Volver arriba

LAU HIRIAK / CUATRO CIUDADES

  1. Así bautizamos a la travesía que hicimos en el verano de 2008. A raíz de leer la guía "Euskal Herria en bici", de bizibidaia.net, pensamos hacer una versión reducida, ya que no disponíamos de muchos días. A la hora de elegir el recorrido nos decidimos por uno circular que uniera Pamplona, Vitoria, Bilbao y San Sebastián:

    La ruta sería básicamente por pistas, vías verdes y, en menor medida, carreteras de poco tráfico. Resultó tan bonita que he pensado que a alguno de vosotros os podría interesar una crónica si un día os planteáis unas pequeñas vacaciones por esta tierra. Así que, allá va...

    LAU HIRIAK / CUATRO CIUDADES

    Etapa 1: Pamplona-Murieta (58km, 908m de desnivel+):

    Era julio de 2008 y estábamos en plenos sanfermines. Tras pasar en Pamplona los dos días más bonitos de las fiestas, el 6 y el 7, cambiamos de chip, llenamos las alforjas, nos disfrazamos de ciclistas y, tras ver el encierro del día 8, salimos de ruta, todavía con el pañuelico al cuello:

    La primera parte de esta etapa, hasta llegar a Estella, discurrió por el Camino de Santiago. Para estas fechas los campos de cereal que rodean Pamplona ya estaban a punto para la cosecha, y el color dorado producía un bonito contraste con el verde de los árboles:

    En Puente la Reina la parada era obligatoria, de hecho siempre lo es:

    Según nos acercábamos a Estella los campos de cereal ya aparecían cosechados, ¿será que allí son más trabajadores o que en Pamplona estaban todos de juerga?:

    Tras atravesar la bonita Estella, abandonamos el Camino de Santiago y cogimos el antiguo trazado del ferrocarril Vasco Navarro, bien acondicionado al principio, como podéis ver en este túnel, pero que deja de estar acondicionado como Vía Verde después, aunque no hubo ningún problema para que nuestras bicis siguieran el camino:

    Y algo acalorados pero muy contentos llegamos al final de etapa, Murieta. Sin embargo tuvimos que desviarnos algo más de 1 km del camino para acercarnos a un tranquilo pueblecito, Abáigar, donde habíamos reservado una habitación en una acogedora casa rural. Allí cumplimos con el topicazo, jejeje, y mientras el chico revisaba las bicis, la chica se dedicó a zurcir una de las redes del Extra Wheel, que se había rasgado tras engancharse con una rama.

    Etapa 2: Murieta-Vitoria (64km y 572m de desnivel+):

    Si la Vía Verde del Vasco Navarro discurriera por el trazado original en todo su trayecto, la segunda etapa hubiera resultado muy sencilla, pero al estar cerrado el túnel de Laminoria nos tocó afrontar unas duras subidas y unas divertidas bajadas que le echaron sal y pimienta a la etapa.

    Por la mañana todo fue muy sencillo, un relajante pedaleo entre túneles bien iluminados. Mención especial merece el de Acedo, por sus 1.500 metros de longitud, un túnel completamente recto y llano, que permite ver la boca de entrada una vez que has salido de él:

    Esta parte de la Vía Verde está perfectamente señalada y acondicionada:

    En Maeztu nos entretuvimos callejeando por el pueblo, y admirando el bonito ayuntamiento en que se ha convertido la antigua estación del tren:

    Tras comer en un bar tuvimos que hacer un tramo por carretera (una carreterita preciosa) que nos enlazó nuevamente con la parte de la Vía Verde que hace de camino alternativo al túnel de Laminoria. Hacía mucho calor, y las fuertes pendientes de los continuos toboganes nos hicieron sudar de lo lindo, pero una vez arriba pudimos disfrutar de las vistas de la llanada alavesa, que se extendía delante de nosotros:

    Tras un descenso vertiginoso el camino volvió a allanarse y la llegada a Vitoria fue plácida y calurosa, muy calurosa. Más vale que allí nos esperaba la heladería Breda, donde nos zampamos un enorme vaso de leche merengada y un helado de trufa cada uno, ñam, ñam, ñam, ¿qué sería del cicloturismo sin momentos como éste?

