Volver arriba

Tú tomabas el sol, con los ojos cerrados...

  1.  

    Nueve de la mañana: en una terraza del paseo, junto al mar. Hace un día brillante. Veinte grados. La brisa trae olor a mar abierto. Ella toma el sol con los ojos cerrados sentada junto a mí y es hermoso tenerla a mi lado, y es hermoso observarla. Yo saboreo el primer café de la mañana. El cielo está ligeramente enmarañado por el norte. El tiempo va a cambiar en breve -no hay buen tiempo que dure para siempre-, pero ahora se está bien y eso es lo único importante. 

    Rompen las olas llenando de espuma la arena de la playa. La tierra retumba cuando el agua golpea la orilla. Un grupo de muchachas pasa riendo junto al mar. Tienen toda la vida por delante. Una vida más grande que ese mar. Vidas cargadas de destino, cargadas de misión, de luz y oscuridad, de riesgo, de pasión, de encanto y desencanto. Cada una de ellas es poseedora de una historia secreta que aún está por escribir. Una historia que habla de amor, de luz, de grandezas, miserias; de triunfos y fracasos. Alguna vencerá y otras serán vencidas -victorias y derrotas-, pero todas tendrán su propia historia.

     

     

    Miro a mi alrededor: apenas vive gente en este sitio. Ahora, en este instante, la vida nos sonríe. Es una bendición. Una paz misteriosa llena el aire de luz y de armonía. Se está tan bien aquí...

    Nuestra vida es perfecta, absoluta y genial. Te miro y tú te das cuenta y entornas los ojos y sonríes. Tenemos la salud,  la experiencia y los años suficientes como para saber apreciar en todo su valor esta pequeña tregua. En una esquina de la playa, algunas casas blancas, deslumbrantes al sol, nos animan el alma. Debemos dar las gracias al destino por haber conseguido llegar hasta aquí.

     

     

    Pequeños placeres de la vida; momentos de felicidad que apuramos con toda nuestra alma. Todo el dolor del mundo se esfuma en este instante. La vida es como un gran amor; tiene ese punto enloquecido. Noto el calor del sol sobre la piel y es como la caricia de una mujer perfecta. Te quiero tanto, vida, que a veces no lo puedo soportar y sólo siento ganas de morir, -no sé muy bien porqué-, y hacerme mar dentro del mar azul, y cielo, amor, dentro de cada cielo tuyo enamorado.

    Pero hay que regresar, volver al gran viaje. Dentro de un rato todo esto cambiará. Cargaremos toda nuestra ilusión en las alforjas, montaremos en nuestras bicicletas. Nos pondremos en marcha -la vida no es más que una aventura que no termina nunca-. Ya no tendremos tiempo de pensar, sólo nos quedará ese sentir primero, primitivo, esencial, que consiste en saber que progresar sólo dependerá de nuestra voluntad, de nuestro esfuerzo.

     

     

    Subiremos montañas, rodaremos por valles donde reina el silencio, empujaremos nuestras bicicletas por laderas inmensas de maleza y de piedras, por cauces de ríos secos, llenos de arena, que nos alejarán del asfalto de  nuestra sociedad, de la rutina mortal de nuestro tiempo.

     

     

     

    Lucharemos a solas contra el viento y la lluvia, el calor y la sed. Cada uno en su mundo, concentrado en seguir. Sentiremos de nuevo esa inseguridad vital que nos hace pequeños. La grandeza de todo lo que no está a la venta, el amor a la vida, el dolor de la muerte. Subiremos hasta que ya no quede nada más por subir, bajaremos hasta que ya no quede nada más por bajar, llegaremos al sitio donde ya no hay respuestas -hemos llegado al fondo del cono de un volcán inesperado-, y al fin, perdida casi la esperanza de encontrar la salida, la verdad o la luz, o quizás el camino, hallaremos la forma de vencer al destino y saldremos de nuevo, otra vez, renacidos, del desierto de todas las cosas, de ese espacio sin luz, al hogar donde habita la vida.

