Volver arriba

Brevet, maratón ciclista

  1. Hola compañeros del pedal. En breve se inicia la temporada  de brevets por toda la peninsula. Mi intención es correr mi primera 200K el 28 de marzo y la 300K el 28 de abril del CC Aragones.¿Alguno las habeis hecho?¿Algun consejo?

    Publicado hace 10 meses #
  2. Hola: aunque este tema de las brevets lleva tiempo arrinonado (la pandemia ha hecho estragos en el calendario de 2020), aprovecho para copiar a continuación un relato que he hecho de la CARSAN en la que finalmente he participado, como único evento me temo de este año:

    MI CARSAN 2020

    Cuando se anunció la CARSAN
    (superbrevet de Caravaca de la Cruz a Santiago de Compostela, 1200
    km) pensé que era un proyecto muy interesante, pero que no me
    tocaba, pues este 2020 lo tenía pensado para hacer carreras de
    montaña a pie. Después de ver como el Covid cancelaba todas las
    carreras, y que me quedaba sin ningún objetivo para este año, al
    descubrir que la CARSAN seguía adelante, y que incluso había
    ampliado el plazo para apuntarse, me inscribí en el último momento.
    Y una vez inscrito, fue cuando me di cuenta de mi lamentable estado
    de forma ciclista, no sólo por el parón del confinamiento, sino
    porque este año me había limitado sólo a algún paseo tranquilo,
    de menos de 100 km. No había hecho ninguna brevet antes del
    confinamiento, y después por razones familiares tampoco iba a poder
    hacer ninguna de las dos posibles (1000 de PN y 600 de Chamartín),
    así que me quedaba entrenar y hacer salidas solo, en la medida de lo
    posible. Conseguí hacer un par de salidas de más de 200 km, y
    alguna más intentando enlazar puertos de la sierra, que a falta de
    distancia, compensaran con cantidad de esfuerzo. Por lo demás,
    confianza en la experiencia del año pasado en París, y en que en
    estas pruebas lo importante es la cabeza, y no me suele fallar.
    También tenía la esperanza de que empezando muy despacio, poco a
    poco iría cogiendo la forma, como de hecho así fue.

    Los días anteriores pasé bastantes
    nervios y dudas, pues cada vez tenía más claro que no estaba
    preparado, pero por otra parte como soy muy cabezón, quería
    intentarlo y llegar hasta donde fuera posible. A diferencia de en
    otras pruebas largas, al ignorar mi rendimiento, y por haber dejado
    hasta el último momento la organización por temor a una suspensión
    por el Covid, no tenía alojamientos reservados ni una estrategia
    clara al respecto de las etapas que iba a hacer. Llevaba un pequeño
    saco de dormir y a improvisar.

    Me tocó salir el primero (el único
    que optó por salida individual, lo que me describe bastante bien), y
    a las 8,55 del sábado 15 dio comienzo esta aventura. La idea era ir
    etapa a etapa, y no plantearme más. Así que dio comienzo el
    recorrido por las sierras de Murcia y Albacete, por paisajes
    sorprendentes, y pueblos con muy buena pinta (Moratalla), cruzando el
    río Segura, descendiendo cañones, viendo prados de montaña que
    recuerdan a otros más norteños, y poco a poco se llegó a Riopar
    (104 km). Tardé menos de lo que había esperado, pero al final mi
    falta de fuerzas me impidió seguir a los grupos (los primeros los
    gallegos y luego una combinación de murcianos) que me iban
    adelantando, y las piernas empezaron a darme amagos de calambres.
    Empezaba a temerme lo peor, pero conseguí, aflojando el ritmo,
    llegar al primer control. Aquí sellado, pero estaba el restaurante
    tan lleno que me agobió y tan sólo comí unos frutos secos y bebida
    que compré en la gasolinera que había enfrente y que estaba muy mal
    abastecida.

    De Riopar a Ruidera fui mucho mejor. La
    parada me recuperó bastante, y aunque se sale por un puerto
    considerable, luego es llano y tuve la compañía todo el trayecto de
    César (colega de Cantabria con el que ya había rodado en la PBP),
    que me hizo mucho más entretenido este tramo. Un par de paradas en
    bares para beber y tomar un helado, y llegamos a cenar a Ruidera por
    una carreterilla que circunvala las lagunas, y que es muy bonita
    aunque un sábado por la tarde tenía demasiado tráfico para mi
    gusto. El terreno mucho más suave que el de la mañana.