    Nos alojamos en el Hotel Dato, un histórico hotelito en pleno centro, y tras una reconfortante ducha no fuimos a dar un paseo por esta acogedora ciudad.

    Etapa 3: Vitoria-Urduña (84km 988m de desnivel+):

    Salimos de la ciudad empalmando milagrosamente bidegorris (carriles-bici), tras lo cual volvimos a enlazar con el Vasco Navarro (que pasó a llamarse Vía Verde del Zadorra):

    Pocos kilómetros después abandonamos la Vía Verde y nos desviamos hacia el pantano de Uribarri-Ganboa. Al paso por el pueblo ya quedó claro lo bonita que iba a ser esta parte de la etapa:

    Parecía que, además de bonita, la etapa iba a ser muy sencilla...

    Pero lo duro estaba por llegar. Tras pasar por otro pantano, el de Urrunaga, fuimos conectando pueblos en un continuo sube-baja que nos iba desgastando poco a poco. Ya por la tarde, después de comer en Murgia, encaramos la parte más exigente: una pista pedregosa que iba subiendo sin descanso, lo cual nos obligó a echar pie a tierra en algún tramo:

    Una vez arriba seguimos por un precioso camino al borde del barranco, que nos iba acercando al cañón de Delika y, desde aquí, a uno de los objetivos del día: asomarnos al mirador aéreo sobre el salto del río Nerbión. Lamentablemente no caía agua, debido al mes en el que estábamos, pero las vistas merecían la pena, ya lo creo:

    A partir de allí, para bajar a Urduña no quedaba otra que hacerlo por la carretera del puerto del mismo nombre, un descenso brutal durante el cual disfrutamos un montón, por la belleza del lugar y la escasez de tráfico. En Urduña las cigüeñas nos esperaban para darnos la bienvenida:

    Nos alojamos en la Pensión Amaia. Estaba bien y tenía un bonito jardín, pero la dueña... bufff, nos llevaba más derechos que un palo, jajajaja, que si no armáramos jaleo por la noche, que si no ensuciáramos las alfombras, que si... parece que los alforjeros le producíamos recelo, ¡con lo majicos que somos!

    Etapa 4: Urduña-La Arboleda (77km y 1676m de desnivel+):

    Al día siguiente nos despedimos cordialmente de la señora. Una vez que se dio cuenta de que éramos buenos chicos, limpios y formales, nos hicimos amigos, jejeje:

    Ésta iba a ser la etapa más dura de todas las vacaciones. Nada más salir de Urduña ya nos esperaba una dura pista de cemento, tras la cual enlazamos con unas carreteritas que comenzaron con subidas pero desembocaron en una larga bajada hasta Sodupe:

    Aunque antes del descenso tuvimos que apechugar con alguna que otra trampa:

    Pero fue después de comer en Güeñes cuando nos esperaba lo más duro de la jornada, una sucesión de empinadas, interminables y pedregosas pistas que nos iban acercando a Peñas Negras:

    Aunque había tramos más asequibles, como esta pista que nos conducía a Zugaztieta:

    No sin esfuerzo llegamos a La Arboleda, una zona de antiguas minas de hierro, ahora transformadas en lagos donde los pescadores hacen su agosto, y en un coqueto pueblo donde antes vivían los mineros y que ahora está lleno de restaurantes. Lo que no hay es un sitio donde alojarse, tan sólo hay un albergue, pero en esas fechas estaba ocupado por unas colonias. Teniendo en cuenta que en Bilbao teníamos un alojamiento inmejorable (la casa de mi hermano, en pleno casco antiguo) decidimos bajar por la empinada carretera, acercarnos a Portugalete y allí coger el metro que en un plis-plas nos dejó en el centro de Bilbao. Desde la carretera pudimos contemplar por primera vez el Cantábrico, y la desembocadura del Nervión:

    Etapa 5: La Arboleda-Bilbao (60km 495m de desnivel+):

