Volver arriba

De Suiza Central a Millau (Macizo central francés)

De los Alpes a dos pasos del Mediterráneo; tan sólo temiendo que el cielo(en forma de aguacero) no cayera sobre mi cabeza.

  • 11 días 5 de julio de 2014 - 16 de julio de 2014
  • 730 Kms
  • medio
  • mixto asfalto y camino
  • Suiza Francia

Saliendo de Lungern, en la Suiza Central (cerca de Lucerna), me proponía atravesar los Alpes, el valle del Ródano, y parte del Macizo Central francés. La lluvia persistente (9 días seguidos de los 11 de la travesía) hizo que el resultado no fuera el esperado, con numerosos transbordos en trenes y autobuses, para escapar de los chaparrones y tormentas.

La ruta

De Lungern(cantón Obwalden, Suiza central), atravesando la región de la Jungfrau hacia Interlaken, para salir a la Suiza francesa, cerca del Lac Léman, y atravesar a los Alpes franceses. Transbordos en tren hacia Annecy debido a la lluvia persistente; continué en bicicleta por carril bici hacia Gren

La parte de la ruta que más te ha gustado

La subida a la Grosse y a la Kleine Scheidegg, bajo el Eiger y la Jungfrau.

Y la parte que menos (la que te saltarías en bus si lo volvieras a hacer)

Ninguna. Si tomé el bus es porque la lluvia no me permitía hacer nada. Solamente el tramo Crest- Livron sur Drome es bueno hacerlo en tren porque no hay una alternativa de camino o carretera decente.

El pelotón

En este viaje íbamos... 1 persona. Yo, mi bici, y el traje de lluvia para los dos.

Las bicis y el equipo

  • Tipo de bici: Mérida, BTT con ruedas de 26. Cubiertas estrechas, muy polivalentes, tanto para las trialeras de la Jungfrau como para las carreteras pequeñas del Macizo Central.
  • Cómo llevabas el equipo: Bolsa de manillar, alforjas traseras
  • En qué plan íbais: Autosuficiente
  • ¿Algo que te sobrara o faltara?: Nada de nada.
  • ¿Alguna pieza del equipo que no iera el resultado esperado?: Avería en un radio, que no pude arreglar (era domingo, y al día siguiente, 14 de julio, fiesta nacional francesa); al tercer día, la rueda ya iba torcida; pude arreglarla, pero la cubierta estaba completamente pelada y deformada; en MIllau no tenían cubiertas como las mías y decidí volver a casa.
  • Algo extravagante que llevaras en las alforjas: Mi diario de a bordo con mis acuarelas, que durante mucha parte del viaje suplieron a la cámara fotogràfica que se había muerto por el camino.

El viaje

El mejor día

El segundo día de travesía: había dormido en un pajar de Grindelwald ( ojo, "Sleep in straw", pero 18 euros!), bajo la pared norte del Eiger (ver película "Cara Norte"). Subir de madrugada con el Eiger al lado, empujando la bicicleta, como habían hecho hacía 70 años Hinterstoisser y Kurz. Llegar a la Kleine Scheidegg, ver la Jungfrau, bajar a Lauterbrunnen per caminos y trialeras... Uauuu!!!

El peor día

Después de Annecy, después de tres días de lluvia continua, acampé en St Helène sur Isère, en un prado mojado,lloviendo, todo empapado, frío. A la mañana siguiente, más lluvia. Busqué la estación de tren: fueron quince Km de lluvia. Llegando a Lancey, cerca de Grenoble, quería llorar de rabia Unos amigos de Grenoble me ayudaron a secarlo todo, pero no dábamos el abasto y tuvimos que acudir a una secadora del supermercado. Una noche en su casa me dio fuerzas para continuar. A la mañana siguiente no llovía... pero sólo fue por la mañana. Uff!.

El mayor quebradero de cabeza

El agua, la lluvia, la avería de la rueda.

Si repitieras el viaje, ¿qué harías diferente?

Nada, habría escogido otras fechas, con la previsión meteorológica más clemente.

Recomendaciones a alguien que vaya a hacer este viaje

Mirar la web "Suisse mobile", en donde hay un mapa interactivo con todas las vías verdes, caminos... una pasada de información, la mejor que he conseguido de todos los sitios en donde he ido.
El hecho de tener trenes y autobuses en Suiza a disposición del ciclista (pagas medio billete por la bici), hace que puedas tomarte la travesía con una filosofía especial: el primer día, un autobús me acercó a Rosenlaui; me ahorré una carretera con pocos coches, pero gané un tiempo precioso para poder estar al día siguiente en la Jungfrau antes de llegar el mal tiempo. Si no llego a tomar este bus, no hubiera visto ni el Eiger, y me habría pillado la tormenta en la Kleine Sheidegg, o sea, no habría visto nada. Estos autobuses o trenes me ahorraron problemas varios; en plena tormenta es mejor estar bajo un techo en un pequeño pueblo que en una ciudad, por ejemplo.

Diarios

A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005.

Aviso legal | Política de cookies