Volver arriba

CARRETERAS DESIERTAS (Un viaje por La Rioja y algo más...)


  1. Tenía 12 días de vacaciones y un sentimiento extraño, ¡no sabía donde ir!

    Este año de nuevo era diferente, circunstancias personales me impedía cumplir un deseo, y aunque deseaba unos días de desconexión con el exterior y reconexión conmigo misma no lograba encontrar en el mapa ese lugar que hiciera de interruptor, lo tenía claro, lo que a mí me apetecía era ir donde, en un momento en el que esa era la única decisión, había decidido no ir, pero también tenía claro que ese acto de rebeldía conmigo misma y mis decisiones no servía para nada, esos días de vacaciones tenían que ser bien aprovechados y el sitio al que fuera tenía que convertirse en el sitio al que quería ir.

    Mapa de España en mano, lo miraba y lo remiraba, y lo volvía a mirar, en secreto buscaba crónicas, inspiración…Sierra Nevada, País Vasco, una crónica aquí, una revista allá, Galicia, y de nuevo País Vasco, un destino cercano y cómodo, casi decidido, pero no, no era eso lo que buscaba, no eran paisajes verdes y montañas, era algo más que me costaba encontrar… y otra mirada al mapa, y otra vez el pensamiento que se alejaba y otra vez la mente que me obligaba a centrarme, a decidir, y en un suspiro, una mirada un poco más abajo y una región. RIOJA.

    Un poco de Google y el despertar de una nueva ilusión: CARRETERAS DESIERTAS

    Rioja prometía, un paisaje variado, un paisaje distinto para mis ojos, un paisaje sediento para el objetivo, puertos, montañas, bosques, páramo, eso era lo que buscaba, que cada día fuera distinto para romper la monotonía de las preocupaciones…


    “No dejes que tu vida se convierta en un ritual muerto. Deja que haya momentos inexplicables. Deja que haya cosas misteriosas, que no puedas justificar con ninguna razón. Haz algunas cosas por las que la gente crea que estás un poco loco. “ Osho
    Publicado hace 7 años #
  2. DÍA 1. CASALARREINA-OJACASTRO



    • 29,11 kms

    Llegaba a Haro a la hora a la que no vuelan las moscas, encontraba la oficina de turismo cerrada y decía continuar hasta Casalarreina, a ver si en los 8 kilómetros  que me quedaban se acercaba una borrasca y refrescaba el ambiente.


    El coche marcaba 36 ºC a la sombra, la carretera polvorienta me recordaba que había decidido alejarme del verde. En Casalarreina busqué una sombra para el coche, pero la sombra no refrescaba, mientras preparaba los trastos buscaba excusas para postponer la partida, mi cuerpo no está acostumbrado a ese calor y protestaba, me recordaba su pereza…




    Lo tenía todo listo, eran más de las 6 de la tarde y ya no quedaban más excusas, había que salir.




    La bici estaba pesada, llevaba comida como si fuera de Asturias no existieran los supermercardos, ropa como si no hubiera posibilidad de lavado en el camino, y agua como si no hubiera fuentes. El camino era llano, esta primera etapa discurría por la Vía Verde del Río Oja y en todo el camino me estuve preguntando qué fue de aquel río del que parecía quedar solo el nombre.




     


    Discurría entre campos de cereal, el amarillo dominaba el paisaje y el polvo nos cubría casi de inmediato, hacía muchísimo calor, en la primera media hora había bebido más de medio litro de agua, pero era feliz, pedaleaba despacio, empapándome del calor y de los nuevos colores.  ¡El cielo era azul!


    En Santo Domingo de la Calzada hacía la obligada parada para recorrer el pueblo y todo el mundo me indicaba donde estaba el Albergue de Peregrinos, yo les sonreía, mi viaje continuaba más allá de donde marcaba el camino.




    Santo Domingo de la Calzada


     


    A la salida de Santo Domingo, la luz estaba preciosa, me dirigía hacia Ezcaray pero la gente no lo sabía y me indicaban el “camino correcto”, y los que no, me hacían señas para decirme que por ahí no se iba, ¿no se iba a dónde? Y entonces yo pensaba sobre la sociedad, sobre los caminos correctos e incorrectos, sobre los cánones marcados…y sin darme cuenta casi llegaba a  Ezcaray. A unos 3 kilómetros encontraba mi pequeño hotel, un lugarcito precioso junto al río, mi cama es de piedras, pero me da igual, el lugar me enamora…no será el último…







    Publicado hace 7 años #
  3. DÍA 2. OJACASTRO-EMBALSE DE ARLANZÓN

    • 55,76 kms

    La noche fue perfecta en mi lecho de piedras, descansé bien, desayuné con calma y salí a rodar.