    Al día siguiente lo primero que tuvimos que hacer fue desandar el camino hasta La Arboleda, para seguir el itinerario previsto. En esta ocasión lo hicimos también en metro, pero una vez en Trapagaran la subida la hicimos en el funicular de La Reineta, que nos dejó en el punto de origen de la quinta etapa:

    Lo primero que tuvimos que hacer fue volver a subir a Peñas Negras. El día estaba bastante tapado, sin el fuerte calor del día anterior:

    Tras un largo descenso y alguna que otra subida, enlazamos con la Vía Verde de Galdames, con unos tramos mejor acondicionados que otros:

    Poco después cogimos el bidegorri más gorri (rojo) que he visto nunca, y que tras unos cuantos cómodos kilómetros nos llevó hasta la playa de la Arena:

    Tras comer en una terracita, el día fue mejorando bastante, de modo que al llegar a Zierbena y a su coqueto puerto el sol ya volvía a calentar:

    El final de la etapa era Bilbao, pero esta vez habíamos de llegar montados sobre nuestras bicis. Para hacer esto antes teníamos que cruzar la ría, y ¡qué mejor forma de hacerlo que en el transbordador del puente colgante de Portugalete!

    Y, como no podía ser de otra forma, al llegar a Bilbao... la foto típica. ¡Cómo me gusta esta ciudad! En pocos años se ha transformado, ha pasado de vivir de espaldas a la ría a vivir volcada hacia ella, y aquí radica su éxito:

    Etapa 6: Bilbao-Mundaka (49km y 974m de desnivel+):

    Salir de Bilbao en bicicleta no es fácil, por el tráfico, pero teniendo en cuenta que íbamos hacia el norte, hacia Mungia, la solución era muy sencilla: coger el funicular de Artxanda:

    Y de esta forma dejamos atrás la gran ciudad sin prácticamente enterarnos: las autovías se transformaron en carreteritas estrechas, de las de disfrutar:

    También hubo sus dificultades, no os creáis, recuerdo perfectamente cómo se agarraba esta pista...:

    Pero la recompensa no era pequeña: una vez arriba el mar apareció de repente delante de nosotros, y lo mejor de todo es que nos dirigíamos hacia allí, hacia Bakio:

    Ya en Bakio nos tomamos nuestro tiempo para tomar un poco el sol y comer tranquilamente, ¡ay, el mar!...

    Y de camino hacia Bermeo... uno de los lugares que más me gustan de la costa vasca, San Juan de Gaztelugatxe, ¡qué bonito!

    Tras visitar Bermeo ya poco nos quedaba para llegar a nuestro objetivo: Mundaka. Su famosa ola izquierda brilló por su ausencia, pero no nos importó. Tras alojarnos en el coqueto Kurutziaga Jauregia yo me quedé dando un paseo por el pueblo, mientras Kim volvía con su bici a Bermeo, a un taller de bicis, para arreglar una avería en el cambio. Ése fue el único pequeño problema que nos dieron las bicis en todas las vacaciones.

    Etapa 7: Mundaka-Lekeitio (50km y 753m de desnivel+):

    Eso de levantarse por la mañana, asomarse a la ventana y ver delante de ti la ría de Mundaka... eso no tiene precio. Comenzamos a pedalear felices, por el estupendo día y el lugar tan maravilloso en el que estábamos.

    Podría pensarse que al pedalear junto a la ría todo sería llano y sencillo pero, menudos sube-baja, cortitos pero puñeteros. Sin embargo, conforme nos acercábamos a Gernika la cosa se iba suavizando:

    Tras una corta visita a Gernika (aunque os aseguro que merece la pena visitarla con detenimiento) seguimos pedaleando, por carretera, pero sin mucho tráfico, hasta llegar al Castillo de Arteaga, donde nos detuvimos para admirarlo y hacer alguna foto:

    Y después de comer, ¿qué mejor que pasar un par de horas en la playa de Laga y darnos un par de bañitos?:

    La etapa fue corta, así que llegamos a Lekeitio a media tarde, con tiempo para darnos un buen paseo por este encantador pueblo:

    Nos alojamos en el hotel Beitia, un sencillo hotel que elegimos porque en su página web se definía como "hotel ciclista", con todas las comodidades para guardar y limpiar las bicis. Las cosas como son, cuando estuvimos nosotros de hotel ciclista todavía tenía sólo el nombre, jejeje, tuvimos que guardar las bicis en un comedor, pero el dueño era encantador, y nos mostró su interés porque todo eso cambiara en poco tiempo. De hecho, nos hizo descuento (no recuerdo si el 10 o el 20%) por el simple hecho de ser ciclistas.

