Volver arriba

GR99 De Fontibre a ZGZ en Single speed y bikepacking

  1. Ruta por el GR99, de Fontibre a

    Zaragoza


    Este pequeño viaje ha sido una

    amalgama de cuestiones que tenía en el tintero. Hacía mucho que

    quería rodar por el GR99. Años. Era una de esas ideas que se le

    meten a uno en la cabeza y que, sin ser muy ambiciosas, nunca llegas

    a realizar. Yo empecé en esto de viajar con alforjas gracias a la

    gente del Colectivo Pedalea, que me invitaron al poco tiempo de

    empezar a ir a las asambleas a un viaje en bici por Cataluña. Y

    desde entonces todos los viajes que he hecho han sido con al menos

    otra persona mas. Y eso era otra espinita... Quería probar lo de

    viajar solo. Tambien estaba la cuestión de la bici de montaña:

    quería viajar principalmente por los caminos y si acaso coger alguna

    carretera por conveniencia, y no al contrario como había hecho hasta

    ahora. Esto me llevó a investigar el concepto de bikepacking hace ya

    algun tiempo, viajar con lo justo, con el peso distribuido entre

    manillar, cuadro y sillín, haciendo la bici mas manejable y agil que

    la clásica configuración de alforjas traseras. Y el ultimo bicho

    que me ha picado ha sido el de las bicis de 29” de acero, sin

    suspensión y sin marchas.

    Pues bien, los astros se alinearon y

    conseguí un cuadro Kona Unit de acero para single speed y fui

    montando la bici poco a poco. Primero monté unas ruedas que tenía y

    horquilla de suspensión, pero el alto peso de la bici me hizo buscar

    otra configuracion y al final compré unas ruedas Bontrager y una

    horquilla Salsa Cromoto con eje pasante de 15. Los frenos son avid

    BB7 y el resto de piezas, cosas variadas que tenía o he ido

    buscando. Mientras jugaba a montar una bici me iba haciendo con el

    equipo de bikepacking necesario: la bolsa de sillín es de la marca

    KTM, la del cuadro es marca Ibera, y la del manillar es la versión

    de 20litros de Alpkit. Un par de fundas para botellas de agua de

    Decahtlon y una bolsita detras de la potencia completaban el espacio

    de almacenamiento, junto con un Camelback prestado in extremis por un

    colega. Mas astros se iban uniendo a la conjunción y tuve que

    cogerme casi casi obligado una semana de vacaciones en una fecha en

    la que a ningún colega le iba bien viajar. Así que así estaba yo,

    con prácticamente todo el tinglado del bikepacking comprado, la bici

    casi acabada y una semana de vacaciones: era el momento de recorrer

    el GR99 de una vez, en single speed, por caminos, en bikepacking y

    por mi cuenta.


    El viaje comienza un sábado a media

    tarde. Aquí habría poco que contar en realidad, coger un tren

    Zaragoza, dormir en Valladolid y otro tren hasta Reinosa. Pues bien,

    mi billete de Media Distancia lo cubría un Alvia. Empezamos mal, me

    dicen que con la bici sin desmontar yo ahí no puedo subir, yo

    insisto que mi billete es de Media Distancia, que según su política

    eso me permite subir la bici y que no es mi problema ni me resuelve

    nada que me devuelvan el dinero del billete. Sin tiempo para

    desmontar la bici en condiciones me traen unas bolsas de basura para

    meter las ruedas y cubrir el cuadro y me dirijo al tren. Menos mal

    que pude coger en un viaje todo el equipaje, cuadro y ruedas, y no

    dejé nada en el anden, porque en el momento en que entraba por la

    puerta arrancaba el tren. Aquí se ve el cuadro asomando mientras yo

    me tomaba un café fardando de mi camiseta nueva, que espero que

    reconozcais, sobre todo un tal Lekim11...