    En Ruidera (212 km), segundo control,
    muy buena cena gracias a Bienvenido y demás voluntarios y reponiendo
    fuerzas. Ya con algo más de 200 km en las piernas, mejores
    sensaciones y dispuesto a por la primera noche. Aquí conozco por fin
    a Carlos Gil, con quien había intercambiado varios mensajes, pero
    que nunca habíamos coincidido. Va muy fuerte en un grupo (el de
    Íñigo) con los que no me atrevo a meterme.

    Al final salgo
    solo porque los demás grupos se han adelantado y se que mi ritmo es
    mucho más lento. Pero enseguida contacto con Norberto (triatleta y
    profesor de Almería, que se está iniciando en estas cosas) y que en
    amena charla me acompaña hasta poco antes de Argamasilla de Alba,
    donde se queda
    tomando un café. Yo sigo solo, ya de noche cerrada, comprobando que
    voy hacia el Oeste por las estrellas que me sirven de referencia (el
    cielo está increíble
    de estrellas sin ninguna contaminación lumínica), hasta que me pasa
    un grupo grande (han debido parar porque no les he adelantado,
    obviamente) y me uno a ellos, van bastante más rápido que yo pero
    no demasiado y consigo seguirlos. Me van a ayudar mucho a ir ganando
    kilómetros a la noche, pasando grandes pueblos como Villarta de San
    Juan y Villarrubia de los Ojos, que están bastante lejos unos de
    otros. Lo malo es que alcanzamos a otro grupo (creo que en el que va
    César con Beatriz, Manolo y Eduardo entre
    otros de Madrid) y de alguna forma se
    incrementa la velocidad hasta el punto de que me tengo que descolgar.
    Ir en grupo ayuda mucho, pero siempre que el esfuerzo compense,
    y a mis piernas les era imposible seguir el ritmo con riesgo de que
    el sobresfuerzo luego me pasase factura.
    Poco antes de Fuente el Fresno me quedo
    solo, esquivo a una pequeña tropa de jabalíes que cruzan de
    improvisto la carretera, pero con lo ganado
    gracias a la mayor velocidad, pronto llego al control de Malagón
    (320 km). No tenía nada claro qué hacer, pero estoy cansado y
    decido quedarme a dormir un par de horas en
    el tatami del Polideportivo. Enfrente del
    control hay un “chino” abierto y aprovecho para comprar el
    desayuno. Ya
    llevo algo más de 1/4,
    y sigo adelante. Estoy más optimista que por la mañana.

    Parece mentira, pero una parada de poco
    más de dos horas y un amago de sueño, y salgo como nuevo hacia las
    4,30 de la mañana. Hoy toca llanura hasta que me meta en los Montes
    de Toledo, aquí lo malo más que las cuestas es el mal estado de
    alguna carretera, pero los paisajes compensan y voy mucho mejor de
    fuerzas. Segundo desayuno en Horcajo de los Montes, paso por
    Anchuras, y me sorprende no cruzarme ningún bicho grande por esta
    zona. Me pasa algún grupo (creo que de Alicante) y encuentro a
    Carles (de Cartagena) que ha tenido una avería en Sevilleja de la
    Jara. Luego sólo queda una carreterilla que sube desde la Nava de
    Ricomalillo (zona de la vía verde de la Jara que recorrimos hace
    años) y tras ayudar a un compañero que ha pinchado y tiene
    problemas con la bomba) llegó tranquilamente a Puente del Arzobispo.
    Casi todo el rato he ido solo, aunque no he dejado de contactar con
    algunos grupetes que están en el mismo lío que yo. De Puente a
    Oropesa voy muy tranquilo y algo cansado, pero aquí, ya me puedo
    duchar, cambiarme y descansar. Son ya 500 km, no es la mitad, pero
    sabe a ella.

    De Oropesa a Candeleda se me hace muy
    duro. Vamos hacia la sierra de Gredos, pero empieza a hacer calor
    (hasta ahora no lo hemos pasado, sobre todo porque el aire suave en
    contra ha sido un buen ventilador) y llego a duras penas a la
    gasolinera que hay en la entrada. Aquí parada, sándwiches, helado,
    bebidas, de todo. Tengo que coger fuerzas para los puertos que quedan
    hoy por la tarde. Un desnivel de 2.300 m en menos de 100 km antes de
    llegar a Piedrahita, una buena etapa de montaña. Menos mal que voy a
    mejor.

