Rodadas. Una comunidad de cicloturismo y viajes en bicicleta
Volver arriba

viaje en America del Sur

&tarr; PUBLICIDAD (lo que paga la factura)

  1. Como no es
    posible viajar, aquí es un recuerdo de un periplo entre 2013 y 2014 en el Sur
    de América. No soy español, entonces disculpe para las aproximaciones del
    idioma.

     

    Agosto 2013. Mi
    viaje en bici para América del Sur empieza en la “Vélodyssée” entre Nantes y el
    país vasco francés. No lluvia y sol. El inicio de esta aventura se parece como
    vacaciones de verano, deslizándome entre las playas de la costa atlántica y los
    pinos de la inmensa “forêt des Landes”.








    La ruta de las
    cimas para Hasparren propone una sucesión de cuestas provocativas. ¡Bienvenido
    en los Pirineos!

    Al paso de
    Roncesvalles me quedan ocho cientos kilómetros para Santiago. Voy a compartir
    mi itinerario con los pelegrinos de Compostela. Los auténticos pelegrinos : los
    que andan y que sufren del camino. Para el ciclista, los esfuerzos son más una
    sinecura.

    Después de
    visitar Pamplona voy al Alto del Perdón por una pista de mulas un poco difícil.

    Deambulo pronto
    en Navarra, entre los campos de trigo, las viñas, las colinas desecadas
    cubiertas de molinos de viento. Los peregrinos se dispersan el largo del camino
    abrumado por el calor de la tarde. La huella de la bici que se incrusta en el
    polvo de la Meseta es como un hilo de Ariadna que reuní a todos estos valientes
    caminantes.

    Ciudades y
    pueblos rivalizan de belleza con sus iglesias fortificadas, sus retablos
    grandilocuentes, sus claustros floridos, sus fachadas de casa con colores
    relucientes.

    Rioja y Castilla
    y León … Burgos y León con sus numerosas joyas … pueblos de Hontanas o de
    Castrojeriz … via Aquitania al pie de la sierra cantábrica … Puente viejo sobre
    el rio Orbigo … Astorga y el porche monumental de la catedral … paso de la Cruz
    de Ferro a 1405 metros de altura …

    Las etapas para
    la Galicia se suceden al ritmo tranquillo del ciclo-turista. Un poco más de
    cien kilómetros y puedo llegar al fin del camino. A Santiago los pelegrinos
    alcanzan la meta del viaje. Es para mí el inicio de una nueva partida.







    https://youtu.be/u85x6eDAMP4

    (camino francés)



    El Portugal me
    acoge durante los quince primeros días de septiembre. Son otros ocho cientos
    kilómetros para ganar Lisboa.

    Es como una
    carrera para no perder el bote : un carguero para Brasil.

    Subo a bordo de
    la gigante embarcación una mañana, pero es solamente a la medianoche que mi
    bote de acero baja tranquilamente por el Taje. Después de pasar la Torre Belén,
    digo adiós a Europa.

    Comienza el viaje
    hacia lo desconocido…






    Publicado hace 1 año #
  2. excelente crónica. si tienes más compártela con todos. gracias

    si te cansas de pedalear bájate de la bici y camina pero no te pares
    Publicado hace 1 año #
  3. Gracias para tu comentario. Aqui es el viaje en Brasil...


    Once días de
    navegación son pasados a la popa del carguero a observar la fauna del océano
    atlántico.  La vida a bordo es más fácil
    para el viajero que para los marineros que trabajan muy duro. Pero al
    atardecer, los filipinos vuelven a vivir en la plaza de la tripulación. Karaoke
    o videojuegos, es un placer de compartir la solitud de estos hombres que no ven
    a sus familias durante nueve meses.

    La primera vista
    de Brasil que tengo son los edificios verticales de Santos. Una punzada me
    desgarra el corazón. Me despido de todo el equipo, que me queda solo en la
    costa paulista.