     

     

    Y saldremos los dos, como siempre, por el lugar más alto, más hermoso del mundo. Quizás un diminuto pueblo blanco sobre alguna montaña donde un señor francés tiene una casa. Y en un mágico instante, volveremos de nuevo a ver el mar, pero esta vez sobre una carretera que nos lleva directos a casa, con unos ojos nuevos, un poco diferentes. Y será ese mar, nuestro mar más azul, más hermoso, más grande, nuestro mar personal, diferente. Un mar que nadie puede ver mas que nosotros.

     

     

     

    ...Doce de la noche: escribo estas líneas mientras tomo un café, junto al mar, protegido del viento por una lona. Han sido doce horas de viaje cruzando por dos veces una cadena de montañas. El ruido de las olas ahora es muy diferente; es como el bramido de una bestia enorme -ronco, profundo, impresionante-, que nos provoca de vez en cuando escalofríos. Es el sonido de la naturaleza que anuncia que la noche no ha sido hecha para la medida pequeña de los hombres. Ha terminado el día. Ha regresado el frío. Tú miras hacia la oscuridad abrazando en tus manos una taza caliente de té. Se te cierran los ojos mientras andas perdida en tus pensamientos.

    Trato de recordar cada paso que hemos dado por estos parajes, cada camino nuevo, cada animal, cada planta, cada valle perdido... Todo lo que hemos visto en este día. Extrañas sensaciones que se repiten siempre en cada nuevo viaje y que ahora ya forman parte de nosotros, de nuestro pasado, de la historia de nuestras vidas. 

     

     

    Mientras oigo el bramido del mar, cierro el cuaderno y pienso que la vida no es más que un largo viaje. Un viaje emocionante hacia la muerte, que quizás sólo es cambio, o quizás es derrota. No sé. Sólo nos queda al fin la voluntad de hacer de ese viaje una historia que podamos contarnos, con nostalgia y con una pizca de alegría. Una historia que esté bien contada y además sea intensa. Nuestra pequeña historia. Nada que cambie el mundo. Tan sólo nuestra pequeña historia. La historia que nos hizo ser como somos ahora, un poco diferentes de los otros, los que renunciaron en algún punto a salir a buscar su destino, a tener una historia, a tratar de tener una vida.

    Publicado hace 4 años #
  2. Ángel, bien.....disfruta, no hay más.

    Tonilupe

    sonrie, disfruta, el tiempo pasa... http://tonilupe.blogspot.com.es/
    Publicado hace 4 años #
  3. Sin palabras... cuando no se encuentra nada digno que decir ( en comparación) mejor callarse y disfrutar de la prosa. Gracias.

    Si te fijas en las flores de la cuneta, la cuesta termina antes de que te des cuenta...
    Publicado hace 4 años #
  4. Muy bonito, Ángel.

    ¡Bici, bizi, vici!
    Publicado hace 4 años #
  5. Angel, gracias por compartir esos momentos.

    Retiren a la Bruja Mala la custodia de Blancanieves y Cenicienta!
    Publicado hace 4 años #
  6. Me alegra veros en ese estado, gracias por compartirlo


    Un saludo desde el sur... 

    Publicado hace 4 años #
  7. Muy bonito el relato acompañado de unas preciosas fotos.


    Gracias por compartirlo con nosotros!

    Saludos

    Publicado hace 4 años #
  8. Que xulo Angel! 

    Jo que envídia! Yo cuando salgo porahí, como voy solo como las lagartijas y debo tener más genes cromagnon que la media,  no me salen más de cuatro o cinco palabros. 