    El resto del viaje, la noche en

    Valladolid y el tren a Reinosa fueron según lo planeado. Y ahí me

    encontraba yo, en el anden, a punto de empezar demasiadas cosas a la

    vez y sin tener muy claro como iba a resultar. E hice lo único que

    se podía hacer: comenzar a pedalear. Desde Reinosa a Fontibre hay

    unos 5 kilometros que discurren paralelos a la carretera por una

    especie de carril bici/acera por la que encontré a mucha gente. Era

    medio día y el sol acompañaba. Y tras unos minutos breves de

    pedaleo allí estaba, y pude ver con mis ojos lo que tantas veces

    había cantado mi madre, que “El Ebro nace en Fontibre”:

    Y a partir de ahí, ya todo rio abajo,

    cuesta abajo y viento a favor, me decía yo. Sabía que no pero que

    son unas cuestas y un poco de sufrimiento cuando vas motivado. Y

    camino a Reinosa de nuevo, dejandola atrás y buscando por fin dejar

    el asfalto. Y vaya que si lo dejé. El asfalto y hasta el camino.

    Tras pasar un vallado me encuentro en un prado, pero un prado sin

    mas, sin un camino marcado y con el track del GPS diciendo que si,

    que era por ahi. Y entonces veo un pivote del GR a lo lejos. Ruedo

    hasta allí y veo otro. Lo llaman camino natural del Ebro pero oiga

    !Aquí no hay camino! Aunque hay unas vistas estupendas...

    Pero si, si que hay camino. O al menos

    lo hay un rato. De nuevo el GPS me manda por medio del monte, pero

    esta vez no veo los postes del GR99. Lo que veo es que por el camino

    por el que he venido van cuatro ciclistas, así que me tiro monte

    abajo para alcanzarlos. Es una familia que esta haciendo una etapa

    corta y les han dicho que había que subir por el cortafuegos.

    Empieza la batalla, metros y metros de desnivel empujando las bicis.

    Y cuando por fin llegamos arriba no hay

    pista, hay que crestear unos kilometros hasta que efectivamente

    aparece una pista que lleva hasta un molino, y hasta ningún sitio

    mas. De vuelta a rodar por los verdes prados y a sortear alambre de

    espino, cuando por fin, una pista forestal en condiciones. La familia

    se queda atrás, me despido y me lanzo cuesta abajo, llego hasta

    Arroyo en busca de un lugar donde comer y el cartel de Bar con una

    flecha me llena el estomago. Pero mi gozo en un pozo, la dueña me

    dice que no tiene nada de comer, que es temporada baja y que me iba a

    pasar esto en mas de un sitio. Se ve que en primavera y verano hay

    bastante afluencia de caminantes y ciclistas, pero no en invierno. En

    los primeros 150 kilometros todo son pueblos chiquitines, algunos de

    decenas de habitantes nada mas, así que un consejo os doy, si vais

    fuera de temporada, planead bien. La mujer muy maja me da un trozo de

    pan que me como con chorizo del camelback y tras una cerveza y un

    café prosigo la marcha. Sigue el paisaje de pastos y colinas cuando

    de improviso vuelve a aparecer mi viejo archienemigo: el cortafuegos.

    El camino esta muy roto, con demasiadas

    rodadas secas de tractores y restos de ramas(incluso un arbol) como

    para bajar a gusto. Y la subida esta llena de barro y tiene una

    inclinación estúpida. Así me siento tras acabar de empujar la

    bici:

    Pero no todo es sufrir y empujar la

    bici, los senderos me regalan unas vistas preciosas a la luz del

    incipiente atardecer. Pero poco a poco me empiezo a preocupar, tengo

    que encontrar un sitio donde pasar la noche, y va a tener que ser al

    raso. Aquí esta mi cara de disfrute/preocupación

    Tras pasar Aldea de Ebro y que me

    comentaran que me tocaba una subida maja, decidí que cualquier punto

    anterior a la subida era un buen sitio para acampar.

