Volver arriba

2002 – Holanda

Entre tulipanes y quesos holandeses: Un viaje por el pais de las bicis

2 días nada mas!!!

Escrito el 22 de julio de 2002 por Avo y Ali. Sin comentarios

Ya nos quedan solo dos días mas de aventura. Ahora mismo estamos en Ámsterdam, a orillas de un canalito. Hoy ha hecho un autentico día de verano y la ciudad está preciosa. Al contrario que en el resto de Holanda, que a las 6 ya están todos durmiendo, aquí todo el mundo se echa a la calle, aunque dentro de poco solo van a estar abiertas las coffee shop (ejem).

Después de la apoteósica llegada a Texel, la isla de las focas, decidimos pasar otro día en el mismo sitio, porque sino había que acampar, y la tienda esta ya un poquito perjudicada. Hicimos bien, porque después de volver de ver las focas en el acuario de la isla se puso a diluviar como si el mundo se terminara en ese momento. Nos calamos enteros en el camino de vuelta, pero no había más solución.

Llegamos empapados al albergue, y nos camelamos al tipo que estaba en recepción en ese momento para que nos dejara cocinar en el salón. El albergue no tiene cocina, pero no hay ningún sitio en el que poder cocinar. En condiciones normales, quizá nos hubiéramos ido a hacerlo en la playa, pero tras el diluvio universal que nos pillamos, era una auténtica locura. El chico del albergue no era holandés. Nos dejó, aunque con cuidado y sin mostrarle a nadie lo que estábamos haciendo, porque los holandeses son muy puntillosos con las normas. Todo está completa y absolutamente reglamentado, y saltarse una norma supone una multa o quizá un despido.

Al final no vimos mucho de la isla, porque el cielo volvió a caer sobre nuestras cabezas, pero conocimos a unos españoles muy majos que dormían en las literas de al lado (es lo que tienen los albergues) (Hola Eugenio, Hola Alberto), y a que no sabéis de donde: tachan! de Pozuelo y de Aluche… es que estamos en todas partes. Al día siguiente nos levantamos prontito, y llegamos justos al ferry de las 10 (Avo me arrastro a toda caña por la isla, y al final hicimos los 6 Km. mas rápidos de todo el viaje). Después, decidimos bajar por la ruta de las dunas (mejor que por los campos de tulipanes), y fue desde luego la mejor elección de todo el viaje. ¡¡Que pasadaaaa!!! Fue precioso. Y menos mal, porque los tulipanes, en esta época del año no son mas que bulbos.

Además, y por una vez teníamos el viento de cola, así que terminamos haciendo 90 Km.!!!!! Lo mas largo de todo el viaje, pero casi sin darnos cuenta. queríamos bajar a dormir al albergue de Haarlem, pero cuando llamamos para reservar ya no quedaban plazas, así que reservamos en el siguiente mas cercano. Íbamos tan tranquilos pedaleando, ya se había ido el sol, y de pronto, un castillo. No nos lo creíamos. El albergue era un castillo reformado, y desde luego, la caña. Con sus almenas, su cepo, su cocina antigua. Nno nos lo creíamos. Eso si, como llegamos pasadas las 6 ya no nos servían la cena, así que nos tuvimos que ir a buscar un eetcafe.

Y ayer, finalmente, pasamos por Haarlem, pero estábamos tan vagos, que llegamos demasiado tarde para ver la Floridae, así que iremos seguramente mañana. Todo bien por aquí. Llegamos en un par de días nada mas!!! Que penitaaaa!!!

 

Este artículo fue publicado el 22/julio/2002 dentro de la categoría 2002 - Holanda en Rodadas.net, una página web sobre cicloturismo y viajes en bicicleta mantenida por Álvaro Martín y Alicia Urrea.

El artículo está sujeto a una licencia Creative Commons 3.0. Es decir, puedes distribuirlo y adaptarlo SIEMPRE que nos cites (más concretamente, cites al autor y enlaces a la dirección permanente del artículo); no lo uses con fines comerciales o en publicaciones comerciales; y el resultado de tu trabajo también esté bajo una licencia de Creative Commons

Siempre puedes volver encontrar este artículo en: https://www.rodadas.net/2002/07/22/2-dias-nada-mas/

¡¡¡Nos queda una semana!!!

