Rodadas. Una comunidad de cicloturismo y viajes en bicicleta
Volver arriba

MicroRuta Sigüenza - Cuenca (crónica 2º Intento)

&tarr; PUBLICIDAD (lo que paga la factura)

  1. Hace unos años que ya no tengo el mismo tiempo que antes para “mi-mismo” así que los viajes largos en bici por ahí son más difíciles.

    Así que en su lugar hago “microviajes”: Viajes muy intensos, pero solo de fin de semana. Saliendo pronto del trabajo el viernes y volviendo el domingo. Tres etapas para condensar todas las sensaciones que antes repartía en una o dos semanas. No es lo mismo pero me quita el mono y me da la oportunidad de volver a encontrarme solo en la carretera con todo por delante y nada por detrás.

    Los microviajes son curiosos, llevas casi lo mismo para tres días que para quince, salvo los cacharros de lavar la ropa, prácticamente la bici pesa igual además, con las ganas tiendes a sobre estimar posibilidades, los coges con más ganas y al final suelen ser más duros.
    Como en otros viajes he hecho de Burgos a Soria, de Soria a Sigüenza y de Valdepeñas a Cuenca, Este Sigüenza – Cuenca va cerrando un círculo alrededor de Madrid todo a tiro de tren regional, me queda la otra parte donde tengo hecho algo por Avila, habrá que seguir buscando.

    Este microviaje llevo mucho, mucho tiempo preparándolo y al final, hay que fastidiarse, lo tengo que hacer en el peor momento posible, con “toda la calor”. He dado mil vueltas a los posibles trayectos, ruta para arriba, track para abajo (he estrenado un GPSese en Semana Santa y en mis cuitas con él me acuerdo de Vicent y las suyas), preguntas en el foro incluidas y con la ayuda inestimable de alguno de vosotros, me acuerdo de las prevenciones que me hacía Alfonso, sobre distancias y cuestas, y la de JJBlood, sobre llevarme la bici de montaña… No estoy en mi mejor forma, los viajes de curro y a los clientes no me han dejado montar como quisiera, pero lo cierto es que NUNCA parece que uno pueda montar en bici como quisera.

    Creo que lo tengo todo en orden. ¡Adelante!



    Antes de salir “alguien” me ha dejado un adorno en el espejo de la bici.


    A pesar de las advertencias de JJBlood la decisión de qué bici llevar la toma Renfe por mí. En el tren a Sigüenza (un TRD) no admiten bicis, así que tendré que llevar a MissFolding, la decisión de si llevar tienda o no también la toman por mí: no hay alojamiento posible en la primera etapa así que me toca ir de bici-caracol, con la casa a cuestas.


    1ª Etapa Sigüenza – Huertahernando.
    Llego en tren a Sigüenza para encontrarme con la rueda delantera algo floja… ¡empezamos bien! ¿Habré pinchado nada más empezar?, ¡he cambiado cubiertas hace no más de 200kms! Algo paranoico pongo aire en la gasolinera, cruzo los dedos y enfilo la salida: Una cuesta apestosa de dos carriles llena de coches que me pasan a toda velocidad. Dos kilómetros más allá tomo la desviación para dejar de tener coches pero a cambio de tener más cuesta…



    “CuestaParriba” Intento poner cara de que no me importa como CarlosBI pero se me abre la boca sola.


    Un poco más allá el cañón del río Dulce me regala el primer paisaje del día, una bajada rápida y la correspondiente subida revirada



    Cañon del río Dulce


    Al poco el GPSese y yo tenemos nuestra primera discrepancia, tengo delante un cartel clarísimo que pone “Tortonda” a la izquierda y él me marca que siga recto, me fio de mi-mismo (cosa a veces arriesgada en términos de navegación, economía y otros asuntos en los que no abundaré) para tomar la primera pista del día, una subida larga por un camino lleno de gravilla suelta.