    Etapa 8: Lekeitio-Zarautz (47km y 686m de desnivel+):

    Al día siguiente, la salida del hotel se demoró un poco. Nos encontramos con un señor mayor que se quedó mirando el Extra Wheel de Kim, empezó a preguntarnos cosas y salió el tema de que yo soy navarra... pues bien, el buen señor se pegó la siguiente media hora intentando convencer a Kim de que me dejara, ya que no había nada peor que estar con una navarra (su mujer lo es, jejeje). Salimos más tarde de lo previsto, pero las carcajadas que nos echamos con ese señor tan guasón merecieron la pena...

    Al salir de Lekeitio dejamos la carretera de la costa, más transitada, y por carretiles fuimos subiendo hasta Mendexa, a esa hora de la mañana se subía con gusto. Después enlazamos ya con la bonita carretera de la costa y llegamos a Ondarroa, con su inconfundible puente de Santiago Calatrava:

    Seguimos pedaleando al borde del mar, pasando por Mutriku y Deba:

    Y dejamos nuevamente la costa para acercarnos hasta el Santuario de Itziar:

    Nuevamente nos dirigimos hacia el mar, pero esta vez siguiendo el Camino de Santiago, que nos llevó hasta Zumaia. ¡Qué delicia fue pedalear por estos caminos, entre praderas verdes y viendo el mar!:

    Tras un fuerte descenso, apareció de repente Zumaia a nuestros pies:

    Después de comer continuamos por la carretera de la costa hasta encontrarnos con el ratón de Getaria:

    Y desde Getaria hasta nuestra meta, Zarautz, todo fue coser y cantar. Nos alojamos en una pensión muy potxola, Txikipolit, a dos pasos de la playa. Paseando al borde del mar nos vimos rodeados de bicis y tablas de surf, se respiraba una alegría de vivir contagiosa. Fue otro precioso y relajante día.

    Etapa 9: Zarautz-Andoain (33km y 722m de desnivel+):

    La siguiente etapa fue muy corta, ya que nuestra intención era llegar pronto a San Sebastián y poder pasar el día en esa maravillosa ciudad. Desayunamos en una terraza al borde del mar, con los inconfundibles toldos de la playa de Zarautz delante de nosotros:

    La salida de Zarautz la hicimos atravesando el interesante Biotopo de Iñurritza:

    Y como queríamos llegar a San Sebastián por el mejor lugar, por el Monte Igueldo, cogimos la carreterita que, sin perder de vista el mar, sube hasta Mendizorrotz. ¡Qué maravilla!:

    Llegar al parque del Monte Igueldo y ver San Sebastián a nuestros pies... bufff... mira que lo he hecho veces, pero jamás me cansaré:

    Es difícil elegir un rincón bonito de San Sebastián, ¡tiene tantos!, pero para mí el Peine del Viento tiene una magia especial:

    Alojarse en el centro de San Sebastián es complicado, sobre todo si no quieres gastarte mucho y encima vas con bicis. Al día siguiente teníamos previsto seguir la ruta por la Vía Verde del Plazaola, que comienza en Andoain. Teniendo en cuenta que salir de Donosti con las bicis es incómodo, por la cantidad de carreteras y tráfico, optamos por la vía fácil: cogimos el tren de cercanías que en un cuarto de hora nos dejó en Andoain, y allí nos alojamos en una casa rural, Txertota. Aunque para llegar hasta ella tuvimos que afrontar una cuesta "a la vasca", como dice Kim, es decir, con una pendiente de mil pares de puñetas:

    La verdad es que estaba en un lugar muy bonito, lo cual sirvió para calmar la añoranza que tenía por haber dejado de ver el mar...

