Volver arriba

Crónica de mi Eurovelo 6

  1. Saludos a todos, hace unos meses intenté realizar el recorrido integral a la Eurovelo 6. Ha sido un viaje que he disfrutado un montón, una experiencia inolvidable. De hecho, a gusto me hubiera quedado más tiempo para poder continuar con la aventura.

    A lo largo del viaje iba plasmando en un pequeño librito la crónica de este apasionante viaje, la experiencia vivida. Todo esto de una manera muy muy personal, se podría decir que incluso de una manera algo rara. Ahora quiero compartir este relato, dirigido “a quién pueda interesar”.

    Saludos y hasta ahora, porque salimos ya!!


    Día 0. St Nazaire-Camping d Lac. 74 km:

    Día de despedida. Ha sido una despedida corta y a mitad de la noche. Quizás haya sido mejor así. Y es que no me encontraba preparado para una más larga, se me hubiera hecho muy dolorosa en esta situación personal que atravieso. Cojo el autobús a las 5 de la madrugada y llego a Irun a las 6 y media. Como hasta las 11 no tengo que estar en Anglet, donde me espera Eric, me sobra tiempo. Por lo que, en vez de coger el trenecito de la costa, me doy un bonito paseo con la bici por toda la costa de Iparralde hasta llegar a dicho pueblo, qué gran regalo para empezar!

    Tengo mucha suerte con mi compañero de Blablacar, me ha dejado meter la bicicleta en su furgoneta sin ningún problema, menudo alivio. Ya me veía yendo a Baiona a por el tren. Durante el viaje a Nantes, a veces, me brotan sin querer las lágrimas de los ojos, son muchas emociones.

    El conductor no entiende una palabra de castellano, lo mismo que yo de francés, así que callados todo el rato. A la altura de Burdeos seincorpora una chica a nuestro viaje que sabe un poquito de inglés, lo mismo que yo. Cuando estamos a punto de llegar a Nantes, intercambio por fin unas palabras con ella. Gracias a eso Eric, el conductor, se ofrece a llevarme hasta Saint Nazaire a cambio de otros 20 euros más. Todo esto por mediación de otra chica que va en el coche, de la que no sé ni su nombre y que en 5 minutos se baja del coche, casualidades de la vida, ¿o no?, ¿Todo es espontáneo o somos marionetas del destino?, ¿ni lo uno ni lo otro?

    Una vez en Saint Nazaire, lo primero el avituallamiento, luego ya veremos. Al pasar por las estanterías del supermercado, veo la comida típica de Bretaña. También al vaciar las alforjas de la bicicleta, encuentro el billete de tren del año pasado. Los recuerdos del intenso viaje que hice al año pasado a Bretaña, en el cuál se forjo la separación con una chica con la que ya no estoy me vienen a la mente. Siento nostalgia, es un día intenso. Pero bueno estamos aquí y ahora, lo otro es solo pasado, así que adelante.

    Me hago la foto de rigor en el Océano Atlántico y relleno un tubito con agua del Atlántico con la esperanza de poder echarla en el Mar Negro. Inmediatamente empiezo mi viaje, pedalada a pedalada, kilómetro a kilómetro. La sensación de soledad es grande, pero la de libertad, también.

    Empiezo a filosofar sobre la inutilidad de pelearse con la realidad, ya que contra esta siempre se pierde. Intentaré “rendirme” a la vida y aceptarla como venga. Por fin me echo a dormir en el Camping De Lac, mi primera noche. Ha sido un día duro, pero mañana también amanecerá. 


    Saint Nazaire, Oceano Atlántico


    Publicado hace 5 años #
  2. [Esto pinta muy bien. Gracias. Qué pasada!!]

    Publicado hace 5 años #
  3. Otro que se apunta a tu relato de viaje, hace poco hice la EV15 y la 10 está dentro de mis planes... Y gracias por compartir tu viaje... 

    "Si amas más la bicicleta que el sendero, no vale la pena pedalear"

    http://www.elandariego.co
    Publicado hace 5 años #
  4. Cojo sitio....

    Caballo loco......pica pero pica poco
    Publicado hace 5 años #
  5. Día 1. Sauvolle-Anger. 120 km:

    Empiezo el día bastante perdido. De hecho, hasta me he metido 3 kilómetros por una autovía, después las cosas han sido más fáciles. Me encantan las típicas casitas y paisajes bretones que veo al pasar. Disfrutando en la muga de las últimas pinceladas de esa bonita Bretaña..., me encanta!

