún plato u olla. Al oscurecerse, me meto en la tienda con mi saco, esterilla y almohada hinchable. Aún no tengo sueño, por lo que aprovecho para oir algunos podcasts de "Nadie sabe nada", el programa de Buenafuente y Berto que es muy gracioso, con lo que me dormí realmente contento del primer día en ruta en solitario.

    Publicado hace 2 años #
  2. Damarbo, no tardes en continuar la crónica que es super chula, con una fotos perfectas, a Dios gracias que no se jodió la cámara, y muy bien contada por tu parte.

    No tardes que se nos enfrían las palomitas y se calienta la cervecita para seguir leyendo esta estupenda crónica. Mil gracias.

    Dios creó la cerveza, el diablo la Coca-Cola.
    Publicado hace 2 años #
  3. Eso, quedamos a la espera.

    Publicado hace 2 años #

  4. Adjunto

    1. 0f89b98b793bd2aedd16ad3484128f02.jpg (11.6 KB, 0 descargas) 2 años antiguo
    Dentro de veinte años lamentarás más las cosas que no hiciste que las que hiciste. Así que suelta amarras y abandona el Puerto seguro... Atrapa los vientos en tus velas... Explora... Sueña... Descubre
    Publicado hace 2 años #
  5. Damarbo¡!

    La urbanizacion que ves bajo de ti es la cala de finestrat y es donde vivo yo. Donde estas durmiendo es donde voy a pasear al perro y donde voy con la fatty a hacer algunas trialeras. Supongo por la antiguedad de los mensajes que estas durmiendo esta noche alli. Si es asi mañana a primera hora ire a buscarte y a zarandearte la tienda jejejjeje y si el viernes estas por aqui todavia me ire contigo a rodar unos kms ya que libro. Te mando un privado con mi telefono por si necesitas algo

    Pd: el raco de conill es una playa nudista y la zona donde estas durmiendo es una zona de encuentros sexuales digamos peculiares....

    Ya hemos llegado?
    Publicado hace 2 años #
  6. ¡Vaya, no me digas Vicente! Sabía que la playa era nudista pero la vi lejos del sitio donde estaba. Menos mal que me escondí bien, jeje. Hice la ruta en Pascuas y ahora estoy editando los vídeos en mi casa a salvo de "encuentros peculiares" y escribiendo la crónica que me lleva su tiempo. A ver si mañana puedo escribir la siguiente etapa. 

    Publicado hace 2 años #
  7. Día 2: Benidorm - Jávea


    El segundo día empieza con buen sol. Salgo de la tienda y me preparo un tazón de leche de arroz con muesli para recargar las pilas frente al día que tengo por delante. Al terminar de desayunar, se me hacen las 9 de la mañana y empiezo a recoger tranquilamente la tienda, cuando oigo un ruido entre los arbustos. Me giro y veo pasar a dos perros con collares de los que parece que llevan algún dispositivo de seguimiento. En ese momento pienso que son perros de algún guarda forestal que viene a cantarme las 40 por montar el chiringuito. Pero no. Es un senderista que va caminando a buen ritmo.

    Después del susto, cargo la bicicleta y empiezo a rodar hacia abajo. Tengo suerte porque enseguida encuentro una fuente pública para rellenar las botellas que llevaba prácticamente vacías y empiezo a rodar en un carril bici por gran parte de Benidorm. En pocos km's, llego al Albir y me paro para hacer algunas fotos de la Serra Gelada que se ve desde la playa. Cuando estaba en casa planificando las etapas me pareció buena idea subir a la Serra Gelada en bicicleta, pero al ver en vivo y en directo lo alto que estaba la montaña, decidí seguir hacia delante. Creo que esto es más territorio biker para ir más ligero y en bicicleta de doble suspensión.


    Hay unas bonitas vistas del Penyó d'Ifac en calpe y de la playa


    El camino que sigue por dentro de Altea, va bordeando la costa y disfruto bastante pedaleando tranquilamente con una brisa tranquila. Si pasáis alguna vez por Altea, recomiendo ir a un sitio que se llama "El jardín de los sentidos". Es una tetería emplazada en un terreno con una gran arboleda y bastantes plantas de diferentes especies. Puedes pedir un te, algunos dulces para picar y puedes llevártelos para tomártelos en alguna hamaca o sillas de jardín que hay por fuera.