    Etapa 10: Andoain-Lekunberri (46km y 687m de desnivel acumulado):

    La siguiente etapa no tenía más dificultad que seguir la Vía Verde del Plazaola, con sus continuos túneles y rodeados de bosque:

    El murmullo del río Leitzaran nos acompañaba, haciendo que la sensación de calor fuera menor:

    Las salidas y entradas de los túneles nos recordaban que estábamos siguiendo el camino del Plazaola:

    La Vía Verde estaba bien acondicionada, era muy agradable pedalear por ella:

    Y después de parar a comer en Leitza nos íbamos preparando para el plato fuerte de la jornada...

    ¡El claustrofóbico túnel de Uitzi! Casi tres kilómetros de túnel sin iluminar y sin acondicionar. Pero veníamos preparados con unas potentes linternas, así que después de abrigarnos bien emprendimos la aventura. No os imagináis el frío que hacía dentro, la sensación de soledad (justo en la parte central, en el único punto en el que se ven a lo lejos las bocas de entrada y salida, apagamos las luces y nos quedamos callados, sintiendo la claustrofobia). ¡Qué gusto fue salir y volver a notar de golpe el calor del sol! Me encantó la aventura, y más sabiendo que, como nos dijeron en la oficina de información de la Vía Verde, al día siguiente se iba a cerrar el túnel para empezar ¡por fin! las obras de acondicionamiento. Así que posiblemente fuimos los últimos en pasar por allí antes de que sea iluminado...

    Al llegar a Lekunberri, tras una visita a la oficina de turismo del Plazaola, nos alojamos en una habitación del camping, sencillo pero coqueto, donde pudimos refrescarnos en su pequeña piscina.

    Yo ya me encontraba en territorio muy conocido, y eso sólo podía querer decir una cosa: se acercaba el fin de nuestras vacaciones.

    Etapa 11: Lekunberri-Pamplona (53km y 602m de desnivel acumulado):

    Tras despedirnos del camping todavía nos quedaban unos pocos kilómetros de Vía Verde acondicionada (está previsto que en un futuro llegará hasta Pamplona, pero no sé si lo verán mis ojos...):

    Íbamos alternando carreteras comarcales con pistas, algunas de ellas de exigentes pendientes:

    Pero nuevamente empalmábamos con carreteras sinuosas y de fácil pedaleo:

    Hasta que, como quien no quiere la cosa, nos volvimos a ver rodeados, once días después, de campos de cereal. A mi derecha estaba el monte de San Cristóbal, un monte que veo desde casa y al que habré subido unas 3.000 veces:

    Habíamos llegado al final. Todo lo que empieza acaba, eso está claro, así que vencimos la nostalgia con los recuerdos de lo bien que nos lo habíamos pasado.

    Y colorín colorado, este cuento se ha acabado. Os recomiendo esta ruta a todos los que todavía no conozcáis esta tierra y os apetezca hacerlo sobre vuestras bicis. Es muy variada, hay de todo. Además, si le añadís cuatro días de descanso activo para visitar las cuatro capitales, la verde y agradable Pamplona, la moderna y acogedora Vitoria, la hermosa y cosmopolita Bilbao, la preciosa y adictiva San Sebastián, se os pueden quedar un par de semanas de vacaciones redondas.

    En fin, sólo me queda añadir que si hay alguien interesado en ella y tiene GPS, tengo el track de la ruta a su disposición

    ¡Bici, bizi, vici!
    Publicado hace 9 años #
  2. Que pasada!!!!!.... Me encanta!!!

    "No me sigas, que ya te he dicho que no se a donde voy ..."

    J.F
    Publicado hace 9 años #
  3. Que delicia y calidad!!!!!!!!!! como siempre. PLAS PLAS PLAS PLAS (aplausos)

    Queremos más y mucho más!!!!!!!!!!!!!

    A donde decis que os vais este verano? No para mentalizarme a ver lo mejor de la zona por donde rodeis.........

    Como te lo curras Amaia.

    Pd- Por cierto en Biarritz tenemos el hotel Amaia jejeje.