    A la altura de un pequeño pueblo, asisto por casualidad a un homenaje a los soldados caídos en La 2ª Guerra Mundial, había veteranos de combate y todo. Me quedo a ver el desfile, escucho la música e, incluso, me trago todo el discurso. Aunque no entiendo una palabra de francés, se me hace muy emotivo. Larga vida a todos esos héroes que dieron su vida por la libertad!

    Sigo avanzando hacia Nantes. De repente, me he acordado de que podría ir a visitar a una vieja amiga que ahora vive en Munich. Y es que me “pilla de camino”. ¿Todavía querrá quedar”? Han pasado tantos años... En fin yo le mando un mensaje y luego ella verá. También te he mandado un mensaje a ti para vernos allí, ¿podrás tú también? Al final del día me toca dormir en un parque con columpios que está pegado al río Loira. No me siento cómodo durmiendo de vivac, de ahora en adelante, intentaré pillar siempre campings.

    Hoy también me vienen reflexiones filosóficas. Madre mía, ni Descartes en sus buenos tiempos! Esta vez tratan sobre cómo nos cambia la vida de un año a otro. Soy consciente de que de aquí a un año seguramente mi situación será totalmente distinta. A pesar de todo esto, procuraré estar “aquí y ahora”, es la mejor manera de andar por la vida.

    En otro orden de cosas, hoy me he pasado comiendo y estoy bastante empachado. Procuraré controlarme más en los días venideros.

    Respecto al viaje, la ciudad de Nantes muy chula de visitar por su rivera, los castillos del Loira impresionantes, los pueblecitos de ensueño y el río Loira inmenso. Me está gustando un montón. 


    Homenaje a los caídos en La Segunda Guerra Mundial



                       Castillos de Loira

    Adjunto

    1. Eguna_1.4_Loirako_gaztelua.jpg (1888.1 KB, 0 descargas) 5 años antiguo
    2. Eguna_1.1_omenaldiak.jpg (1866.5 KB, 0 descargas) 5 años antiguo
    Publicado hace 5 años #
  6. Me está gustando mucho tu manera de contarnos y de compartir con nosotros tu viaje. Sigo atento.

    Gracias. Eskerrik asko.

    Publicado hace 5 años #

  7. Día 2. Anger-Bourgueil 120 km:

    A medida que avanzo se me hace un poquito extraño ver un paisaje tan plano, no estoy acostumbrado. Gracias al wifi de una oficina de turismo de Francia, le comento entre risas por wasap a un camarada de montaña que aquí un famoso montañero que los dos admiramos por igual no se comería nada. Y por fin, consigo comprar en la oficina de turismo los mapas de la Eurovelo 6, ya era hora!

    Están muy bien preparadas las oficinas de turismo en Francia. También hay multitud de lugares donde dormir y la ruta está muy bien marcada. La verdad es que en el tema logístico un diez para este tramo de la Eurovelo 6 (para otros temas también).

    Al final del día me encuentro bastante cansado y también bastante bajo de moral. Me gustaría poder hablar contigo y contarte cómo me siento. No sé si seré capaz de terminar la Eurovelo 6, no lo tengo claro. Me he autoimpuesto un límite de sufrimiento en este viaje y no pienso sobrepasarlo. Ninguna intención de hacer este viaje a cualquier precio. Solo el destino, la vida o como queráis llamarlo podrán decidir si termino o no. Las vacaciones son para disfrutar, qué ostias!

    Tercer día filosófico. Trata sobre la inutilidad de enfadarse ante las dificultades de la vida, de aceptarla tal y como viene. A la noche por fin puedo charlar un rato por Skype contigo. Ha sido por casualidad, gracias al wifi que salía de una casa que estaba al lado de la campa donde dormía. Tratamos algunos temas candentes. De repente, se acaba la batería. No ha sido muy agradable que digamos.


    Angers


    Saumur

              

    Adjunto

    1. Eguna_2.6_Saumur.jpg (1825.6 KB, 0 descargas) 5 años antiguo
    2. Eguna_2.1_Angers.jpg (1963.5 KB, 0 descargas) 5 años antiguo
    Publicado hace 5 años #
  8. Día 3. Bourgueil-Blois 105 km:

    El paisaje de hoy sigue con la tónica anterior, amplias llanuras, preciosos castillos, coquetos pueblos, impresionantes puentes,... La ruta está resultando ser perfecta, no me ha desilusionado, cada paisaje podría ser una postal de la zona.