    Hermosas
    propiedades están rodeadas por numerosos pequeños bares con sillas rojas
    mirando al horizonte. En la playa, carroñeros competen por canales mientras que
    pesqueros tratan de llevar pescado fresco en sus redes. Más al sur, la pista
    que recorre los cuarenta y cinco kilómetros de la Isla Comprida se termine … en
    la playa.



    A Cananéia, la
    ruta del mar desaparece. Tengo que ir por la montaña, porque no me inspira la
    autovía. La pista húmida que cruza la selva tropical a partir de la aldea de
    Santa Maria es un inferno para el ciclo-turista. Me necesita un día para
    recorrer solamente seis kilómetros. Un poema. Por la noche, el pueblo de Batuva
    es como un Edén. Busco refugio en una pousada, al lado de la iglesia de donde
    se volatilizan los cantos evangelistas. Me dejo mecer por el ruido distante de
    la jungla.

    ¡Qué maravilla ¡

    A Paranagua,
    puedo recuperar dinero. No es fácil encontrar cajeros automáticos en estos
    lugares remotos.

    A partir de la
    bahía paradisiaca de Guaratuba, inicio un itinerario entre mar y montaña. Bajo
    el sol de los trópicos, las valles entre Sao Jao Batista y Sao Pedro de
    Alcantara parecen como valles austriacos. Tengo una escala a Florianópolis,
    metrópoli muy europea, antes de subir por una pista difícil en el cañón
    Itaimbezinho, en el parque nacional Dos Aparados Da Serra. La vista de estas
    profundas gargantas nubladas es magnífica.



    Al sur de Porto
    Alegre, las últimas etapas brasileñas son completamente planas. Es el reino de
    los gauchos. La BR101 se cola entre el océano y las lagunas hasta Uruguay.



    (Brasil)

    Adjunto

    1. 1_baie_Guaratuba.JPG (527.8 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    2. 0_pêcheurs.JPG (385.9 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    3. 2_Santos_plage.JPG (729.5 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    4. Brésil_nouvel_itinéraire.jpg (286.3 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    Publicado hace 1 año #
  4. Interesante viaje.

    El unico simbolo de superioridad que conozco es la bondad.
    Beethoven.
    Publicado hace 1 año #
  5. Gracias por compartir tu viaje

    Aquí yace Raffaello Sanzio.
    Cuando nació la naturaleza temió ser vencida por él. Cuando murió temió morir con el.
    https://esdeslow.blogspot.com
    Publicado hace 1 año #
  6. Gracias por compartirnos tu viaje. Me gustan tus mapas ya que son como los mapas de los atlases que devoraba cuando niño. Como conseguiste un cargero en Lisboa?. Es posible conseguir uno?.Sigo tu viaje.

    “If you reject the food, ignore the customs, fear the religion and avoid the people, you might better stay at home.” – James Michener
    (Si rechazas la comida local,ignoras las costumbres,temes a la religión y evitas a la gente ,mejor te hubieras quedado en casa)
    Publicado hace 1 año #
  7. Merci beaucoup por compartir con nosotros tus vivencias y documentos, a mi también me gustaría que nos contases como conseguiste el pasaje en el cargero, gracias de nuevo.

    Publicado hace 1 año #
  8. Me apunto a la información del pasaje en carguero jeje como molaría.

    Publicado hace 1 año #
  9. Muchas gracias por compartir tu viaje y dejarnos vivirlo contigo. Muy bueno el relato y muy buenas las fotografías. Son una delicia estas crónicas en estos tiempos en los que nuestros viajes están en el cajón de los sueños.

    Seguimos atentos a tu crónica, que es muy interesante.

    Saludos y gracias.

    Publicado hace 1 año #
  10. Muchas gracias
    para sus comentarios.

