Volver arriba

Unas lineas sobre los aficionados a las bicis

  1. Lo he leido hace un rato por casualidad en un foro de mtb, si teneis la paciencia de leerlo describe muy bien la afición que tenemos a las bicis y como se vive de distintas formas, desde muy pequeñito empece a dar pedales y es una pasión que nunca me ha abandonado, aqui va el texto es de carloszgz de foromtb

    Muy de acuerdo en todo lo que se refiere a que para el disfrute no
    hace falta tener ni bicicletas altas de gama ni realizar inversiones
    notables, ni tampoco disponer de los últimos adelantos tecnológicos,
    pero discrepo en algo, no todo el mundo enfoca el ciclismo, ni el
    deporte, ni la vida de la misma forma, y todas las perspectivas son
    igual de válidas y merecen el mismo respeto, no tacharé a nadie ni de
    pijo, ni de elitista, ni en sentido contrario de cutre o pobre.

    No entraré en ninguna polémica, nada más lejos de mi intención,
    simplemente dejaré caer alguna reflexión, pero no discutiré sobre ética,
    ni valores, ni principios, ni formas de enfocar o disfrutar de la vida,
    cada cuál es muy libre de elegir y poner en práctica la que desee.

    En este mundillo nuestro hay mucho de ilusión, y muchas posibles vías de
    encarrilar esas ilusiones, hay quien vive el ciclismo como deporte
    exclusivamente, no necesita ni ser un profesional , ni competir por
    victorias, ni tan siquiera por buenos resultados, compite contra sí
    mismo, y su ilusión es rebajar un minuto en esa cicloturista que es su
    Tour personal, y en la que lleva compitiendo seis ediciones, quiere
    mejorar aquel puesto 63 que fué su mejor resultado hace dos años, y para
    eso entrena madrugando antes de ir a trabajar, sacrifica salidas de
    viernes noche para poder estar en forma el domingo por la mañana y
    hacerse una buena kilometrada, cuida su dieta y va mejorando su
    bicicleta poco a poco, intentando tener el mejor material que le permite
    su economía, sus amigos no entienden que se haya gastado 120€ en unos
    pedales para rebajar esos mismos gramos de peso en su bicicleta -aunque a
    su mujer le dijo que le habían costado 30€ y que los había comprado
    porque los otros se atascaban y cualquier día se iba a dar un buen
    golpe, por supuesto nunca se atrevería a confesarle que en los últimos
    tres años llevaba cerca de 7000€ gastados entre la bicicleta,
    equipamiento ciclista, repuestos, mejoras, productos dietéticos,
    inscripciones en pruebas y desplazamientos...-, o que estando tan
    delgado diga que le sobran un par de kilos, pero es su objetivo, y este
    año cree que puede estar entre los 50 mejores, piensa que su bicicleta
    ya no puede mejorarse más y la tiene perfecta, siente que no le sobra
    ni un gramo, es feliz y vive esperando el día como un niño espera la
    llegada de los Reyes Magos, puede que lo logre, que mejore su resultado y
    baje su tiempo, y cuando lo haya hecho, volverá a empezar de nuevo a
    soñar con ella, con su carrera, aunque sea la del pueblo de su madre, la
    organizen cuatro amigos, hayan participado 120 ciclistas en la edición
    más concurrida y no tenga ni página web en la que verse, a el no le
    importa, es SU ILUSIÓN.

    Suelen compartir salidas de domingo con un amigo, de toda la vida, al
    que de siempre le ha gustado el campo, y la bicicleta, y que tiene una
    mountainbike que compró hace cerca de 20 años y a la que lo único que le
    ha cambiado han sido las cubiertas cuando se le han desgastado y la
    cadena, una vez que fué a la tienda del barrio porque no le cambiaban
    bien los piñones y el tendero le dijo que llevaba la cadena muy estirada
    y cualquier día se quedaría tirado. A él le da igual que su bicicleta
    pese más o menos, es más, nunca se ha molestado en pesarla, sabe que
    cuando la compró no era mala, que ahora sigue funcionando bien, y no se
    ha planteado nunca mejorarle nada ¿para qué si así va bien y está
    cómodo? Se cuida medianamente, está en forma dentro de lo que sus 40
    años, su trabajo de jornada partida de lunes a sábado, su mujer y sus
    dos hijos, la madre, los suegros y quedar de vez en cuando con los
    amigos le permiten, no es que haga mucho deporte, pero si le gusta salir
    los domingos con la bici, madrugando, porque a media mañana le espera
    la parienta con los niños para salir a pasear un rato, o ir a ese
    vermuth que tienen apalabrado hace dos meses con su cuñado y que por
    unas u otras cosas se ha ido retrasando. Pero que no le quiten sus tres
    horas de ruta con el máquina, con ese que participa hasta en alguna
    carrera y va como una moto, para él es todo un reto, es SU ILUSIÓN poder
    aguantar su ritmo, aunque le espere en las subidas y nunca le haya
    confesado que para él esas salidas de domingo son las de descanso y
    estiramiento después del esfuerzo del sábado.