    Estaba a 3 kms de Ezcaray, la mañana era fresca, el termómetro marcaba 9 ºC y era una delicia pedalear.

    Ezcaray es uno de esos pueblos que acogen al visitante desde que llega, un pueblo lleno de amabilidad en el que se respira tranquilidad y optimismo. La plaza del pueblo tiene un templete y el templete tiene una fuente. La plaza del pueblo está llena de cafeterías y gente que disfruta tranquila, invita a quedarse y me convence, en una de sus cafeterías disfruto de uno de los desayunos más placenteros de todo el viaje.

    Ezcaray

    Ezcaray

    Dejo Ezcaray para encarar una subidita preciosa hacia el Alto de la Cruz, límite entre La Rioja y Burgos. A lo largo de la subida el paisaje cambia, a lo lejos queda la Sierra de la Demanada, un hayedo que tinta de verde el paisaje y me hace sentir en casa. En el límite provincial el paisaje de nuevo da un giro y otra vez aparecen campos secos  y amarillos en un entorno que no pierde el encanto.

     

    Iglesia de Tres Fuentes de Valgañon

     

    Embalse de Arlanzón

    El viento me frena para que disfrute el paisaje, y la etapa llana se hace más dura de lo esperado. Como pasara la noche anterior encuentro un paraíso para dormir que me hace acortar un poco la etapa, desde mi habitación se ve todo el Pantano de Arlanzón, doy un paseo por la zona, bajo al pantano, y mientras el sol cae disfruto de una belleza imposible de captar.

    Me despierto de madrugada porque ¿caen gotas? ¿estoy soñando? No lo entiendo, no puede ser, la noche está totalmente despejada, no hay una sola nube, sólo un cielo cubierto de millones de estrellas, me alegro de haberme despertado, es un cielo maravilloso, peleo con mis ojos para que no se cierren y poder disfrutarlo un rato más, el cansancio me vence pero en mi retina ya ha quedado ese cielo.

    Publicado hace 7 años #

  4. DÍA 3. EMBALSE DE ARLANZÓN-LAGUNA DE LA CASCADA DE NEILA


    • 63,51 kms

    Me costó levantarme, las mañanas estaban siendo frescas y esta también lo era, siempre doy largas para salir del saco que hoy estaba empapado del relente.


    Me levanto en el paraíso




    Enseguida llegué a Pineda de la Sierra desde donde cogí la Vía Verde de la Demanda hasta Riocavado de la Sierra. Yo siempre había pensado que las Vías Verdes no tienen nada de desnivel, que son llanitas, que nunca hay subidas, y que la vida en las vías verdes es siempre bella y maravillosa, pero esta vía verde tiene un puertito, el Puerto del Manquillo, que en los últimos 400 metros de gravilla suelta y arena me hizo recordar mis 25 kgs, mis desgastadas ruedas mixtas y lo gordota que está la Tulipana, del puerto hacia Riocavado sólo hay una bajada de vértigo, donde me esperaba un precioso lugar de pic-nic.



    VV de la Demanada



     



    Riocavado de la Sierra



    Iglesia de Riocavado de la Sierra


    Desde allí una carreterita de ensueño me llevaba hasta Barbadillo del Pez y de ahí hasta Huerta de Abajo y Huerta de Arriba. El primer tramo francamente bonito para cicloturismo, una bajada con sombra junto a un cortado con apenas un coche por hora…




    Desde allí la carretera hacia Neila se convertía en una pista donde rara vez me encontraba con un coche.





    Entre bosques de pinos, hayas y robles era difícil aburrirse, las masas forestales cambiaban y yo gozaba la suave subida. Kilómetros después aparecía el desvío hacia las lagunas, llevaba casi 60 kms y por un momento dudé si subir, pero me apetecía tanto… conocía el sitio y es tan bonito, que sin pensarlo más comencé a subir lo que según mi mapa sería algo menos de 6 kms.



    La subida se me hizo dura, muy dura, yo estaba ya cansada, y era algo tarde, es una subida preciosa, francamente bonita, pero no se la recomendaría a nadie con alforjas. Paraba cada kilómetro y pedaleaba despacio, la recompensa merecía la pena el esfuerzo.