     


    Aquí me doy cuenta de que el viaje que he planeado quizá algo alegremente, metiéndome por todas las pistas posibles con la TR no es, a lo mejor, la mejor opción posible: La cuesta está tirada a tiralíneas y la rueda trasera me patina en los montones de gravilla, la dirección, casi sin rozar el suelo la rueda delantera, es más que nerviosa, espasmódica. Sujeto el manillar con firmeza y bajo el sol que arrea lo suyo sigo subiendo y sudando como una fuente. Afortunadamente un poco más arriba hay menos piedras ¡claro! La cuesta está tan empinada que han debido caerse todas pabajo y están haciendo una manifestación. En ese momento el sudor que el gorro no es capaz ya de retener consigue metérseme por fin en un ojo. ¡Ay!, ¡Como duele!, no me extraña que se me destiñan los Brooks con el sudor, ¡esto no es sudor, es veneno de culebra!  Instintivamente intento secarme con la mano pero en cuanto suelto el manillar la bici se me pone a hacer eses y por poco me salgo al sembrao. Lo vuelvo a agarrar con fuerza, rectifico y con un ojo cerrado y ardiendo y el otro entrecerrado para que no me pase lo mismo llego arriba. ¡Buf!



    Entrada a Luzaga, empieza a haber árboles.




     

    Publicado hace 9 años #
  2. Poco más adelante cambia el paisaje, y la carretera me lleva por un valle estrecho de trigales y árboles hacia el sur. Circulo extrañamente bien ya que el río que bordeo va en dirección contraria y debía ir subiendo. Es que llevo el viento de culo. Esto de llevar el viento en popa he llegado a la conclusión que es como los créditos rápidos: te doy algo hoy y me lo cobro que te cagas mañana, así que lo disfruto sabiendo que tendré que pagar. Lo que todavía no sabía era cuanto.
    Poco a poco el valle se va cerrando a mi alrededor y al final está la trampa: un puertecito revirado y pino que subo muy despacito mientras a mi alrededor se pone el sol


    Llego a Huertahernando y tras una parada de reponer líquidos en el bar del pueblo salgo otra vez a buscar donde poner la tienda. Ya es completamente de noche. La carretera a oscuras a la luz de la bici aparece poco a poco delante de mí, y me prometo otra vez que tengo que hacer una etapa nocturna, pero no va a ser hoy. Más adelante salgo por un camino donde tengo localizada una fuente en el mapa, pero no parece existir (de los mapas tendremos que hablar) y la cuesta que hay me disuade de intentar acampar. Vuelta a la carretera y otro poco más adelante vuelvo a salir por un camino. Esta vez sí. Detrás de unos arbustos limpio de piedras el suelo y planto la tienda.


    ¿Porqué hacen las tiendas del Decathlon torcidas? Tumbado dentro me voy hacia un lado y me tengo que poner en diagonal. La tienda desde dentro tiene una claridad extraña y fantasmal que me deja vislumbrar la linterna y mis gafas colgando de un gancho recortándose contra el techo. Pienso que afuera el cielo estrellado tiene que estar precioso, pero no me quedan fuerzas ni ganas para salir del saco a mirar. En un duermevela intermitente y espeso pasa la noche.


    Han sido: 72 kms.


    Me he bebido 2 litros de agua dos botellines de cerveza y medio litro de clara con limón.




    Adjunto

    1. 6_Atardece.JPG (16.5 KB, 0 descargas) 9 años antiguo
    2. 7_Acampado.JPG (48.7 KB, 0 descargas) 9 años antiguo
    Publicado hace 9 años #
  3. 2ª Etapa Huertahernando – Río Cuervo.

    Me despierta la claridad dentro de la tienda y son casi las siete, me levanto, desayuno lo que traía preparado y desmonto todo con calma. Al cabo de una hora me pongo a pedalear.

    Algo más adelante tengo el monasterio de Buenafuente. Al llegar oigo cánticos desde fuera y decido entrar. Justo cuando entro se acaba el oficio, un grupito de monjas en hábito desfila hacia la derecha mientras el público, formado mayoritariamente por viejecitas de carnes escuetas que parecen todas la abuela de PeterParker circulan en sentido contrario. Me siento a gozar un poco la quietud del templo vacío pero es que no: me apagan las luces me dejan todo a oscuras y me tengo que salir.
     