    Publicado hace 9 años #
  4. Tengo el síndrome de Stendhal Ains ... que me he quedado sin respiración y me estoy mareando ¡¡¡

    Cuando veo a un adulto sobre una bicicleta, aún creo que hay esperanza para la humanidad.
    "Me lo contaron y lo olvidé, lo vi y lo entendí, lo hice y lo aprendí". Confucio
    Publicado hace 9 años #
  5. Que maravilla de rutaaaaaaaaaaaaaa... Me la apunto. Gracias. Saludos

    Publicado hace 9 años #
  6. Gran relato y magníficas fotos!!

    Lo mejor de todo, en la puerta de casa para algunos Aunque a veces por eso mismo se le da menos importancia lamentablemente

    Publicado hace 9 años #
  7. me encantó, la apunto... gracias por la info.
    M

    It is not the destination, but the stretches in between what matters!
    Publicado hace 9 años #
  8. Aupa Amaia.toda una crack, todo una delicia ver y leer tu relato, todo un placer.Un recorrido que enseña la variedad que hay por estas tierras,la mar ,sus montes, sus campos. A lo dicho que nos pones el liston muy alto!!!!!

    non gogoa, han zangoa ( donde van tus pensamientos .van tus pasos ).....
    Publicado hace 9 años #
  9. Excelente crónica. Algún día haré esta ruta. Al menos haré una muy parecida.
    Muchas gracias por compartirla.

    Publicado hace 9 años #
  10. Maravillosa crónica, casi parece periodismo del "antiguo". Si ya os hubierais acercado a Cantabria, os habría quedado un viaje redondo

    Enhorabuena !!!

    "Pueden porque creen que pueden" Virgilio
    Publicado hace 9 años #
  11. Sargantana, no tengo palabras. He de reconocer que hasta me he emocionado leyendo tu crónica. En realidad, me la he bebido más que leído. ¡Que delicia! ¡Cuánto echo de menos la tierra! Gracias desde lo más profundo de mi corazón.

    Esas infinitas tonalidades de verdes, los colores del mar, los caseríos, los montes, los pinares. Al País Vasco y al noroeste de Navarra les sucede como a Alemania, cuando hay buena luz, parecen una postal. Hay zonas del interior de Vizcaya que me recuerdan mucho a Idaho, uno de los lugares más bonitos que he visitado.

    Muy buena la descripción de Bilbao: una ciudad que ha vivido de espaldas a la ría y que ahora la ha convertido en su arteria principal. Aún recuerdo cuando los barcos atracaban al pie del puente del Ayuntamiento y en las fiestas señaladas hacían sonar las sirenas...

    Gracias de nuevo Sargantana. Eskerrik asko.

    Publicado hace 9 años #
  12. ¡Muchísimas gracias a todos!

    dortoka, veo que hay Amaias por todas partes, está claro que lo bueno abunda... En cuanto a las vacaciones de este año (¡sólo falta mes y medio, iujuuuuuuuuuuu!), saldremos pedaleando desde Pamplona, subiremos hacia Dantxarinea y desde allí llegaremos a la costa a la altura de San Juan de Luz. Empalmaremos con las Landas y, prácticamente a la altura de Burdeos nos iremos hacia el interior para recorrer los canales del Garona y de Midi, que nos llevarán hasta el Mediterráneo. Si nos queda algún día iremos bajando por la costa, hacia Catalunya, y si no, pues directos al tren. Por supuesto, prometo crónica a la vuelta

    Taco, me has halagado con eso de periodismo del "antiguo", ¿o en realidad me estabas llamando vieja?

    FIL, ahora eres tú quien me ha emocionado a mí, eskerrik asko también para ti, majo

    Publicado hace 9 años #
  13. ¡Qué bien escribes, Sargantana! Ha sido un ENORME placer leer la crónica de vuestro viaje.
    ¡¡¡¡GRACIAS!!!!!

    Publicado hace 9 años #
  14. Ains que ya me estoy frotando manos y relamiendo a dos meses más menos de la esperada crónica.

    Amaia nos tienes enganchad@s!!!!!!

    Por cierto mucha suerte (te lo digo ahora por si me pilla fuera cuando te vayas, pues la esperanza dicen que es lo último que se pierde) y el viajecito pinta muy pero que muy bien.