    Hoy por fin he cogido camping para dormir. Aprovecho para ducharme, recargar el móvil y pillar wifi, lavar la ropa y dormir tranquilo. También hoy hablo contigo y la conversación es bastante más relajada. Hablamos sobre la importancia de ser uno mismo, algunos episodios de mi vida,... Me da la impresión de que los dos hemos sacado en claro, sin ni siquiera hablar sobre ello, que ahora no vale la pena tratar esos temas candentes. En la distancia hay cosas que es mejor no tocar, sobre las que no se deben hablar. Ya nos veremos al final del viaje.

    Lección de hoy, en cada momento lo que toca.

    Amboise


              

    Adjunto

    1. Eguna_3.2_Amboise.jpg (1901.5 KB, 0 descargas) 5 años antiguo
    Publicado hace 5 años #
  9. Dentro del Castillo de Angers se guarda un tapíz IMPRESIONANTE. Yo pensaba que el "Tapís de la Creació" que tenemos en la Catedral de Girona era lo más de lo más.... pero el Tapíz del Apocalipsis lo sobrepasa totalmente.  Parada obligatoria para los amantes del arte.


    Leonor, tu serás SIEMPRE la princesa...
    Publicado hace 5 años #
  10. [Me gusta mucho! Una pregunta... contéstala sin problemas al final del todo si lo prefieres o si no quieres interrumpir el rirmo. ¿Es la copia del diario o lo que escribiste durante el mismo viaje, o en cambio estás "reelaborando" los apuntes en estos días? Te lo pregunto simplemente para saber si está escrito en caliente o en frío. Gracias! Enhorabuena!]

    Publicado hace 5 años #
  11. Día 4. Blois-Orleans. 100 km:

    Empiezo con mucha energía. Sin embargo, a media tarde, en cambio, me da el bajón a la altura de Orleans. Veo la Catedral de dicha ciudad a lo lejos, desde el otro lado del río. Pero no me pilla en mi camino, así que decido seguir mi ruta. A lo pocos metros de continuar, en cambio, se me cruza el cable, me doy la vuelta, me meto por el casco viejo de la ciudad y me acerco hasta ella. Ha valido la pena, es impresionante!!

    Como se hace tarde y me encuentro cansado duermo en el camping municipal de al lado de Orleans. Por la noche, hablo contigo de cosas cotidianas, del día a día, y mucho mejor, la conversación es más relajada. La sombra de la duda de si terminaré o no la Eurovelo 6 sigue ahí, aunque algo más débil, cada vez más débil, ya se verá.

    El paisaje sigue la tónica de los días anteriores. Y por lo que respecta al viaje, kilómetros y más kilómetros de placer.

    Mirando el mapa general de Francia, veo que avanzo a cada día que pasa y esto es un subidón de moral. 


    Blois



    Catedral de Orleans


             





    Adjunto

    1. Eguna_4.2_Blois.jpg (1969.1 KB, 0 descargas) 5 años antiguo
    2. Eguna_4.6_Orleansko_katedrala.jpg (1867.3 KB, 0 descargas) 5 años antiguo
    3. Eguna_4.2_Blois.jpg (1969.1 KB, 0 descargas) 5 años antiguo
    4. Eguna_4.6_Orleansko_katedrala.jpg (1867.3 KB, 0 descargas) 5 años antiguo
    5. Eguna_4.2_Blois.jpg (1969.1 KB, 0 descargas) 5 años antiguo
    Publicado hace 5 años #
  12. Buen relato, sigo atento a tus publicaciones... 

    Publicado hace 5 años #
  13. Me alegro de que te este gustando Oreja, a ti y a los demás. Y la respuesta es calentito, casi quemando, recién salido del horno de los sueños.

    Publicado hace 5 años #
  14. Además estás ilustrando muy bien el tema. Bonitas fotos.

    Saludos.

    Publicado hace 5 años #
  15. Otro que te sigue y deseando leer más.

    Publicado hace 5 años #
  16. Día 5. Orleans-Belleville. 100 km:

    Al mediodía atravieso mi primera exclusa de un canal preparado para la navegación de barcos, cada vez el Loira es más pequeño.