    Pero mi inexperiencia sobre el tema me

    jugó una mala pasada: el sitio elegido me parecía relativamente

    protegido del aire pero no lo estaba. Cuando me dí cuenta ya era

    demasiado tarde para buscar otro lugar. Planté mejor el toldo pero

    se seguía colando aire. A 800 metros y finales de febrero no mola

    dormir al raso en un mal sitio. No fue una noche muy agradable, me

    despertaba cada hora con frio, me movia para entrar en calor y dormir

    otra vez. Y pensaba todo el tiempo que al dia siguiente iba a estar

    fatal. Pero al fin la luz del alba asomó, recogí el chiringuito,

    desayuné un poco y vi que tampoco estaba tan mal a pesar de la mala

    noche, y que tampoco tenía agujetas de los esfuerzos del día

    anterior. Así que a tope, a enfrentar el día. Mereció la pena

    pasar mala noche por disfrutar sin prisa del paisaje y de unos

    senderos perfectos para ir andando o en bici.

    Aunque no mentiré, en cuanto el

    repecho era un poco pronunciado o largo me bajaba de la bici y

    empujaba. Hay que tener mucho fondo para hacer muchas subidas en

    single speed y no acabar reventado a la primera de cambio. Sobre todo

    cuestas tal que así:

    Tras las subidas y bajadas de buena

    mañana me encuentro con que he pinchado. Era una zona de muchas

    zarzas y era de esperar, pero a nadie le gusta pinchar. Con suerte

    paro en un pueblo con fuente y localizo rápidamente el agujero,

    parcheo y a hinchar. Una cosa os digo, una zefal mini para hinchar

    una rueda de 29” de 2,2 no es una buena idea. Me costó mas hinchar

    a una presión decente que desmontar, parchear y montar. Y encima el

    fondo de llanta para tubeles no me dejó talonar bien la cubierta.

    Bueno, sosiego y calma y a proseguir el pedaleo. Tras una bajada un

    poco loca con pedruscos-a-gogo encuentro el típico sitio que dices,

    joder, aquí habria pasado una noche de lujo:

    Y sigo por los senderitos, me encanta

    poder rodar por sitios tan chulos como estos, en los que estas

    literalmente en medio del bosque y que tan solo extiendiendo un brazo

    puedes tocar los arboles...


    o el río …


    el sol …


    las rocas...


    los muros antiguos del camino...


    y contemplar estas maravillas del

    paisaje...


    Segun los tracks que estuve siguiendo,

    esto era una etapa. El final me pilla a medio día, que es cuando

    empecé a pedalear. Ver que llevo un ritmo relativamente similar al

    que hizo los tracks (preparados para hacer todo el GR99 en 9 etapas)

    me infunde bastantes ánimos. Me tomo un bocado, cojo fuerzas y sigo

    para adelante. Al fin y al cabo aun tengo toda la tarde.

    Los senderos siguen siendo una

    preciosidad. El Ebro discurre por pequeños valles muy cerrados y con

    mucha vegetación, lo que hace que sea un placer recorrer estas

    primeras etapas. Conforme avanza la tarde el viento empieza a soplar

    y temo no encontrar un buen refugio. Tras descartar varios lugares

    decido seguir hasta el siguiente pueblo y ver si tienen algun

    soportal en el que poder refugiarme. Tras vagar un poco encuentro

    algo mejor aun, una zona de recreo techada y con dos paredes largas

    de hormigon. Me meto a la esquina, monto mi chiringuito, me preparo

    algo de cenar y tras leer un rato, me voy a dormir. Me despierta el

    ruido del viento varias veces a lo largo de la noche y agradezco

    haber encontrado un buen sitio. Por la mañana siguiente mientras

    desmonto aparecen dos vecinos que me preguntan que que hago con mal

    tono, hasta que se dan cuenta de que voy disfrazado de ciclista y que

    no estoy robando nada. Charlo con ellos y lo que me imaginaba, nada

    de bares hasta dentro de varios pueblos. Así es la vida. Vuelvo al

    camino. Me espera otra etapa preciosa hoy.

    El sendero discurre junto al rio por un

    estrecho valle. El GPS marca una Z y veo que hay que subir por un

    sendero de piedra. No será mucho, pienso, ingenuo de mi...

