Volver arriba

Crónica del Camino de Santiago del Norte

  1. Quería compartir con vosotros la crónica del Camino de Santiago del norte que he hecho este verano. El plan inicial de mis vacaciones era irme por Francia, en una ruta circular que llevo unos dos años queriendo hacer, pero llegó el Covid y tocó adaptarse. También hice un vídeo con un resumen del camino. Espero que os guste: https://www.youtube.com/watch?v=qRIK8lXCqHg


    18 de agosto

    Hoy etapa inicial desde San Sebastián a Zumaya. 43km pedaleados y unos 7km de ellos por lo menos, por caminos de cabras y haciendo bike-empujing. 733m de desnivel acumulado. A partir de ahora tengo que tener más cuidado de no meterme por berenjenales de senderistas. Una chica me ha comentado en el cámping, al lado de mi tienda, que ha empezado hoy también y desde el mismo sitio que yo (San Sebastián) pero andando y que ha tenido que comprarse una tienda de campaña porque los albergues estaban cerrados o no la aceptaban. Menos mal que me he hecho un planning de cámpings porque me olía la tostada. Con el covid, alterno entre una mascarilla de tela en la bici que acaba hecha un asco, pero que puedo lavar sin problemas. Y mientras estoy en el cámping la otra que protege más. Me está pareciendo más una aventura de las que hago en otros países porque se me hace raro no estar en el ambiente de peregrinos 100%. Pero ir a la aventura es lo que tiene. No sabes lo que te espera a la siguiente curva.










    19 de agosto

    Segunda etapa desde Zumaya a Cenarruza-Bolíbar. 52 km pedaleados y 986m de desnivel. La primera parte del recorrido ha sido por la costa, entre playas que invitaban al baño. En uno de esos sitios costeros aproveché para hacer una parada a las 11:30 y tomar algún pincho de tortilla y un montadito de jamón. No puede faltar la cocacola, que me da un empujón extra. De ahí llego a Markina en uno de los días más calurosos que ha habido este verano (según me han contado) y donde me quedo 3 horas leyendo en un banco hasta las 17:30, donde baja un poco el bochornoso sol.


    Problemas del País Vasco: todo está vallado y me es imposible acampar en plan salvaje, así que intento subir al monasterio de Bolíbar al que se llega después de una subida de 200m en poco recorrido. Un costerón. Al final resulta que estaba abierto y me junto con unos 20 peregrinos tomando cervezas, cenando, viendo las estrellas en el césped del jardín del monasterio y charlando sobre los motivos de hacer el camino. Al final resultará no ser tan solitario el camino como me esperaba







    20 de agosto

    Hoy día durísimo desde Bolívar a Bilbao. 65 km y 1250 m de desnivel. Día en el que te preguntas, porqué c*j*nes estaré haciendo esta mierda. Creo que habré subido unos 5 puertos de montaña y encima, el track que llevo me metía por otro camino de cabras llegando a Bilbao. Menos mal que está google maps y he podido reconducir la ruta por carretera, aunque los 200 m de desnivel que me quedaban se me han hecho eternos. Al llegar a Bilbao me he metido en el hostal, y el hostalero al verme no daba un duro porque no saliese de la cama. Pero al final he encontrado un sitio de ramen más o menos cerca y me he comido el plato bien agusto. Mañana tiene pinta de llover, así que no sé si quedarme un día más en Bilbao o ir directo al cámping.


    Iré donde me lleve el viento, a no ser que acabe volando por ahí










    21 de agosto

    Etapa 4 de Bilbao a Castro-Urdiales, 46km y 592m de subida. Hoy la etapa ha sido genial. Siempre con nubes y amenazando lluvia, pero sin llegar a llover y una temperatura agradable. OMG that's good. Mientras me preparaba para salir del hostel, otro peregrino también se preparaba para hacer su primer viaje cicloturista. Animado por vídeos de youtube de bikecanine, empezaba con una bici de montaña que llevaría años cogiendo polvo y con poco mantenimiento, un portabultos de tija de sillín y las alforjas de Decathlon. Me recordó al primer viaje que hice, pero yo con alforjas mucho peores. Me preguntaba cómo habían sido las etapas anteriores, le contesté que algunas partes eran muy duras y me dijo que por eso salía desde Bilbao. Chico listo.