    Monasterio de Buenafuente

    Sigo subiendo por la carretera estrecha hasta llegar a Villar de Cobeta donde tengo que tomar el GR10, veo un lugareño y pregunto ¿Para ir al GR10? Y claro, es como si hubiera preguntado por el salto interestelar de Alta Centauri. Vuelvo a preguntar ¿La pista que corre por el tajo? Y ahora sí. Otra vez los mapas, lo que debía ser una pista es (afortunadamente) una carreterita asfaltada que sube (aquí todo sube) y luego, eso sí, baja pero baja mucho además:
     

    ¡El lado bueno del 15%!
    Poco más allá encuentro por fin la pista que discurre paralela al Tajo y ahí se confirman mis problemas. MissFolding hace lo que puede pero esto está lleno de piedras sueltas y atadas, pequeñas y grandes, agujeros de todos los tamaños vacios o a medio rellenar, gravilla por todas partes y subidas y bajadas continuas que con una bici de montaña serían divertidas pero que en la plegable son una tortura, bajo las cuestas reteniendo con los frenos, no me puedo soltar en las bajadas y las subidas las subo frenado, con todo el desarrollo metido y la bici haciendo eses, y para rematar una miríada de moscas me sigue a la altura de la cara allá donde voy.

    A cambio el camino es precioso, el rio sube y baja, a veces es verde, a veces azul, unas veces más oscuro y otras apenas una lámina de agua sobre las rocas, en un momento subo la mirada y ¡UN CIERVO!, delante de mí el animal me mira estupefacto. La piel, de un color marrón rojizo que se oscurece en la cerviz, le brilla al sol como si tuviera tintes de plata. En un momento con dos saltos displicentes y lentos donde me dice que no tiene miedo de mi, y que me de por contento con haberle visto, desaparece entre los árboles y la maleza. A mí, que soy un chico de ciudad y que vivo entre el asfalto, los semáforos y la contaminación, esa misma que mis representantes dicen que no existe, encontrarme con la visión de la naturaleza así me conmueve profundamente. Existen ciervos, todavía no nos hemos cargado todo, lo mismo hay esperanza.
     


    Algo más allá recargo agua de la botella que llevo en el cuadro al bidón que llevo detrás del sillín e inmediatamente después se me debe caer en un bache porque cuando voy a echarle mano ya no está. Jo, ¿Qué hago? ¿Vuelvo a buscarlo? No sé cuando se me ha caído y volver a subirme todas las cuestas que me he bajado no me parece una opción. Decido seguir, pero ha sido pensar que tengo poco agua y entrarme una sed espantosa todo al mismo tiempo. Me alcanza un grupo que va en bicis de montaña y que hacen una circular. Les pregunto:

    “¿Habéis visto un bidón gris?” – “Si” me contestan (¡bien!)

    “¿Lo habéis cogido?” – “No” (a la porra, el próximo bidón que me encuentre lo recojo así si me encuentro a alguien más adelante no se le pondrá la misma cara de tonto que a mí al oírles)
     

    MissFolding al lado del Tajo, cuando todavía tenía el bidón.

    Algo más allá una fuente de agua helada me soluciona el problema por el momento, pero me pasaré el día buscando fuentes en el mapa.

    Este tramo, que debía ser el eje de todo el viaje está resultando ser un problema. ¡Pobre bici!, decido evitar las pistas que tenía planeadas y terminar esta como buenamente pueda, todavía me queda mucho y para rematar algunos coches con gente que viene a mojarse en el Tajo con sus niños y sus barcas de plástico (que todos tienen derecho, no es obligatorio venir en bici) y me llenan de polvo del camino al adelantarme mientras la chavalería me mira por los parabrisas como si yo fuera parte de las atracciones del día.

    Cuando por fin desembarco en la carretera es para encontrarme una cuesta inmensa y con la venganza por el aire de culo de ayer, pago del capital e intereses: La “subida a Poveda” de la que me habían hablado los de las bicis de montaña. Llegando arriba la mezcla de aire, durísimo, de cara y cuesta me derrotan por fin y me marco mi primer “empujing” del día. No será el último.