    La carretera hasta Arenas de San Pedro
    me parece preciosa. Veo a la gente bañándose en las pozas típicas
    de la zona, pero no es momento de parar. Subir y bajar y volver a
    subir. Cruzo Arenas y la salida es ya un pequeño puerto antes de
    llegar a la nacional que sube al puerto del Pico. Bebo y me tomo otro
    helado en una gasolinera, y a por el Puerto. Voy bien, es largo pero
    no tiene grandes rampas y poco a poco se deja subir. Las vistas
    compensan mucho, y como ya empieza a ser tarde, se alargan las
    sombras, mitigando con mucho el calor. Mi pensamiento va fijo en la
    fuente que hay arriba, donde paro a coger agua y abrigarme un poco.
    La bajada hacia Ávila, con el sol ya oculto tras las montañas, es
    bastante fresquita, aunque voy bien y me animo a pedalear con fuerzas
    y entrar en calor.

    Antes de llegar a dormir a Piedrahita
    me quedan sólo dos puertos… ¡qué puertos! Primero el puerto de
    Erilla que empieza en el desvío al pueblo de Navalsauz, empezando ya
    con buenas cuestas desde el desvío de la nacional. Es a la salida
    del pueblo donde empieza lo bueno, un auténtico camino de cabras con
    unos rampones que asustan. Paro para encender las luces (el sol ya se
    retira del todo) y echando el resto, y con muchas dudas, empiezo a
    subir, consigo mantenerme en la bici las primeras rampas antes de un
    ligero descanso, paso a un chaval del pueblo que empuja su mtb y poco
    más arriba a uno de los compañeros gallegos, sólo me quedan unas
    rampas duras y consigo con equilibrio no tener que poner pie a
    tierra, eso sí, a 4 km/h o menos en alguna parte. Era más de
    equilibrio (el pavimento está roto) que de fuerzas, pero lo he
    conseguido. Bajada algo rota y llego al pueblo de Navadijos donde
    paro a abrigarme bien. El gallego me pasa y siguiendo su luz trasera
    continúo por terreno incierto, cruzando alguna que otra aldea hasta
    que aparece el cruce de comienzo del puerto de Chía. Es duro pero
    nada que ver con el anterior, el firme está mejor y se puede subir.
    Antes de llegar arriba alcanzo al gallego y empezamos la larga y
    rápida bajada, donde enseguida me quedo atrás. La carretera está
    muy bien marcada y a la luz de los faros se ven bien las curvas y se
    vería a los coches si subieran (no pasa nadie), pero me da miedo
    encontrarme una vaca u otro bicho en alguna curva, que es lo que
    suele suceder por estas tierras a veces. Además tengo hambre, sueño
    y algo de frío. Cruzando un pueblo un paisano me pregunta que si no
    es un poco tarde, sí, pienso, bastante. Al final, ya por fin llego a
    la carretera general y en poco a Piedrahita, sobre las 12 de la
    noche. Sellado en el Ayuntamiento (626 km) y compruebo el error de no
    haber reservado nada para dormir. Para llegar a Salamanca no estoy.
    Compro un bocadillo en un bar pero no me entra. Finalmente duermo
    tirado en el suelo de la sala que el Ayuntamiento ha cedido para el
    control, y no soy el único puesto que cuando me levanto estamos ya
    unos cuantos.

    Me duele todo, aunque no sé cómo he
    conseguido dormir algo. Y a las 4 me levanto, pego un par de
    mordiscos al bocadillo y saludo a Norberto que llega en ese momento.
    Ahora en marcha hacia Salamanca, queda subir pero otra vez esa mísera
    parada parece que me ha resucitado, y tras pasar Alba de Tormes,
    sobre las 8 h llego a Salamanca (699 km). Aquí no hay control
    establecido, y en la primera cafetería que veo abierta paro a tomar
    un cola-cao y churros (que es lo único que tiene). Cuando salgo me
    cruzo con Carles que ya solventó su avería.