    El final del camino que bordea la playa de Altea, ya presagia lo que viene por delante. Empiezo a subir por una urbanización hasta llegar a un cruce que me lleva por la N-332. Aunque es una nacional con bastante tráfico, al menos el arcén es bastante ancho y no me siento en peligro. La carretera es una subida constante con algunos desniveles importantes, pero no supone un excesivo esfuerzo, y se circula a través de un paso de montaña con algunos túneles cortos y con la vista del Castell de Mascarat. Un poco más hacia delante, abandono la nacional y llego a una carretera secundaria que me da un respiro de tanto coche, pero no me lo pone fácil porque también tiene continuos sube y baja hasta que llego a cruzar la AP-7 para meterme por un camino de tierra que me lleva a cruzar la parte oeste de la Sierra de Bernia. Esta parte tiene tramos con pendientes elevadas y bastantes piedras y surcos, por lo que extremo precauciones para no romperme los dientes. En una de las bajadas, me doy cuenta que tengo el portabultos delantero haciendo ruidos extraños. Me bajo y compruebo que se había aflojado un tornillo que acabo apretando sin problemas.

    Después de tanto sube y baja, aprovecho la sombra de un pino para echarme a descansar y acabo comiendo y haciendo una siesta de 30 minutos como mínimo. Estaba bastante cansado.

    Cuando consigo desperezarme, continúo la ruta por el camino, que es bastante divertido, hasta que llego a la CV-749. A partir de aquí voy siempre por carretera, pasando las poblaciones de Benissa, Teulada y Benitachell hasta llegar a Jávea sobre las 18:30 de la tarde. Como estoy cansado y no tengo muchas ganas de pensar, me meto en un Cámping que acaba clavándome el sable cobrándome 20€ por acampar, y aunque me parece excesivo, acabo aceptando. Ya sólo queda montar la tienda, una agradecida ducha y comprar algunas cosas en el supermercado para montarme un bocata de frankfurts con unas patatas y un merecido medio litraco de cerveza fría

    Publicado hace 2 años #
  8. ¡Gracias por la crónica, damarbo! La sigo con mucho interés y tomo nota de cómo explorar un territorio emocionalmente cercano 

    Un apunte: no sé si conoces la carretera del faro del Albir, es preciosa

    Publicado hace 2 años #
  9. Ánimo Damarbo, que lo tienes hecho, sigue contando porfa, que esto está muy interesante.


    Publicado hace 2 años #
  10. Ánimo Damarbo, que lo tienes hecho, sigue contando porfa, que esto está muy interesante.


    Publicado hace 2 años #
  11. Sigue, sigue. Por casualidad en javea estuviste en el camping “el naranjal”

    Publicado hace 2 años #
  12.           Buena crónica y fantástica zona por la que viajar. Damarbo,lo del camping nos a pasado a muchos,llegar a un sitio reventado y tragar(no estas para seguir dando vueltas y buscar un sitio).

    Publicado hace 2 años #
  13. Me alegro de que os guste. 


    @Suni: Me apunto la carretera del faro del Albir para hacerla pronto.
    @vicente jf: Sí, el cámping donde estuve fue el que comentas. ¿Lo conoces?
    @jav: Eso justo me pasó. Tendría que haber buscado más pero al final me rendí. Reto de autosuficiencia al palco, jejeje


    Día 3: Jávea - Villalonga


    Empieza otro día soleado en el cámping de Jávea y desayuno mis cereales con leche de arroz para recargar energías. Mientras voy recogiendo las cosas de acampada para irme, aprovecho para probar un hornillo de combustible seco de la marca Esbit que le vi al forero Paser en la ruta Pirinexus que hicimos el año pasado. El mío es pequeñito y con una pastilla da para calentar unos 30cl de agua, pero no llega al punto de ebullición. Lo suficiente para hacerse un té calentito. Al poco de beberme el té y cuando lo tengo casi todo recogido, veo que se me acerca el vecino que tengo en frente de la tienda. Es un hombre mayor de pelo cano que viene de una caravana bastante grande. Me pregunta si hablo inglés, le respondo "a little..." y me invita a un café. La verdad que lo pienso ahora y tendría que habérselo aceptado, pero entre que no me salieron las palabras muy fluidas en inglés y que tenía ganas de empezar a rodar, le dije «no, muchas gracias, ya he tomado té». Nota mental: No seas tan antisocial. La cafeína me habría venido bien para lo que me vendría encima más adelante