    Yo he salido antes, y a los 20 km me he parado a ayudar a dos chicas a las que se las veía con problemas. Les pregunto -todo bién?, Y contestan, -se nos ha salido la cadena de la bici. -pero sabéis arreglarlo? pregunto yo, -No.


    Resulta que la cadena estaba anclada entre el piñón grande y el plástico tocapelotas que "protege" los radios. Saco mi navaja y no sin poco esfuerzo, pudimos cortar el plástico y retirarlo. La cadena sale pero hay un lío de narices con la cadena. Da más vueltas que una noria. Encima, la bici no tenía cierre rápido para sacar la rueda. Hombre previsor vale por dos, o creo que eso dicen, y tuve que sacar mi llave inglesa a la que no creo que le dé otro uso en todo el viaje. Ahora con la rueda sacada todo se ve más claro y conseguimos montar la cadena en su sitio. Yuhu! Me dan las gracias, me dicen que no se había parado nadie, que está todo el mundo pendiente del Strava. Será que aquí en el Norte no son muy amigables, porque por mi experiencia, cuando ves alguien tirado al lado de la carretera por lo menos preguntas. Código ciclista. Nos despedimos y tiro hacia delante siguiendo por la vía ciclista que llega hasta Baracaldo.


    Al llegar al paseo de la Arena, me paro a comer algo salado, patatas y cacahuetes (me parece que las sales ayudan más que el azucar), y llega el chico del albergue. De aquí salimos juntos y paramos a tomar un pincho de tortilla. Me cuenta que es Madrileño pero también tiene nacionalidad americana y que el año que viene se quiere recorrer eeuu. Continuamos, y nos toca subir unas ciento y pico escaleras cargados con la bici. Yo no aguanto, saco las alforjas, las dejo en el camino y subo la bici, ya más ligera hasta arriba. Luego vuelvo a bajar y subo las alforjas. Ufff, vaya paliza. Pero tiene recompensa. Hay una vía verde que se llama "paseo Itsaslur" que es impresionante y recorre la costa cerca del acantilado hasta El Hoyo. Luego subimos el puerto Saltacaballos de un 10% de desnivel, pero por suerte no es muy largo. Entre subidas y bajadas llegamos a Castro Urdiales y nos despedimos. Yo tiro al cámping y el intentará buscar un hostal, porque oh! sorpresa, el albergue de peregrinos está cerrado. Paso el tiempo en la tienda hasta hora de cenar y no puedo evitar ir a otro japonés a comer mi ramen. Tengo que variar la dieta… Aquí son típicas las rabas, las anchoas, y algún tipo de cocido. Ya que he bajado al pueblo con la bici, me voy al centro y hago unas fotos nocturnas. Los primeros días de cicloturismo suelen ser difíciles por la falta de costumbre.


    Hoy creo que he empezado a disfrutar el viaje.












    22 de agosto

    Hoy etapa 5 desde Castrourdiales a Loredo, 60km y 686m de subida. Día bastante aburrido, de esos en los que no pasa gran cosa. Me he levantado tarde y empezaba a pedalear a las 9:50. Entre subidas y bajadas de carreteras, he llegado a Laredo, hasta la punta de su costa, donde he cogido un barco que me ha llevado hasta el otro lado del río. Así he llegado a Santoña, justo el día de mercado donde ofrecen las famosas anchoas de Santoña. Cuando finalmente he llegado a Loredo, he tenido que ir a 3 cámpings hasta encontrar sitio. Parece que esta zona está muy orientada al surf, y hay muchas escuelas y cámpings sólo para esto. Encima coincide que es sábado, por lo que seguramente llegue más de uno con una buena borrachera esta noche.


    Así que cuando he llegado al cámping, he descansado, me he duchado y me he hecho una cena a base de pasta con tomate y frankfurts. No falla. De fondo oigo rock y punk español. A gusto. Única interacción del día: con la recepcionista y una chica que me decía que había colgado los gayumbos en su cuerda, pero que estaba en mi parcela.