    Compré los mapas por
    correo cuando estaba más joven a una sociedad que se llamaba “Atlas”. Cuando recibió
    la mayor parte del mundo, no tenía otra alternativa … que viajar 

    Para los
    cargueros, compré el billete de viaje a una agencia francesa llamada “mer-et-voyages”.
    Podéis ver los itinerarios en el net. Trabaja mucho con la CMA CGM, una gran
    empresa francesa de cargueros que circulan en todo el mundo. No sé si hay
    muchas otras agencias en el mundo como mer et voyages.

    Viajar en
    carguero es caro. Contar 100€/día de navegación, quizás más. Tenéis que ver que
    es como un hotel flotante : tres comidas/día y  un camarote propio para la noche. Es una experiencia
    inolvidable, y la filosofía es simplemente … tomar el tiempo.

    Abajo es el pequeño
    país de Uruguay…

     

     


    Este nuevo país es
    encantador. La zona fue el centro de la lucha entro los imperios ibéricos de
    España y Portugal, de donde nació Uruguay en 1828.

    En la costa, las
    palmeras son omnipresentes. Los ñandús surgen a veces en la distancia con sus
    movimientos cómicos. 

    Al fin de octubre
    el turismo es muy tímido. ¡Bien! Disfruto solo del pueblo de pescadores de
    Punta del Diablo, y de las dunas de arena del Cabo Polonio.





    Dentro del país,
    pistas caminan por las colinas. Los pueblos son más auténticos. Paso un fin de
    semana en un chalet al Salto del Penitente, un sitio agradable donde se puede
    montar a caballo alrededor de una cascada.



    Vuelvo a la
    costa. Montevideo es una capital donde la vida es buena. Se puede caminar en
    numerosas playas lo suficientemente lejos de los rascacielos. En el centro
    bullicioso, cada montevideano parece llevar su maté en su bolsa ; muy típico.

    Colonia del
    Sacramento es mi última ciudad antes Argentina. Fue fundada por los portugueses
    y es aun hoy una belleza colonial. Antes de cruzar el Rio de Plata, disfruto de
    una inolvidable puesta del sol con la vista lejana de Buenos Aires.



    Adjunto

    1. 3_Buenos_Aires.JPG (333.2 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    2. 2_Colonia.JPG (843.5 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    3. 1_Salto_del_Penitente.JPG (515.4 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    4. 0_Punta_del_Diablo.JPG (620.7 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    5. Uruguay.jpg (437.6 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    Publicado hace 1 año #
  11. Me quedo cuatro días en la capital del tango. La ciudad, con sus numerosos bulevares

    perpendiculares, me parece inembargable. Me gusta la sensación de no poder

    entender las vibraciones de las calles.   

    Aquí empieza la ruta tres, una cinta desierta de más de tres mil kilómetros a lo largo de la

    costa atlántica.



    Es la mitad de noviembre, el último mes de la primavera. Al sur de Bahía Blanca, las

    temperaturas bajan de repente.

    Entro en Patagonia, un nombre mágico para el viajero ; un encantamiento para enfrentar

    al viento. Rugientes cuarentavos o quincuagésimos aulladores, no sé cómo se

    llaman. Pero me recuerdo de la lucha incesante, metro a metro, para avanzar.

    En ocasiones, abandono la ruta tres para pistas desiertas que abastecen solamente estancias.

    Ciertos días no encentro a nadie. Solamente carneros o guanacos. No es una

    soledad sufrida. Es un lujo de algunos días que no encontramos mucho en nos

    vidas del siglo veintiuno.



    Se puede observar también fácilmente enormes colonias de leones marinos o pingüinos de Magallanes

    ¡Totalmente gratis!

    Trelew, Comodoro Rivadavia, Puerto San Julian, Rio Gallegos … las ciudades son espaciadas de

    muchos kilómetros. Pero después de un mes y media, laboriosamente, llego a la

    Tierra del Fuego. Ushuaia es la recompensa de todos mis esfuerzos. La ciudad

    gana su apodo de “fin del mundo”.



