Volver arriba

Pueblos de Italia

  • 23 de julio de 2016

  El articulo La Costa Azul lo completo desde La Salute de Livenza, 60 km màs allà desde la casa de Ruggero Boatto, un miembro de warmshowers.org que recibe continuamente a viajeros de todas partes.

  Ruggero tiene 62 anos y piensa dar la vuelta al mundo en una bici reclinada. De espiritu joven y aventurero tardio y gran cocinero. Sin su ayuda no tendria la opciòn del wifi para actualizar por fin el blog aprovechando mi segundo dia de descanso en estas 4 semanas de viaje. Ademàs debo esperar aqui a que llegue mi pasaporte desde Madrid con los visados, con suspense, esta era mi segunda gran parada planeada tras Montpellier por lo de la tienda de campana.

  Poco antes de Gènova me adentro al norte hacia Piacenza y he de subir la primera gran cuesta hacia Casella. Hasta la disfruto y todo pero conlleva que hoy tan solo hiciese 60 km pero de gozo por estar entre el verde y la montana y sin el estress de la costa. Cambio brutal de panorama y hasta de caràcter de la gente, màs accesible. Vuelve el llano y ahora es màs fàcil encontrar dònde acampar, o eso creo. Decido hacerlo en un campo privado y por fin duermo en blando, por la hierba, que ha vuelto a aparecer. Serà una noche fria por la altura y con animales nocturnos y sus ruidos. La imaginaciòn vuela.

  Dejo Ronco Strivia un domingo por la manana con gran ritmo. Este serà un dia completo por muchos motivos.

Parece que estè en la costa de Lugo, por el paisaje y la calidad de la carretera. En Casteggio, gracias a la bella hostelera puedo ver la carrera de Moto GP con morbo en Italia, pero aqui no hay tifosi y gana Marquez bien. Me invita un cliente a gelatos.

  Hoy es la primera vez que encuentro a otros cicloturistas en mi direcciòn, pero no es el momento para mi de juntarme aunque acaba sucediendo. Con Gps y todo nos perdemos 3 veces asi que sigo rumbo yo solo y vuelve la buena suerte. A las 3 minutos Sergio me da agua y vacia media nevera para mi. Una maravilla! decia un viajero que debes de viajar con la sonrisa en la cara y el corazòn abierto. Creo que lo debo de transmitir porque seràn varios dias seguidos asi de afortunados.

  Ya es tarde y estoy entrando en Piacenza, otra belleza italiana pero he de salir ràpido otra tarde màs de una localidad para tener dònde acampar. Esta vez serà realmente atrevido pues ya sin luz decido hacerlo junto a una rotonda en una zona de campo màs o menos tranquila. Ya lo sè, una locura pero fue bien. Ademàs tuve la suerte de que quedè en la salida hacia Cremona, mi siguiente destino.

  La siguiente locura fue salir con la legana puesta y meterme en la Tangenziale, algo asi como una Via ràpida, pero como no prohibian nada adelante. Como desayuno fue estresante pero ùtil porque adelantè kilòmetros.

  Llegando a esta zona de Lombardia es emocionante ver a tantas mujeres en bici con los peques, de compras o de paseo. Ese es otro de los motivos de mi viaje, apostar por la bici como medio de transporte y no solo de deporte, ya sea para ir a tomar algo, al trabajo o de compras. Necesitamos un cambio de hàbitos por salud o protecciòn del medioambiente. Vale cualquier motivo y no es cuestiòn de carriles bici.

  En Cremona, cuando el sol apretaba y las piernas dolian me vi de pronto en la entrada de otra Tangenziale. Aqui empieza otro gran dia. Giorgio, un policia local me guia a travès de la ciudad en 5 minutos para coger la salida a Mantova. Despues de pedalear a màs de 30 grados paro a comer a la sombra y aparece el amo de la casa, tras charlar de mi viaje vuelve con media sandia. Hummm!

  A media tarde estando de compras aparece Nello, el tipico italiano.

Mamma mia!!! Davide, il giro al mondo.

  Me paga la compra y me indica un hospedaje. Genial otra vez. Precioso atardecer con el lago de Cremona, es que no falla, todos los pueblos tienen gran encanto y belleza. Decido buscar casa particular y zas, a la primera, no me lo creo. Maximo duda un poco pero llega Gloria y venga pa dentro. Monto la tienda en la finca y conozco al gatin, a la hija y su novio, de Gloria se entiende.

  Intento cocinar pero tras un pequeno accidente acabo cenando en su casa y con buena conversaciòn. Espero que tengan buena experiencia en el extranjero los chicos. Suerte!

  Corre corre!  es lo que me digo tras coger un melon en ruta. Estaba alli tan solo que no me pude resistir. Eso si, luego lo paguè con un empacho. Tras un dia de pelea contra el viento otra vez buena punteria. Cristina y Valentina me acogen en su jardin y en 5 minutos tengo montada una cama para mi. No quiero dejar de valorarlo por lo fàcil que me està resultando encontrar sitio, por otra parte me gusta hacer salir la generosidad de dentro de las personas sin tener que llamar a la compasiòn o al efecto "estoy dando la vuelta al mundo en bici". La naturalidad es la clave.

  Llevo dos noches con Luna Llena, es estimulante.

  Tras unos 15 km de recta llego a Venecia, foto de rigor pero no se puede transitar en bici. Con tanto turista lo dejo para otra vez, ademàs no me apetece estar visitando monumentos. Conectar con la esencia del lugar y descansar, comer y beber son mis prioridades. Ruggero se enfada porque no visito los lugares pero ahora entiendo a los viajeros, con lo que te quedas es con la gente. Me encantan los monumentos y el paisaje pero la diferencia la marcan los encuentros.

  Fue un dia loco de bici, por la manana 62 km hasta Venecia y por un fallo de càlculo a las 17,30 emprendo otros 60 km hasta La salute de Livenza a tope gracias a la adrenalina. No es fàcil llegar pero justo la persona a la que le pido agua me orienta perfecto, mejor que el google maps.

  Y aqui estoy, en casa de Ruggero, llegando màs viajeros que tendràn que pelear con los mosquitos.

Ya empieza a ser ùtil la mosquitera talla cama de matrimonio.

Han sido 4 semanas con 2411 km siendo 464 los hechos los ùltimos 4 dias.

 

Este capitulo va dedicado a Pedro Gilthoniel por tantas acogidas y por ser puente de tantos encuentros.

 

Saludos desde el    Ruggero,s   Hostel.

 

 

 

 

A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005.

Aviso legal | Política de cookies