    23 de agosto

    Sexto día desde Loredo a Comillas 54km y 845m de subida. Día con mucho sol pero temperatura agradable. El camino era tranquilo, en el que el punto fuerte ha sido coger el ferry a Santander y pasar por el núcleo urbano de Santillana del Mar (que ni es santa, ni llana, ni tiene mar), pueblo muy bonito al que habría que visitar con más tiempo y donde está cerca la cueva de Altamira. Ya en el cámping de Comillas, el tiempo invitaba a bajar a la playa. Al final del día han llegado dos ciclistas, un padre y su hijo, que salían de Santander. Parece que han ido por caminos en lugar de la carretera. Puede que mañana intente cambiar de aires y pille algo de pista y caminos. No creo que se complique tanto como en el país vasco.




    24 de agosto

    Día 7 desde Comillas a Ribadesella. 81km y 988m de subida, a priori una etapa exigente. Puede que tuviese el viento a favor, no sé qué fue, pero hice el camino sin demasiado esfuerzo. Atrás queda Guipúzcoa, Vizcaya y Cantabria. Ya en Asturias! He cruzado algunos pueblos muy bonitos, como San Vicente de la Barquera o Ensenada de Niembro. De camino he visto una playa de piedras llamada playa de San Antolín y no he podido evitar tomarme un refrescante baño. El cámping al que he llegado es el único que hay en Ribadesella, pero es de los mejores que he estado nunca. Con mucha sombra para las tiendas, donde me he pegado una merecida siesta. Luego, un poco de googleo, y he localizado una buena sidrería. Truco de viajero: si no te importa cenar en horario europeo, el tema es buscar la hora de apertura del restaurante, y presentarse 10 minutos después. Así no hay problemas de reserva y te sirven en el momento. Así que a las 19:40 ya estaba en la sidrería pidiéndome medio cachopo y lo que yo creía que sería un vaso de sidra, y que al final fue una botella de 70cl, marca Castañón, sólo para mí. Una hora y pico he tardado en comérmelo, y eso que era medio, pero no he dejado ni las patatas. Well done. Pensaba que con la botella de sidra me pillaría una buena castaña, pero ha entrado sin mucho efecto etílico. Luego unas cuantas fotos nocturnas y de vuelta al cámping. Ya de noche, la luz de mi dinamo no ilumina mucho, lo suficiente para ver la carretera, pero sin cegarme, permitiéndome ver Júpiter, la Osa Mayor y la media luna que ya estaba apareciendo. A la derecha se veía Ribadesella iluminada y unos destellos detrás de la montaña que venían del faro. Subiendo la cuesta pensaba que probablemente, si no hubiese coincidido con Rafaella en Viena el año pasado, donde dejábamos la tienda e íbamos a dar una vuelta por la ciudad en bicicleta, no me habría atrevido a dejar mis cosas solas y no habría disfrutado esta cena ni la noche estrellada encima de mi bicicleta. Todas las experiencias suman, y si son como aquella, todavía más.












    25 de agosto

    Día 8 desde Ribadesella a Gijón. 69km y 973m de subida. Día sin grandes dificultades a pesar del viento en contra y de unas cuantas subidas exigentes para llegar a Gijón. Creo que debería tirarme desde las 14 hasta las 18 tirado debajo de un árbol hasta que el calor amaine. Pero me puede darle a los pedales y siempre avanzo aunque haga calor. Hoy me da pena no haberme acercado a Gijón, pero ya en el cámping, me he comprado un litro de cerveza y he cocinado una buena sopa para 4 personas que se ha jalado una sola bien agusto, y de aquí no me muevo. Creo que no puedo salir de Asturias sin haber probado una buena fabada Asturiana. Tiene que ser como la paella. No será lo mismo tomarla aquí que como en cualquier otro lado. Me vienen a la mente las "paellas" aguadas de Madrid en comparación a las Valencianas.


    Me atraen mucho las Volkswagen California que veo aparcadas cerca de mi. Si se pueden adaptar para llevar bicis, son una caña.


    26 de agosto

    Día 9 de Gijón a Artedo. 68km y 967m de subida. La salida de Gijón parecía tranquila, con nubes que amenazaban lluvia pero sin llegar a soltar la carga, y niebla en las alturas de las montañas. Aprovecho para sacarme una foto en el monumento "Solidaridad" y hacer otra foto a la escultura de "La Madre del emigrante" a la que le han colocado una mascarilla. No me hace mucha gracia. Un hombre me habla mientras intento reanudar la marcha y me hace preguntas sobre mi bici, la acampada y viajes. Dice que quiere iniciarse en rutas cicloturistas y le aconsejo que se vaya a Austria. De Pasau a Viena es casi como pedalear en un sueño.