    Pero del otro lado del canal de Beagle, la Isla Navarino es más exótica. Aquí estamos en

    Chile. Alrededor de Puerto Williams (solo 2000 habitantes) reina la naturaleza.

    La descendencia de los Indios Yamanas pueden pescar y cazar libremente.

    Paso cinco días en el centro cultural del pueblo Ukika, y participo a la primera fiesta de la Luna

    : una noche a escuchar los músicos locales, bebiendo la sopa de vino blanco, y

    degustando empanadas o anticuchos … un regalo. A pesar de la lluvia y del frio,

    mi estancia en la Isla Navarino quedara grabada en mi memoria.


                                              Canal Beagle


    Para no tomar lamisma ruta en la Tierra del Fuego, dejo Puerto Williams en ferry. Son treinta

    horas de navegación en el canal de Beagle para ganar Punta Arenas, y empezar un

    nuevo viaje hacia el norte, y los Andes… 


    https://youtu.be/TEexsP4tXEg

    Adjunto

    1. Puerto_Willimas.JPG (526.6 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    2. Terre_de_Feu.jpg (394.6 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    3. côte_atlantique.JPG (443.6 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    4. piste_déserte.JPG (696.1 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    5. Argentine.jpg (302.6 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    Publicado hace 1 año #
  12. Interesante, la ruta 3 no la recorren muchos cicloviajeros, me imagino que fue dura la batalla contra el viento. ¿Cómo son las distancias para encontrar lugares donde poder comprar comida y abastecerse de agua? Gracias.

    Publicado hace 1 año #
  13. En la ruta tres,
    los puntos de avituallamiento pueden ser las gasolineras : agua gratis (sabor
    de cloro pero potable) y comida básica (a veces bocadillos). En el peor de los
    casos, 150 km entre ellas.

    En las pistas al
    largo del océano, estaba más problemático. Más de 300 km sin comida ni agua. Y
    como no había asfalte, avanzaba lentamente. Tenía que cargar la bici con 11 o
    12 litros de agua, y a veces, con el calor, me necesita más. Por suerte, cuando
    cruzaba un todoterreno, en conductor se detenía, y me ofrecía agua o soda
    refrigerados. Aquí, los encuentros con la gente fueron pocos pero intensos.

    Como lo dices,
    pocos ciclistas en la ruta 3. En un mes y media, cruzo el camino de solo un
    neerlandés. En comparación, en la carretera austral, encontraba más de cinco
    ciclistas … cada día. El viento es como un espantapájaros. En la puna, no hay
    un árbol para frenarlo, y los numerosos camiones pueden volcar.



    En el sur de
    Chile, el viento también estaba muy fuerte…

    Adjunto

    1. 21_camion_renversé.JPG (404.9 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    2. 20_cycliste.JPG (552.6 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    Publicado hace 1 año #




  14. Al salir de Punta
    Arenas, el viento es más fuerte que nunca. Pero a la diferencia de la ruta
    tres, las carreteras chilenas tienen pequeños refugios donde el ciclista puede
    durante mucho tiempo olvidar las ráfagas terribles. Pronto, a la torre de una
    vuelta, aparecen los Andes, un poco como aparecen los Pirineos al sur de la
    cuenca Aquitania. Pero aquí, las montañas son gigantescas, y voy a escalarlas.
    Como dicen los Argentinos “ ¡Qué lindo!”



    Al norte de
    Puerto Natales, las Torres del Paine dominan el paisaje. Lamentablemente,
    durante toda mi estancia, un manto de nubes oculta su vista.


    A El Calafate,
    vuelvo a Argentina. Aquí se visita un monumento de hielo, el glaciar Perito
    Moreno. A veces, la caída de bloques de hielo en el lago Argentino es
    espectacular.



    A dos cientos
    kilómetros más al norte, el Chalten es la capital argentina del montañismo, con
    un maestro, el Fitz Roy. Disfruto del lugar para caminar por sus numerosos
    senderos.