    Los pinos dominaban el paisaje, y la luz al atravesarlos formaba haces luminosos, que daban a la subida un toque de magia. Entretenida con las luces y las sombras poco a poco iba llegando…



    Refugio de Neila en la Laguna de la Cascada



    El lugar seguía tan bonito como lo recordaba, el refugio seguía en pie, y aunque estaba un poco deteriorado por el abandono desprendía el calor del hogar, olí a fuego e invitaba al descanso. La noche se preparaba fría y me alegraba de tener refugio. Dejé la cama preparada en el refugio y aproveché el rato que quedaba de luz para ducharme, cenar…


    No recuerdo que hora era cuando me di cuenta, pero la noche ya se había adueñado del mundo y con la noche habían salido cientos y cientos de murciélagos que eran ahora dueños del refugio, volaban tan bajos que era difícil no chocar con ellos, yo sé que son majos, y que con su sistema de ecolocación no chocan pero…hace muchos años ya, tuve una mala experiencia con uno y desde entonces no los miro igual…decidí que no iba a dormir dentro, me armé de valor, y casi rozando el suelo entré a por mis cosas, sentía sus alas batir muy cerca de mí y un escalofrío recorría todo mi cuerpo.


    Me acosté fuera del refugio donde un coro de ranas amenizó mi descanso, nunca escuché un coro tan armónico, el resto de animales del bosque, corzos, jabalíes, lechuzas comentaban el concierto en su lenguaje, fue un concierto único que duró hasta bien entrada la madrugada…




    Publicado hace 7 años #
  5. DÍA 4. LAGUNA DE LA CASCADA DE NEILA-VINIEGRA DE ARRIBA

    • 63,66 kms

    La mañana amanecía cubierta de niebla, las ranas resacosas del concierto apenas se movían, los murciélagos cansados de la noche dormían y yo dejaba la Laguna de la Cascada para subir a las otras lagunas, esta vez sin las alforjas que quedaban escondidas al borde del camino.

    La subida sin alforjas aunque dura se me hacía liviana, tardaba lo suficiente para darle tiempo al día a desperezarse y arriba el sol comenzaba a lucir. No recordaba haber estado en esas lagunas, la Laguna Grande y la Laguna Negra, esta última de singular belleza, dicen que no se ha alcanzado el fondo. Dejé la bici, cogí la cámara y caminé un buen rato, el día se estaba poniendo precioso y el lugar merecía un paseo.

     

    En mi paseo conocí una señora con la que estuve hablando un buen rato, de repente mi estómago comenzó a rugir, era ya tarde, llevaba allí como 3 horas, las alforjas abandonadas, la Tulipana sola con mi documentación, teléfono, dinero… Comenzaba a ser momento de despedirse del lugar y el lugar dejaba muy buen sabor de boca.

    Laguna Negra

    Laguna Grande

    Laguna de la Cascada

    Mi regreso llevaba sorpresa incorporada, pancartas, servicios médicos, control de avituallamiento y gente aclamando a los ciclistas que rompían sus piernas en los últimos coletazos del puerto. A mí nadie me había aclamado, no había tenido (aun) aplauso, pero yo me sentía muy orgullosa y me unía a los ánimos, ánimo chicos, que ya estáis casi arriba, repetía y repetía en mi descenso. Paraba para recoger mis alforjas y seguía descendiendo y seguía animando a los lacasitos, yo no sé si en esos momentos, cargada hasta arriba con mis alforjas y disfrutando como una enana el descenso, mis gritos les llegaban, no sé si mis palabras de ánimo les hacía amarme u odiarme, pero yo les seguía dando palabras de apoyo, sólo unas pocas curvas más les decía, que ya está todo hecho, que no queda ná…pero la mayoría sólo me miraban…

    De Neila hacia el embalse de Mansilla la carretera discurre encajonada junto al río en una bajada preciosa, la erosión del río se siente, y es fácil ver que ha ocurrido allí.

    La historia del embalse es triste, todos los pantanos esconden bajo sus aguas vidas rotas, historias de aquellos que tuvieron que despedirse de sus tierras y de sus recuerdos. Pero la historia del embalse de Mansilla es especialmente cruel, paralizadas sus obras por la guerra, sus vecinos vivieron 25 años de incertidumbre, de despedida a cada día ante un mañana que no llegaba.