    Más adelante, ya en las afueras, crucé las vías del tren y me esperaba un festival de subidas de más del 15% que me hacen sudar la gota gorda. Estos últimos días me está rondando por la cabeza pasarme a una bicicleta de gravel (bici a medias entre carretera y montaña) pero creo que sin los desarrollos que llevo en mi bici (piñón 12-36, plato 22-32-44) no habría podido subir esos costerones, y las bicis de gravel suelen tener marchas más largas. Por otro lado, tengo que alabar a la camiseta de manga corta de lana de merino de Vaude que tengo. Hoy me he puesto un maillot sintético de lycra típico de ciclista y no dejaba de maldecir la sensación del tejido mojado por el sudor en la piel cuando hay una bajada o hace viento. Con la lana de merino no me pasa, no tengo la sensación de que se me pega al cuerpo, me parece que se seca antes y además es anti-bacteriana (huele mucho menos en uso continuado)


    A media mañana paro a comprar fruta y salchichón para un sandwich, y así tener algo para comer más tarde. Al final no me hace falta porque llegando a Cudillero, me paro en un bar a tomarme una fabada que me quite el frío. Mientras estoy sentado comiendo, pasa como una estrella fugaz, una cicloturista con alforjas amarillas. Es el primer día que voy empezando a ver más cicloviajeros. Me termino la fabada y me sienta bien, ¡más le vale! Porque justo al final del pueblo… otra rampa de más del 14% me pone las cosas difíciles. ¿Es que no hay rutas llanas por aquí? Cudillero es un pueblo precioso, aunque construido a varios niveles de altura según la orografía.


    Al final, termino la jornada en un cámping en Artedo, muy sencillo pero suficiente para mí, y hablo con un hombre sobre el viaje. Al final termina quejándose de que el gobierno se ha llevado el dinero de las subvenciones para Asturias. Era minero y se le nota cierto resquemor.








    27 de agosto

    Día 10 de Artedo a La Caridad. 80km y 1091m de subida. Shit happens. Hoy he salido del cámping y al pedalear me he dado cuenta que la bici me hacía un ruido raro. Pensé que sería el eje de pedalier y no le he dado más importancia. Me encontraba bien subiendo por las muchas cuestas del camino. Pero en una bajada con baches, en la que no estaba pedaleando, noto que el ruido se intensifica. Me bajo de la bici, miro el portabultos y veo que se mueve. Pienso, bueno esto lo arreglo apretando tornillos, pero al verlo más en detalle. Cagüen todo! Tengo el ojal del cuadro donde se atornilla el portabultos completamente roto. Me sereno, busco en las herramientas y encuentro unas benditas bridas. Son finas pero quizá sirvan. Las aprieto fuerte y veo que la cosa aguanta. Menos mal. Lo que no sé es si llegarán a Santiago y no te digo Finisterre. Voy tirando y en el siguiente pueblo, Navia, compro las bridas más gordas que encuentro. Las ato como puedo y me como dos sandwiches por el trabajo hecho. Ya en el cámping A Grandella, bastante bonito por cierto, repaso el arreglo y pienso que dentro de lo malo he tenido la suerte de que se ha roto por la soldadura, por lo que inmovilizando el ojal con las bridas, debería ir todo bien.



    28 de agosto

    Día 11: Caridad a Abadín. 77km y 1600m de subida. La verdad es que después de unos 11 días sin parar de pedalear, uno se pone fuerte. Vale que tienes todo el día para pedalear, pero si miro las primeras etapas y lo rebentado que acababa, parece que hay algo de evolución. Quizá también influya que ha hecho una media de temperatura de 18 grados y hasta he tenido frío. Pues así las cosas, ya estoy en Galicia y a esto le va quedando poco, aunque no terminará en Santiago. Tengo pensado visitar un par de sitios más si las bridas consiguen aguantar el peso de las alforjas. Voy a poner más peso en las bolsas delanteras para que sufra menos la parte trasera.