    A última hora de la tarde me encuentro algo enfermo, quizás tenga que hacer un día de descanso, no lo sé. Me dirijo pues a un Camping municipal situado al lado de la Central Nuclear. Allí no hay nadie en recepción y apenas hay usuarios, parece un Camping-fantasma o, mejor dicho, un Camping-Nuclear.

    Cuando me estoy metiendo al saco, empieza a hacer muy mal tiempo. El viento arrecia y llueve sin parar. La pequeña tienda de un plaza se sacude de un lado a otro, pero resiste.

    Antes de dormir, en medio de la tormenta, recibo mensajes de ánimo de colegas y familiares que me elevan la moral, que me empujan hacia delante más que la mayor fuerte racha de viento a favor que os podáis imaginar.

    La fortaleza de Gien


    Chatillon

             

    Una amiga en el camino

    Adjunto

    1. Eguna_5.6_Frantziako_lama.jpg (1885.6 KB, 0 descargas) 5 años antiguo
    2. Eguna_5.4_Chatillon.jpg (1929.7 KB, 0 descargas) 5 años antiguo
    3. Eguna_5.3_Giengo_jauregia_1.jpg (1922.2 KB, 0 descargas) 5 años antiguo
    Publicado hace 5 años #
  17. Día 6. Belleville-Decize. 120 km:

    He dormido muy bien, profundamente, y me levanto con fuerzas renovadas. El guarda del Camping municipal sigue sin aparecer, así que... estancia gratis!

    Al mediodía me echo una siesta y tengo una pesadilla, un sueño muy intenso sobre la muerte y lo que somos en esta vida. Lo vivo como algo muy real e impactante. A pesar del susto, me siento satisfecho, ya que alguna otra vez que he soñado con el mismo tema me despertaba inmediatamente. Esta vez, sin embargo, lo he vivido con más naturalidad.

    Más adelante, cuarta reflexión filosófica del viaje. Esta vez trata sobre el dinero, de por qué siempre queremos más y más. Llego a la conclusión de que el dinero simplemente es una herramienta para comprar lo que necesitamos en el día a día, nada más. No debería ser una herramienta de ostentación o, por ejemplo, algo para acumular tanto que jamás lo podrás gastar. Algo por lo que valga la pena saltarse todas las reglas éticas a la torera. Resulta evidente que, cuando nos muramos, no nos lo vamos a llevar con nosotros.

    Hoy en el camping de destino, por fin, he hablado un rato con gente. Eran dos francesas muy simpáticas y un español. Después de tantos días en solitario, esta charla, este calor humano se agradece, y mucho!

    Dezice resulta ser otro pueblo de postal. Ya se ha acabado la zona de castillos.

    La Charite


    La casa del molino


     

    Adjunto

    1. Eguna_6.3_errotaetxe.jpg (1956.9 KB, 0 descargas) 5 años antiguo
    2. Eguna_6.1_La_Charite.jpg (1853.9 KB, 0 descargas) 5 años antiguo
    Publicado hace 5 años #
  18. Día 7. Decize-Palinge. 115 km:

    Hoy por la mañana amanece y, con el nuevo día, cada uno debe seguir su camino. Así que con un poco de pena me despido de las dos francesas, deseándonos suerte en este viaje. Del español no me despido porque sigue en la cama, qué raro! Jeje.

    Al mediodía, casi sin darme cuenta, de repente, también abandono el Loira. Todo esto ocurre de una manera natural, no puede ser de otra manera y lo acepto. En este viaje estoy aprendiendo decir adiós a los paisajes, ciudades, ríos y, como no, a la gente. Ahora toca avanzar por un canal preparado con esclusas para que avancen los barcos y salven los desniveles. El paisaje me recuerda al viaje que hice el año pasado por Bretaña, todo el rato siguiendo un canal de Nantes hasta casi Le Conquet. Me gusta mucho.

    Por la noche la mujer del camping es un poquito pesada y tengo que decirle que no quiero comprar nada, que simplemente quiero pagar mi plaza para dormir. A las 12 de la noche o así, dos chicas se ponen a hablar con la música al lado de mi tienda y me despiertan. Me cabreo por su falta de consideración. Cuando salgo a pedirles por favor que se callen, me piden perdón y se van. No se habían dado cuenta, a veces no hay que ser malpensado. Me siento un poco solo, pero es lo que hay, a dormir!