    Tras hacer mil vueltas y revueltas

    sobre los mismos 10 metros,adelante y atrás pero siempre subiendo,

    me convenzo de que esto del GPS no son todo ventajas. El track se

    monta sobre si mismo y lo que pensaba era una Z son lo menos diez o

    doce. Tras el ejercicio de bicisenderismo puedo decir que las vistas

    son espectaculares, pero que jodo petaca, mi cara lo dice

    El sendero sigue y sigue, parece no

    acabarse nunca, sinuoso, lleno de hojas unas veces, tierra desnuda o

    roca viva en otras

    Y así poco a poco llego a Trespaderne,

    final de la segunda etapa de los tracks que estoy siguiendo, y final

    del pedaleo por el resto del día. Paro a comer y esa lluvía que

    apuntaba comienza a caer. Decido quedarme en un hostal ante la

    posibilidad de que la lluvia siga toda la noche y no encuentre un

    refugio en condiciones. Y que no falte una buena cerveza Ambar para

    sentirse como en casa


    Comienzo temprano a pedalear, tengo por

    delante una etapa de 85 kilometros hasta Haro y está calificada por

    el que preparó el track como la mas dura de todas. Y no es para

    menos. Se sube de 500 a 1100 metros por una pista forestal, para

    luego bajar por una trialera “algo técnica” según el autor del

    track... ya veremos.


    El madrugon me brinda algo no

    completamente inesperado pero que ya pensaba que iba a ver. Corzos y

    zorros. Me cruzo con varios grupos de corzos, que huyen despavoridos

    antes de que pueda sacar la cámara, y también con dos zorros que

    huyen a los matorrales en cuanto se percatan de mi presencia. Pero al

    menos este gato se dejó fotografiar muy amablemente


    Esta etapa pasa por Frías y si bien se

    puede evitar subir hasta la zona del castillo, admirar estas vistas

    merecen un pequeño esfuerzo


    Y seguimos para bingo con los

    caminitos. A la salida de Frías sigo el GR99 muy convencido para

    darme cuenta de que el GPS me mandaba a dar un rodeo. La razón es

    obvia, esta muy estropeado con mil ramas y arboles caidos, el camino

    en mal estado... pero no me apetece dar la vuelta. Y se confirma que

    esta bici que me he montado es un tanque, se traga todas las ramas,

    todos los pedruscos y todos los agujeros y yo encima, tan ricamente.



    Y llega el momento de decidir si hago

    la subida mas tocha de todo el GR99 o me hago caca y me la salto por

    carretera. Calculo que aunque me la salte no voy a llegar a Logroño,

    donde me espera mi hermana, pero si que es factible que llegue a Haro

    para acabar la etapa y al final me animo, hemos venido a jugar, me

    digo. Empiezo con muchas ganas la subida y en seguida me doy cuenta

    de que aquello va a ser un nuevo ejercicio de bicisenderismo. Creo

    que es el unico trozo de todo el viaje en el que realmente he hechado

    de menos no llevar cambios. La pista ancha y bien cuidada brindaba

    momentos en los que pude pedalear, pero el cansancio acumulado y la

    constante subida durante varios kilometros hacían inviable subir con

    mi cuerpo escombro y el 30-18 que llevaba. Aquí encontre mas fauna,

    pero no era salvaje


    Con mas pena que gloria y poniendome el

    Masters of Reality de los Black Sabbath para motivarme un poco

    cantando mientras arrastraba mi triste figura cuesta arriba, conseguí

    llegar al mirador y, efectivamente, merecía la pena todo el

    esfuerzo:


    Y no, la cuesta no acaba en el mirador.

    Aun me tocaba subir un trozo mas. Pero luego es cuesta abajo y lo

    gozas, me decía. Y si, cuesta abajo, y menuda cuesta abajo. Y un

    poco técnica la bajada si, y bastante también. Y yo sin

    suspensiones y con 13 kilos de equipo atados a mis 13 kilos de bici.

    !COPÓN! Pues allá que vamos:

    Es cierto que he dicho que la bici se

    maneja bien con el peso y que se traga bien los obstaculos, pero he

    de decir que lo pasé mal en la bajada. Al poco de empezar las hojas

    sueltas y mojadas y la excesiva pendiente me hicieron perder agarre y

    me fuí al suelo. El único herido fue el cortavientos,

    afortunadamente. El paisaje y el sendero eran increibles, pero habría

    preferido una suspensioncita y frenos hidraulicos. Los BB7 se

    portaron como unos campeones, no me dejaron tirado en ningún momento

    y tienen potencia de sobra, pero para descensos tan prolongados esa

    fuerza de mas que hay que hacer comparando con los hidraulicos acaba

    pasando factura. Al fin llegué al siguiente pueblo, y la bajona que

    sigue al subidón de adrenalina me hizo parar a comer un buen bocata

    y dos jarras de cerveza. Me las había ganado. Por fin un poco de

    llano...


