Volver arriba

Singapur smart city

  • 26 de diciembre de 2016
  • 100 kms

 

  Esto es otro mundo y más viniendo del polo opuesto. Ya no sé si lo excepcional eran la India y Bangladesh o lo es esta ciudad-país.

** Recomiendo leer antes los diarios de la India y Bangladesh.

 

  Los extremos separados por 4 horas en avión, pasar del incivismo al rigor por norma. El primer ejemplo, en el aeropuerto de Dhaka no funcionaba el WiFi y en el de Singapur perfecto.

  Mi miedo eran el ruido y la humedad pero fue salir al exterior y sentirme como Alicia en el país de las maravillas. Buena temperatura, todo limpio y...silencio! Me he habré quedado sordo en el aterrizaje?

  El tráfico transcurre con una fluidez pasmosa, como la mantequilla. Para mi es un gran placer los primeros metros en bicicleta, vengo de estar tres meses casi paranoico por los bocinazos y el peligro. Si vais allí probad a pedalear y me entendereis.

  Cierto es que aquí no reside tanta gente y las normas son muy estrictas, pero se ve que la gente es muy respetuosa. Me siento como si estuviese en Japón, la gente hace tai chi en los parques, la gente practica multitud de deportes ( cometa, plato, paintball...), hay campamentos juveniles en los parques donde además se puede acampar. Bicis, patinetes, tándems...sin papeles ni otra basura y la expresión facial de país acogedor. De hecho, aquí la lengua casi oficial es el inglés y hay gentes de toda Asia y más allá.

  Voy disfrutando del pedaleo viendo el amanecer desde el East Coast Park con una inmensidad de barcos esperando poder atracar. No he dormido en el vuelo así que me tumbo en el césped y descanso un rato antes de encontrar a Hemi, un exmilitar estonio que viaja por el mundo en bici. Por fin encuentro viajeros! Pero él va para Indonesia, Australia y Argentina. 

  Entramos al centro de Singapur con su famoso skyline, Hemi coge el ferry y yo voy a casa de Dilys, piso 10, otra Warmshowers. Mientras llega me esperan sus padres que me tratan de maravilla. Duermo la siesta después de los noodles con pollo y salsa, que serán mi preocupación por estos lares. Con Dilys hablo poco, tiene el carácter oriental y el temperamento complicado. Le gusta viajar y precisa poco dinero para vivir.

  A la mañana Goh ( el padre ) que se llama Rin Goh "star",  retirado pero con una vitalidad y alegría permanentes, me guía en bici por toda la ciudad. El fuerte de 1885, Santosa Island, la costa y los barrios árabe, chino e indio. Conservan muchos edificios antiguos y la constante es tener edificios bajos a diferencia de otras culturas. 

  Llegamos a los templos budistas y también llega la habitual tormenta diaria. Estoy disfrutando una ciudad como pocas veces y además en bici. Apenas he oído algún claxon, habrá sido sin querer!

  Cada vez que Goh me habla de cómo funciona cada cosa en el país me quedo admirado. Singapur es tan pequeño que lo puedes rodear en bicicleta en un día. Así es fácil de gestionar claro, pero hace falta buena voluntad y sentido de servicio público. Tienen al Presidente ( aquí Primer Ministro ) que más cobra del mundo. En su gobierno no hay corrupción, y este no es un país comunista, pagan buenos sueldos y la gente quiere cumplir en su trabajo.

  Un buen ejemplo es la limpieza, si te pillan tirando algo al suelo es un tema serio, la zona industrial la han pasado a las islas y la costa está limpia, los lavados de coches recogen todo residuo y no va al mar. Es una ciudad segura y no se ve pobreza porque hay apoyo gubernamental...y más cosas. Me llama la atención cuando veo a gente mayor trabajando p.e. en el aeropuerto moviendo carritos o recogiendo bandejas en restaurantes con una movilidad reducida, pero lo hacen para mantenerse ocupados en trabajos que los jóvenes no quieren y alguno realmente lo necesita.

  No descanso bien en este sofá cama y a ver en el parque, he decidido quedarme más días para pasar la Navidad con gente católica así que acampo en el West Coast Park. Hay que registrarse en la policía, pero no me dicen nada. Esto está lleno de tiendas de campaña.

  A la noche cae otro tormentón pero me da tiempo a disfrutar de las cometas electrónicas cual drons. Eran 6 y se movían como dragones aunque alguna se enganchó. Como telón de fondo los tremendos rayos y truenos y el consiguiente aguacero, pero la tienda aguantó bien las horas de lluvia. 

  Me siento extraño. Hoy es Nochebuena y estoy sólo.

Felicito a la gente las Navidades y ya no me siento sólo. Muchas felicitaciones y buenos deseos que me emocionan. Será mi primera Navidad fuera. No hace frío, todo lo contrario. No hay iluminación ni decoracion. Necesito contactar con mi cultura, como sentirme en casa.

  Recuerdo haber visto muy cerca un centro católico, pese a sentirme más una persona espiritual que religiosa, no dudo en ir. Se trata de un centro cristiano protestante y Koh me permite acompañarles tanto en los actos como en la cena. Veo una representación juvenil, qué hermoso canta una chica! Y luego sale el predicador filipino, haciendo bromas de inicio, para luego hablarnos de Jesús.

  Cuando pide a quiénes no han sido tocados por Jesús que se acerquen, me animo, eso si tras dudar mucho y oír un tremendo trueno. Será una señal? Luego unos monitores nos explican a parte cuestiones sobre el rezo, la salvación y demás. Pero yo intento razonar y no llegamos muy lejos. Eso si, la comida de Nochebuena buena en grupo, rara pero con gente abierta de corazón. Que vuelva mañana? Ok

  Al final consigo estar en Navidad con gente afín, retrasando cruzar a Malasia. El día de Navidad me hospedo con Rachel y Tang, sigo subiendo, piso 17. Son los primeros chinos de muchos que me acogerán. Pruebo un buen té chino tras el arroz con pollo por fin cocinados normal y sin especias.

  Vuelvo al centro católico y lo más hermoso son las canciones de Navidad cantadas por el coro. La comida completa pero sin turrón, pero me hinché a pasteles de chocolate y de crema. No estuvo mal la Navidad en esta corta estancia de 5 días en Singapur.

  Nos mudamos a Malasia alegres con uno de los mejores desayunos que he probado: patata dulce, yogur, cacao, mantequilla con pan casero, frutos secos, cereales con leche de soja...imposible llevar todo esto en la mochila.

 Malasia, Tailandia, Camboya...

  ahora el viaje de placer!?

 

Dabicin ( con B, no davicin )

A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005.

Aviso legal | Política de cookies