    La etapa de hoy ha sido muy bonita por la parte final, y es que había bastante tramo senderista que transcurría por una carretera, aunque de gran pendiente, por pueblos pequeñitos de agricultores y ganaderos Gallegos. Antes de eso he pasado por Ribadeo a través de un puente de unos 600 metros que une Asturias con Galicia y por el que apenas pasaba yo andando con mi bici. Si se llega a cruzar otra bici en sentido contrario, habría habido problemas para pasar. Luego, en Mondoñedo, me he parado a comer algo y recoger energías, porque el gps me marcaba un desnivel pendiente de 400m. Esto era lo que calculaba google maps, pero me he venido arriba y he tirado por la ruta senderista que comentaba anteriormente. Ha sido precioso, pero los últimos 2km los he tenido que hacer empujando la bici por un camino escarpado y con algunas piedras. Al llegar arriba, el camino senderista seguía por el lado izquierdo, pero ya había tenido bastante con lo anterior y he llegado por carretera al albergue Lar Xabarín, con un jabalí dibujado en el cartel de la puerta. La verdad, que por lo mismo que vale un cámping, o menos, tener cama y desayuno como aquí es un lujo. Y me habría ahorrado más de 6 kilos en las alforjas. Me daban mucha envidia un grupo de 4 tíos en mountain bike que he visto esta mañana y que iban ligerísimos con bolsas de bikepacking. De todo se aprende.





    29 de agosto

    Día 12: Abadín a Sobrado. 75km y 1067m de subida. El cielo llora. Sabiendo que había llovido toda la noche del día anterior, me aseguré de que la ruta no se metiera por caminos donde pudiese haber barro o mucha pendiente, así que me bajé un track 100% ciclable, que aún así me metió por algún camino pero sin complicación. Así que he salido vestido de romano (chubasquero y pantalón impermeable) y he salido bajo la mirada de pena de la hostalera ante la lluvia que caía. Pero la verdad es que lo he disfrutado mucho. Benditos guardabarros, no sabes lo importantes que son hasta que los necesitas. Así, el agua del suelo que salpican las ruedas no es un problema y sólo me tengo que cuidar de la que cae del cielo. El sol, por el que algunos días de calor extremo quería que se apagara, hoy daba un gusto tremendo cuando salía, dándome un poco de calor e iluminando los bosques Gallegos con un espectáculo de luces y sombras. A pocos km's de llegar a Sobrado, me alcanza un chico que había salido del albergue antes que yo. Él ha ido más lento porque va en bici de montaña por caminos mientras que yo soy hombre de carretera. Nos hemos saludado y hemos quedado en vernos en el albergue, pero al llegar no lo he visto. Se habrá equivocado y me habrá dicho que paraba en un pueblo distinto. También me he cruzado con dos chicos que iban empujando la bici y que tenían la rueda deshinchada. Les he dejado mi hinchador, y no he visto a nadie con tan poca habilidad para inflar la rueda. Al final se la he tenido que hinchar yo. Después de 2 o 3 horas de que llegase yo al albergue, llegan ellos y les pregunto que tal. Han venido con la bici caminando porque al final estaba pinchada.


    Para cenar me he pedido un buen caldo gallego y luego patatas con huevo y chorizo. Definitivamente no creo que pierda peso en este viaje








    30 de agosto

    Día 13: De Sobrado a Santiago de Compostela. 58km y 676m de subida. Hoy el día ha empezado bastante frío. Unos 8 grados que hacía que se me entumecieran los dedos de las manos. Poco a poco, el sol ha calentado el ambiente y he ido super agusto. La ruta que tenía guardada me llevaba hasta Arzúa para empalmar con el camino Francés, pero he visto que había otro camino, con sus señalizaciones de piedra, que parecía más directo. Creo que el que he tomado es el que seguía el camino del norte, y me ha gustado mucho por los pueblecitos rurales por donde se pasa. Hoy estaba de buen humor y el camino no era complicado, tanto es así, que he sacado la única toma en todo el viaje en la que me grabo con la cámara acercándome con la bicicleta. Así pues, tercera vez que llego a Santiago de Compostela en bici. He llegado al albergue y he sacado "la compostela", que casi no me dan por los pocos sellos que tenía, uppss. Por la tarde he cenado en un italiano y mañana el plan es llegar a Muxía "la costa de la muerte", y descansar para que el día siguiente vaya a Finisterre "el fin del mundo". De ahí, autobús a Santiago, allí envío la bici por correos y luego un bus a Alicante.