    Tras comer sigo las marcas del GR99 y

    mi gozo en un pozo, o mas bien mi puente en un rio...


    No se exactamente en que momento el

    puente se desplomó y el GR99 pasa por ahí y sigue por la otra

    margen... bueno, que no cunda el pánico, hay una presa un poco mas

    arriba del rio. Pero por supuesto, al llegar allí esta cerrada a cal

    y canto porque solo pueden pasar los operarios. Toca buscar una ruta

    alternativa por carretera. Consigo reengancharme tras unos kilometros

    de carretera y sigo hasta Miranda de Ebro. Queda poco rato de sol y

    me planteo quedarme aquí pero en el último momento me animo y

    decido ir hasta Haro. El paisaje de viñedos me acompaña y cuando

    paso por San Felices esta claro que ya he llegado a la tierra del

    vino


    Hago noche en Haro y no madrugo nada de

    nada ya que, horror, no puse a cargar el movil. La batería de

    emergencia me soluciona esto, pero empiezo a pedalear a las 10. Mi

    plan era llegar a Logroño para comer con mi hermana y mi cuñao,

    pero son muchos kilometros y el single speed no da para mas. Paro a

    echar un bocado a orillas del Ebro y calculo que estaré antes de las

    4


    El problema viene a la hora de entrar

    en Logroño. El GR99 no pasa especificamente por allí, rodea la

    ciudad por la margen izquierda y lo mas cerca que pasa es por un

    poligono industrial a las afueras. Miro carreteras y si en lugar de

    desviarme sigo por la A-142 entro facil a Logroño. El problema es

    que hay mucho tráfico porque es mediodía entre semana. Tras un

    susto con un tontolaba en furgoneta consigo llegar sin percances a

    Logroño y a las tres y media estaba comiendo en casa de mi hermana.

    Tarde de siesta y noche de pinchos de lujo, justo llegué en jueves,

    el dia de los pinchos (y los vinos)


    Al día siguiente tengo una etapa

    larguisima. Me toca llegar hasta Tudela para poder acabar el viaje al

    día siguiente, pero se me acumulan los 35 kilometros de Logroño a

    Lodosa que no había hecho de la etapa anterior. Para mas inri sopla

    un viento en contra que me impide ir a mi velocidad de crucero en

    llano, que son 20km/h, el single da para lo que da. A media mañana

    llego a Lodosa y comienzo la parte correspondiente a la siguiente

    etapa. Tiene una subida fuerte que intento esquivar sin éxito. Lo

    que parecía un camino se convierte en un cañaveral que se convierte

    en una pared de roca a un lado y el Ebro a otro. Vuelta atrás y a

    empujar. Al menos las vistas estan bien.


    Y ahora cuesta abajo... pues no.

    Resulta que el viento en contra que tenía estaba bastante tapado por

    el alto que acababa de subir y al otro lado aún hacía mas viento.

    Tras la cuesta abajo pedaleando a velocidad de pedo y con rafagas que

    amenazaban con tirarme de la bici se calma un poco el viento y llego

    a San Adrian. Las nubes apuntan tormenta, compruebo el AEMET y paso

    de jugarmela, cruzo a Calahorra y cojo el regional de las tres a

    Tudela. A la media hora de llegar a Tudela empieza a llover y no para

    en toda la noche. He tomado una buena decisión cogiendo el tren.