    Publicado hace 9 años #
  15. Hace un momento le he dado un tirón de orejas a Sargantana, mi hermanica, por no haber mencionado que el 'Lau Hiriak' era una segunda versión, mejorada, aumentada y puesta al día, de una experiencia anterior, que ambos compartimos hace... buf, la tira de tiempo. Celosillo que es uno, qué se le va a hacer. El caso es que aquella experiencia, aunque muy bonita, tuvo un final precipitado, así que entiendo perfectamente lo agusto que se tuvo que quedar ella cuando solventó con éxito esa segunda intentona. En aquellos tiempos cuando la carretera se empinaba, yo le enseñaba el culo. Pero ella perseveró, mientras que yo, que como buen géminis difícilmente mantengo la atención puesta en una misma cosa durante mucho tiempo, me fui relajando. El resultado es que, aunque sigo utilizando la bici en mis desplazamientos urbanos, en carretera no sería capaz de aguantar su ritmo ni cinco kilómetros. Por eso me da una terrible y sana envidia ver que ella ha hecho de la bici algo más que una simple pasión. Que ha encontrado un compañero de viaje inmejorable, un muchacho tan apasionadamente chiflado por la bici como ella. Aunque a veces yo le toque las narices diciéndole, con sorna, que hay vida más allá de la bicicleta, me da gusto comprobar con qué ilusión y con qué mimo prepara cada aventura. Y me encanta, igual que a vosotros, leer sus crónicas. Porque es que, además, la mujer escribe de p.m. No me extraña que algunos os confeséis enganchados a ella y a sus aventuras. Yo también voy a esperar con impaciencia esa próxima a la que ella ya ha dado nombre. 'Bi itsaso artean'. Espero no haber desvelado ningún secreto, Sargantana...

    P.D.: Para mí que lo de 'periodismo antiguo' es todo un piropo. A los periodistas les pasa algo parecido a lo que les pasa a los políticos. Los de antes tenían mucha más talla, más altura. Hoy casi cualquiera puede ser periodista/político. Se ha perdido la dialéctica. Ya no se hacen crónicas/discursos como los de antes.

    Publicado hace 9 años #
  16. jajaja Patxitxo celosete!!!!

    Nada más ver que eras el hermano de Sargantana me ha venido inmediatamente a la mente la foto que puso con tanto cariño en algún hilo del foro en relación a algún comentario donde nos comentaba que las alforjas las habia hecho ella misma enconjuntadas, recuerdas las de rayas? y se veian junto las dos bicis, la tuya y la de ella de aquella época......

    Es que menuda hermanita polifacetica la tuya jejeje

    Y lo de "bi itsaso artean" algo nos ha comentado de sus proyectos a tan solo mes y medio en otro post.

    Por cierto Patxitxo te doy la bienvenida al foro.

    Publicado hace 9 años #
  17. Pues pienso que la Consejería del Gobierno Vasco debería premiar este post por la magnífica difusión que del valor paisajístico de Euskadi hace aquí Sargantana.Muchos seremos los que hagamos este recorrido gracias a ti.Gracias Amaia.

    El vent a les cames, l´horitzó als ulls, l´aventura al cor...
    Publicado hace 9 años #
  18. Patxitxo, si no te conociera pensaría que te estás ablandando con la edad...

    dortoka, ojalá no estés por aquí cuando yo me vaya, ojalá estés ocupada en otros menesteres...

    lluistrell

    Publicado hace 9 años #
  19. Sin palabras... estoy sin palabras... Me ha encantaaaadooooo!!!
    Felicidades por el viaje, por la crónica y las fotos.
    Y sobre todo muchísimas gracias por tu generosidad! Estoy con Lluistrell. Apuesto a que no seremos los únicos que haremos tu LAU HIRIAK en alguna ocasión.

    Publicado hace 9 años #
  20. sargantana ya nos tiene acostumbrados a crónicas y reportajes fotográficos de insuperable calidad. Pero acabo de descubrir este y me he pasado una hora entera mirando y remirando, leyendo y releyendo. Así da gusto: sargantana no sólo escribe muy bien y siempre con inteligencia y cultura, es que además hace unas fotos maravillosas. Se me cae la baba de envidia.

