Rodadas. Una comunidad de cicloturismo y viajes en bicicleta
Volver arriba

Día 13. Versailles- Paris (Montmartre)

  • 6 de June de 2009
  • 25 kms

El día amanece amenazando lluvia. Nos apresuramos a desmontar la tienda antes de que se nos moje todo, y las primeras gotas nos cogen en el proceso. Preparamos los bártulos, y nos dirigimos al Palacio. Una vez allí, atamos las bicis al pequeño parking al efecto que hay enfrente de la puerta principal. Ataviados de nuestra ropa ciclista, entramos a visitar un palacio máximo exponente del lujo. Nuestro look no encaja exactamente con la majestuosidad de la Galería de los Espejos, ni con la suntuosidad de las habitaciones de la familia real. No terminamos de entender para qué serviría tanta abundancia. Así salimos a los Jardines, con el tiempo aún nublado y muy húmedo y fresco. Tomado el paseo y las fotos de rigor, partimos, sin saber muy bien qué ruta tomar, a la conquista de París. Debe favorecernos de cara al tráfico el hecho de que es domingo, porque no creo que para entrar en París podamos utilizar una carretera secundaria poco transitada como hacemos normalmente. El mapa con el que me hago en la oficina de turismo parece un rompecabezas. Pero pronto nos acercamos con cierta tranquilidad al área metropolitana. Entre el mapa y las indicaciones de los amables franceses a los que nos dirigimos, conseguimos llegar a un puente sobre un enorme río que debe ser el Sena. Allí nos empezamos a emocionar: con nuestras pequeñas bicicletas en París…

El puente da al gran bosque periurbano de la Bois de Boulogne. Allí, pronto encontramos un carril bici, (admirablemente omnipresente en París), y cogemos el rumbo que nuestro instinto nos dice que debe conducir al centro de París. Tras un nuevo pinchazo en mi bici ya terminando de cruzar la Bois de Boulogne, volvemos a preguntar a una parisina, porque no tenemos ni idea de dónde estamos, y la torre Eiffel aún no se ve. Preguntamos la referencia del Arco del Triunfo, (que se supone que es el vértice central de las avenidas parisinas), y la mujer nos indica que estamos casi al lado: instinto de buenos viajeros. A 5 minutos en bici por un amplio boulevard, se abre ante nosotros una gran plaza en la que confluyen más y más avenidas. En el centro un monumento con forma de gran arco y abarrotado de gente preside el paso del tiempo. Estamos en el corazón de París. ¡Lo hemos conseguido!.

Una vez recuperados del sabor del triunfo, compramos un mapa de la ciudad y ponemos rumbo al barrio de Montmartre, donde tenemos reservado junto a mis hermanas y cuñado el hotel. Tomamos conciencia de lo pequeños que somos nosotros y nuestras bicis y de lo grandioso que es París en un inolvidable paseo, siempre por tranquilo carril bici, atravesando, desde el Arco del Triunfo, la Avenue Hoche, el Boulevard de Courcelles, Boulevard des Batignolles, Boulevard de Clichy, (con el Moulin Rouge), el Boulevard de Rochechouart, y la Rue de Glignancourt. Cinco bocacalles más tarde llegamos al bonito hotel Amarys en la Rue Simart. Allí nos encontramos con mi familia, y volvemos a ser peatones… ¿hasta el año que viene?.

A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005.

Aviso legal | Política de cookies