    Paro a comer en Poveda (donde no tienen pasta ni en el menú infantil…) y decido después seguir para ver si encuentro una sombrita para dejar pasar lo más duro del calor, sabiendo por dentro que en cuanto ponga el trasero en la bici ya no voy a parar. Como así es. Salgo a la carretera que ahora es amplia y pelada. Me cruzo con un grupo de moteros en dirección contraria y el cuarto me da ráfagas,  le contesto levantando la mano (“¡jao!”), el último me levanta la mano también. Pienso que me está saludando pero creo que en realidad está diciéndome: “Te compadezco chaval, no sabes lo que te espera”: Tiene razón, me espera una cuesta larguiiiisima con el aire encanallado y de cara. Hago lo que puedo pero no es bastante. Pie a tierra. Segundo “empujing” del día a pleno sol con las cuestas sucediéndose unas a otras. De pequeño me enseñaron que las velas delanteras de un barco de los grandes son el “petifoque, foque y contrafoque”. Pues yo debo estar en la peticuesta y me queda la cuesta y la contracuesta, pero esta última ¡se multiplica!, no deja de aparecer una y otra vez. Parece que has llegado arriba y ¡vaya! ahí está otra vez, y otra, y otra…

    No me importa mucho, el cuentakilómetros cuando voy empujando la bici marca 4km/h y cuando iba subido en ella marcaba 5km/h así que tampoco es que haya mucha diferencia.
     
    ¡Ala parriba!




    Adjunto

    1. 11_MissFolding.JPG (41.3 KB, 0 descargas) 9 años antiguo
    2. 10_ElTajo.JPG (39.6 KB, 0 descargas) 9 años antiguo
    3. 9_El_Lado_Bueno.JPG (30.5 KB, 0 descargas) 9 años antiguo
    4. 8_MonasterioBuenaFuente.JPG (40.4 KB, 0 descargas) 9 años antiguo
    5. 12_Empujing.JPG (46.5 KB, 0 descargas) 9 años antiguo
    Publicado hace 9 años #
  4. Más adelante viene la siguiente pista que, además no puedo evitar como no sea con un rodeo kilométrico. Así que no me queda más remedio. La pista no es tan mala como la anterior hay menos piedras y baches pero eso sí tiene unas rampas imposibles, las veo venir desde lejos, un trazo pálido entre los árboles y no me lo creo:
     

    Mal hecho esto de no creérselo: Vuelta a empujar hasta que llego por fin a la carretera. Esta sigue subiendo y subiendo, cuestas interminables por un paisaje precioso con el aire sin cesar de molestar. Voy evitando tramos de pista que tenía previstos cambiándolos por carreteras estrechas, avanzo despacio pero sin pausa, buscando fuentes donde rellenar la botella. Empiezo a estar muy cansado.
     


    Esta vez me tocó el lado malo del 12%


    Dando un rodeo para evitar el último tramo de pista (decisión que tomo cuando ya estoy en él) y a cuenta de hacer más kilómetros llego a la Vega del Codorno donde al fondo del valle está el camping. Cuando llego y entro está desierto, no es que no haya ninguna tienda, que no la hay, es que no hay nadie ni en recepción. Un coche aparcado y vacío y nada más. Todo, excepto los aseos (gracias sean dadas) cerrado. Todo además con un aspecto de abandono y descuido. Los edificios avejentados y sin mantener, restos de botellines aquí y allá por el suelo.

    Llamo a los teléfonos que tengo y me dicen que “alguien vendrá”. Monto la tienda y me doy una ducha con agua helada para quitarme la costra del sudor de dos días, mientras estoy resoplando de frío bajo el agua oigo el motor del coche que se va… bueno, por lo menos puedo usar los servicios.

     
    Con el camping desierto para mí solo me preparo para pasar la noche.

    Han sido: 86 kms.
    He bebido: 3 litros de agua, tres botellines, tres claras con limón y ½ litro de cerveza.

