Volver arriba

La Costa Azul

  • 22 de julio de 2016
  • 2411 kms

 

  Obviamente el diario lo actualizo disponiendo de wifi y tiempo. Curiosamente tiempo no sobra cuando tu ocupaciòn es:

 pedalear - buscar agua - comida - lugar para comer - donde acampar ...

  Es una modalidad de supervivencia moderna donde el dinero no es la clave sino el instinto y la decisiòn. La cuestiòn es ser capaz de encontrar lo que necesitas, que no siempre es fàcil. Pierdes la verguenza y los prejuicios pues necesitas la ayuda de la gente. Aùn sobràndote dinero no es la soluciòn, ademàs te impediria descubrir a la gente anònima del lugar.

  Ver tanta agricultura da vida en este peregrinar plano desde Bayona hacia la Costa Azul. A las 5 a.m. ya està el agricultor entre las vides, frutales o cereales, luego el calor aprieta.

  Llegar a Frejus fue el respiro de los que somos de costa y el alivio de las temperaturas. Pero tambien fue el inicio de 3 dias por una zona no apta para la aventura, como descubrirè luego. Frejus - Cannes fue un sube y baja duro pero con unas calas preciosas.

Como cambiò el turismo, ahora en lugar de sacar fotos a cosas tenemos que salir en cada foto, como si no bastase con decirlo despues. No vemos los sitios, los retratamos y seguimos. Dedico mucho màs tiempo a observar a la gente que al entorno o sacar fotos. Disfruto viviendo y sintiendo el lugar, oir los sonidos de los idiomas. El silencio...casi no existe.

  Pues eso, que ahi me veis sentado en la puerta del Festival de Cannes cargando el telèfono con la placa solar en medio de las manos de los famosos en las baldosas (tipo Hollywood) y los demàs sacando fotos a las baldosas. Yo estaba justo en la màs deseada, Silvester Stallone. Absurdo, casi les saco una foto a los turistas pero se la hice a la estrella de la sesiòn, QUISCOLINA.

  Continuo llano y llego a Cagnes Sur Mer. Aqui empieza mi suerte.

Son las 18h, una playa a 26 grados y mi primer chapuzòn. Resulta que el de seguridad me dice que esa noche hay fuegos artificiales (es la noche antes de lo sucedido en Niza). Pues yo pensaba continuar pero me quedo. Atardecer en la playa con la gente y veo los fuegos. Luego musica tipo San Lorenzo "ai si eu chi pego" y demàs mientras yo intento dormir en la arena (tenèis que entender que mi horario es diferente) que realmente son piedras y otra noche de mal descanso. Era la primera vez que dormia tan expuesto. Despierto y està todo. Vamos a Niza, es el DiA de la FIESTA NACIONAL.

 Llego ràpido a Niza y desayuno mi  " Tapag " (ya os contarè què es otro dia)  en el centro. Vista y foto del puerto y veo que no tengo suelto para una de esas barcas. La salida es una subida de 2 h que no recordaba de cuando fui en coche hace tiempo. Ahora me doy cuenta de la suerte que tuve ayer porque de seguir no hubiera encontrado donde acampar. En subida suena de nuevo el "Bon Courage" de ànimo pero esta vez por parte de una abuelita apretando el puno. Grandes vistas de la ciudad de Niza y de la costa con los barcos de lujo. Se podria decir que es espectacular, aunque para mi gusto bonito no seria la definiciòn.

  Me imagino que si yo tuviera ese dinero tendria la necesidad de demostrarlo. Debe de ser una vida demasiado fàcil, o no. Tener que estar a la ùltima y en todos los saraos. Dicen que los extremos se tocan, es decir, para que a unos les sobre a otros les debe faltar. Serà por eso que nos molesta que vengan (intenten) a Europa? Cada uno tenemos nuestra responsabilidad con nuestros actos, p.e. al consumir ciertas marcas apoyamos un tipo de producciòn y de explotaciòn.

  En esta zona del sur de Francia y norte de Italia veo felizmente diversas plantaciones y granjas ecològicas que responden a una demanda ya real. Cuando entro a comprar comida muchas de las cosas no son comida sino productos pero es increible la fuerza con que el cuerpo te pide esas delicias dulces y saladas. Ayer sali feliz del super pues pude contenerme, eso si, tras un buen rato dudando.