    Embalse de Mansilla

    Me despido de las bajadas para encarar el puerto de Montenegro que haré en dos partes, al final con tanta foto, tanto paisaje, se me ha hecho tarde y me pongo Viniegra de Arriba como objetivo, la carretera es preciosa, voy subiendo tranquila, la subida es cómoda,  el calor ya no es tan sofocante y acompañando al río siento su frescor.

    Me gusta Viniegra de Arriba pese a que no es un pueblo amigo de las bicis, ya se sabe, los empedrados y las bicis no se llevan bien y si las bicis van con alforjas se llevan directamente mal. Viniegra es el pueblo perfecto para jugar al escondite, la mayoría de sus calles te llevan a otra calle más estrecha o sin salida, o te sacan a un campo, o te hacen cruzar un río. Pero Viniegra de Arriba no es un buen sitio para vivaquear, muchos niños juegan al escondite allí, y si te escondes ellos te encuentran.

    No me apetece pasarme la noche jugando al escondite por lo que alargo un poco la etapa para buscar un sitio un poco más alejado, al final, a pocos kilómetros, gracias a una paisana que preocupada me dice que dónde voy a esas horas, que dónde pienso dormir, y que el siguiente pueblo está muy lejos, encuentro un lugar entre las sombras de un hayedo.

    Publicado hace 7 años #
  6. DIA 5. VINIEGRA DE ARRIBA-LAGUNA DE LOS CAMEROS

    • 48,04 kms

    No tengo prisa para levantarme, el día anterior terminé muy tarde y me merezco un descanso, me quedan unos 4 kilómetros de subida, que imagino cómodos como los anteriores, ¡error!, luego, al entrar de nuevo a La Rioja todo será bajada.

    Comienzo la subida y pronto, el paisaje verde y cómodo del hayedo se transforma en un paisaje desierto de alta montaña. La subida es dura pero espectacular, alta montaña en estado puro, un paisaje árido allá donde mirases y un cielo azul que me obligaba a parar para fotografiarlo.

     

    Todo el esfuerzo es recompensado en lo alto del puerto, por las vistas y porque allí viví uno de los momentos más bonitos del viaje hablando sobre lo divino y lo humano con dos abueletes que transmitían tanta confianza y humildad como amplio era el escenario. Esa es la verdadera recompensa, la que hace que viajar en España merezca tanto la pena, la que le hace a uno valorar la conversación y el idioma, la recompensa de la complicidad, de la magia del momento que supone que tres personas que no se conocen se encuentren en mitad de la nada y que la conversación fluya como si del guión de una película se tratara.

    Vistas al Urbión

    Abandone con pena la conversación y me adentré a investigar una pista que miraba al Urbión, el Urbión nos llamaba, pero esta vez había que postponer la visita, la vista no cansaba mis ojos ni mi cámara, el paisaje era desolador, sólo se escuchaban unas chovas a lo lejos, y yo me perdía en mis pensamientos con el paisaje. No sé cuánto tiempo pasó hasta que volvía a la realidad…De nuevo se me había hecho tarde, pero no hubiera cambiado esas horas por nada del mundo.

    Villoslada de Cameros

    Villoslada de Cameros

    Continúe camino hacia Laguna de Cameros, y comencé a sufrir los primeros problemas con el agua que hasta entonces había encontrado sin problemas, los pueblos eran escasos y las fuentes lo eran más, en los últimos kilómetros no había encontrado agua, ayyyyy quién me lo iba a decir a mí, ¿dónde estarían mis nubes?... tenía que subir un puertecito para acceder al que según mi mapa era el próximo pueblo y apenas me quedaba medio litro…pedaleaba meditando si coger agua del pantano como emergencia, no sabía nada del puertecito y por si acaso prefería estar preparada, aunque no sirviera para beber sí que serviría para refrescarme…no hizo falta, a lo lejos vi unas casas, iepaaaaaaa, ¡un pueblo que no aparecía en mi mapa!, la fuente estaba en lo más alto del pueblo y para llegar a ella bebí lo que me quedaba, pero la fuente me dio la vida.

    Subí el puerto que resultó ser una delicia, una señal me advertía que entraba en tierra de dinosaurios, con los ojos bien abiertos me dejé caer hasta Laguna de Cameros, donde encontré el vivac perfecto junto a una ermita, y como me gusta a mí, venía con perro guardián incorporado. Mientras disfrutaba de la fotografía nocturna fui descubierta por el propietario de una de las huertas, hacía días que venía viendo huellas de un venado, y había ido a ver si lo pillaba “in fraganti”, en lugar del venado me encontró a mí y a mi perro guardián, se despidió para no molestar y a la mañana siguiente me dio conversación en el desayuno, yo dormí soñando con encontrarme ese venado, en su lugar encontré cientos de arañas, que a la luz del frontal brillaban en la oscuridad.