    El siguiente tramo
    hasta Villadeciervos
    se hace muy largo, pues son 152 km. Paso una crisis de sueño poco
    después de Salamanca y me tengo que tumbar unos 15 minutos en un
    banco de una ermita. Carles pasa pero poco después le cojo a él con
    un grupete murciano, que han parado a tomar algo, y me uno a ellos
    durante un rato. Pasamos el Duero por un puente de hierro
    espectacular donde aprovecho a hacer de las pocas fotos que he hecho
    en la ruta, son los Arribes, muy cerca de la frontera con Portugal.
    El camino se me hace largo en esta zona de dehesas, muchos toboganes
    arriba y abajo, y cuando mis compañeros paran a tomar algo, decido
    seguir sólo adelante. Cruzo una zona recién quemada (ya en la
    sierra de la Culebra) donde huele el hollín que recubre los campos a
    los lados de la carretera, una pena. Y por una preciosa carreterilla
    que cruza un bosque de los buenos (robles, castaños, fresnos, etc)
    tras muchos kilómetros, por fin llego a Villadeciervos
    (851 km). Pero el
    tiempo que desde la mañana ha sido fresco y nublado, por fin se
    vuelve lluvioso. Un simpático alemán nos acoge en el control.
    Aprovecho para comprar un batido y un bizcocho en un super del
    pueblo, y bajo una cada vez más cerrada lluvia, salgo en dirección
    a la cola del embalse de Agavanzal,
    me adelantan Carles con dos de los murcianos, pero incapaz de seguir
    su paso, me
    limito a mantener un ritmo constante ya dirección Astorga. La
    carretera por Zamora, una vez cruzada la autovía A-52
    a Orense está muy mal, pero cambia
    súbitamente al entrar en la provincia de León, y menos mal, porque
    es una ayuda psicológica. Soy consciente de que esta noche necesito
    descansar y en un momento de descanso de la lluvia aprovecho para
    llamar a uno de los hoteles que había apuntado en Astorga y reservo
    habitación, lo que tenía que haber hecho en Piedrahita (estoy
    convencido de que el cansancio afecta a las neuronas más que a las
    piernas). Sellado en Astorga (924 km) y al
    hotel, ducha y a la cama (de 10,30 a 4,30, fenomenal, aunque tengo
    varios sueños que me ponen nervioso y me despiertan varias veces).
    Lo bueno es que ya sé que llego a Santiago, las dudas y el ecuador
    de la prueba están más que superados.

    Madrugo porque tengo
    la idea de que la etapa final es muy dura (de hecho mucha gente
    hablaba de llegar a dormir a Ponferrada). Al final no fue para tanto,
    y si llego a saberlo igual duermo una hora más. Por lo demás, como
    luego compruebo, mucho mejor bajar desde la Cruz de Hierro al Acebo
    de día que de noche. Estoy ya en pleno Camino de Santiago francés,
    y los pueblos me van sonando de las veces que he pasado andando
    (Castrillo de los Polvazares, Rabanal del
    Camino). La subida a Foncebadón se hace
    tranquila (me pasan un par de compañeros) mientras cae una niebla
    meona. Oigo voces en la semipenumbra del amanecer y son peregrinos
    que transitan por una senda cercana a la carretera. Arriba en la Cruz
    le saco una foto a la bici y empiezo la bajada (hay un pequeño
    repecho antes). En esta bajada empieza a llover con ganas. ¡Benditos
    frenos de disco! Y de alguna manera creo que empiezan los males con
    los que acabaré el día, debo coger frío en el cuello y empiezo a
    notar las primeras molestias que me impiden agarrarme abajo del
    manillar en la bajada larga y rápida hasta Molinaseca. No sé por
    qué había fantaseado con un baño en la piscina fluvial de este
    pueblo (recuerdos de otros caminos), pero cuando cruzo el puente hace
    fresco y llueve. Me coge uno de los compañeros que dejé arriba en
    la Cruz de Hierro y durante un rato pedaleamos juntos cruzando
    Ponferrada y comenzando la subida hacia las médulas (y soñaba yo
    con una larga bajada hasta el Barco de Valdeorras). En una gasolinera
    paro a tomar algo y al poco me alcanza el grupo de los murcianos y
    Carlos Gil, pero les dejo antes y salgo
    solo, porque como siempre pronto me pasarán y no seré capaz de
    seguirles. El trayecto junto al río Sil
    hacia Monforte es muy bonito, me van adelantando algunos compañeros
    a los que luego pasaré sin darme cuenta cuando paren a comer. Poco
    antes de Monforte, subiendo junto al río Lor
    pincho por primera vez desde hace años. Me da miedo hacerme un lío
    con el arreglo, pero tengo suerte, no llueve y consigo repararlo en
    un tiempo prudente.