    De vez en cuando quedan con un vecino, otro aficionado a la bicicleta,
    que se ha hecho el Camino de Santiago, La Ruta de La Plata, no se
    cuantos senderos de gran recorrido andando y otras tantas vías verdes
    pedaleando, que ha estado en Italia, en Holanda, en Suiza y hasta en
    Marruecos con su bicicleta y sus alforjas. Sabe mucho de mecánica, a la
    fuerza ahorcan, cuando se te rompe algo en mitad de la nada y el taller
    más cercano está a 400km no te queda otra que aprender por necesidad, Él
    disfruta planeando los viajes, en alguna ocasión, como cuando fué a
    Lituania, tardó dos años en tenerlo todo preparado, planificar la ruta,
    los alojamientos, reunir el dinero necesario, ahorrar para poder pedir
    un mes de permiso sin sueldo además de las vacaciones de ese año,
    encontrar los compañeros de viaje, y hasta aprender algo del idioma para
    defenderse mínimamente esa es SU ILUSIÓN, que se concreta cuando con el
    equipaje listo y en las alforjas y todas las ganas del mundo, da la
    primera pedalada de ese viaje que no dejará de disfrutar hasta la última
    que dé, y que le dejará tantas vivencias, sensaciones y recuerdos que
    le harán sonreir con el recuerdo durante todo un año, tanto como
    sonreirá con los sueños y los preparativos de su siguiente aventura. No
    ve ni el Tour, ni la Vuelta, ni el Giro, sólo le suena el nombre de
    media docena de corredores profesionales que son los que nombran en las
    noticias, en su vida ha leido una revista de ciclismo, bueno si, una vez
    en la peluquería ojeó una porque vío en la portada una bicicleta de la
    misma marca de la suya, aunque con suspensiones y frenos de disco y le
    hizo gracia, algún domingo queda con sus vecinos para dar una vuelta, le
    caen bien y le gusta compartir con ellos paseo y almuerzo, así, además,
    vé paisajes cercanos, que sí no va a terminar por conocer mas rutas
    europeas que de los alrededores de su ciudad.

    El último que se une es el tendero del barrio, son conocidos todos de la
    tienda. Él llego a competir en pista a buen nivel en su juventud, fué
    un destacado amateur también en la carretera e incluso hizo sus
    intentonas de pasarse al pelotón profesional, pero no estaban las cosas
    fáciles y cuando a su padre le llegó la jubilación terminó heredando la
    licencia de taxi y el vehículo, con los que durante unos cuantos años se
    ganó bastante bien la vida, incluso llegó a comprar otra licencia y
    tener un empleado, pero en su corazón siempre había tenido un hueco
    reservado para las bicicletas, con el boom del ciclismo en este país se
    decidío, le vendío a su empleado la licencia y el taxi y con lo que sacó
    se montó una tienda de bicicletas, con su taller, y aunque siempre
    había salido, volvío a retomarlo con más fuerza que nunca, incluso
    impulsó la creación de un club en el barrio, y hasta patrocina y
    colabora con algunas carreras de promoción, lo suyo siempre fueron las
    flacas, pero... tener tan a mano las mtb -que en realidad es de lo que
    vive, son las que más vende y atiende en su taller-, le hizo probarlas, y
    aunque el es ciclista de carretera, sólo por afición, sale cuando puede
    y lo disfruta, ahora SU ILUSIÓN es ir descubiendo el mundillo del
    campo, otra forma de entender la bicicleta que además le permite ir más
    relajado, disfrutar más de los paisajes y los lugares por los que pasa y
    conocer aún a más gente, porque para él también es importante la parte
    social del ciclismo, relacionarse, y ¿por qué no? ganar algún
    amigo-cliente.