    Un relato mío, de esos introspectivos que le gustan a orejaivolcic sería:
    argfff, arrrrrgggfff ( cuesta arriba/bajo un sol implacable...)
    yiiiiiiiihaaaaaaaaa!!!!! (cuesta abajo/viento en popa a toda vela/La leche!  tengo superpoderes...)
    mieeeeerdaaa! (he pinchao! / coño que leche me he dao! /y esto como lo arreglo?????/Conque superpoderes eehh?)
    walaaaaa! ( como esta mierda río ha podido hacer este cañon???? / el homo sapiens es un ser impredecible... / la virgen! que piedra más rara...)
    ummmmm... (¿Y eso? / es walaaaa o es mierda?)

     .

    Publicado hace 4 años #
  9. Cíclope, cuando estás inspirado eres imprevisible...  



    Adjunto

    1. Neandhertal_rumiant.jpg (22.5 KB, 0 descargas) 4 años antiguo
    Publicado hace 4 años #
  10. uuuummmm ....


    subir imagenes

    .

    Publicado hace 4 años #
  11. Precioso relato...

    Publicado hace 4 años #

  12. Dentro de veinte años lamentarás más las cosas que no hiciste que las que hiciste. Así que suelta amarras y abandona el Puerto seguro... Atrapa los vientos en tus velas... Explora... Sueña... Descubre
    Publicado hace 4 años #
  13. Ángel, me ha emocionado tu relato, precioso!
    Ciclope, el tuyo tampoco tiene desperdicio...estoy de acuerdo con Pau-i-amor...eres impredecible :mjrgreen:

    Publicado hace 4 años #
  14. Espectacular uno, imprevisible el otro... qué bien!

    Publicado hace 4 años #
  15. Angel Pasos (i Cia ...) se os echaba de menos ... gracias por estar ... y contar (tan bien) y mostrar ...

    Salut
    Publicado hace 4 años #
  16. Me ha encantado.

    Publicado hace 4 años #
  17. Gracias por compartir.

    Publicado hace 4 años #
  18. Cada rincon y cada ser humano esta en constante interrelacion con el cosmos, las posibilidades de interpretacion son infinitas y la mas "real" se refiere a la inmersion en el presente, cosa harto dificil de conquistar en nuestro ansioso corretear tras el inalcanzable tiempo. Tu relato, abrazado quizá al Taoismo o al Budismo, nos adentra en la esencia de dar pedales, que a la postre no es mas que intentar conquistar nuestra conciencia a traves de la soledad y la naturaleza.

    Excelente redaccion.Un puntazo entre tanto biker estresado.

    Que quede claro, todas las cosas son sumergibles, otra cosa es que funcionen despues.
    http://www.flickr.com/photos/120840485@N07/
    Publicado hace 4 años #

  19. gracias por compartir tu viaje, tus sensaciones en él y tus reflexiones.
    Carpe diem.
    saludos,

    Quién sabe pasear, está a gusto en todas partes.
    Publicado hace 4 años #
  20. Muy bonito, pero donde está la foto de tomando el sol con los ojos cerrados ??

    Cuando veo a un adulto sobre una bicicleta, aún creo que hay esperanza para la humanidad.
    "Me lo contaron y lo olvidé, lo vi y lo entendí, lo hice y lo aprendí". Confucio
    Publicado hace 4 años #
  21. ja,ja,ja,jaj,a,jaaaaaaaa......Luis tienes razón, falta esa foto !!!!  

    Falta esa y muchas mas ..... pero mi favorita de este viaje es esta: una ruta por delante y Ángel, Polvorilla y el mar junto a mi ....... se puede pedir mas???     



    1bsico a tod@s !!

    "Si es bueno vivir, todavía es mejor soñar, y lo mejor de todo, despertar."
    Publicado hace 4 años #
  22. Bonita ruta y preciosa la crónica! Enhorabuena!

    La posibilidad de realizar un sueño es lo que hace que la vida sea interesante.
    Publicado hace 4 años #
  23. Que guapetones ¡¡¡¡

    Publicado hace 4 años #



A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005.

Aviso legal | Política de cookies