    La salida de Jávea fue sencilla, pero al poco rato se empieza un puerto de carretera en el que se suben unos 200 m en 4 km de longitud. Nada difícil cuando empiezas el día con las pilas cargadas. Lo mejor es la bajada, que te lleva a Dénia muy rápido en una carretera secundaria muy divertida y poco transitada en estas fechas

    Desde Dénia hasta Oliva es todo muy plano y tranquilo, con unas carreteras rurales que pasan entre huertas de árboles frutales que permiten ir a un ritmo relajado, pero comiendo km's rápidamente. Ya en Oliva, llego a un parque en el que espero ver una fuente, pero no consigo encontrarla, con lo que saco mi taburete a falta de bebidas isotónicas, me como una naranja que había comprado cerca del cámping el día anterior.

    Una vez en Oliva, me dirijo en dirección a la urbanización Tossal Gros y aquí las cosas empiezan a ponerse serias. Viendo el track, me salen unos 200 m de desnivel en poca distancia, pero lo que tengo por delante son unas cuestas pronunciadísimas que me hacen tener que pararme a recuperar fuerzas al menos dos veces hasta que llego a lo alto de la urbanización. Exhausto, decido pararme en un rinconcito y calentar agua para comerme otro sobre de macarrones con pollo y curry deshidratados del decathlon. Lo guardaba para la noche, pero veo que me fallan un poco las fuerzas y decido meterme algo contundente en el estómago y distinto a las ensaladas y el bocadillo que había estado comiendo los días anteriores. Al terminar, aprovecho para descansar y leer el libro que me había llevado para el viaje y no había abierto aún en los dos días anteriores. Es el libro de Juanjo Alonso "Kapitán pedales" de "La vuelta al mundo en bicicleta", que me da ánimos y decido continuar.

    Para salir de la urbanización, habiendo subido tan alto, voy rodando feliz hacia lo que espero que sea una larga bajada. Pobrecillo de mí... lo que me espera es un camino de cabras, no sé si ni siquiera apto para senderistas, por el que me meto inconscientemente, pensando que "no será tan largo". Efectivamente no era tan largo (viendo el track me salen 1200m de longitud) pero se me hizo más largo que un día sin pan.

    Al camino estrecho, se sumaban muchísimos arbustos, rocas a los lados del camino que me rozaban en las alforjas delanteras, pendientes pronunciadas y un sol de justicia. Me fui abriendo camino pasito a pasito, porque tuve que hacer el camino bajado de la bici y empujando y levantando como pude los 25-30 kilos que supongo que pesaría en total. En todo momento pensaba, bueno, un metro menos que falta para el final, esperando salir de aquel camino en cuanto pudiese. Lo "divertido" fue cuando veo que el camino pasa por un matorral súper denso de encinas (carrascas como las llamamos aquí). Me es imposible pasar empujando al lado de la bicicleta y me toca ponerme en la rueda trasera, con el pecho encima del sillín y haciendo el superman intentando llegar al manillar para que la bici fuese más o menos recta. Después de salir de ahí, con las piernas hechas un cristo de arañazos, me siento como si hubiese renacido a través de un útero un poco agresivo

    Después de pasar el infierno de arbustos, me viene otro camino estrecho, esta vez con rocas más grandes que me hacen difícil pasar la bici sólo empujando, y tengo que cargar con ella para pasar los tramos más complicados. Finalmente llego a una casa y me dan ganas de gritar a ver si me pueden abrir la valla para que me deje pasar y salir de aquello, pero parece que la casa está vacía y me toca seguir adelante hasta que llego a una especie de acequia estrecha en la que, como no, hay unos buenos escalones que me obligan a quitar las alforjas, subir la bicicleta y volver a por ellas. Pero por fin he llegado a un camino y puedo descansar. Vaya aventurilla!

    Desde el camino viene una santa bajada que me lleva a la Font d'en Carrós y por carretera paso por Potríes y Villalonga, donde por fin puedo cargar las botellas con agua fresquita. Desde Villalonga, empieza lo que me pareció el trozo más bonito de la ruta. Empiezo a ver más árboles de pinos y a mi derecha veo como pasa el río Serpis, un antiguo conocido porque también pasa por Alcoi, donde he vivido desde siempre. Aquí el camino ya no es tan llano, pero la carretera sin tráfico, el paso a una pista de tierra y la tranquilidad que me da el sonido del río me dan alas para continuar.