    ...y así hasta el infinito, desde los pros más pros, que se cuidan -a
    ellos mismos y a su material- como si fueran a ganarse la vida con la
    bicicleta, aunque ya peinen abundantes canas y sepan que lo único que
    van a ganar es la honrilla del pique con los amigos, los deportistas
    aficionados que sólo quieren cuidarse, los urbanos que quieren la bici
    más molona y a la última moda, o aquellos otros ecologistas que reniegan
    del coche y hasta del autobus y no usarían otro transporte urbano que
    su bicicleta, o el empleado de banca que se ha aficionado porque empezó a
    utilizar el servicio de bicis de alquiler para ir a la oficina, total
    la tiene a 10 minutos pedaleando, y hace poco que se ha comprado una
    mtb, y hasta un maillot como el de un tal Hermida que estaba expuesto en
    la tienda el día que se llevo la bici y le gustó mucho porque combinaba
    muy bien con los colores de su mtb, la universitaria que se cansó de
    hacer nervios en las paradas del bus y esperar transbordos y lo ha
    cambiado por una plegable con la que ahora va a todas partes, el friki
    ese que se compra cuadros y piezas usadas y se lo pasa como un enano
    montando inventos que luego cuelga en los foros y que a veces hasta
    gustan a la gente, el chaval que no tiene un euro pero que después de un
    año ha juntado la pasta para comprar su bici y meterse en los campillos
    con los amigos, aunque en el fondo se está dando cuenta de lo que le
    gusta es el trial, ese "astronauta" que vemos de vez en cuando vestido
    con una armadura, con una bici que parece una moto, que lleva casco
    integral, que se va a los bike-park y que se muere por encontrar el más
    rápido, más difícil, más largo de los descensos, aquel otro que revuelve
    en mercadillos, anuncios de ocasión y foros especializados buscando
    unas bielas de acero italianas de 1964 para terminar la restauración de
    su flaca clásica, y al que un día su mujer pondrá en las disyuntiva de
    elegir entre ella o la docena de bicicletas que tiene esparcidas entre
    el trastero, el garaje y su piso, el que se compró una Pinarello (creo, y
    si no fué esa era de otra marca italiana) de 10.000€ cuando le tocó un
    pellizco en la Primitiva pero no quiso cambiar su viejo Renault 18 tan
    clásico ya como las bicis del coleccionista, o aquel que empezó con una
    de Carrefour para salir los domingos con los chicos cuando empezaban a
    ir en bicicleta y ahora tiene una Canyon y va como una bala.

    Todas, todas, son buenas opciones, todas son respetables y no
    excluyentes, y añadiría más, pero igual me alargaba demasiado (ya lo he
    hecho), y yo sólo quería decir que mucho de esto es la ILUSIÓN, y todas
    las ilusiones son igual de buenas, que se concretan después en el
    disfrute, y que para eso, todas las bicicletas sirven, porque, como en
    casi todas las facetas de la vida, la pieza clave para que funcionen no
    está en su mecánica, ni siquiera en nuestras piernas, está en algún
    lugar a medio camino de nuestro cerebro y nuestro corazón.

    Publicado hace 6 años #
  2. No te hagas ilusiones, jilipollas encima de una bici, los hay igual que fuera de ella.


    Me guardo el placer de poder de tachar de pijo, al que lo sea, de cutre y de elitista.. al que piense que lo es, igualmete la fauna encima del sillin , y con alforjas, suele ser de mi imagen y semejanza...fuera de ella, todo un sin fin de desconocidos,, en los que la mayoria de las veces , no me siento identificado.

    Esa libertad que me otorgo,  como tienen los de demas a opinar de mi, de opinar de esa descripcion ante La ILUSION, de la distinta fauna, es solo eso, fauna y distinta. distinta. 

    Es un poco tocho, lo que has puesto, la verdad que si....yo me quedo con mi  primera frase, y que me importa a mi, por que monten en bicicleta, que ilusion los motiva, si al intercambiar unas frases con ellos, Venus,  queda tan cerca.

    ser Felices 

    Somos energia..
    de ti depende, si positiva o negativa
    Publicado hace 6 años #
  3.       Suscribo "integralmente" esa primera frase de Pollo11. Siempre he dicho que al rascar la pintura (verde tan de moda, por ejemplo), muchas veces sale otro color, no precisamente agradable.

          Eso: ILUSION (óptica).

          J.J.

    "El grado de lentitud es directamente proporcional a la intensidad de la memoria" (Milan Kundera)
    Publicado hace 6 años #
  4. Pues me parece un escrito genial. Genial. Felicito a Carloszgz.

    Publicado hace 6 años #
  5. Pues a mi me ha gustado mucho el texto y en él he visto a muchos conocidos y a mi mismo.

    Publicado hace 6 años #
  6. resumen del hilo: "PA GUSTOS LOS COLORES Y NO TODO EL MONTE ES OREGANO"

    "No se ve a ningún dios, tampoco fronteras" yuri gagarin. primeras palabras desde el espacio
    Publicado hace 6 años #
  7. El resumen es más facil....


    Da igual como, donde, cuantas veces o con quien salgas en bici, lo importante es disfrutarlo y pasarlo bien.

    Publicado hace 6 años #

Etiquetas:

Aún sin etiquetas.

↑ PUBLICIDAD



A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005.

Aviso legal | Política de cookies