Volver arriba

Crónica de un camino cualquiera

  1. Hola a todos:


    Me decido a escribiros unas palabras sobre mi primer miniviaje en plegable. No iba a hacerlo porque tiene poco de especial, pero al fin y al cabo... ha sido su bautismo.

    Aprovechando el puente de mayo, plegué bici y bártulos y me hice al tren, un tramito breve Madrid-Alcázar de San Juan. El destino fue improvisado, los días anteriores demasiado trabajadores, así que la hora y media de dulce traqueteo fue de dura batalla entre mirar por la ventanilla y mantener los ojos abiertos (cuánto me gusta, viajar en tren).

    En Alcázar de San Juan parada justa para desayunar y salir a rodar. ¿Un trocito de Ruta del Quijote, o por lo menos tierras aledañas? Vamos a allá... Os presento a mi pequeña rocinante:




    En las alforjas y la mochila conviven una tienda de campaña, un saco, una colchoneta, un hornillo, la ropa y comida de cuatro días y cuatro tonterías más.

    Abandono pronto el asfalto y me voy introduciendo por caminillos. Soy de parar mucho pero de hacer pocas fotos, sé que aquí es lo más vistoso pero es cierto que en el momento prefiero disfrutar libre de cachivaches. Así que avanzo, la pequeña se defienda bien a pesar de las piedras, del polvo, del sol... del sol sin piedad, sobre rectas infinitas vacías de árboles, huérfanas de alguna brisa... En la frontera de lo demasiado para una norteña marítima y cantábrica de pronto desprovista de montañas, de curvas, mares, desniveles. 

    Llegamos a Tomelloso con ganas de refugiarnos de la luz, en la primera terraza hacemos una parada. La gente me mira primero a mí, luego a la bici, que imaginan como de juguete, pero no se atreven a preguntar. Sólo el alegre camarero, que adónde voy, que por dónde, que qué bien. 

    Tomelloso me defrauda algo y no tardo en ponerme de nuevo en marcha. Saco navaja, pan, queso, repongo, y a dar pedales. Me esperan nuevos caminos sin la nada más que el cultivo, las rodadas de maquinaria agrícola, los verdes, los azules y amarillos. Mi idea era acampar allá donde empezara a oscurecer, pero en el camino decido que tal vez fuera más prudente que mi primera vez fuera en un camping, así que decido apretar hasta Ruidera. Lo logro, aunque al no seguir la carretera, y hacerlo por los caminos más o menos paralelos, tardo más de lo previsto.

    Aunque lo que más me entretiene es la llegada al atardecer a las lagunas. Paro, miro, respiro, recuerdo, olvido.



    Sigo parando, abriendo y cerrando los ojos a los pájaros, a los peces que me regalan un salto, al sol que ya no duele.



    Me obligo a seguir, las lagunas tienen una longitud de 42km y aún estoy en una esquina. Mientras avanzo la noche me lleva la delantera, y tengo que tomar la decisión ¿paro o sigo? Sigo, saco frontal, luz, y me estreno en otra experiencia: la de pedalear por la noche, en silencio y a oscuras. A veces miro atrás y no veo nada más que mi vida recién pasada. Y nada más. Así que entre la nada, la vida y el pasado, recuerdo un poema de José Hierro, que os pongo aún a riesgo de ser infinitamente cansina, pero que formó parte del momento:

    Vida

    Después de todo, todo ha sido nada,
    a pesar de que un día lo fue todo.
    Después de nada, o después de todo
    supe que todo no era más que nada.

    Grito ¡Todo!, y el eco dice ¡Nada!
    Grito ¡Nada!, y el eco dice ¡Todo!
    Ahora sé que la nada lo era todo.
    y todo era ceniza de la nada.

    No queda nada de lo que fue nada.
    (Era ilusión lo que creía todo
    y que, en definitiva, era la nada.)

    Qué más da que la nada fuera nada
    si más nada será, después de todo,
    después de tanto todo para nada.

    José Hierro



    Seguimos. Aumentan simultáneamente mis dolores de trasero y mis ganas de llegar, y lo hacemos todos pasadas las 22:30 a ¡Ruidera!. Al poco me asaltan las dudas de si me aceptarán en el camping, lo hacen, y ya con dificultades para moverme sobre dos patas, con el frontal como única luz, desembartulo las santas cosas, y monto, también por vez primera, una tienda de campaña en la más completa oscuridad y extenuación. Abuso de los adjetivos para que me perdonéis el real desastre de montaje, que fotografié entre risas al día siguiente:



    En realidad me perdono, quedó perfecta salvo el avance, estaba tan agotada que ni cené. 