                            El Chalten y el Fitz Roy


                        Valle de las Vueltas


    Recupero la bici,
    pero al norte del lago Desierto sigue el alpinismo. La pendiente es tan fuerte
    que tengo que empujar la bici. En el alto es el premio : el descenso al lago
    O’Higgins, y el regreso a Chile.



    Adjunto

    1. 9_lago_desierto.JPG (878.7 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    2. Chilie_Patagonie.jpg (557.6 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    3. 8_vallée_de_las_Vueltas.JPG (505.9 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    4. 7_Fitz_Roy.JPG (549.7 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    5. 4_Perito_Moreno.JPG (510.3 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    6. 2_abri.JPG (666.1 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    Publicado hace 1 año #
  15. Que bonito viaje, hay que estar fuerte y con mucha cabeza para hacer esas rutas.

    Publicado hace 1 año #
  16. Si, este viaje
    necesitaba muchos esfuerzos físicos. Lucha contra el viento, y subidas
    terribles en los Andes. Pero las recompensas fueron tan grandes que nunca la
    moral estaba baja. Cada mañana quería levantarme temprano para ver les
    sorpresas ofrecidas por los paisajes. Entonces todos los esfuerzos actuaron
    como una droga eufórica para la cabeza.

     

    El pueblo de
    Villa O’Higgins es el inicio de la carretera austral, un itinerario con poca
    circulación apreciado por los ciclistas, a pesar del ripio. Numerosos ríos
    serpentean al pie de las cumbres, como por ejemplo el cristalino rio Baker.


                                  carretera austral


                       Rio Baker


    En mitad de la
    carretera, el lago General Carrera es enorme y bellísimo. En la orilla sur el
    panorama sobre el agua de colores adriáticos es impresionante. Los 120
    kilómetros hasta Chile Chico son hechos al ritmo del caracol, para disfrutar de
    cada oportunidad de vivac.


              Laguna Verde, al sur del General Carrera


    A Los Antiguos,
    paso en Argentina, y el lago cambia de nombre para llamarse lago Buenos Aires.
    Otro ripio hacia el sur conduce al paso Portezuelo a 1490 metros de altura. 


                          lago Buenos Aires




                                          subiendo al Portezuelo


    El
    decorado es digno del lejano Oeste americano. Cuando armo la carpa a salvo de
    una roca, no entiendo nada más que las incansables carreras del viento. 


    ...

    Adjunto

    1. 5_bivouac_estancia_Esperanza.JPG (801.6 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    2. 4.JPG (894.1 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    3. 3_rio_Jeinimeni_et_lago_Bueno_Aires.JPG (623.8 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    4. 2_Lago_Carrera.JPG (548 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    5. 1_Rio_Baker.JPG (705.5 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    6. 0_carretera_austral.JPG (598.5 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    Publicado hace 1 año #
  17. No lamento este
    “pequeño” desvió que me conduce al sitio arqueológico de las Cuevas de la Mano.
    Son pinturas que hicieron nuestros antepasados hace 10 000 años. Es
    conmovedor.


         Lago Ghio


               canyon de las Pinturas (sitio de las Cuevas de la Mano)


                  muy fuertes subidas en el ripio


    Vuelvo al lago en
    la orilla norte chilena, y continuo hasta Puerto Cisnes. La carretera austral
    llega a ser menos salvaje. El ripio desaparece para asfalte, y la agricultura
    esta mas presente. Paso una noche en una casa de ciclistas con cuatro otros
    compañeros.





    A Puerto Cisnes,
    compro un billete para la Isla de Chiloé. Podré descansar un poco en el bote,
    porque en bici, son unos días muy liados.

