Rodadas. Una comunidad de cicloturismo y viajes en bicicleta
Volver arriba

De Trespaderne a Haro. Ríete tú de Lawrence de Arabia.

  • 18 de August de 2012
  • 85 kms

Muy ufanos partimos de Trespaderne con la intención de seguir al principio el gr por camnio y luego, si llega el cansancio, optar por carretera. Hasta las 12 o así muy bien, caminitos, senderuelos con algo de walking bike pero vaya, lo típico. El caso es que viendo las calores que asoman en Montejo de San Miguel refrigeramos un rato y decidimos primero seguir derechitos por carretera y segundo renunciar a la subida "de las antenas" que forma parte del gr y que, de haberla hecho, no llegamos vivos ni de Blas. 

Desde que empezamos la carretera que discurre junto al pantano de la CN de Garoña (muy bonita por cierto esta carretera) la temperatura sube y la cosa se pone dura. No hay ni una mala sombra en la que parar. Además, aunque mi comañero y yo creo que tenemos un estado físico muy similar y llevamos bien acompasados los ritmos, es inevitable que en condiciones de sufrimiento surjan los diferentes "estilos" de afrontar el ciclturismo. Yo soy partidario de parar muchas veces, él es más de tirar de fuerza y descansar al reventar y, aunque no llegamos ni a comentarlo, estas pequeñas diferencias yo creo que marcan un poco que la situación se agrave para los dos. A pocos kms. de Miranda de Ebro paramos a comer en un bar y estamos tan tostados que apenas nos entra un pincho de tortilla. Son las 4 de la tarde, 18 de agosto, 40 º, y tiramos hasta Miranda. Son creo que 8 o 9 kms que casi nos fulminan. Nos despistamos y tenemos que rodear toda la ciudad en la que pretendemos renunciar a toda dignidad y, si es posible, coger un tren hasta Haro por ahorrar los 30 kms que nos quedan. No hay trenes, vegetamos en la estación una o dos horas bebiendo fantas por litros y al final tiramos hacia Haro. No duramos ni 10 kms. Paramos en un parquecillo de un pueblo con fuente y, tirados en el suelo, reunimos las últimas fuerzas y esperamos a que baje algo el sol. Por fin en Haro, nos despedimos con más cariño que fuerzas. Es curioso la sensación de vivir momentos así, tan inolvidables, con gente desconocida que luego no vuelves a ver. 

En Haro resulta que mi hotel está fuera de la ciudad, paseo largo hasta un mercadona donde compro algo que luego, en la habitación, no tengo fuerza ni para comérmelo. Soy un guiñapo y miro en internet para ir hasta Burgos, etapa de mañana, en tren o autobús o taxi o lo que sea. Decido que si me levanto sin fuerzas me quedo otro día a descansar y reponer. Me levanto y me dice la chica de recepción que está todo lleno. No me queda otra que tirar hasta Burgos, otro día glorioso me espera.

Track en wikiloc

A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005.

Aviso legal | Política de cookies