    Puerto de Sancho-Leza


    Publicado hace 7 años #
  7. DÍA 6. LAGUNA DE LOS CAMEROS-VV DEL CIDACOS



    • 75,80 kms

    A partir del sexto día el calor comenzó a ser realmente sofocante, y la falta de agua un motivo de inquietud que me llevó a cargar en ocasiones más de 5 litros (que para mí que habitualmente bebo menos de un litro es una auténtica exageración). Me dirigía a La Rioja más seca y se había declarado una ola de calor que aconsejaba no salir de las casas a las horas centrales del día…y ahí me veía yo pedaleando achicharrada pero feliz, viniendo de una Asturias fresca que rara vez supera los 25 ºC, una disfruta la sensación de calor, de aire recalentado de extractor, de gotas saladas refrescando el rostro…y del placer de bañarse en fuentes, en ríos, de mojarse de arriba abajo para secarse en unos instantes sin riesgo a quedarse helada. Disfruté el calor, claro que lo disfruté.




    Carretera al Infierno de Hornillo de Cameros




    Joven de colirrojo tizón


    Entre la tertulia, el desayuno, la mascota…comencé a pedalear sobre las 10, feliz en mi bajada, ya a esas horas un tramo de asfalto aparecía derretido y en zona de dinosaurios, las únicas huellas que apreciaba eran las de unas vacas aun en paso. Me dirigía hacia Hornillos de Cameros, ¡cómo olvidar el nombre de ese pueblo!, ¿qué temperaturas podría esperar de un pueblo que se llama Hornillos? El paisaje era desolador, un desierto en estado puro, sin una brizna de aire, rodaba por una carretera totalmente desierta, me aproximaba a una bifurcación, una que parecía que conducía al infierno subía a la izquierda, la otra se mantenía llana acompañando a un valle sin río, bajo el sofocante calor yo deseaba que mi opción no fuera la zigzageante carreterita de la izquierda, pero lo era, la vida a veces elige por nosotros y en esta ocasión eligió la opción que menos me apetecía.



    Huellas de dinosaurio


    El ascenso era más fácil de lo que parecía, pero el calor era horroroso, según me aproximaba al infierno comenzaba a imaginar un bar y un acuarius, lo deseaba tanto que de pensarlo mi boca comenzaba a salivar, eso me daba ánimos. En el camino sólo me cruzaba un dinosaurio espantoso de plástico que luego descubriría se había llevado parte del presupuesto destinado a investigación.



    La carreterita moría en Hornillos, de ahí tenía que atravesar una pista que me llevaría al otro valle. Hornillos es un pueblo muy chiquitito, apenas 10-12 vecinos pasan la vida de tertulia en la calle, di una vuelta por el pueblo buscando el bar, di otra vuelta más por si no lo hubiera visto…los vecinos me miraban, Hornillos no tenía bar, no hubo Aquarius en Hornillos, y el siguiente pueblo estaba muy lejos, mi boca se tragaba su saliva mientras yo pedía agua para continuar en una casa.



    Buitre leonado


    Eran las 12 del medio día, una hora fantástica para coger la pista de ascenso, los vecinos me explicaron que la pista no tenía pérdida que eran 5 kms…que luego se convirtieron en unos cuantos más…., y que cuando llegara arriba solo tendría que coger la pista de bajada…Como pasa a veces, a los vecinos se les olvidó contarme  que en lo alto había una estación eólica y que con los molinos habían llegado un galimatías de pistas en los que difícilmente iba a encontrar la de bajada a la primera.



    Vista de Hornillos de Cameros



    La subida fue sofocante, y en lo alto descubrí las mejores vistas de todo el viaje, desde allí arriba se veían toda la provincia, los Pirineos, el Moncayo, era espectacular, una panorámica maravillosa. Tuve suerte que había gente en la caseta de vigilancia, un chico tremendamente agradable me indicó la pista correcta, me ofreció agua fresca, y me dio una conversación animada, sobre ecología, aves, molinos, incendios y vistas…



    Vista del Moncayo al fondo




    Ya en la pista correcta yo seguía soñando con el siguiente pueblo, con el siguiente bar, con mi Aquarius. El calor era tan sofocante que había decidido hacer un parón para dejar pasar las horas centrales del día, cogería mi libro y dejaría pasar las horas hasta que el sol bajase y me dejase tranquila.