    Más adelante, llego a un sitio donde me parece que estará bien para acampar. Me aseguro de que no me ve nadie y me pongo a empujar la bicicleta hacia arriba de una ladera con arbustos que creo que me puede resguardar bien. Cuando ya tengo la tienda de campaña montada, me meto dentro, aprovecho para cenar y me tumbo a descansar con el sonido de la cascada y el viento que sopla en las copas de los árboles. Con una nana cantada por los sonidos del bosque, me quedo dormido enseguida. Mañana más y mejor

    Publicado hace 2 años #
  14. Muy chula la crónica. Pendiente del próximo capítulo!

    “Podéis quitarme la hacienda, mis tierras, mi riqueza, incluso podéis quitarme, como vais a hacer, la vida, pero hay una cosa que no me podéis quitar… y es el miedo que tengo”.Pedro Muñoz Seca
    Publicado hace 2 años #
  15. Desde luego ,la ruta a partir de Villalonga por la vía verde del Serpis de lo mejor de esa zona en particular.

            No obstante en el vídeo que nos pones te cruzas con un ciclista que te pregunta si vas a ir por la vía,o por arriba.Sabed que a Lorcha a parte de por la vía verde,podéis ir también por una carretera asfaltada.En un punto determinado de la ruta que nos pones,o bajas por una pista de tierra(la vía verde).O continuas subiendo por una estrecha carretera asfaltada,a las estribaciones más altas de la zona,con unas vistas espectaculares.Eso si,unos ramponesde infarto,yo en una ocasión,tuve la poca cabeza de tirar por ahí.

    Publicado hace 2 años #
  16. Yo estaba en ese camping y dormi delante de ti. Estaba en una caravana naranja, una hergo bambi. Pase y vi la bici pero a ti no, pense que estarias decansando y no te moleste. Luego por la mañana cuando me levante te vi ya pasar cargado y tampoco me dio tiempo a decirte nada. Cuando voy con la caravan suelo saludar y charlar un rato con los cicloturistas asi como ofrecer lo que necesiten. Estabas acampado en la calle principal

    Publicado hace 2 años #
  17. Día 4: Villalonga - Alcoy



    Me despierto temprano justo cuando empiezan a cantar los pájaros y voy viendo por la ventana de mi tienda que el cielo empieza a clarear. Lo primero que hago es recoger la tienda y todos los trastos para empezar a rodar pronto. Sé que más adelante hay un área donde se puede parar, así que vuelvo al camino a rodar. Efectivamente, a los pocos km's hay un área con dos bancos y mesas y me paro a desayunar oyendo el río que pasa debajo de un pequeño puente.

    El cuarto día es una etapa tranquila porque transcurre por la vía verde del río Serpis. Hace bastantes años que la hice pero en sentido contrario desde Alcoy y tengo que decir que es mucho más sencilla como la hice aquella vez. Desde Villalonga es todo hacia arriba sin ningún descanso y es mejor ir a un ritmo pausado. La zona es un valle por el que pasas por los túneles de la antigua vía del tren y siempre tienes a los lados el río. El terreno es una pista de tierra, pero hay algunos trozos donde hay bastantes piedras. Nada complicado, pero hace que no vaya todo lo rápido que me gustaría. Un poco antes de llegar a Beniarrés, el camino de tierra deja paso a un tramo asfaltado más rodador, y aprovecho para poner un pedaleo más alegre. Un poco después, voy tan tranquilo a mi ritmo y me pasa un ciclista de carretera, se gira, se me queda mirando y me dice: "Eyyy Dani! que haces aquí?", levanto la vista y oh! es mi padre que viene de dar la vuelta a Beniarrés que suele hacer algunos días entre semana. Me pregunta que si he dejado el coche en Villalonga y estoy haciendo una ruta circular. Le digo que he venido desde Alicante y casi no se lo cree. El tema es que no sabe nada porque no se lo comenté para no preocuparle y así darle una sorpresa cuando llegara a casa y llamase al timbre. De todas formas, sorpresa adelantada!