    Adjunto

    1. 11_casa_ciclistas.JPG (778.5 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    2. 10_rio_Simpson.JPG (863.9 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    3. 9.JPG (499 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    4. 8_route_Cueva_Manos.JPG (616.4 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    5. 7_canyon_Pinturas.JPG (670.8 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    6. 6_Lago_Ghio.JPG (592.5 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    Publicado hace 1 año #
  18. Impresionante
    Que maravilla

    Publicado hace 1 año #
  19. Me lo estoy haciendo encimaaaaa!!!! 

    Leonor, tu serás SIEMPRE la princesa...
    Publicado hace 1 año #
  20. Al desembarcar a
    Chiloé salto entre universos. La pequeña pero bulliciosa ciudad de Quellon
    sorprende. Los talleres de artesanía de la calle Gomez Garcia son acompañados
    de vendedores de pescado y pequeños restaurantes donde como una enorme empanada
    de marisco.



    A Cucao, por la
    primera vez, paseo por las playas del Pacifico. Veo vacas pastando algas, y los
    moluscos son tan grandes que no sé si son comestibles. A partir del parque
    nacional, un sendero permite de ganar ensenadas y calas paradisíacas.





    En el centro del
    archipiélago, las iglesias de madera son famosas, como la de Nercon. Hay no
    puntas y no tornillos. Esta arquitectura tradicional permite resistir los
    vientos fuertes.



    Otra particularidad son los palafitos.


    ...



    Adjunto

    1. 4_palafitos.JPG (682.5 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    2. 3_Nercon.JPG (472.1 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    3. 2_criques.JPG (534.7 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    4. 1_plage_Cole_Cole.JPG (583.6 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    5. 0_(2).JPG (370.4 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    6. carte_Chiloé.JPG (470 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    Publicado hace 1 año #
  21. A Dalcahue, en la
    feria artesanal, se puede comprar ponchos o suéteres en lana de overa. Muy
    cerca, al sur de la isla de Achao, la iglesia de Quinchao es la más grande de
    Chiloé : la bici parece tan pequeña.



                           Curacao de Velez : casas del siglo diecinueve (madera)


    A Chiloé se
    produce ostras y hay crías de salmones que se exportan. Pero la mayoría de los
    Chilotes disponen de su propia parcele de tierra y pueden vivir en autarcía.
    Aquí es la particularidad de los insulares.




    Después 14 días
    en la isla, termino la visita a Ancud, en el norte. Solamente tres días de agua
    ; muy poco en una región de lo más lluviosa del mundo.



    Adjunto

    1. 8.JPG (292.8 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    2. 7_labour_boeufs.JPG (844.6 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    3. 6.JPG (597.3 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    4. 5_Curacao_de_Velez.JPG (386.1 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    5. 5_église_Quinchao.JPG (379.4 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    Publicado hace 1 año #
  22. Puerto Montt es
    el fin de la carretera austral. Un ferry me lleva a Chaiten, de donde gano
    Argentina.




    Después el parque
    de los Alerces, llego a la ruta de los Siete Lagos, una parte esplendida de la
    mítica ruta cuarenta. Al norte de Bariloche (la más famosa estación de esquí de
    Argentina) este itinerario está diseñado para los ciclistas y los motoristas.
    El matrimonio entre los lagos azules y las montañas cubiertas de nieve es un
    placer para la retina.


                 Los Andes, desde Agentina


                         ruta de los 7 Lagos




    Más lejos el
    espectáculo continúa. El cono perfecto del volcán Lanin es como un faro para el
    regreso a Chile.



    ...



    Adjunto

    1. 3_Lanin.JPG (652.7 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    2. 2_route_des_7_lacs.JPG (482.4 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    3. 2_7_lacs.JPG (569.8 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    4. 1.JPG (489.4 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    5. 0_anse_de_Huelmo.JPG (337 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    6. Chilie_Patagonie_-_Copie_(2).jpg (451.6 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    Publicado hace 1 año #
  23.  Volcan Lanin...