    De mano, por si acaso, me copio el reportaje entero para guardarlo en mi PC.

    Felicitaciones a la mejor reportera cicloviajera de Rodadas y parte del extranjero. Muchísimas gracias, Amaia.

    Publicado hace 9 años #
  21. Era un cumplido, que no se me enfade nadie ! La verdad es que da gusto leerlo, una alegria ver que no todo es texto "sms" !!

    Muchas gracias por hacerme disfrutar con tu viaje !

    Publicado hace 9 años #
  22. viva "Sargantana Magna" la conquistadora.

    muchisimas gracias

    Somos energia..
    de ti depende, si positiva o negativa
    Publicado hace 9 años #
  23. cedila, creo sinceramente que me sobrevaloras, pero me hace mucha ilusión tu opinión Pero, eso sí, al César lo que es del César: como comprenderás, la mayoría de fotos de la crónica están hechas por Kim, así que él es el artista...

    Taco, ¡que me lo tomé como un gran cumplido, hombre!, simplemente, me gusta sacarle punta a las cosas

    pollo11...

    Publicado hace 9 años #
  24. Wapo wapo. Oye Sargantana... ¿no tendrás una bici plegable?. Es que ayer a eso de las 14:00 a la altura de Acciona no sé si me cruce contigo... Bueno, en cualquier caso bonito relato-fotos.

    Publicado hace 9 años #
  25. No, txibi, no tengo una plegable, tengo dos, jejeje. Y todos los días paso por Acciona al ir a trabajar, así que tengo todos los boletos para ser yo la que viste... Otro día me pegas un grito

    PD: rectifico, ayer no volví por Acciona, sino por la Cuesta Beloso, así que no era yo.

    Publicado hace 9 años #
  26. Pues entonces tienes una doble imitándote por Pamplona, Sargantana, pero seguro que no escribe igual que tú.

    Publicado hace 9 años #
  27. Sargantana, a tus pies, reverencia agradecida por esta crónica, información y fotos, porque creo que ya nos has apañado el viaje por el País Vasco que queríamos hacer, no será este verano en el que parece que las tierras castellanas nos tendrán visitándolas, pero a la primera oportunidad, nos copiamos vuestros recorrido y lo hacemos porque me parece una ruta estupenda, bien organizada, mejor contada, y qué decir de las fotos.

    Gracias de verdad por el tiemop que has invertido en contarnos todo esto, y por estar siempre tan servicial y ayudarnos tanto.

    bsssss

    Publicado hace 9 años #
  28. ... impresionante sargantana ... simplemente impresionante.

    Nos has puesto a todos los dientes largos...

    Ha sido un delicia leerte y ver las fotos, y que fotos !!!

    Muchiiiiiiiiisimas gracias.-

    "Si es bueno vivir, todavía es mejor soñar, y lo mejor de todo, despertar."
    Publicado hace 9 años #
  29. Aupa,aupa,aupaaa...muy chula la crónica Amaia,que ilusión me ha hecho cuando he visto el nombre de mi pueblo(Mungia).
    La cuesta a la que te refieres en la foto me imagino que es subiendo hacia la ermita de San Miguel de Zumetxaga,he subido muchas veces andando por ahí pero en bici solamente una vez y joder lo que me costó,pero como bien dices tú...las vistas lo merecen.

    Con lo de el track para el GPS me lo iré pensando...aunque no tenga GPS,pero puede que caiga este verano

    Ondo ibili

    Txapela buruan eta ibilli munduan
    Non gogoa,han zangoa
    Publicado hace 9 años #
  30. Os sigo dando las gracias a todos, qué majos sois...

    Eko, efectivamente es la subida a la ermita de San Miguel de Zumetxaga. Ya sabes que el track está a disposición de todo el que lo quiera. Aunque no tengas GPS, es útil porque lo puedes volcar en cualquier página creadora de rutas (tipo tracks4biker, bikeroutetoaster...) y saber el recorrido detallado.

    Ondo ibili!

    Publicado hace 9 años #



A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005.

Aviso legal | Política de cookies