    Ya que me encuentro a mi padre, decido ir con él hasta Alcoy por carretera, abandonando la parte de la vía que tenía que enganchar pasado Beniarrés. Aquí se nota mucho el peso de las alforjas, y más cuando vas intentando seguir el ritmo de una bicicleta ligera de carretera, pero mi padre se amolda a mi ritmo y pasamos Muro y Cocentaina. La última parte de Cocentaina se sube "el Altet", que es un puertecito muy corto pero con algo de desnivel. Voy subiendo poco a poco y la gente que pasa en bicicletas de carretera me da ánimos cuando me ven cargado con tanto peso.

    Una vez en Alcoy, aprovecho para recargar pilas y comer bien en casa de la mama. Al final, después de 4 días me encuentro cansado, y decido quedarme el 5º día en casa de mis padres a descansar. Eso significa que no me dará tiempo a llegar a Alicante pasando por Agres, Bocairent y Villena, y que directamente llegaré a Alicante desde Alcoy. Tampoco es un problema, porque así me da tiempo a volver a subir a Alcoy en moto y quedar con mis amigos a comer "la mona". Para el que no lo sepa, "la mona" es una especie de roscón de pascua con un huevo duro en el centro, que solemos comer en la Comunidad Valenciana y algunas zonas más de España.

    Día 5: Alcoy - Alicante



    El 5º día (en realidad el 6º porque me quedé descansando en Alcoy) salgo de mi casa y me dirijo directamente a la vía verde. Esto es mi territorio y me conozco perfectamente el camino sin necesidad de gps, así que llego a Batoi y empiezo a hacer una de las vías verdes más bonitas que existen, aunque muy corta. En algunos sitios he visto publicidad de Alcoy en la que la bautizan como la ciudad de los puentes. Y es verdad. Dentro de la ciudad hay muchos puentes, y algunos datan del siglo XVIII. Uno de los que más me han gustado siempre, es el "Puente de las Siete Lunas" que se construyó para el tren de Alcoy a Alicante que nunca llegó a circular. Está situado en las afueras, que es por donde pasamos y tiene como fondo al parque natural de la Font Roja. Durante la vía verde, se atraviesan varios puentes en un entorno natural de pinos y carrascas incomparables y multitud de túneles perfectamente iluminados. Cabe destacar los tres últimos puentes desde el Polideportivo de Alcoy, que son los más largos, teniendo el último 1 km de longitud.

    Una vez que salgo del último túnel, sigo bastantes km's por una pista tranquila y un poco más adelante se pasa a un tramo de carretera secundaria que nos lleva hasta Ibi. Desde aquí es mejor tirar hacia Castalla y seguir la vía verde, pero yo me despisté y acabé tomando dirección Tibi, que te obliga a ir más por carretera y hay que ir sí o sí durante un kilómetro por la autovía hasta llegar al Maigmó. Desde el Maigmó es todo hacia abajo hasta llegar a Alicante, y aprovecho a hacer algunas fotos del castillo de Santa Bárbara desde aquí

    La bajada desde el Maigmó es muy divertida, con una carretera rápida y con curvas, y que en poco tiempo te deja en San Vicente. De aquí a Alicante es muy sencillo llegar a través del carril bici, y en menos que canta un gallo ya estoy en mi casa con la sensación de haber pasado una mini-aventura y haber disfrutado de unos días de vacaciones explorando la zona en la que vivo. Hay algunos sitios que me hubiese gustado visitar, pero bueno, lo reservaremos para otras aventurillas que vayan saliendo.

    En resumen, el tema de la autosuficiencia no lo completé como me hubiese gustado, pero me llevo la sensación de que me las podría apañar bastante bien si se diese el caso de rutas más largas y más lejos. También me parece importante el tema del descanso. Hay que intentar descansar cada cierto tiempo y dedicar al menos un día a no tocar la bicicleta si hacemos etapas en las que estamos todo el día rodando, sino el cansancio pude ir acumulándose y hacer que no tengamos la cabeza en lo que hay que estar, que es disfrutar de lo que estamos haciendo y del entorno que nos rodea. También me gustaría intentar ir más despacio e intentar hacer más fotos de los sitios en los que estoy.

    Espero que os haya gustado la crónica y os animéis a hacer cosas similares en los sitios donde vivís. A veces sorprende lo poco que sabemos de los sitios que nos rodean y nos centramos en planificar vacaciones lejos de donde vivimos, cuando en muchos casos lo que tenemos más cerca es una maravilla. Nos vemos pronto en el camino!

    Publicado hace 2 años #



A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005.

Aviso legal | Política de cookies