    Del otro lado de
    la frontera, es el Villarica que garantiza el show. Nunca podré ir a extrañar a
    tales paisajes.



    La valle central
    de Chile está dedicada a los huertos. Además, cuando algún pasa la frontera
    todo el equipaje puede controlarse para que no se entran alimentos frescos de
    otro país. Esta ruta plana me conduce al Pacifico. Entre Constitución y Viña
    del Mar el ambiente es muy diferente de la costa atlántica desierta. Los
    balnearios son numerosos y los surfistas son como reyes.






    Valparaíso es la
    guinda del pastel ; una parada obligatoria para el viajero. Hay que deambular
    por sus escaleras pintadas y perderse.




    Por fin llego a
    Santiago y su emblemático Palacio de la Moneda donde murió Salvador Allende. Me
    gusta esta capital, con sus jugadores de ajedrez que me recuerdan Bucarest. 


    https://youtu.be/vfhGQos6CZI

    (Andes y Pacifico)

    Adjunto

    1. 7escaliers.JPG (722 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    2. 6_Valparaiso.JPG (542.9 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    3. Chili_nord_-_Copie.jpg (179.2 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    4. 5.JPG (328.8 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    5. 4_volcan_et_lago_Villarica.JPG (384.6 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    6. 2_volcan_lanin_(2).JPG (267.9 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    Publicado hace 1 año #
  24. Siempre he tenido en mente hacer algo alli
    Pero siempre ha sido un sueño que se que no podre realizar
    Al ver esas fotos e intuir que es lo que me pierdo me provoco una contradiccion de emociones
    En cualquier caso, un maravilloso viaje

    Publicado hace 1 año #
  25. Volcanes, lagos, montañas nevadas, playas desérticas, moluscos gigantes,escaleras de color, bicicleta cargada a tope....
    Esto no hay quien lo aguante, yo también quiero pillar un carguero y largarme a la aventura.

    Publicado hace 1 año #
  26. No pensaba
    encontrar una tal diversidad de paisajes en este parte de América, es decir al
    sur del Trópico, y fue una buena sorpresa. Pasé dos años a pensar, preparar, y soñar
    a este viaje, y más de un año a hacer lo. Después de todo, el sueño no es nada más
    que enfrentarse a un gran reto…

     


    De Santiago, para
    volver a Argentina, hay una mera formalidad : el túnel del Cristo Redentor a más
    de 3100 metros de altura. Afortunadamente, las muchas curvas, numeradas como al
    Alpe d’Huez, suavizan la pendiente. Al revés, el descenso hasta Mendoza es el
    sabor autentico.



    De Mendoza, subo
    de nuevo en la montaña. La pista en las colinas secas no es una sinecura. A
    partir del pueblo de Calingasta pensaba conseguir al largo de los Andes. Pero
    el ripio en obras que se pierde en el mal tiempo no me inspira confianza. No
    tengo navegador. En una ruta sin mucho avituallamiento a la altura del
    Tourmalet, prefiero dar la vuelta.



    Al final del
    descenso para San Juan, las manos están congeladas. Me necesita una fogata para
    poner la carpa.



    Aquí empieza un
    nuevo itinerario : un montón de rectas asfaltas. También en bicicleta, hay que
    prestar atención a no dormir. Son más de mil kilómetros de plano. Cuando busco
    un vivac alejado de la carretera, empujo la bici en la arena donde se esconden
    numerosas espinas. Bato un récord de pinchazos.


    ...



    Adjunto

    1. 8_ruta_40.JPG (499.9 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    2. Argentine_-_Copie_(3).jpg (236.1 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    3. 4_bivouac.JPG (656.6 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    4. 3_Calingasta.JPG (495.4 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    5. 2.JPG (657 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    6. 1_col_de_Portillo.JPG (719.5 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    Publicado hace 1 año #
  27. A veces, la ruta
    40 atraviesa espléndidos cañones, como la Cuesta de Miranda o la Quebrada de
    las Conchas.