Escrito el 19 de julio de 2002 por Avo y Ali. Sin comentarios

Por fin hemos salido ya de las llanuras desiertas del centro de Holanda, y nos dirigimos ya hacia las islas del norte. teníamos pensado cruzar el gran dique (el que contiene el agua del mar, y sirve para seguir drenando la zona central de Holanda), pero al final creo que vamos a coger unos cuantos ferries, para no tener que darle al pedal durante 35 kilómetros de línea recta con el viento en contra 😉

Al final alquilamos ayer unas canoas, para ir por los canalitos. Estaba lleno de pajaritos, nenúfares, junquitos, patos, garzas y todo tipo de bichos observables. A las 9 ya no podíamos con nuestra alma, entre los remos y los pedales. Avo cogió una canoa de competición, así que siempre iba unos cuantos canalitos por delante. Yo me decanté por otra cosa algo más estable, con lo que acabe empapadita, y con los brazos hechos trizas.

Hoy, nos hemos levantado con pocas ganas de hacer nada que no fuera rascarnos la barriga. Al final, hemos recogido, nos hemos montado en las bicis, y hemos hecho 50 Km. como unos champions que somos. Avo se ha tomado un café, así que en los últimos kilómetros tenia que perseguirle a toda mecha por las cuestas de esta tierra plana.

 

Este artículo fue publicado el 19/julio/2002 dentro de la categoría 2002 - Holanda en Rodadas.net, una página web sobre cicloturismo y viajes en bicicleta mantenida por Álvaro Martín y Alicia Urrea.

El artículo está sujeto a una licencia Creative Commons 3.0. Es decir, puedes distribuirlo y adaptarlo SIEMPRE que nos cites (más concretamente, cites al autor y enlaces a la dirección permanente del artículo); no lo uses con fines comerciales o en publicaciones comerciales; y el resultado de tu trabajo también esté bajo una licencia de Creative Commons

Siempre puedes volver encontrar este artículo en: https://www.rodadas.net/2002/07/19/%c2%a1%c2%a1%c2%a1nos-queda-una-semana/

Los que el viento se llevó

Escrito el 18 de julio de 2002 por Avo y Ali. Sin comentarios

Dios mío, ¡¡¡¡¡qué maldito viento hace en este paiiiiiisssss!!!!! Es odioso, peor que las cuestas, peor que los caminos de gravilla, ¡¡¡peor que Álvaro cuando tiene sueño!!! En fin, peor que todo lo imaginable 🙂 Obviamente, Ali al teclado, escribiendo desde la biblioteca de un pueblillo perdido de la mano de Dios, en el norte de las Nederlans estas. 🙂

Hemos hecho solo 15 Km. desde esta mañana pero estamos machacados. Das pedales como para ir a 30, pero solo vas a 15… Te quedas con la moral por tierra. Parece que en los próximos días va a hacer un tiempo regulin regulin, así que vamos a ver un parque natural que esta muy cerquita de aquí, y a ver si podemos por fin, hacer canoa. Después nos iremos a pasar las tormentas en una ciudad, o al menos, un pueblo un poco mas grande, con cafetería y pub 😉

 

Este artículo fue publicado el 18/julio/2002 dentro de la categoría 2002 - Holanda en Rodadas.net, una página web sobre cicloturismo y viajes en bicicleta mantenida por Álvaro Martín y Alicia Urrea.

El artículo está sujeto a una licencia Creative Commons 3.0. Es decir, puedes distribuirlo y adaptarlo SIEMPRE que nos cites (más concretamente, cites al autor y enlaces a la dirección permanente del artículo); no lo uses con fines comerciales o en publicaciones comerciales; y el resultado de tu trabajo también esté bajo una licencia de Creative Commons

Siempre puedes volver encontrar este artículo en: https://www.rodadas.net/2002/07/18/los-que-el-viento-se-llevo/

Jogfeluj y otras historias

Escrito el 17 de julio de 2002 por Avo y Ali. Sin comentarios

Ya hemos vuelto a la civilización (o algo así). Ayer dormimos en el parque nacional del Hoge Veluwe (pronunciado en ruso de esteJogfeluj). Nos quedamos una noche más porque resulta que el museo de arte moderno que tienen en el centro no abría los lunes, y no me iba a ir de ahí sin ver a mi amor platónico: VAN GOGH!!! Tienen una buena colección, que incluye también unos cuantos Picassos y otras joyas.