    31 de agosto

    Día 14. De Santiago a Olveiroa. 58km y 1276m de subida. La salida de Santiago ha sido a través de caminos bastante duros, con mucho desnivel y piedras, y a la postre me he confundido un tramo al poco de empezar. Un hombre mayor con muchísimo acento Gallego, me ha corregido el rumbo diciéndome que más de uno se había perdido por ahí también. Me ha costado bastante entenderlo, pero he leído que en Finisterre aún tienen un acento más cerrado. La ruta transcurre por muchísimos pueblitos ganaderos en los que habían subidas y bajadas contínuas. He optado por alternar carretera con el camino oficial, intentando evitar zonas muy escarpadas, pero todo el camino es ciclable 100%, lo único es que hay que intentar es ir más ligero. Mañana, si todo va conforme al plan, será el último día de pedaleo. Muxía y Finisterre a la vista. Al fin del mundo y más allá!



    1 de Septiembre

    Día 15. De Olveiroa a Muxía y Finisterre. 69km y 1431m de subida. Fin del camino. En total han sido 955km y 15.161m de desnivel de subida. Ha sido un poco más duro de lo necesario con todo el peso que cargaba y la dificultad de los tramos del camino del norte. Pero poco a poco lo he solventado. Además acabando en Finisterre, lo que le da un plus al camino. Si me preguntan si me emocioné al llegar a Finisterre, no sabría qué contestar. Lo mismo sobre si me ha hecho cambiar en algo. Sólo sé que he estado dos semanas tranquilo sin preocupaciones haciendo algo que me gusta, donde la única incertidumbre era donde comer y dormir. El resto va todo sobre ruedas. ¿Que rompes la bicicleta? un par de bridas y arreglado. ¿Que tienes hambre? Buscas en las alforjas y comes algo, o te paras en el primer bar que encuentras.


    Sí que he echado en falta el rollo de compartir camino con algún peregrino, pero con el tema que ya sabemos, parece que todo el mundo reuía.


    En el albergue de Finisterre, mientras descansaba, una chica alemana lloraba al teléfono hablando (pienso yo) con sus padres. Mi nivel de alemán no me daba para entender porqué, pero me ha parecido captar por algún tema de hacerse entender. La verdad que caminando 30 días solo tiene que ser bastante duro si esperas (como debería ser normal en el camino) compartir ruta con varias personas. Por ejemplo, sé que si todos los días hubiesen sido como el segundo en el que coincidí con un grupo bastante grande de peregrinos, el viaje hubiese sido más divertido. Quizá también, sólo estaba emocionada por haberlo terminado. De todas formas, todo es una experiencia que te cambia de una forma u otra aunque no lo percibas.












    Publicado hace 2 meses #
  2. Cuantos ciclistas sin ninguna previsión ni ningún conocimiento mecánico!


    Gracias x compartir. Ojalá te puedan reparar la bici.

    Leonor, tu serás SIEMPRE la princesa...
    Publicado hace 2 meses #

  3. Publicado hace 2 meses #
  4. Estupenda crónica. 

    Gracias Dani!

    Publicado hace 2 meses #
  5. Pau-i-amor dice: Cuantos ciclistas sin ninguna previsión ni ningún conocimiento mecánico!


    Gracias x compartir. Ojalá te puedan reparar la bici.

    Pues al final me he comprado un cuadro pensado para cicloturismo. Un Thorn Nomad MK3 del que he hecho un vídeo montándolo pieza a pieza. Con ese cuadro me puedo dar una vuelta al mundo. Es que no me fiaba de los ojales que tenía el cuadro anterior, porque me parece que estaban pensados para soportar un guardabarros y no el peso de unas alforjas. De todas formas me costó 75€ el cuadro anterior.

    Aguelo dice: Estupenda crónica. 

    Gracias Dani!

    Gracias Toni



    Publicado hace 2 meses #
  6. Qué bueno! Y muy buenas las fotos, también. Gracias por compartir.

    Publicado hace 2 meses #
  7. Estupenda crónica. Ha sido como hacer el viaje contigo.Y muy bien y ampliamente ilustrada. He disfrutado mucho leyéndola.

    Ya nos enseñarás tu nueva bici con tu nuevo cuadro.

    Saludos y gracias por compartir la experiencia.

    Publicado hace 2 meses #
  8. Enhorabuena por tu crónica escrita y filmada.