    Tras una noche fría, desayuno allí mismo, converso con los lugareños, me informo de rutas por la zona, paso allí la mañana y decido que es un buen lugar para hacer una escapada específica de fin de semana, con bici o sin ella, por sus senderos y lagunas.

    Me pongo en marcha y surgen problemas técnicos: he perdido una zapata, la trasera, con lo que el freno queda inutilizado. Imposible encontrar el recambio en la gasolinera, en ningún lugar. Prosigo.

    Prosigo...

    Salgo de la zona de Ruidera, tomo la carretera, vuelvo a salir, voy paralela, perpendicular, me triaungulo, me bordeo, me busco, me pierdo, me encuentro. En el camino tres hombretones muy bien equipados, fuertes, con bicis caras y seguros consumidores de geles y barritas, se detienen apenas ante una pregunta, y me sueltan un paternalista "pero por ahí no vayas que vas a ser muy difícil para ti". Decido no enfadarme, no contarles que hace ya mucho tiempo aprendí a tocar el extremo, la frontera clara, del poder y no, del hasta aquí, del decidir. Pero esa es otra historia, vieja, larga, triste, sin sentido ya.

    Sigo adelante, me detengo ante un hallazgo, las vértebras limpias, perfectas, y parte del cráneo de algún animal que no logro identificar, demasiado grande para ser liebre (a las que perturbo durante toda mi travesía y me saltan a todas horas, un podo ofendidas por mis ruidos en horas de siesta) pero demasiado pequeño para ser jabalí. Me habría gustado llevarme una vértebra de recuerdo, pero sospecho que podría resultar raro ante algunas sensibilidades, y las dejo bien ordenaditas en columna vertebral perfecta, reluciente bajo el sol de la tarde.

    Hoy no llevo prisa, a punto estoy de acampar bajo unos pinos, pero otro shshshshshshxshshsshsh perturbado me hace sospechar una serpiente. No la he visto... y eso me alarma aún más, es psicológico, pero prefiero enfrentarme a algo que veo que a un peligro que repta sigiloso, que se esconde, al que puedo molestar sin darme cuenta.








    Adjunto

    1. IMG_20140502_121002.jpg (210.5 KB, 0 descargas) 6 años antiguo
    2. IMG_20140501_210309.jpg (129.8 KB, 0 descargas) 6 años antiguo
    3. IMG_20140501_204807.jpg (210.9 KB, 0 descargas) 6 años antiguo
    4. IMG_20140501_113232.jpg (370.4 KB, 0 descargas) 6 años antiguo
    Publicado hace 6 años #
  2. Mi enhorabuena, no muchos pueden presumir de una "primera vez" tan completa, y no hay viajes cortos o largos, ni viajeros de pro ni turistas, simplemente personas que tienen curiosidad y viajan....

    La pequeñita veo que perfecta, para la próxima ya sabes que repuesto llevar....
    Un saludo

    Tonilupe

    sonrie, disfruta, el tiempo pasa... http://tonilupe.blogspot.com.es/
    Publicado hace 6 años #
  3. Así que sigo, cojo una carreterilla, aquí la pequeñuela va que no rueda, vuela, vuela, y la llegada merece la pena. Avisto Alhambra, está en lo alto, en árabe "la roja", tal vez por los colores del atardecer sobre la arcilla, de los viñedos, el caso es que llego, que resulto aparición, que me abordan los hombres del pueblo, me miran los niños entre risas, llego polvorienta y cargada, llego donde hay poco, donde siempre hubo nada, y me regala el sol de nuevo un glorioso fin de etapa.


    Alhambra no tiene hostal, ni se lo espera. Así que monto la tienda lo más discretamente posible en el recodo de un pequeño parque, justo en uno de los extremos del pueblo,. Esta noche sí tengo hambre, saco el hornillo y ceno caliente con el silencio de los pájaros ya dormidos.

    A la mañana siguiente me entretengo en el pueblo porque parece ajeno al mundo en el que yo vivo, un poco de otro tiempo, encuentro un mercado, gentes que me miran, me hablan, en todas partes hay letreros de "chocolate con churros", me animo, me lleno, me preparo, sigo.

    Continúo el camino, inicio por caminos pero la ausencia del freno trasero y la plegable me perturban un poco, acuso la falta de estabilidad, y opto por tomar varios tramos de carretera. La bici me lo agradece encarecidamente.

    Un rato y llego a La Solana. Sí, la solana, el nombre no esconde nada y de nuevo mis genes marítimos y cantábricos acusan el sol del mediodía. Llego allí demasiado tarde para buscar la zapata, me aguanto, tomo algo en la plaza, me animo y tomo otro algo, y luego otro algo y de paso como. Me habría quedado allí, supongo, porque con el sol algo claudicado y la brisilla de pronto me sentía muy bien, y me apetecía descalzarme y estar los deditos de los pies y dejar que la paz trepara hacia arriba.