    Adjunto

    1. 14_El_Lado_Malo.JPG (37.3 KB, 0 descargas) 9 años antiguo
    2. 13_PistacCuesta.JPG (35.2 KB, 0 descargas) 9 años antiguo
    3. 15_CampingSolitario.JPG (53.9 KB, 0 descargas) 9 años antiguo
    Publicado hace 9 años #
  5. 3ª Río Cuervo - Cuenca.

    Otra vez, me despierta la claridad a las seis y media, decido hacerme de rogar un rato y oigo como entra un coche en el Camping y se sube más arriba, cuando salgo a los aseos veo que no es el que estaba ayer, es un coche grande un “turismo” blanco. No sé qué está haciendo ahí. Cuando vuelvo a la tienda una chica sale de la puerta delantera y se sube por la trasera. Ahora sé lo que están haciendo ahí.

    Hace un frío de narices, el termómetro del cuenta me marca 5 grados, yo que voy en pantalones cortos me voy pelando mientras busco donde desayunar. Alrededor los trigales empiezan a teñirse de sol.

     
    Amanece en el valle.

    Enfilo la salida del valle y según el perfil me espera la primera cuesta gorda del día. Luego tengo otra.
    El camino se pierde entre los árboles en medio de un silencio sobrecogedor que solo rompen graznidos ocasionales de pájaros que no alcanzo a ver.

     
    La subida es larga y dura, pero no hay coches y todavía no hace calor ni se ha levantado el viento. El poder circular sin aire después del día de ayer me parece un lujo. Para evitar la bajada de Las Majadas a Uña decido ir por el valle del Jucar en lugar del Escadas (después de la plasta que he dado en el foro), este es amplio y avanzo a buen ritmo, ayer estaba preocupado por llegar o no al tren de vuelta, porque las pistas y los empujings habían hundido las medias, pero hoy voy mucho mejor (si no se levanta viento….) en una subida suave pero continua alcanzo las cortadas de Uña y ¡Me cruzo con una congénere! En dirección contraria viene una chica en una bici de montañas cargada de alforjas, nos saludamos con entusiasmo.


     
    Paro en Uña para encargar comida y beber algo y sigo enfrentándome a la segunda cuesta del día. Son ocho kilómetros de subida continua y dura. Subo muy despacio pero no hay viento fuerte y no tengo que empujar, el camino es otra vez carretera ancha con coches en los os sentidos y algún flipao jugando a ser KevinSchwantz que me pasa arrancándome las pegatinas entre un alarido de motor. Mira que me gustan las motos, pero este tío es un cretino poco después viene su compañero algo más tranquilo pero justamente cuando me tengo que echar a la izquierda para girar. Mosqueo de los dos el uno con el otro.
    Rematando por fin la cuesta interminable paso al lado de la Ciudad Encantada donde empieza una bajada vertiginosa con cuestas de vértigo bajando al valle.
     
    Una bajada larga y continua que se agradece como se debe, la bici vuela enlazando curvas mientras yo la retengo un poco sin fiarme mucho al ir tan rápido y tan cargado.

    Adjunto

    1. 19_Bajada_a_Cuenca.JPG (38.2 KB, 0 descargas) 9 años antiguo
    2. 18_Cortadas_de_Una.JPG (28.2 KB, 0 descargas) 9 años antiguo
    3. 17_Sol_entre_los_arboles.JPG (29.2 KB, 0 descargas) 9 años antiguo
    4. 16_Amanece.JPG (19.1 KB, 0 descargas) 9 años antiguo
    5. 20_Plano_a_Cuenca.JPG (30.4 KB, 0 descargas) 9 años antiguo
    Publicado hace 9 años #
  6. Luego, al fondo del valle, la carretera se calma, pero el paisaje sigue agreste.
     