    En Monforte de Lemos (1.100 km) apenas
    paro, pero tengo tiempo de caerme de la bici al tropezar con un
    pequeño bordillo y aunque vuelo con gracia, no me hago daño. Un
    compañero con el que he coincidido se queda a tomar algo más
    sólido, pero yo bebo algo y sigo. Más adelante en una gasolinera
    aprovecho para comer algo. Me queda llegar a Lalín, cruzar el Miño
    y luego largas subidas hasta el alto de Faro, donde los molinos de
    viento, que la verdad es que no me cuestan mucho. Pero lo malo es el
    cuello, pues a estas alturas ya he descubierto lo que es el famoso
    síndrome de Shermer´s neck. Los músculos del cuello se quedan sin
    fuerzas y la cabeza se cae literalmente. No duele, pero es
    desagradable y peligroso porque no puedo mirar al frente si no me
    sujeto la cabeza con la mano en la barbilla. Parezco el pensador.
    Subiendo y en llano lo sobrellevo, bajando es un peligro. Me planteo
    por primera vez el abandono, no veo posible seguir así muchos
    kilómetros. Por lo lo menos tengo que llegar a Lalín. Hago mis
    cálculos y tengo tiempo de sobra para acabar. Pero tengo que hacer
    paradas frecuentes para descansar el cuello, y mi ritmo es muy bajo,
    ya que bajando tengo que ir totalmente erguido y sin pedalear para
    mantener la cabeza en su sitio. En Lalín (1164 km) coincido sellando
    en una cafetería con Carlos Gil y Diego el sevillano que me acaban
    de pasar antes. Me tomo un cola-cao con madalenas y cojo las fuerzas
    y ánimo para seguir al poco de salir ellos, y justo cuando llega el
    grupo de murcianos (cómo consigo adelantarlos, es un misterio).

    Anochece pero me quedan sólo 35 km de
    toboganes. Siguiendo mi estrategia de bajar erguido, y parar a
    descansar cada pocos kilómetros sé que llegaré y ya viendo la meta
    tan cerca es muy fácil seguir. Me hubiera gustado llegar hasta el
    centro de Santiago en bici, pero eso tiene que quedar para otra vez.
    Me basta con entrar en el polideportivo de Lestedo (1203 km) el
    último control, sobre las 22,15 h, para dar fin a esta increíble
    aventura.

    Recapitulo y compruebo como he ido
    cogiendo la forma poco a poco a lo largo de los kilómetros, como he
    superado los momentos duros con confianza, y a la vez me da miedo lo
    que me ha pasado con el cuello. Ya tendré tiempo para reflexionar
    sobre ello. Es la primera vez que me pasa y me he quedado inquieto.
    Por cierto, la mano izquierda dormida, como me pasaba el año pasado,
    y en cambio la derecha perfecta. Las piernas cansadas pero sin
    dolores, y tampoco en las rodillas. No está mal para no haber casi
    pedaleado este año. Como la tortuga del cuento, he ido lento pero
    constante.



    Publicado hace 4 meses #
  3. ¡Enhorabuena Adriano! Me ha gustado leer tu cronica. Lo que me ha llamado la atencion las del molestias del cuello, si me pasa eso no se si podria continuar.

    Gracias por compartir. 

    Publicado hace 4 meses #
  4. Buena cronica

    Gracias por compartir

    Espera lo mejor y preparate para lo peor
    Publicado hace 4 meses #
  5. Que buena crónica! De esas que te ponen los dientes caninos y te hacen fantasear...

    Publicado hace 4 meses #
  6. Adriano, eres mi héroe, enhorabuena por la prueba y la crónica. Ya me gustaría a mí aguantar eso que ya casi te va pareciendo normal, 1.200 km.


    A ver si te puedo ayudar con lo de la dormidera de la mano izquierda, a mi me pasa que la cinta del manillar de la Domane se mueve en donde apoyo la mano izquierda, donde hace la curva que es un sitio muy normal para cogerte, en la parte de la derecha también me cojo en la curva y no se mueve la cinta. Bueno pues en la revisión de este año se lo dije al dependiente de la tienda, sabe mucho de bicis y ciclistas, y me dijo, tu eres diestro verdad? pues si, soy diestro, y esa mano izquierda no se te duerme más que la derecha? pues si, la izquierda se me duerme a veces y la derecha no, contesté. Pues eso es porque la mano izquierda pasa mucho más tiempo apoyada en el manillar que la derecha, beber, arreglar algo que llevas mal puesto, buscar en los bolsillos del maillot, tocar los botones del navegador, etc. lo haces siempre con la derecha mientras la izquierda está apoyada en el manillar y aguantando todo el peso de tu cuerpo. No hay solución? pregunté, si, si que la hay y es muy fácil, te tienes que acostumbrar a hacer más cosas con la mano izquierda, prueba a tocar los botones del navegador, coger o dejar el bidón, sacarte algo de los bolsillos del maillot etc. sin darte cuenta descansarás la mano y a la vez al moverla le darás más circulación a la sangre.