    Y por fin, la última etapa, de Tudela

    a Zaragoza. Voy muy motivado porque veo que a pesar de no estar muy

    fino no voy tan mal de forma física. Vale, me he saltado unos

    kilometros en tren y he hecho seis noches fuera, pero empezando al

    medio día, así que voy a acabar las 6 etapas en 6 días. Desde aquí

    es todo llano hasta Zaragoza, un paseo de 100 kilometros por un

    paisaje que ya conozco, es similar al del Ebro a su paso por

    Zaragoza. El camino esta muy encharcado. Me dicen en un pueblo que

    han caido mas de veinte litros por metro cuadrado. Lo que iba a ser

    un paseo se convierte en un “no te mates cuando te metas por los

    charcos y por todo ese barro”. Pero iba todo mas o menos bien hasta

    este punto:


    Ese barro que se pega y que no se cae,

    que te ralentiza y que es tan viscoso que hasta tienes que hacer

    contravolante para poder ir en linea recta... Y por supuesto, que te

    llena las vainas hasta tal punto que no gira la rueda. Pues pasando

    del GR99, me busco otro camino... y me lleva otra vez al GR99. Doy

    otro rodeo por caminos agricolas y esta vez parece que si me mantengo

    alejado del GR99


    Al final consigo llegar hasta Gallur,

    no sin antes meterme por otro barrizal, aunque no del mismo tipo de

    barro:


    Entro a un bar a tomarme una merecida

    cerveza y me comentan que lo mejor sería que me fuera por el canal,

    que el estará en mejor estado a pesar de las lluvias. A pesar de mis

    reticencias por lo aburrido que es ir por el canal y por no hacer

    todo el recorrido por el GR99, me rindo a la evidencia tras ir a

    comprobar como estaba el camino.

    Me despido del GR99 y tras varias horas

    de pedaleo, llego por fin a Zaragoza y acudo a la Ciclería a tomarme

    una cerveza y darle una ducha al corcel de acero, que se lo ha

    ganado.



    Mis conclusiones son las siguientes:

    -El single speed mola, no te rallas con la marcha en la que vas, tu tiras y tiras y si no puedes te bajas y empujas. Si no encuentras frustrante el empujar la bici, puede ser para ti. Se recomienda un 32-18 para 29" pero yo puse 30-18. Mejor pecar de poco que de mucho y quedarse tirado en en cuestas que si podrías haber subido.

    -El GR99 es ciclable con alforjas y bici hibrida al 85% bien, al 10% mal y al 5% fatal. 

    -El bikepacking esta guay, la bici se maneja de lujo y yo personalmente he llevado casi lo mismo que con alforjas. Estas limitado si quieres llevar bultos grandes. Yo de no ser por el Camelback no podría haber llevado tanta comida encima ni tampoco un libro.

    -Las bicis de acero de montaña rigidas son muy divertidas y comodas

    -Tengo que planear mejor las rutas, de no haber sido por el colega que me instaló orux maps el día de antes con el mapa de españa habría estado vendido, no había datos en ningún sitio. Gracias Luis Javier(y también por el camelback)

    -Como sospechaba mi saco miente con lo de cero grados, como muchísimo 5 o 6. Quitando eso, la experiencia de pasar dos noches al raso esta muy bien, lo repetiré seguro, pero con un saco mejor o con mejor tiempo


    VAYA CHAPA OS ACABO DE METER

    Lo siento


    Publicado hace 3 años #
  2. Buena crónica compañero, gracias por compartirla. :lol:

    ***La vida que tenemos, es la suma de las decisiones que tomamos.***
    ***Mi mayor enemigo el viento, mi mayor aliado ver el cielo en todo momento***
    Publicado hace 3 años #
  3. Muy bueno !

    Me lo guardo para leer tranquilito en casa, que vale la pena.

    Y enhorabuena !

    Gandulus maximus. Vires acquirit eundo. Et Iniuriam.
    Publicado hace 3 años #
  4. Esos son los recorridos que me gustan, estupendo!
    Pero yo me llevo una tienda ligera, de poco más de kilo y medio, no me gusta pasar frío. En realidad la llevo hasta en verano, ya más por los mosquitos y garrapatas. Y porque me siento muy a gustito, ya en "casa", al final del día. También soy menos machote y la verdad es que me gustan las marchas, mi plato de 22 o 26 con el piñón de 36 me han salvado muchas veces. Pero me ha gustado mucho tu aventura

    Publicado hace 3 años #
  5. Chapón con doble interlineado....y chapó por ti!!