    Empieza a apretar el calor pero afortunadamente el viento no es tan duro como ayer

     
    Al poco enlazo con la carretera que me lleva a Cuenca, hay carril bici y bajo un calor aplastante llego por fin:
     


    Ya en el tren al entrar en el vagón un pasajero sin manos me señala con un muñón donde puedo dejar la bici, sigo sus instrucciones y la pliego para sujetarla mejor y me siento a leer.
    El sol entra intermitentemente por la ventanilla. Al otro lado del pasillo el hombre sin manos y su familia se afanan buscando conejos por la ventanilla entre el paisaje. Cuando ven alguno la chica más pequeña, que se ha pasado mucho tiempo dormía en el regazo de su padre chilla alborozada. Luego él se pone a leer. Una mano le falta completamente. De la otra, conserva una bola pequeña y carnosa de la que asoma un resto de dedo con el que pasa las páginas. En mi asiento leo yo también mi libro y me siento afortunado por las manos que lo sostienen, por el dolor de piernas que llevo, por mi bici cubierta de polvo y brillos de cromados atada algo más allá, porque en casa estarán esperándome cuando vuelva.
    Por el camino que he dejado atrás y por el que me queda aún por delante.


    Han sido: 92 Kms
    Me he bebido: ½ litro de zumo en el desayuno, Litro y medio de agua, Un litro de clara con limón y medio litro de cocacola.


    Total del viaje 250 Kms 






    Adjunto

    1. 20_Plano_a_Cuenca.JPG (30.4 KB, 0 descargas) 9 años antiguo
    2. 22_Cuenca.JPG (56.9 KB, 0 descargas) 9 años antiguo
    3. 21_que_calor.JPG (27.8 KB, 0 descargas) 9 años antiguo
    4. 23_Camino_atras.JPG (26.7 KB, 0 descargas) 9 años antiguo
    Publicado hace 9 años #
  7. EHH!!! bonita cronica y viaje, unas fotos muy guapas...


    Un saludo y a por la siguiente.

    Publicado hace 9 años #
  8. Una microaventura soberbia !!! Me ha encantado, es una zona no muy lejana al 'patio de mi casa' y bastante similar en muchas cosas.
    Leyendo esto:
    Poco más allá encuentro por fin la pista que discurre paralela al Tajo y ahí se confirman mis problemas. MissFolding hace lo que puede pero esto está lleno de piedras sueltas y atadas, pequeñas y grandes, agujeros de todos los tamaños vacios o a medio rellenar, gravilla por todas partes y subidas y bajadas continuas que con una bici de montaña serían divertidas pero que en la plegable son una tortura, bajo las cuestas reteniendo con los frenos, no me puedo soltar en las bajadas y las subidas las subo frenado, con todo el desarrollo metido y la bici haciendo eses, y para rematar una miríada de moscas me sigue a la altura de la cara allá donde voy.
    Veo que Cuenca y Guadalajara (Río-de-Piedras) no están juntas por casualidad
    Disfruta de la semana de 'descanso' que te la has ganado bien a pulso. Esa tierra es muy muy dura. Si puedes vuelve con la BTT, porque se disfruta una barbaridad.
    Saludos !

    Gandulus maximus. Vires acquirit eundo. Et Iniuriam.
    Publicado hace 9 años #
  9. JotaEME ! enhorabuena por la magnífica ruta y mejor crónica . . . aunque te confieso que me has hecho sufrir !! Para la siguiente no dejes que decida renfe.... (está claro que ni un solo directivo de renfe va en bici...).
    Gracias por compartir.

    Salut
    Publicado hace 9 años #
  10. Ya te lo dije en tu primer intento.... ¡Enhorabuena! y digna de colgarse en "Alforja de Rutas".


    Un saludo y ole ese espiritu!!!!

    "No me sigas, que ya te he dicho que no se a donde voy ..."

    J.F
    Publicado hace 9 años #
  11. Aúpa JotaEME, me gusta un montón esa foto empujando la bici,..................... me trae muchos recuerdos y todos agradables...

    Las pequeñas rutas son las que lo  hacen grande..........el disfrutar a cada momento es lo divertido

    A por la próxima   y gracias por compartir.......  