    Puente cerrado sobre río seco



    Llegué a un pueblo, y no tenía bar, llegué a otro y el bar estaba cerrado…y así hasta que por fin llegué a Arnedillo, un pueblo agradable con piscina y aguas termales…allí dejé pasar la vida…para salir ya con la luna hacia la Vía Verde del Cidacos. Fue agradable, en el pueblo conocí a unos cicloturistas de Valladolid que me dieron  conversación, siempre es bonito comentar las incidencias del camino, las aventuras…


    En la VV del Cidacos me pilló la noche, fueron momentos mágicos pedaleando con la luz de las estrellas, con el fresco de la noche, una maravilla, La Rioja tiene de los mejores cielos de España, la vía Láctea mostraba todo su esplendor y yo pedaleaba mirando hacia el cielo que me parecía más grande que nunca.



    VV Cidacos


     


    Quel



    Quel


    Acampé al borde del camino, junto a un par de casas abandonadas, que a la luz de la noche parecían narrar historias de miedo.




    Estaba casi al final del viaje, atrás habían quedado las noches frías de las montañas altas, la temperatura era de 17ºC y con la temperatura habían llegado los mosquitos que me cenaban mientras yo cenaba. El cielo estaba precioso y me apetecía dormir al raso, pero no iba a quedar nada de mí de sangre, decidí montar la tienda, peroooooooo……el suelo estaba tan duro que las piquetas no clavaban, lo intenté con una piedra, pero sólo las doblaba, ¡necesitaba un taladro para meter las piquetas!, maldije las tiendas no portables y me acosté al raso…Pasé la noche alimentando mosquitos y deseando que amaneciera, a veces el cansancio me vencía, pero en cuanto pillaba el sueño un mosquito me susurraba “más sangre” al oído y entonces yo le daba el brazo para que callara…

    Publicado hace 7 años #
  8. DÍA 7.VV DEL CIDACOS-LOGROÑO

    • 65 kms

    En la mañana daba menos miedo...

    Otra etapa calurosísima en la que gracias a los moquitos que me hicieron madrugar bastante comencé a pedalear temprano, quería llegar pronto a Logroño para disfrutar la ciudad.

    Caaaalooorrrr!!!!

     

    Aquí me quemé con el quitamiendos al apoyarme para sacar la foto...

    Más caaaalooorrr!!!

    Se habían terminado los puertos de montaña por lo que pedaleaba ligera pese al calor, el camino era un desierto, campos y campos amarillos, carreteras con rectas interminables por donde no pasaba más vida que las ramas resecas, espejismos y deseos de llegar a la ciudad para darme una buena ducha, el calor era serio, y en todas las fuentes paraba a refrescarme, el termómetro marcaba 37 ºC a la sombra y hasta los aspersores eran buen refresco.

     

    Llegué a Logroño a una hora perfecta para tener tiempo de descansar y ver un poco la ciudad, eran las 3 de la tarde y el calor invitaba a siesta. La llegada a las ciudades siempre viene marcada por el tráfico, y después de 6 días sin apenas ver coches, la llegada a la capital se me hizo peligrosa. Los coches no respetaban la distancia mínima, pasaban a más de 100 kms hora sin preocuparse de mi estabilidad, afortunadamente fue un tramo de carretera muy cortito, y en la ciudad todo volvió pronto a la calma.

    Banco climatizado, si hace frío te caliente si hace calor te refresca...¡está todo inventado!

    Logroño me gustó desde el principio, vi una ciudad viva, accesible, con gente en las calles, terrazas, optimismo, una ciudad animada en tiempos de crisis. Las calles pese al calor bullían vida y animaban al paseo. Yo lo intenté, pero el calor era tal que me metí en la primera sala de exposiciones que vi abierta… Por primera vez durante el viaje dormí en una cama, me duché con una ducha y…sí Logroño fue maravillosa…

    Publicado hace 7 años #
  9. DÍA 8. LOGROÑO-CASALARREINA

    • 88 kms

    El día amaneció nublado y mucho más fresco que los anteriores. El calor había sido tan sofocante los últimos días, que incluso me planteé volver a Casalarreina en tren o bus, pero, las combinaciones eran tan imposibles que decidí pedalear hasta allí y al final la última etapa, obligada por el destino, fue un regalo.