    Patos por el camping


      

    Agur Loira!!
      

    Adjunto

    1. Eguna_7.6_Agur_Loira!.jpg (1874.5 KB, 0 descargas) 5 años antiguo
    2. Eguna_7.1_Ahateak_campingean.jpg (2002 KB, 0 descargas) 5 años antiguo
    Publicado hace 5 años #
  19. Día 8. Palinge-Seurre. 120 km:

    Día de avanzar por el canal, el Loira. Nantes, Saint Nazaire y todas las demás están ya muy lejos, tan lejos como el último pueblo que acabo de pasar hace cien metros, todo eso ya es pasado. Solo tenemos el presente, el ahora. Avanzo por la estrecha carretera que va pegada al canal, obviando el recorrido oficial de la Eurovelo 6. Este da mucha más vuelta, va haciendo eses al canal. Esta es una jornada menos llana que las anteriores y esto es de agradecer, poco a poco van apareciendo las montañas. La carreterita es muy tranquila, apenas ningún coche.

    El veneno de los viajes en bicicleta circula por mis venas, me apetece hacer más y más kilómetros. Subo un suave puerto y, de repente, toca una larga bajada con un montón de esclusas para salvar el desnivel en la que apenas doy pedales, qué gozada! Al final de la bajada charlo durante unos 5 kilómetros con un chico de Holanda que también viaja en bici. Me cuenta que ha dejado su trabajo y que está realizando un viaje de un año desde su país a Tailandia, durante ese viaje quiere decidir qué es lo que va a hacer con el resto de su vida, le deseo suerte en su averiguación y continúo hacia adelante.

    Mi alergia al polen ataca sin piedad, está todo lleno de ese maldito polvo blanco y sigue sin llover para limpiar el ambiente. Soy anti-medicamentos, pero día a día, cada vez me encuentro peor. Como esto siga así no me va a quedar más remedio que comprar algo. Es curioso que la alergia me provoca la sensación de que estoy resfriado de frío, por eso llevo más ropa de lo normal en estos días de calor. La noche en el camping es horrorosa, y es que, cuando me paro a dormir, esto es, a la hora de la siesta y a la noche, es cuando más sufro los efectos.

    Camino entre dos aguas


    Adjunto

    1. Eguna_8.3_Bi_uren_arteko_bidea.jpg (1944.8 KB, 0 descargas) 5 años antiguo
    Publicado hace 5 años #
  20. Te sigo Anbotomendi, con tu viaje por Francia. Otra forma de contar las cosas.

    Me gusta.

    Publicado hace 5 años #
  21. Gracias por la crónica. Qué maravilla.

    Publicado hace 5 años #
  22. Día 9. Seurre-Besancon. 120 km:

    Hoy por la mañana encuentro una farmacia y, por fin, compro la medicina. El efecto balsámico es cuasi instantáneo. Qué alivio. Sigo pillando cuestas y bajadas, después de más de una semana de paisaje llano, se coge con ganas.

    Al mediodía, después del chapuzón de rigor, me echo la siesta en la sombra de una campa que hay al lado del canal. Yo no lo sabía, pero resulta que era un Camping municipal, aunque no había vallas ni nada. El dueño del camping me dice que me levante y me vaya. Me vuelvo a quedar dormido. A la segunda vez viene muy enfadado y gritándome. Me dice que si no me levanto ahora mismo, va a llamar a la policía. Recojo todo bajo su atenta mirada de perro y me voy. La lección del día es doble. La primera tiene que ver sobre el deber de cumplir con tu obligación, de ser más disciplinado. La segunda sobre como hay gente que parece que necesita chillarte para ser feliz.

    El paisaje aquí, casi al final de La France, es precioso. Se empiezan a formar valles gracias a unas suaves montañas. La vegetación empieza a ser más de altura y hay muchos bosques. ¡Cómo me gusta este país! Seguro que en otra vida yo también fui francés, sino, no se explica.

    Cada día me siento más fuerte con la bicicleta y también cada vez más relajado, como si cada uno de los kilómetros que voy a haciendo también produjeran en mi, gota a gota, gramo a gramo, un efecto balsámico. Cuando llego a Besancon, le pregunto a un tipo sobre cómo llegar al camping del siguiente pueblo. Me acompaña un rato por el pueblo y me manda por una carretera en la que no había ni camping ni nada. Al final hago por su culpa 20 kilómetros extras, muchas gracias...