    non gogoa, han zangoa ( donde van tus pensamientos .van tus pasos ).....
    Publicado hace 9 años #
  12. Gracias chicos, la verdad que ha sido un buen viaje y lo he pasado muy bien.
    Lo de la foto del "empujing" es que me hizo gracia verme empujando la bici por tercera vez en el día y comprobar como ya me lo tomo con normalidad, como un gaje más del oficio.
    Yo que vengo de la "carretera" (del mundo de los lacasitos, vamos) la primera vez que me baje de la bici fue para rematar "La huesera" de la subida a los Lagos hace muchos años cuando se me vino la cuesta encima y me di cuenta en serio de que o me paraba o me iba a dar algo.
    Así que termine la cuesta, con mis super licras y culottes de colores y empujando mi bici de aluminio supergaláctica (una vitus que ahora sería un fistro de bici, pero entonces era de lo que más molaba), con las zapatillas colgadas del cuadro para no matarme con las calas en la cuesta andando con mis calcetinitos blancos.
    Me sentó como una deshonra ¡me he bajado de la bici!. Ahora en cambio forma parte del viaje, si no se puede subir, pues se empuja. Como dicen los guiris:
    "A veces montas, a veces empujas".
    Así que esta vez puse la cámara en el minitripode con el temporizador y me inmortalicé empujando para arriba mientras los de algún coche que pasaba debían alucinar: "¡había un tío en la cuneta haciéndose fotos empujando una bici...!"
    Pero esto de hacer el tonto de vez en cuando y reírse de uno mismo también forma parte del viaje.
    Saludos
    Javier

    Publicado hace 9 años #



  13. segun he estado viendo
    ¿vas con una plegable ?
    pero a quien se le ocurrre viajar por esas carreteras, con unaplegable Dios de mi vida ,
    Virgen de la chaqueta de pana y Reina del pantalon con peine
    con una plegable???
    asi que te bajas en las cuestas todo cargado....pon un plato de 42 y quita el de 48 y no existiran las cuestas !!!! bueno existiran pero menos

    Ser Felices....y con plegable ???



    Saliendome del tema,,,,de las bicis,, esa pulsera de cobre,,,no la abras comprado en Granada?? tengo una igualita,,
    el espejo super guapo
    Y esas gafas de estilo pàsarela Cibeles , son muy muy Faxion, harian juego con mis alforjas "modelnas"
    Gracias...con plegable jaj me ha gustado mucho :lol:

    Somos energia..
    de ti depende, si positiva o negativa
    Publicado hace 9 años #
  14. Pollo: La culpa no la tengo yo, la tiene Sarga, por hacer viajes en plegable y publicar las fotos...
    Claro, uno las ve, le entra envidia y acaba pegao a una plegable para todo, para ir a currar, para hacer excursioncitas con la familia y de viaje por ahí...
    Y, la pobre bien que se portó para lo mal que la traté.
    La pulsera no me acuerdo de donde salió, pero tengo que ir a Granada este finde así que lo mismo busco y me pongo otra, total ¡aún se ve algo de brazo!
    Saludos!!

    Publicado hace 9 años #
  15. Muy bueno tu viaje y la crónica. Enhorabuena! 

    Publicado hace 9 años #
  16. Bien vivida y bien contada, esas rutas "cortas" son bien apetecibles, es verdad deberías ponerla en las alforjas de rutas....

    Un saludo

    Tonilupe

    sonrie, disfruta, el tiempo pasa... http://tonilupe.blogspot.com.es/
    Publicado hace 9 años #
  17. Jotaeme!!! muy pero  muy muy bien. Saludos.

    Publicado hace 9 años #
  18. Muchas gracias a todos.

    Lo cierto es que si bien las rutas con gente (el año pasado estuve con mi chica por Navarra y el anterior hicimos el valle del Loira) son estupendas, me gustan mucho los viajes en bici solo. Estos días de soledad lo son de "comida de coco" intensas en que das vueltas en la cabeza a todo o a nada y en los que el cansancio, el sol y las cuestas te colocan a veces en un estado mental casi delirante... que se te va la olla, vamos.

    También traen otras consecuencias:

    El síndrome de mano ciclista y...



    La corona de sal...
    Es la corona con la que te premian las cuestas largas al solazo


    Saludos!!!

    Javier

    Adjunto

    1. 33_Costra_de_Sal.JPG (59.2 KB, 0 descargas) 9 años antiguo
    2. 31_Sindrome_de_palma_ciclista.JPG (46.6 KB, 0 descargas) 9 años antiguo
    Publicado hace 9 años #