    El frescor me animaba a disfrutar del pedaleo. Había pensado en seguir el camino del Ebro hasta Haro, era una buena opción para evitar carreteras que en esa zona dejaban ya de estar desiertas.

    Camino del Ebro

    Tenía referencias variadas de la zona, desde quien lo odiaba, hasta quien lo amaba, a mi me gustó, el primer tramo era horroroso, pero tras 20 kilómetros más o menos, empecé a rodar entre viñedos, el río nos regalaba imágenes preciosas, el paso a Álava me ilusionaba y disfrutaba de pueblitos amarillos. Rodaba a buen ritmo y me permitía una parada larga en San Vicente de la Sonsierra, el pueblo era precioso, el castillo encaramado en lo alto regalaba vistas de la provincia y casi me despedía de La Rioja.

    ¿Deporte alavés? Si es que estos vascos...cuando no rompen troncos lanzan botellas...

    El camino hasta Haro lo hacía acompañada por Juan, un ciclista que pasaba por allí y al que gustaba la conversación, era la primera vez que rodaba acompañada en el viaje y agradecía la charla.

    San Vicente de la Sonsierra

    Estaba llegando a Casalarreina, mi viaje se terminaba y con él toda una colección de recuerdos y emociones, había llegado a La Rioja sin tener muy claro que buscaba y había encontrado paisajes cambiantes, gentes amables, carreteras desiertas, tranquilidad, belleza, noches inolvidables de cielos inimaginables, calor, frío y sensaciones que el tiempo no permitirá borrar.

    Rioja es sobretodo contraste, un sinfín de paisajes que engancha a quien no le gusta la rutina y gente sencilla que ama lo suyo y valora al visitante.
    En Casalarreina alguien se alegraba de mi regreso y me recibía con los brazos abiertos, llevaban 8 días esperándome, incluso habían tratado de localizarme, habían averiguado de donde era y sabían que ya no vivía allí, me buscaban, o más bien buscaban las llaves de mi coche para poder reparar su balcón, de todo el pueblo había elegido dejar al Ciruelo bajo la sombra del balcón que iban a reparar, extraña casualidad, que nos regala momentos entrañables.

    Así me despedí de Casalarreina y de la Rioja, con el recuerdo imborrable de la emoción de ser recibida con esa alegría en villa ajena.

    Publicado hace 7 años #
  10. Noe,
    Eres una Reina ! ESPECTACULAR ! Para un marco de oro.

    Cuando veo a un adulto sobre una bicicleta, aún creo que hay esperanza para la humanidad.
    "Me lo contaron y lo olvidé, lo vi y lo entendí, lo hice y lo aprendí". Confucio
    Publicado hace 7 años #
  11. que cielos mas estrellados una maravilla dormir asi.

    Publicado hace 7 años #
  12. ¡Un viaje bien chulo! 


    Me ha dado mucha envidia, aunque no lo del calor Y coincido con los compañeros, las fotos del cielo impresionantes.

    Publicado hace 7 años #
  13. Un viaje muy chulo, buscando tu propio camino y huyendo de las rutas marcadas... 


    A mi tambien me gustan mucho las carreteras desiertas y secundarias.. ya sea con la bici o con la furgo...

    Saludos

    Publicado hace 7 años #
  14. ¡¡¡Aaah!! ¡Que recorrido...! Y pensar que son mis rutas ordinarias de pedaleo.... 


    Y que casualidad, hicimos el viaje a la inversa en las mismas fechas...A mi la morriña familiar me llamaba; Y en pedaleo "expres" me subí a mi oriente astur en unas horas y tu...pasabas toa socarrada por la puerta de mi casa...jeje.  Que oportunidad perdida de conocerte, cachis....

    Eres toda una aventurera, pero dá gracias a que en el refugio/Torre de vigilancia de Hornillos (Se llama refugio de nido cuervo) te mandaron por la buena pista que baja al valle del cidacos, por que si no.....Puedes aparecer en russssia.  

    Gracias por compartir las fotos y el relato.
    Vamos a la velocidad ideal para conocer y ver, pero que sepas, que aun te quedan cosas Riojanas, (Como es logico) por disfrutar.
    Esta region es como la que coge cachitos de las limitrofes haciendo un puzle propio con las panoramicas  vecinas.
    La estapa castellana y sus campos de cereal...La dureza de los valles que mas bien barrancos son, de Aragon.....El pasto y bosque de Altura "cuasi" cantabrico....Y la marca de la casa: El valle del Ebro y sus viñedos....Que tanto compartimos con los Navarros ribereños.
    Me alegro que gozaras, lastima el calor, pero que conste que por ahi arriva...hacia casi igual temperatura y una humedad....¡Que no la hay por aqui! ¿eeh? 