    Pero prosigo. De nuevo intercalo caminos y carretera. Esta vez sí veo a en lo que hacía poco había sido otro silbante shshshshshsh. Ahora recién muerta en el arcén, su longitud me alarma y me detengo para observarla, es una serpiente muy grande. Soy de aldea y estas cosas no me asustan, pero sí su tamaño, de veras es muy muy grande, su cadáver atropellado culebrea sobre el asfalto y aún así lo ocupa todo. Me alegro no de haber acampado por allí cerca.

    Llego sin problema ninguno a La Membrilla. Parece una urbanización de Manzanares, de la que la separan solo dos kilómetros. Tiene muy poco que reseñar (para mis ojos), aún así voy muy bien de tiempo y recorro una a una sus calles, tranquila. En la plaza central me sonrío ante una cita de Lope que tienen en cerámica:

    “Que de Manzanares era la niña y el galán que 
    la lleva, de La Membrilla.”

    Sigo entonces los pasos del galán, esta vez por un camino delicioso, carreterita, vereda para bicis a un lado, árboles flanqueando, luz y brisa fresca, bicis y gentes yendo y viniendo durante esos dos kilómetros que separan Membrilla de Manzanares. De pronto dos lugares tan cercanos, después de tantos kilómetros sin habitar ayer y hoy.

    Llego a Manzanares, la entrada en la plaza es triunfal porque cada vez estoy más polvorienta y desahilachada y allí hay bodas y mujeres revestidas y pintadas. Pero no me amedranto, me tomo algo en la plaza, y luego un poco más allá, encuentro dónde dormir, hoy en una cama, tiro de nuevo de hornillo para la cena, me ducho muy cómoda, duermo como un bebé.

    Al día siguiente, recorro un poco Manzanares, no quiero llegar tarde hoy a Madrid, así que cojo tren y voy a Alcázar de San Juan de nuevo. Allí también paseo, recorro el lugar indolentemente a lomos de la bicicleta. Sé que he hecho tramos de la Ruta del Quijote porque he ido encontrado las verdes señales, pero he visto muy pocos molinos. No he pasado por los lugares más representativos, me quedo con ganas de ir a explorarlos, aunque es cierto que en otras ocasiones ya había ido a esos lugares. Y que, por algún motivo de la añoranza, no quería volver. Pero esa también es otra historia





    Adjunto

    1. IMG_20140504_114250.jpg (194.7 KB, 0 descargas) 6 años antiguo
    2. IMG_20140504_121038519.jpg (163 KB, 0 descargas) 6 años antiguo
    3. IMG_20140502_205331.jpg (235.9 KB, 0 descargas) 6 años antiguo
    Publicado hace 6 años #
  4. ¿y yá tá?... ¡buáaaaaaaa!!!...
    Ha sido una delicia leerte... ¿para cuando el próximo viaje?... bueno... valeee... relato.

    Publicado hace 6 años #
  5. Nos aguantó perfecta Tonilupe, tanto a mí como a la carga  Sobre el asfalto es una delicia, incluso en zonas de fuerte desnivel (que es cierto que hubo muy muy pocas) iba mucho mejor que con la de montaña. El repuesto me pilló desprevenida porque era nueva... Y eso que llevaba cámaras, parches, herramientas... pero ni se me pasó por la cabeza que fuera a perder una zapata. De todas formas me viene muy bien, era una escapadita de aprendizaje!

    Publicado hace 6 años #
  6. Ay, ahora soy spam!


    Sincuestas, eso pienso yo... que para cuándo la próxima!


    Publicado hace 6 años #
  7. Enhorabuena por este tu primer viaje que por como lo has contado se que será el primero de muchos.

    Saludos.

    Publicado hace 6 años #
  8. Mi más absoluta y total y rendida enhorabuena colega de plegable!!!!! El año pasado mismo estuve rodando por esos sitios y efectivamente, maravilloso, sólo que yo no tengo los huevos que tienes tu y suelo arrastrar la tienda, la esterilla y el colchón para nada....

    Más crónicas Irene, más porfa!!!!

    Publicado hace 6 años #
  9. Mola la crónica y las fotos pero, no hay ninguna en que se te vea montada encima de la plegable o rodando, ¿cómo sabemos si realmente has hecho la ruta o te la llevaste montada en la furgo y la bajabas sólo pa las fotos...?
    Es una posibilidad entre muchas...
    Feliz bautismo!!!