    El consejo parece bueno y es gratis, yo lo voy probando y de momento va bien, también es verdad que he pasado muy poco de 100 km en cada salida, pero parece que me va mejor la mano y es que he hecho otro cambio en el apoyo de las manos. Imitando a Rafa Caracol, me he instalado unos mini cuernos aero, son cortos, no sobresalen del manillar y ofrece una tercera posición bastante más cómoda y aerodinámica a ir cogido de arriba o de abajo. En las rectas se nota el cambio de posición en la espalda y el cuello, para bajadas y subidas no valen, pero en llano se nota mucho el cambio, además al no haber apoyo con las manos, te apoyas en los antebrazos, las manos descansan, tampoco es para tirarte 100 km seguidos cogido de los cuernos sin soltarte, simplemente vas alternando posiciones, no vas tan acostado ni tienes que levantar tanto la cabeza como si te coges de abajo, es una posición más que ayuda a pasar las horas de bici y como beneficio adicional tiene un efecto aerodinámico con el que ganas unos 3 km/hora de velocidad que se nota bastante en la velocidad media al final de la etapa. También te aviso que hay que acostumbrarse a conducir en esa posición, la bici es más nerviosa y se mueve hasta que te acostumbras, en un par de salidas ya lo dominas y te aseguro que es más cómodo que cogerse de abajo, no hay que levantar tanto el cuello y este padece menos. Los cuernecillos que yo llevo se pueden graduar en altura, no hace falta agacharse mucho para notar la ventaja aerodinámica, que realmente está en que escondes los brazos, no los llevas abiertos y están en línea con el torso.

    Un abrazo, campeón, y a disfrutar lo que queda de buen tiempo para montar en bici.

    Dios creó la cerveza, el diablo la Coca-Cola.
    Publicado hace 4 meses #
  7. Hola Adriano6,enhorabuena por acabar una prueba con tantos kilómetros.

    Y también tengo de derte las gracias por esta geniál crónica que has publicado,la he leído y releído y he disfrutado con tú relato.
    Una pregunta me queda por hacer,para afrontar esta brevet,que equipamiento,tanto en prendas de vestir luces y herramientas llevabas, si puede saberse.

    Publicado hace 4 meses #
  8. Enhorabuena Adriano6, no deja de sorprenderme el aguante que tienes para hacer esos kilometrajes.

    Saludos.

    El unico simbolo de superioridad que conozco es la bondad.
    Beethoven.
    Publicado hace 4 meses #
  9. Uff menuda paliza os pegáis encima de la bicicleta... Y, pese a esto, me gustaría probar también esto de las brevets, no soy muy asiduo al ciclismo de carretera aunque siempre me ha llamado.

     En estos días he curioseado mucho ya que si bien la competitividad de la carretera no me atrae demasiado, en las brevets parece ser algo mas tranquilo. La cuestión es que he visto una bicicleta de.. gravel o cx que es la mmr x grip (la podria utilizar como de carretera y para viajar ligero) y estoy pensando en comprarla ya que estaba bien de precio; pero no tengo casi experiencia en carretera, no se como se desenvuelve una bici asi, o si puede ser adecuada para las brevet y deberia mirar algo mas de ruta.
    Esta bicicleta sería una talla S lo que creo que me vendría algo justo (mido 1.73) lo cual, para pruebas largas me parece que no es lo idóneo. 
    En resumen, ando perdido.

