Rodadas. Una comunidad de cicloturismo y viajes en bicicleta
Volver arriba

Costa mediterránea hasta Barcelona

  • 17 de December de 2008

De Almería a Valencia

De Almería pasé a Murcia, donde gracias a la información de un aldeanete de la zona y al GPS pude disfrutar de algunos caminos de tierra que bordeaban las pequeñas y solitarias calas de la costa. También tuve la oportunidad de acampar y observar por la mañana un bonito amanacer murciano.

En la provincia alicantina, no por mala suerte sino por no haber investigado bien la ruta, me chupé todas las urbanizaciones que había a pie de costa. Y así fue hasta Benidorm, donde decidí pedalear por el interior, subiendo y bajando montañas, olvidando por fin las horribles vistas de ladrillo anteriores. De esta manera llegué a Valencia, donde Rafa, un tipo genial que conoció mi aventura por Internet, fue mi mejor embajador en la ciudad.

De Valencia a Barcelona:

En Valencia tuve la suerte de concocer a Alberto, un amigo de Rafa, que me informó sobre la Via Augusta, una antigua calzada romana con mucha historia, que recorre gran parte de la costa Mediterránea. Por lo que me contaron, La Generalitat ha invertido bastante dinero en señalizarla y darla a conocer.

Asi pues, este fue el camino que utilicé para salir de Valencia y llegar a la provincia de Castellón. Tengo que decir que es buena la intención de señalizar la Vía, pero tal y como está ahora, no sirve de nada sin una guía que indique bien los tramos y los lugares de paso. Yo me perdí varias veces y gracias al GPS conseguía enlazar de nuevo. Pero llegó un momento en que empecé a no disfrutar, rectificando cada dos por tres y pensando todo el tiempo por dónde tenía que ir. Además, la mayoría de la gente de la zona no tenía ni idea de qué era eso de La Via Augusta, y no me pudieron ayudar demasiado. Creo sinceramente que es una buena iniciativa, pero aun queda mucho por hacer.

Desisitiendo de la Via Augusta, continué mi viaje por la provincia de Castellón, pedaleando paralelo a la costa por caminos campesinos, rodeado de naranjos, y finalmente por la via verde que enlaza Alcossebre con Peñíscola.

Para llegar a Catalunya, tuve que coger un pequeño tramo de carretera nacional, pero una vez en Amposta tuve la suerte de enlazar con el GR-92, que por esa zona circula paralelo a un canal del delta del Ebro, llevándome directo hasta L’Ampolla.

El resto de la ruta hasta Barcelona fue por las carreteras secundarias de la costa y algunos paseos marítimos. Una vez llegado a Vilanova i la Geltru, me dirigí hacia el interior, recorriendo la comarca del Alt Penedes, y entrar a Barcelona por su lado oeste.

A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005.

Aviso legal | Política de cookies