    Me acuerdo de las dos jubiladas francesas tan majas que conocí en Decize. Eran de Besancon, precisamente el destino de su viaje en bicicleta.

    Como no podría ser de otra manera en este viaje, Besancon se trata de otro pueblo espectacular.

    Curiosa forma del campanario de la iglesia


                     Besancon
     

    Adjunto

    1. Eguna_9.6_Besancon.jpg (1852.2 KB, 0 descargas) 5 años antiguo
    2. Eguna_9.4_Elizaren_dorrearen_itxura_al.jpg (1899.9 KB, 0 descargas) 5 años antiguo
    Publicado hace 5 años #
  23. Es entretenidísima tu crónica. Das detalles del viaje en bici y lo complementas con tus comentarios sobre los sitios que atraviesas, la gente con la que te cruzas y tus propias sensaciones personales. Muy, muy interesante y agradable de leer.

    Saludos.

    Publicado hace 5 años #
  24. Es verdad Angel... estoy contigo y los demás. Sensibilidad, reflexión, entretenimiento y una gran capacidad de hacernos sentir lo que  él sintió.  Maravilloso Anboto!!

    Publicado hace 5 años #
  25. Día 10. Besancon-Montblau. 120 km:

    Hoy decido aumentar la caña, el ritmo de bicicleta, y es que quiero hacer más kilómetros. El tipo que me encontré ayer en Besancon me dijo que cuando él hizo la Eurovelo 6 hacia 140 kilómetros al día y, a pesar de eso, tardo varias semanas. Así que yo voy a andar justo de tiempo, tengo que apretar más.

    Es de destacar lo fácil que se hacen los 60 o 70 kilómetros del día. A partir de ahí, el hacer otros 10 kilómetros cuesta más, otros diez kilómetros cuesta mucho más, y así sucesivamente. Es como hacer dieta, los primeros kilos caen fácil, los últimos kilos, los de calidad, son los que realmente cuestan.

    Cuando estoy a punto de terminar mi ruta por Francia, me toca una etapa de paisajes de ensueño y cerrados valles, mientras la suave cuesta se empina un pelín más en este final de La France. Se acaban los campos de cereal y pasamos a las larras donde pastan la vacas. De repente, el paisaje se abre y, de nuevo, a seguir por el canal en paisaje abierto.

    Sigo cruzándome con ciclistas a lo largo del camino, algunos van en grupo, otros en pareja. Pero es de destacar a toda esa gente mayor, muchos incluso jubilados, que en solitario están haciendo el viaje, todos mis respetos!

    Cada vez más satisfecho de mi actuación en este viaje, cada vez con más kilómetros a mis espaldas, cada vez con más galones. Cuando veo a alguien venir en sentido contrario, pienso “Buah no os quedan kilómetros ni nada”. (Digo yo, Ese que todavía no ha hecho ni la mitad de la Eurovelo).

    Al final duermo en Hotel Mil estrellas, un buen sitio sin duda. Es acampada libre al lado del canal, justo al lado de una antigua Casa de Escluseros transformada en vivienda.

    Antes de dormir, pienso que hoy seguramente será mi último día en este país. Y es que solo me encuentro a 60 kilómetros de Basel, Suiza. Mañana doy el "salto", que emoción!

    Paisajes de montaña


                     Bonito banco

                         Pueblos de montaña

    Adjunto

    1. Eguna_10.3_goi_mendiko_herria.jpg (1778.6 KB, 0 descargas) 5 años antiguo
    2. Eguna_10.2_banku_polita.jpg (1872.2 KB, 0 descargas) 5 años antiguo
    3. Eguna_10.1_goi_mendiko_paisaiak.jpg (1960.9 KB, 0 descargas) 5 años antiguo
    Publicado hace 5 años #
  26. Día 11. Montblau-Basel. 90 km:

    Empiezo el día con Pierre, un jubilado muy agradable que justo vivía en la casita de al lado de mi “hotel”. Se disponía a dar una vuelta en bicicleta y me encuentra recogiendo el campamento. Me cuenta que le gusta mucho ir a subir montes a Pirineos, ya que estos son menos comerciales que los de los Alpes, también que, si me hubiera visto, me hubiera invitado a dormir en su jardín. Es un hombre muy agradable y no para de sonreir. Al despedirse me regala dos botellas de agua y otra de agua con gas. Da gusto encontrarse con gente así!