    Publicado hace 3 meses #
  10. Hola:

     Por casualidad he visto un documental sobre el tour de 1928 “Le Ride”. ( You Tube). Ha sido toda una lección de brevetismo ( me acabo de inventar una palabra). Confirma todo lo que Adriano nos aconseja , lo más importante la cabeza, después unas buenas piernas y finalmente  casi cualquier bici.
    El tema es un homenaje al equipo neozelandés que participó en 1928, realizado por dos ciclistas con dos “” ,y con bicicletas de 1928 .Recorren  en lo posible el circuito original. Hay etapas de 320 km y 3000 m de desnivel, parece poco pero son 22  etapas y 5.476 km.
    Un saludo a todos y disfrutar
    Fjve

    Publicado hace 3 meses #
  11. Si se puede considerar como Brevet los 144 km de una tacada, y cargado con las alforjas, que me metí entre Alcaudete y San Pedro del Pinatar... eso sí, en e-bici, pero como prácticamente todo el trayecto era en leve descenso... apenas tiré del motor... esta es... creo recordar, la kilometrada más larga que me he metido en bici, aunque tengo una de 131 km en btt muscular... Leganés-> Toledo -> Aranjuez en su mayor parte por pistas  de tierra y caminos carreteros... la de los 144 km fue, en la mayor parte del recorrido, por carril bici y asfalto... aunque también hice unos cuantos kilómetros por caminos carreteros

    Publicado hace 3 meses #
  12. adrianairda dice: Uff menuda paliza os pegáis encima de la bicicleta... Y, pese a esto, me gustaría probar también esto de las brevets, no soy muy asiduo al ciclismo de carretera aunque siempre me ha llamado.

     En estos días he curioseado mucho ya que si bien la competitividad de la carretera no me atrae demasiado, en las brevets parece ser algo mas tranquilo. La cuestión es que he visto una bicicleta de.. gravel o cx que es la mmr x grip (la podria utilizar como de carretera y para viajar ligero) y estoy pensando en comprarla ya que estaba bien de precio; pero no tengo casi experiencia en carretera, no se como se desenvuelve una bici asi, o si puede ser adecuada para las brevet y deberia mirar algo mas de ruta.
    Esta bicicleta sería una talla S lo que creo que me vendría algo justo (mido 1.73) lo cual, para pruebas largas me parece que no es lo idóneo. 
    En resumen, ando perdido.

    ...Te recomiendo que te asesores bien con conocidos que tengan bici de carretera o gravel. la eleccion de talla y geometria es muy importante, yo diria más que en la mountain bike.

    Nunca he hecho una brevet, pero lo del ambiente de competitividad en carretera es totalmente segun te lo tomes, mucha gente se apunta a marchas cicloturistas y las hacen a su ritmo. Pensar en competir en bici si no te dedicas intensamente es totalmente absurdo.

    Publicado hace 3 meses #
  13. Para brevets lo importante es que a bici sea cómoda. Yo he hecho brevets con una Trek Domane de aluminio (la más baja de gama) y ahora con una Verenti Substance de acero, supuestamente de gravel o similar, que pesa lo suyo, pero que es muy cómoda también. Con las dos he podido hacer muchas horas de pedaleo sin problemas. También es verdad que yo me adapto muy bien.
    Para que sea cómoda influye principalmente la talla y que esté ajustada al ciclista, eso está claro.
    Y como de lo que se trata es de echarle horas, pues tener la cabeza en su sitio, que las piernas seguirán si la cabeza lo manda. Esa es mi experiencia. Yo soy un matao, que en velocidad me adelantan hasta las viejecitas, pero resisto lo que me echen, y aunque pase por alguna crisis mental, normalmente las soluciono sin problemas. De momento no me he retirado nunca de ninguna prueba.

    Publicado hace 3 meses #
  14. Siempre me ha llamado la atención y este año estaba decidido a realizar mi primera brevet, con esto del covid no he podido. Pero tengo una duda, hace falta federarse para inscribirte? Este año ha sido un gasto que no he amortizado, y me da que el año que viene puede ser igual.

    Publicado hace 3 meses #
  15. Cubick dice: Siempre me ha llamado la atención y este año estaba decidido a realizar mi primera brevet, con esto del covid no he podido. Pero tengo una duda, hace falta federarse para inscribirte? Este año ha sido un gasto que no he amortizado, y me da que el año que viene puede ser igual.

    Sí tienes que federarte. Pero si sólo lo haces por las brevets te conviene el carnet de la FECT (federación española de cicloturismo), más barato y con coberturas más acordes con lo que se pide en una brevet. Puedes buscar su web en Internet

    Publicado hace 3 meses #
  16. Cubick dice: Siempre me ha llamado la atención y este año estaba decidido a realizar mi primera brevet, con esto del covid no he podido. Pero tengo una duda, hace falta federarse para inscribirte? Este año ha sido un gasto que no he amortizado, y me da que el año que viene puede ser igual.