    Publicado hace 3 años #
  6. Gracias por el relato, me han entrado ganas de pillar la bici y viajar y viajar (pero con mis cambios je, je)

    Publicado hace 3 años #
  7. Otropaco, me pensé lo de la tienda, pero con toldo y saco vivac me parece que es suficiente para estos casos. Entre las dos cosas no suben a un kilo. Cuando sea verano ya veremos que pasa con los mosquitos, que la funda no lleva mosquitera. Ademas entre las dos cosas me gasté 40 euros y nuevas, mientras que una tienda ultralight se sube bastante de precio. Y de machote nada, en cuanto había un repecho gordo, a empujar 

    Lekim, tenía todo en un word y luego daban problemas las imagenes, así que entre pitos, flautas y ediciones del post se ha descuajeringado todo

    Publicado hace 3 años #
  8. Muy buena crònica y viaje!!!! Gracias por compartirlo

    Publicado hace 3 años #
  9. Entre caminos de santiago, vias verdes y estos caminos naturales, aunque consideramos que deberia haber mas infraestructura para ciclear,(que es cierto), tambien es cierto que hay un buen mogollon de recorridos guapisimos para rodar.....

    de los grandes rios, solo he recorrido el camino natural del Guadiana, que es una verdadera pasada de recorrido,
    este mayo-junio me voy al del Duero, y este que tan guapamente nos has descrito, sera el siguiente.........
    ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡guapisimo camino, y gran relato, gracias, viejarras!!!!!!!!!!!

    Caballo loco......pica pero pica poco
    Publicado hace 3 años #
  10. MENCÁNNNNTA...!

    " Hay un sapo en la sopa "

    Ser Cabra en la ciudad, no mola = http://montunerias.blogspot.com
    Publicado hace 3 años #
  11. Gracias por compartir con tanto detalle!
    El relato tiene un aire a marcha militar épica con tintes desastrosos :D  Algo así como la retirada napoleónica de Rusia: el frío, el barro, el hambre, el hundido puente sobre el Berezina... Sólo falta Kutuzov lanzando a la caballería cosaca.
    Enhorabuena, te has pegado un pedazo viaje!

    Publicado hace 3 años #
  12. Gracias por la "chapa"

    Muy guapa cronica. Me alegro que no te hiciera muy mal tiempo para ser invierno. ¡Enhorabuena!

    El tema vivac; Valora la posibilidad de una hamaca. Sobre todo con buena temperatura y mosquitera incorporada. La opcion mas ligera para dormir si te adaptas a ella... Ademas de aislarte de bichitos... 

    Publicado hace 3 años #
  13. Muy guapa la crónica. Me la he leído del tirón! Y no coment de la bicha que te has montado una pasada!

    “Podéis quitarme la hacienda, mis tierras, mi riqueza, incluso podéis quitarme, como vais a hacer, la vida, pero hay una cosa que no me podéis quitar… y es el miedo que tengo”.Pedro Muñoz Seca
    Publicado hace 3 años #
  14. gracias por compartirla!

    Publicado hace 3 años #
  15. Si, una cronica muy entretenida. Bonito viaje. Paisajes grandiosos, con una dosis de epica muy interesante. Hay que ser valiente para hacerlo con una single. Gracias por compartirlo . En cuanto a lo de cargar la tienda, yo personalmente no me atrevo a llevar mas peso del necesario. Sobretodo en viajes como este. Mi fisico ya no esta para tonterias. Los años pasan y la falta de entrenamiento se nota. Con una equipacion muy espartana, ya lo paso mal en las cuestas. Mi eleccion es la misma que tu has utilizado: toldo y funda de vivac. Si hace mal tiempo, me fastidio. 

    Publicado hace 3 años #
  16. Muchas gracias, eso no es una chapa, es una delicia. Mi más sincera envidia, digoooo, felicitación. 