    Gracias por contárnosla
    Mala pata lo del cuadro, pero ya veo que le has buscado sustituto.
    Saludos.

    Publicado hace 2 meses #
  9. Estupenda crónica y fotos.

    Publicado hace 2 meses #
  10. Enhorabuena por terminar la ruta, día a día has ido solucionando el comer y dormir que en estos tiempos resulta más difícil, yo la hize también hace unos años tirando de albergues y un camping que me dejaron una rulot a precio de acampada

    Te ha venido bien para cambiar de cuadro jeje, al nuevo seguro le espera buenas rutas.
    Muy chulas las fotos.
    Gracias por compartir vivencias.

    El unico simbolo de superioridad que conozco es la bondad.
    Beethoven.
    Publicado hace 2 meses #
  11.   Felicidades Dani.Ya te felicite por el vídeo.Pero la crónica muy buena también.¿El vídeo del montaje de la nueva bici,ya lo has publicado?De momento yo lo no lo veo. Para los que no tenemos ni conocimientos ni  habilidades para la mecánica,vamos que tenemos zarpas en vez de manos,sería muy interesante ver ese montaje,entero a partir de un simple cuadro. 

    Publicado hace 2 meses #
  12. Yo resaltaría  las fotos, para mí tienen un plus.

    Gracias

    No hay incendio como el de la pasión, no hay ningún mal como el odio.( Buda.)
    http://www.bicigarraf.com/usuarios/95-slow.html?sec=3
    https://esdeslow.blogspot.com/
    Publicado hace 2 meses #
  13. jav dice:   Felicidades Dani.Ya te felicite por el vídeo.Pero la crónica muy buena también.¿El vídeo del montaje de la nueva bici,ya lo has publicado?De momento yo lo no lo veo. Para los que no tenemos ni conocimientos ni  habilidades para la mecánica,vamos que tenemos zarpas en vez de manos,sería muy interesante ver ese montaje,entero a partir de un simple cuadro. 

    Pues sí, el vídeo ya está en el horno. En un rato lo publico en el foro

    Publicado hace 2 meses #
  14. ¡Enhorabuena!!! Buena crónica y bonito viaje.
    Tengo pendiente ver el vídeo.

    Publicado hace 1 mes #
  15. BUENA CRONICA   LA TIENDA ES NATURRHIKE MONGAR? o star river¿
    gracias saludos

    Publicado hace 1 mes #
  16. Muy buena crónica, se hace ameno de leer. Si además la has hecho, bonitos recuerdos vienen a la cabeza.
    Sigue así deleitandonos con este tipo de reportajes :D

    Publicado hace 1 mes #
  17. poponkawa dice:

    BUENA CRONICA   LA TIENDA ES NATURRHIKE MONGAR? o star river¿
    gracias saludos

    Es la star river 2. Un palacio en comparación con la de 1 persona que llevaba

    Gracias a todos por los comentarios

    Publicado hace 1 mes #
  18. Una curiosidad, que peso podías +/- llevar en la bici?.

    Gracias.

    Publicado hace 1 mes #
  19. Gerardo dice: Una curiosidad, que peso podías +/- llevar en la bici?.

    Gracias.

    Tampoco era exagerado, pero calculo que unos 10 o 12kg detrás, más el candado 1kg, La bolsa de manillar unos 3Kg y el saco y esterilla delante unos 1.5KG.Yo diría que sobre 15Kg, que sumados a los 16kg de la bicicleta, pues ya se va a tener que mover unos 30 kilitos en bastantes pendientes de subida

    La verdad es que tendría que haber aligerado. La cocina de trangia ya pesa 1kg, a parte 750grs de alcohol, 500 grs de lenteja roja, otros 500 grs de arroz y pasta, el agua... al final no cociné mucho 

    Publicado hace 1 mes #
  20. damarbo dice:

    poponkawa dice:
    BUENA CRONICA   LA TIENDA ES NATURRHIKE MONGAR? o star river¿
    gracias saludos

    Es la star river 2. Un palacio en comparación con la de 1 persona que llevaba

    Gracias a todos por los comentarios
    OK GRACIAS   SALUDOS
    YO HICE ESE CAMINO EN LA SEGUNDA QUINCENA DE JULIO 9 DIAS DE VIAJE TOTAL 11

    ...

    Publicado hace 1 mes #



A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005.

Aviso legal | Política de cookies