    Publicado hace 7 años #
  15. Fantástica crónica y ruta. Felicidades. Habría que incluirla en la alforja de rutas, ¿no? 

    Por cierto, yo también me declaro muy fan de las fotos nocturnas  

    «A bike should look good on its own but it's not complete until a person rides it». (Shinya Kimura).
    Publicado hace 7 años #
  16. Esa ultima foto,..
    por que se nos hara tarde Noe,,.....?
    un abrazo maravilloso, te veo muy bien y me alegro mucho amiga.
    Ser Felices

    Somos energia..
    de ti depende, si positiva o negativa
    Publicado hace 7 años #
  17. Impresionante Noe !!!!

    Menuda ruta bonita y las fotos......  fiuuuuuuu!!!!!!!   
    Enhorabuena campeona!!!
    (x cierto, q sepas q este finde te echamos de menos....   )

    "Si es bueno vivir, todavía es mejor soñar, y lo mejor de todo, despertar."
    Publicado hace 7 años #
  18. Cronicaza, rutaza, fotazas... me quedo sin azas... Enhorabuena, free1976 (el nick te sienta muy bien  ).

    ¡Bici, bizi, vici!
    Publicado hace 7 años #
  19. Preciosas las fotos y una ruta de las tuyas. Enhorabuena. Un abrazo.

    Publicado hace 7 años #
  20. ¡Que Fotos más bonitaaassss!

    Publicado hace 7 años #
  21. Ole Noe, esos cielos estrellados invitan a soñar despierto, y tu cronica, que te voy a decir, simplemente magnifica. Pena que hiciera tanto calor pero viendo esos cielos por la noche, sé que ha merecido la pena.

    Un fuerte Abrazo.

    Batzutan Hankak Putzutan
    Publicado hace 7 años #
  22. Vaya ruta chula , y sin ir lejos , que maravilla

    Sigue dando pedales
    Publicado hace 7 años #
  23. Hola¡¡
    Qué bonito, qué valiente, que ojo tienes¡¡
    Me han emocionado tus fotos y tu crónica.. tengo un nudo en el estómago y una lagrimilla en la esquina del ojo...

    Publicado hace 7 años #
  24. Me quedo sin palabras, es usted una reina...


    Adjunto

    1. Reverencia.jpg (6.4 KB, 0 descargas) 7 años antiguo
    Publicado hace 7 años #
  25. Preciosa, entretenida, sugerente, bien narrada.... increible... de verdad... 


    Entre esas fotos geniales, y esa buena transmisión de emociones has conseguido encandilarnos durante un buen rato....

    Genial e increible... Free, un puesto de honor para ti!!!!

    Eres muy grande!!!! Pero que muy grande...

    P.D.: Asociate con Sarga e id pensando un libraco de cronicas!!!!

    Abrazos.

    "No me sigas, que ya te he dicho que no se a donde voy ..."

    J.F
    Publicado hace 7 años #
  26. Muy agradable de leerte. Tienes talentos de narradora... ¡Oye! Camilo José Cela empezo así

    Publicado hace 7 años #
  27. Aúpa Noe. sencillamente  maravilloso............ 

    non gogoa, han zangoa ( donde van tus pensamientos .van tus pasos ).....
    Publicado hace 7 años #
  28. Después de leerla tres veces y seguir el itinerario en viamichelin y viasverdes, no me queda más que felicitarte.
    Magnífica crónica y magníficas fotos (de las nocturnas del cielo, ya ni hablamos)

    Vale más un "por si acaso" que un "quien lo iba a pensar".
    Publicado hace 7 años #
  29. Para quitarse el sombrero ! Muchas veces seguidas !

    Gandulus maximus. Vires acquirit eundo. Et Iniuriam.
    Publicado hace 7 años #
  30. Muy buena esa ruta, a veces las rutas "no preparadas" salen mejor, y mejores las fotos me he quedado embobado con las fotos de las estrellas que pena que mi camarita no haga esas fotos.

    Entre tu cronica y la de slow me estais poniendo los dientes largos.

    Gracias por compartir tu viaje.

    Publicado hace 7 años #

↑ PUBLICIDAD



A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005.

Aviso legal | Política de cookies