    Publicado hace 6 años #
  10. Muchas gracias Vicent. En realidad tú pusiste muchos granitos de arena, sin tu ejemplo nunca me habría planteado salir con una plegable. Así que ya ves, si no tienes fan número 1, me asigno el número :).

    Jajaja Chicolibre me has pillado, maldita sea! Cuatro días sacando la autocaravana de ángulo para esto!

    No tengo ningún selfie de estos modernos, he intentado hacerte un fotomontaje pero lo he dejado por grotesco. La próxima vez me acuerdo y la hago, para acallar esas lenguas viperinas

    Publicado hace 6 años #
  11. Fantástico relato y mejor bautizo....


    vuelve cuando quieras a darnos de esas palizas que nos encantan

     

    No hay incendio como el de la pasión
    no hay ningún mal como el odio.( Buda.)
    http://www.bicigarraf.com/usuarios/95-slow.html?sec=3
    Publicado hace 6 años #
  12. Muy buen relato si señora!!!
    y muy buena experiencia por lo que parece, enhorabuena!

    La posibilidad de realizar un sueño es lo que hace que la vida sea interesante.
    Publicado hace 6 años #
  13. Bien, Irene!


    La atmósfera de la ruta muy bien contada.

    Leonor, tu serás SIEMPRE la princesa...
    Publicado hace 6 años #
  14. Pues yo he visto en la primera foto el reflejo de la autocaravana  :mrgreen:,y aunque no hayas dado pedales me han gustado mucho tus fotos.Mi enhorabuena por tu primer viaje,una delicia.

    Esperemos que este sea el primero de muchos otros,y que los disfrutes tanto o más..

    Por cierto,para la próxima ya sabes el recambio que llevar!!

    Saludos.

    Publicado hace 6 años #
  15. Enorabuena por la ruta, y muy bien contada. Creo que te esperan buenas rutas.... y que nosotros las leamos.

    Publicado hace 6 años #
  16. ¡Vaya crónica guapa, Irene! Si nos hubieras relatado una vuelta al mundo no me habría gustado más. Espero que sea la primera de muchas 

    ¡Bici, bizi, vici!
    Publicado hace 6 años #
  17. Me ha gustado mucho la cercania y la expresividad de la forma en la que escribes.
    Gran relato, buena aventura, bonitas fotos y mi mas sincera admiración a ti y a todos los que os atrevéis a hacer rutillas (o rutas) con una plegable. 


    Tengo una, no de tanta calidad como tu Tern (son mi amor prohibido), pero no veo manera de como ajustar los bartulos que llevo en tan poquito espacio. Pero si pudiera, lo haría, son la opción mas discreta, simple y segura.
    Animate a seguir relatando(y fotografiando) tus viajes

    Un saludo!

    “I have no special talents. I am only passionately curious.”
    —Albert Einstein --- To Carl Seelig – March 11,1952. AEA 39–013
    Publicado hace 6 años #
  18. Muchas gracias a todos, así cualquiera se hace la remolona la próxima vez. Tomo nota de las correcciones: más recambios, y más fotos!


    Forneus, yo fui para cuatro días solo y por eso no llevaba mucha comida ni ropa (aunque lo que más me ocupa no es eso, sino tienda, saco, hornillo, colchoneta, etc, pero bueno). En todo caso, llevaba el portabultos que trae la Tern de serie (bajitos, por eso llevaba unas alforjas pequeñas de Decathlon), y no el elevado que te permite poner unas alforjas normales. Para viajes más largos, si los hago con la plegable, lo pondría, eso y el soporte (o una apaño) para poner delante un portabultos. Al final, creo que puedo ir exactamente igual de cargada que con la bici de 26'... En google imágenes tienes muchas ideas de gente que carga las plegables hasta las trancas.

    Si quieres mi opinión, las Tern son casi iguales a las Dahon, y estas últimas mejor de precio. Si elegí esta fue porque me dejé llevar por el rango de velocidades (y el cambio interno, que no había probado nunca), las ruedas y la potencia regulable, que me gustó mucho. Si me decidí es porque la bici es mi único vicio, dentro de 20 años espero poder decir que en el fondo me salió barata. "Solo" tengo otra bici, de montaña y peleona, y han sido tantas las veces que la he sacado en apenas un año largo que ya está amortizada. Anímate a salir con la tuya, a mí me costó mucho decidirme pero después de leer las crónicas de Sargantana y Vicent, entre otros... no me pude resistir.