    Publicado hace 3 años #
  17. Enhorabuena 😤

    Me muevo en bici y en caballo, a ser posible
    Publicado hace 3 años #
  18. Me ha encantado la cronica, asi que de chapa nada

    y menudos recuerdos del verano pasado que lo hicimos mi mujer y yo (hasta logroño)

    Publicado hace 3 años #

  19. Adjunto

    1. emoticon-bienvenida.jpg (24.3 KB, 0 descargas) 3 años antiguo
    Dentro de veinte años lamentarás más las cosas que no hiciste que las que hiciste. Así que suelta amarras y abandona el Puerto seguro... Atrapa los vientos en tus velas... Explora... Sueña... Descubre
    Publicado hace 3 años #
  20. Hola Viejarras, ¡gran crónica !


    ¿Como a sido tu experiencia con la KTM saddle bag? ¿La recomiendas? La verdad que su precio es bueno...

    ¡Saludos!

    Publicado hace 3 años #
  21. Buena ruta y buena bici!

    Publicado hace 3 años #
  22.  no soy el unico que intento pasar por el dichoso puente 

    Por lo que entiendo desde frias en vez de carretera, subiste por pista en dirección a guadarrama en vez de a montejo para pasar el monte hacia garoña

    Publicado hace 3 años #
  23. Gran crónica y guapísima ruta! Enhorabuena.
    Me uno a la consulta de bum-buga: que tal con la bolsa KTM?
    Saludos.

    Publicado hace 3 años #
  24. Fantástico!! Fantástica crónica, Viejarras!!

    Cuándo de Zgz al delta?? Je je je

    (Hace poco pasé por Fontibre... y como tú no sé aún cómo catalogar esa acera-carril bici roja que iba al lado de la carretera: en el suelo sólo había símbolo de peatón (y bien gordo, jeje) tan gordo y centrado que parecía prohibido para bicis; te acordarás seguro. Ah, y al principio ponía una prohibición de circulación y todo! Pero en los cruces, pa los coches ponía "Cuidado, cruce con vía ciclista!" Misterios de la señalización! En mi caso empecé por carretera... y luego viendo que me la jugaba me metí por lo rojo)

    Publicado hace 3 años #
  25. Buen viaje y buena crónica.  Me ha divertido leerla y me ha dado una idea para semana Santa.

    Puedes poner el enlace del track?

    Publicado hace 3 años #
  26. Yo también acabo de leerla, me ha encantado, sobre todo por la sinceridad de los empujing, no todos los ponen y el manual del cicloturista no habla de si hay que ir obligatoriamente encima del bicho o al lado, eso es lo de menos, se trata de hacer turismo con la bici, arriaba o al lado, donde sea, el caso es ser turista y llevar una bici.


    Enhorabuena por la crónica, muy chula.

    Dios creó la cerveza, el diablo la Coca-Cola.
    Publicado hace 3 años #
  27. Muy guapa la crónica si! Dan ganas de coger la bici e irse para alli jeje

    Publicado hace 3 años #
  28. La verdad que meterte en un verejenal así con una SS sin estar muy fuerte tiene lo suyo, enhorabuena por la ruta compi y muy buen la crónica, para la próxima también en SS o ya te planteas algo más polivalente, como un monoplano para llevar algo de desarrollo.


    S2

    Nunca pertenecería a un club que me admitiese a mi como socio
    Publicado hace 3 años #
  29. Pues suerte que pusiste el link de la crónica viejarras, porque esta se me hubiera pasado por alto y es de las que motivan a salir en bici!

    Gracias por compartir.

    Leonor, tu serás SIEMPRE la princesa...
    Publicado hace 2 años #
  30. Gracias por la crónica, Viejarras!! Tengo una Unit pasada a 10 velocidades a la que voy a regresar a single speed y tu crónica ha sido muy inspiradora ya que pienso darme un tute alforjero por Teruel, la zona que llaman la "Laponia española", en otoño y en SS. Ya estoy probando las bondades de manejar con solo un piñón y he de confesar que me encanta la sencillez. Probablemente lleve un plato extra para cambiar en caso de subidas fuertes y un tensor de cadena para no andar trasteando con la cadena, un poco en la línea de Ciclón.

    Salud y pedales!!

    Con gran sosiego camino solo
    y solo me regocijo
    Issa Kobayashi
    Publicado hace 1 año #



A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005.

Aviso legal | Política de cookies