    Es posible
    también retroceder en el tiempo, a la época precolombina, visitando los restos
    de inmensas ciudades, como por ejemplo ellos de los Indios Quilmes.



    Entre los lugares
    de interés, los pueblos de Belén o Amaicha del Valle son oasis apreciados. Salta
    significa “la hermosa” en el idioma aymara. Los edificios de la época colonial
    necesitan un día de relajación.

    Al enfoque de
    Bolivia la carretera retoma altitud. Lento pero seguro un paso a 3780m de
    altura me conduce en el altiplano. En un último desvió paso una noche a la
    Laguna de Pozuelo. Hace mucho frio, pero las vicuñas son como una aparición de
    ángeles en este desierto de gran altura.   




    Adjunto

    1. 14_Laguna_de_Pozuelo.JPG (407.4 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    2. 13.JPG (657.8 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    3. 9_ruines_de_Quilmes.JPG (801.5 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    4. 10_Quebrada_de_las_Conchas.JPG (539.2 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    5. 7_Cuesta_de_Miranda.JPG (720.7 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    Publicado hace 1 año #


  28. Tupiza es la
    primera ciudad boliviana donde me detengo. Aquí encontró muchos mochileros que
    alquilan un todoterreno para visitar el desierto del Lipez. Es un itinerario
    difícil que se puede hacer en bici, pero no para mi ; a veces, hay que elegir.



    Continuo hasta el
    norte. Las subidas suceden a los descensos. La subida antes de Potosi complica
    las cosas. Llego a la cima a la noche cuando la temperatura desciende debajo de
    0°. A más de 4000 metros de altura los errores no perdonan. Me ahogo y estoy congelado.
    Me necesitan cuatro días de recuperación a Potosi para que el soroche
    desaparece.


                   Potosi, al pie del Cerro Rico

    La ruta 5 recorre el altiplano hasta Uyuni. De lejos,
    la ciudad parece plantada en medio de la nada. 





    ...


    Adjunto

    1. Bolivie_-_copia.jpg (533.9 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    2. 4_Uyuni.jpg (461.8 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    3. 3_route_5.jpg (574.1 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    4. 2_Potosi.jpg (655.2 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    5. 1_Tupiza.JPG (586.1 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    Publicado hace 1 año #
  29. Este
    nada es el inmenso salar de Uyuni. Las marcas de neumáticos de los jeeps
    materializan las rutas que lo atraviesan. Para ganar la isla de Incahuasi, en
    medio del salar, me necesita un día. La progresión en este desierto blanco
    parece surrealista. Es magia.










    ...


    Adjunto

    1. 9_vigogne.jpg (444.7 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    2. 8.jpg (326.3 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    3. 7_Incahuasi.jpg (504.1 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    4. 6_île.jpg (323 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    5. 5_pause_midi.JPG (469.3 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    Publicado hace 1 año #
  30. En Bolivia, la
    población es a mayoría Aymara o Quechua. Estoy comiendo en los comedores
    populares o en la calle. Este día fue carne de llama con castañas. Un
    regalo.   



    A Oruro late el
    corazón del altiplano. Los mercados desbordan en todas las calles, y el treno
    que quiere salir de la estación tiene que esperar que los puestos de feria
    instalados en la vía férrea se largan. Muy distinto.

    La ruta 6 para el
    este tiene muchos ripios. Para ganar los pueblos de los valles, hay que caminar
    por las colinas. 5km/h en las subidas, y no más que 15km/h en los descensos. A
    este paso tengo tiempo para disfrutar del paisaje.








    ...


    Adjunto

    1. 14_ruta_6.jpg (666.7 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    2. 13_campesina.jpg (694.6 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    3. 12.jpg (642.4 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    4. 11_Janukariri.jpg (602.1 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    5. 10_resto_Huari.jpg (711.7 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    Publicado hace 1 año #