    Feliz finde a todos

    Publicado hace 6 años #
  19. Yo llevo el portabultos trasero de doble altura que me permite llevar las alforjas grandes y delante el portabultos estándar de dahon (supongo que será muy estándar tb) y ahí llevo las pequeñas. La misma carga exactamente que con la bici grande...

    Publicado hace 6 años #
  20. Espléndida crónica Irene, muchas gracias por compartir.

    Publicado hace 6 años #
  21. Mas que una cronica, se asemeja a un cuento, como casi todos los viajes en bicicleta.
    Bienvenida a este mundillo de aventuras a la vuelta de la esquina.

    Publicado hace 6 años #
  22. Hola


    Me encantó leerte! Y muy bonitas las fotos.

    Gracias por compartirnos la ruta.

    saludos

    Publicado hace 6 años #
  23. 8O  Muy bonita la crónica, la verdad es que me ha embelesado esa manera de redactar las sensaciones que tuviste, mas bien parece un relato como cuando lees un Betseller que te atrapa por lo glotón que es y estas horas leyendo.
    Tienes madera de escritora 

    VICADA 72
    Publicado hace 6 años #
  24. Todo está muy bién,, pero la carita no te la hemos vistos en ninguna foto

    o muy guapa eres o mu fea.. :mrgreen:,,,,yo soy mu feo y tengo fotos aqui pa regalar 
    muy guapa tu rutilla nena

    venga que queremos verte..ahunque sea vestida..

    ser felices

    Somos energia..
    de ti depende, si positiva o negativa
    Publicado hace 6 años #
  25. menudo nivel de crónicas hay ultimamente por aquí.
    Irene, sigue pedaleando y sigue contandonoslo

    Publicado hace 6 años #
  26. ¡Muchas gracias chicos!


    Pollo11, que no me entere yo que me pides algo y no te hago caso. Aquí va la foto, y sin ropa:




    El próximo viaje le pido a alguien que me haga una... prometido!

    Adjunto

    1. lafotooo.jpg (28.3 KB, 0 descargas) 6 años antiguo
    Publicado hace 6 años #
  27. Estoy con Adam.  Es más que una crónica.  Es un relato literario. Me gustó eso de  "deshilachada" y aquello de "dejar que la paz trepara hacia arriba" Enhorabuena. Es raro que se te pierda una zapata de freno. Si fue la trasera podrías haberla sustituido por la de la rueda delantera que es prescindible. ¿Que Tern es exactamente y cuantas velocidades tiene?

    Cuando veo a un adulto sobre una bicicleta, aún creo que hay esperanza para la humanidad.
    "Me lo contaron y lo olvidé, lo vi y lo entendí, lo hice y lo aprendí". Confucio
    Publicado hace 6 años #
  28. "Para mí es auténtica Poesía disfrazada de crónica de un viaje en bici. Elegancia, arte de la narración, del ritmo, de la palabra acertada y elocuente que te abre a mundos sensoriales.... todo desde la introspección y sin miedo a mostrar las dudas, los pensamientos interiores: los que nos hacen humanos. Ya sólo por eso merece la pena leerlo.
    Un ritmo cuidado, una manera poética de narrar. Todo un cicloviaje por los caminos y arterias del corazón. El suyo y el del lector"

    —"De Táims", 12 de mayo—


    La próxima vez seré menos pedante, lo juro, pero simplemente quiero decir que la idea de juntar en un libro común relatos introspectivos que tengan que ver con la bici me ha surgido tras leer este hilo. La propuesta de la que hablo se encuentra en el subforo "Iniciativas", o pinchando aquí.
    Saludos,
    Oreja




    Publicado hace 6 años #
  29. Hola luisesunico, tienes razón, habría sido buena idea cambiar la zapata. Supongo que se soltó porque la bici estaba nuevita y no del todo ajustada, debía de andar flojilla, culpa mía también por ni revisar bien ni ser lo suficientemente previsora. Afortunadamente no fui tan mal, lo único que he cogido la inercia de frenar con la delantera y ayer en una ruta por la montaña... se me quitó rápido la tontería.

    La bici combina un cassette de 8v con un buje interno de 3v, así que al final tiene un rango muy amplio. En esta ocasión casi incluso demasiado, pero supongo que me vendrá bien cuando haga otras rutas con desniveles más acusados y la misma o más carga. Es una tern link p24h.


    Muchas gracias orejaivolcic, la verdad es que la única pretensión era contaros un poco mi primera experiencia con la pequeñuela. Me alegra mucho que te haya gustado y que te sirva para lanzar nuevas ideas... es la idea, compartirnos y enriquecernos


    Buena tarde

    Publicado hace 6 años #
  30. Buena bicicleta !!!

    Publicado hace 6 años #



A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005.

Aviso legal | Política de cookies