    Más adelante cojo un “atajo” para llegar antes a Basel y empiezan los problemas. Primeramente pincho y la cámara de repuesto no coincide con la que necesito. Además, el pegamento que llevo está seco y no se puede utilizar. Me paro en la carretera y la mayoría de ciclistas a los que les intento pedir ayuda ni se detienen. Menos mal que al final un grupo de ciclistas alemanes que está haciendo una competición de varios días en bici me regala un tubito. Le intento “pagar” al teutón con la cámara que a mi no me servía y a él sí, pero se niega a aceptarla. Me dice “Don't worry, everybody would do the same in my place”. Si yo te contara o contase...

    El “atajo” a Basel me sale rana. Es un recorrido con muchas subidas y bajadas, rompepiernas vaya. La decisión de ayer de dar más caña pasa factura y, por fin, rompo. Lo único que he conseguido es destrozar mi rodilla derecha, bien!!

    El tramo que hay justo antes de llegar a Basel es Alsacia, un lugar que antaño era de lengua y costumbres alemanas. Todo esto se nota en los apellidos de la gente, nombre y tipo de construcción de los pueblos. Es una pena que las lenguas y culturas se vayan perdiendo así de rápido en este mundo globalizado.

    Avanzo hacia Basel y, cuando quedan 5 kilómetros para llegar a la ciudad, veo un letrero que me indica para ir a dicha ciudad. Me meto por él, desciendo y maldición! es una autopista. Me digo a mi mismo “Tranquilo en 4 kilómetros se acaba y llegas a la ciudad”.

    Según me acerco al final de la autopista, veo los letreros del peaje con su policía de aduana,
    con esto no contaba ay ay ay. Vaya enfado el del “poli malo” cuando me ve venir por la autopista. Y yo en mi inglés explicándoles que todo ha sido un error. Está muy enfadado y me pide el pasaporte. Me explican que en Suiza en color de entrada a las autopistas es diferente. Al final, gracias a su compañero, el “poli bueno”, se les ablanda el corazón y acaban riéndose y todo. Incluso acceden a hacerme una fotografía justo antes de entrar.

    Cuando estaba en Francia, me parecía que me quedaban siglos hasta llegar al nuevo país, que era algo muy lejano el hecho de tener que pasar la muga. Sin embargo, ya ves, todo llega y todo pasa en esta vida. ¿Qué es lo que siempre permanece en ti?

    Busco por todo Basel info para continuar el viaje, pero no encuentro nada de nada. En el Mc Donals de la ciudad consigo wifi gracias a la muy simpática chica del mostrador, pero sigo sin encontrar nada de info decente.

    Por último, me rindo y decido ir a dormir al camping de Sant Louis, en Francia. Una ciudad que está pegando a Basel. Yo que creía que iba a hacer hoy un montón de kilómetros en Alemania y al final acabo el día en Francia y lesionado.

    Hotel Mil estrellas


    Alsacia y sus Vieelbau



    En el peaje de Basel


    Adjunto

    1. Eguna_11.5_Baselgo_peajean.jpg (1881.6 KB, 0 descargas) 5 años antiguo
    2. Eguna_11.2_Alsacia.jpg (1915.7 KB, 0 descargas) 5 años antiguo
    3. Eguna_11.1_Hotel_mila_izarra.jpg (1960 KB, 0 descargas) 5 años antiguo
    Publicado hace 5 años #
  27. Estupendo, ahí me tienes a mi también, esperando que publique mas.

    Publicado hace 5 años #
  28. Día 12. Saint Louis. 3 km:

    Me levanto y yo y, especialmente mi rodilla derecha, siguen hechas polvo. Así que le digo al del camping que me quedo un día más. Acto seguido me meto en la tienda y a descansar. Me paso el día dentro de la tienda entre durmiendo, leyendo y comiendo. A eso de las 7 de la tarde por fin me veo con fuerzas como para levantarme, ¡Cómo necesitaba descansar! Por último, un bañito en el Rhin rodeado de preciosos cisnes y a seguir durmiendo.