  Encuentro un nutrido grupo de japoneses, algo tipico pero que me faltaba por ver. Bajada trepidante a Mònaco y màs sube y baja. Y llego a Italia! otra alegria cruzar de pais. Aqui tampoco me hacen caso los de aduanas asi que busco donde hacer la comida con mi cocina de alcohol. Resulta que encuentro una buena sombra en un pinar sin saber que el fuego ya lo tenia cerca.

  Allà abajo debe de haber una playa porque suben y bajan cada poco pero no saluda nadie, què raro!

  Hasta que uno muy sonriente se me acerca y me anima a bajar a la playa, uy! El fuego estaba en que era una playa nudista, pero creo que no era unisex. Màs tarde insistiò la criatura pero yo ya habia comido.

  Llegar a Italia fue un cambio radical. Cambia el paisaje, màs ruido, màs caos, sobre todo por las motos, gran alternativa al coche pero son màs ruidosas, mucho humo y peligrosas. Aqui las normas se respetan menos que en Espana. El sonido del habla es màs alegre, cambia el sonido O y U por la E e I, estas cosas se notan fàcil desde la bicicleta y transmiten el caràcter del lugar.

  Otra vez màs pregunto a la persona adecuada en el momento preciso. Cerca de San Remo me indican la Via por el antiguo rail, 30 km hasta esa ciudad. Perfecto! venia cansado y me permitiò conocer un tunel por la historia del ciclismo de la Clàsica Milàn - San Remo. Y, cuando ya no me quedaban fuerzas el instinto y la nariz llamaron a la puerta.

  En un chiringuito de playa huele a pescado y algo me dice que pare. Venga una pasta al pesto. se habia acabado, serà pasta fresca al ragù. Parar fue una gran decisiòn otra vez justo sin saber que se habia acabado el vial y que en esa zona no habia donde acampar, cosa que supe al dia siguiente y, ademàs cenando con vistas a la playa en el anochecer con mùsica de mar, veo las hamacas de playa.

 Ya tengo cama! segundo dia seguido de suerte en la Costa Azul y no serà el ùltimo. Gran cena y ademàs con wifi, què màs puedo pedir? un dia harè repaso de las formas en que he dormido, aqui tocò con viento fuerte en el saco de dormir en la hamaca. Ya voy confiando màs en que las cosas estaràn ahi al dia siguiente.

  Estàs bien?  esa es la pregunta a las 7,30 h. Resulta que hubo un atentado en Niza la noche del dia que pasè por alli. Al poco de salir fui màs consciente del suceso. Es curioso como los miedos estàn màs presentes dentro del que està en su habitat que del que està expuesto en todo momento, a sed, hambre, frio, calor, viento, tràfico...

  En Italia vuelvo a encontrar las fontanas (fuentes), pescaderias, el trato es màs informal, es como estar en Espana. La sucesiòn de pueblos es constante, no sabes dònde acaba uno y empieza otro. Toda esta costa (Azul por el mar pero gris por el cemento) es un ejemplo de la mercantilizaciòn de la costa que se da en cualquier parte del mundo con la pèrdida de la autenticidad que conlleva. Esta serà la tercera noche seguida buscando desesperado dònde acampar. Imposible y ademàs de postre subida fuerte, pero arriba veo la ùnica zona no privada existente entre 2 carreteras y protegido por los pinos, un milagro, el tercero seguido. Ya me da igual dormir con coches al lado.

  Ultimo tramo de costa antes de entrar al norte de Italia. Llego a Arenzano y oh sorpresa que la carretera està cortada por un derrumbe de piedras. El policia me recomienda coger el tren tras valorar su opiniòn sobre los musulmanes. Primera vez que avanzo sin esfuerzo sin contar pasar la bici y alforjas al otro andèn por las escaleras para tan solo 5 minutos de ruta. Al pagar el billete constatè que las ùnicas malas caras del camino que he visto han sido de operarios pùblicos o de comercios. 

 Cambio de rumbo, ahora hacia el norte y la primera subida.

 

  Este capitulo va dedicado a Quiscolina, mi bicicleta. Ella me transporta junto con todos los enseres y sin protestar, al de menos de momento. Muchas gracias!!! Hablamos a veces y todo.

 

Me despido desde esta otra Espana (ya sè, falta la ene).

A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005.

Aviso legal | Política de cookies