    Sí tienes que federarte. Pero si sólo lo haces por las brevets te conviene el carnet de la FECT (federación española de cicloturismo), más barato y con coberturas más acordes con lo que se pide en una brevet. Puedes buscar su web en Internet

    Publicado hace 3 meses #
  17. Cubick dice: Siempre me ha llamado la atención y este año estaba decidido a realizar mi primera brevet, con esto del covid no he podido. Pero tengo una duda, hace falta federarse para inscribirte? Este año ha sido un gasto que no he amortizado, y me da que el año que viene puede ser igual.

    Sí tienes que federarte. Pero si sólo lo haces por las brevets te conviene el carnet de la FECT (federación española de cicloturismo), más barato y con coberturas más acordes con lo que se pide en una brevet. Puedes buscar su web en Internet

    Muchas gracias, lo tendré en cuenta

    Enviado desde mi iPhone utilizando Tapatalk

    Publicado hace 3 meses #
  18. Cubick dice: Siempre me ha llamado la atención y este año estaba decidido a realizar mi primera brevet, con esto del covid no he podido. Pero tengo una duda, hace falta federarse para inscribirte? Este año ha sido un gasto que no he amortizado, y me da que el año que viene puede ser igual.

    Sí tienes que federarte. Pero si sólo lo haces por las brevets te conviene el carnet de la FECT (federación española de cicloturismo), más barato y con coberturas más acordes con lo que se pide en una brevet. Puedes buscar su web en Internet

    Muchas gracias, lo tendré en cuenta

    Enviado desde mi iPhone utilizando Tapatalk

    Publicado hace 3 meses #
  19. Adriano6 dice:

    Cubick dice: Siempre me ha llamado la atención y este año estaba decidido a realizar mi primera brevet, con esto del covid no he podido. Pero tengo una duda, hace falta federarse para inscribirte? Este año ha sido un gasto que no he amortizado, y me da que el año que viene puede ser igual.

    Sí tienes que federarte. Pero si sólo lo haces por las brevets te conviene el carnet de la FECT (federación española de cicloturismo), más barato y con coberturas más acordes con lo que se pide en una brevet. Puedes buscar su web en Internet

    ... A mi siempre que he dicho de hacer algún viaje en bici me asalta la misma duda... ¿ es conveniente federarse para ello ?, o al tratarse de viajes personales, sin ningún tipo de reto deportivo ni nada por el estilo, ¿ el federarse sirve de algo... o de nada ?... ¿ se pueden hacer seguros, digamos..."  todoriesgo " temporales... por ejemplo para que te cubra durante lo que dure el viaje ?... ¿ qué te cubre la federación ?


    Publicado hace 3 meses #
  20. Hedumaza dice:

    Adriano6 dice:

    Cubick dice: Siempre me ha llamado la atención y este año estaba decidido a realizar mi primera brevet, con esto del covid no he podido. Pero tengo una duda, hace falta federarse para inscribirte? Este año ha sido un gasto que no he amortizado, y me da que el año que viene puede ser igual.

    Sí tienes que federarte. Pero si sólo lo haces por las brevets te conviene el carnet de la FECT (federación española de cicloturismo), más barato y con coberturas más acordes con lo que se pide en una brevet. Puedes buscar su web en Internet

    ... A mi siempre que he dicho de hacer algún viaje en bici me asalta la misma duda... ¿ es conveniente federarse para ello ?, o al tratarse de viajes personales, sin ningún tipo de reto deportivo ni nada por el estilo, ¿ el federarse sirve de algo... o de nada ?... ¿ se pueden hacer seguros, digamos..."  todoriesgo " temporales... por ejemplo para que te cubra durante lo que dure el viaje ?... ¿ qué te cubre la federación ?

    No tengo ningún interés en la FECT (aunque conozco a algunos de sus promotores). Tienes toda la información en su web sobre la cobertura del seguro y ampliaciones. Para mí, además de ser necesario para inscribirme en brevets, lo más interesante como cicloturista (también de alforjas, aunque últimamente la vida me deja muy poco tiempo) es la posibilidad de contar con asistencia en viaje (como en los coches), es decir poder pedir auxilio en caso de avería o accidente.

    Publicado hace 3 meses #



A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005.

Aviso legal | Política de cookies