    ¿Será este el fin de mi aventura?, ¿podré aguantar con la rodilla? Es una pena porque un viaje de estos es una experiencia única, quizás jamás tenga otra oportunidad de repetir algo así. Me consuelo pensando en eso que decía Algarrobo, uno de mi pueblo que tenía ese mote, cuando yo era pequeño, “Lo que he vivido todos estos años, eso no me lo quita nadie”. Pues eso, lo vivido hasta aquí, es lo que me llevo.

    La plaza de Saint Louis


    Adjunto

    1. Eguna_12_Saint_Louisko_platza.jpg (1899.1 KB, 0 descargas) 5 años antiguo
    Publicado hace 5 años #
  29. Día 13. Saint Louis-Schaffhausen. 100 km:

    Momentos antes de salir del camping una pareja de franceses super agradables me pasa info sobre por donde continuar por la Eurovelo 6, justo a tiempo!

    Pongo un desarrollo muy muy blando y parece que la rodilla aguanta, bien!! Esperemos que siga así. Casi voy rezando según avanzo y, cada vez que el cuentakilómetros marca uno más, doy gracias a Dios por continuar bien y haber sido capaz de hacerlo.

    A los pocos kilómetros de entrar en Alemania encuentro una librería donde puedo, por fin, comprar la segunda parte de la Eurovelo 6, la que corresponde a Alemania y Suiza.

    En este tramo del recorrido lo que toca es remontar el Rhin por Deusthland, “El país de los Alemanes”. Se nota la diferencia con Francia en paisaje, gentes, ciudades, idioma,... Otro cambio más. Aprovecho para probar la comida típica de la zona. El remontar el río se me hace muy agradable.

    Al final del día calculo que quizás mañana llegue al Danubio. En fin, ya se verá, en menos de 24 horas tendré la respuesta.

    Encantadores pueblecitos de Alemania



    Un puente con tejado!

    Adjunto

    1. Eguna_13.4_zubia_teilatuarekin.jpg (1950.7 KB, 0 descargas) 5 años antiguo
    2. Eguna_13.3_Alemaniako_herri_xarmangarr.jpg (1961.3 KB, 0 descargas) 5 años antiguo
    Publicado hace 5 años #
  30. Día 14. Schaffhausen-Orsingen. 100 km:

    Lo más duro de todo el viaje fueron los primeros días, el adaptarme psicológicamente a él. Sin embargo, hoy ha sido el día más sufrido que he tenido hasta ahora, en lo que respecta al tema físico. Todo el día con el viento en contra, cuestas y lluvia.

    Voy alternando tramos de Suiza con tramos de Alemania mientras me separo del río a través de un paisaje montañoso y bonitos pueblos. Me gusta el cambio y dejar por unos kilómetros de seguir continuamente a un río o un canal.

    Más adelante, me vuelvo a juntar al Rhin y sus cascadas me dejan fascinado. La rivera por dicho río en este tramo resulta ser preciosa. Cuando se acaba el Rhin, toca rodear un inmenso lago. Al mediodía paro a descansar y cuando hago los estiramientos (todos los días hago estiramientos tanto al mediodía como a la noche), me cruje toda la espalda de arriba a abajo por el esfuerzo. Es muy sufrido pero la motivación de llegar al Danubio me empuja.

    Casi al final de la jornada me enfado hacia mis adentros con un hombre de unos 30 años que me hace dar toda la vuelta a su ciudad, Bodman. Y es que no conoce cuál es la salida de su pueblo hacia donde yo necesito ir, de hecho, no tiene ni idea. Muchas veces, si no lo sabemos, no nos cuesta nada decir un “no lo sé”.

    Al poco de salir de Bodman desisto de llegar al Danubio, ya que, aunque pocos kilómetros, se trata de un terreno muy muy montañoso. Así que derecho al camping.

    Antes de dormir, veo un interesante vídeo en Youtube sobre La segunda guerra mundial. Me sabe a gloria ver dicho vídeo tumbado tranquilamente en mi saco y descansando.

    Suiza

    Cascadas del Rhin

    La vaca de pelo largo


    Adjunto

    1. Eguna_14.17_behi_iletsua.jpg (1900.8 KB, 0 descargas) 5 años antiguo
    2. Eguna_14.10_urjauziak.jpg (1917.9 KB, 0 descargas) 5 años antiguo
    3. Eguna_14.1_Suitzan.jpg (1848.5 KB, 0 descargas) 5 años antiguo
    Publicado hace 5 años #



A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005.

Aviso legal | Política de cookies