Así que después de tres días en los bosques, en unos sitios estupendos, hoy nos hemos levantado temprano, para llegar a la zona norte, donde esperamos hacer canoa, en un parque natural que nos han recomendado. Se llama Werringen, y esta en plena zona de los polder, que son los sitios que han ganado al mar los grillaos estos. Así que, a las 7 ha sonado el móvil-despertador, y a las 8 nos hemos levantados, dispuestos a empezar el día con energía (o algo así). La primera parte ha sido un poco durilla, porque aunque no os lo creáis, la parte del parque tiene cuestas!!! No muy pronunciadas, es verdad, pero lo suficiente cuando se llevan unas alforjas sobresalientes.

Así que hemos puesto rumbo norte, a velocidad crucero, y hemos llegado sin prisa pero sin pausa a Deventer, que es una de las ciudades que fueron más ricas, cuando Holanda era importante (allá por el siglo XVI), pero que los turistas no conocen. La verdad es que ha sido una pasada. Todo el mundo se quedaba mirándonos, y algunos se atrevían a tocarme la bocina!! ejem! Los que hayáis visto la bici lo comprenderéis.

En fin, después de una frugal comida, hemos seguido con nuestro rumbo norte hacia Zwolle, lugar donde nos proponíamos dormir. Para cuando hemos llegado al camping que aparecía en el mapa, el cuenta marcaba 80 Km. Nuestros cuerpecillos ya no valían ni pa secar los platos. Los espejismos de cenas calientes y camas acogedoras se multiplicaban en cada árbol y cada tocón del camino. Pero el camping era un lugar realmente tenebroso (no puedo explicar como de tenebroso), así que hemos cogido las de Villadiego, y apuntado a otra ciudad a 26 Km. al norte, Meppel….. claro, que…. en tren… (en fin, no hay dignidad después de determinada distancia).

 

Este artículo fue publicado el 17/julio/2002 dentro de la categoría 2002 - Holanda en Rodadas.net, una página web sobre cicloturismo y viajes en bicicleta mantenida por Álvaro Martín y Alicia Urrea.

El artículo está sujeto a una licencia Creative Commons 3.0. Es decir, puedes distribuirlo y adaptarlo SIEMPRE que nos cites (más concretamente, cites al autor y enlaces a la dirección permanente del artículo); no lo uses con fines comerciales o en publicaciones comerciales; y el resultado de tu trabajo también esté bajo una licencia de Creative Commons

Siempre puedes volver encontrar este artículo en: https://www.rodadas.net/2002/07/17/jogfeluj-y-otras-historias/

Ya estamos en Utrecht

Escrito el 13 de julio de 2002 por Avo y Ali. Sin comentarios

Por fin ya toy bueno (Álvaro)… pero de todas formas, para asegurarnos hemos decidido hacer trampa y coger el tren hasta Utrecht que para variar es una ciudad muy medieval y muy gótica ella.

Hoy dormimos en un hostal muy chulo que esta a 5 minutos andando de la catedral (usease que esta en el mismísimo centro de la ciudad). Bueno, de hecho, todavía no hemos visto demasiado de Utrech, porque después de aposentarnos en el hostal, que es una pasada (y para variar, tiene libre acceso a Internet), nos hemos quedado comiendo comida africana, y escuchando un conciertillo de bongos y demás.

Nuestra mayor aventura de hoy ha tenido que ver con las llaves de los candados. Esta mañana hemos sacado las bicis de su casita, nos hemos acomodado en sus cómodos sillines y hemos pedaleado hasta la estación. Una vez ahí, nos hemos montado en el ten, y hemos llegado a Utrech, donde (casi sin perdernos, oh gran novedad) hemos ido a aparcarlas. En ese momento hemos descubierto nuestra gran carencia: las llaves!

Resulta que me metí (Avo) las llaves en el bolsillo del pantalón cuando saque el candado de las bicis por la mañana y cuando quisimos volvérselo a poner, pues no había nada…. Resulta que en el bolsillo había un agujero del tamaño de una pelota de ping-pong y se habían quedado en el forro…. así que striptease masculino en las taquillas para sacar las condenadas llaves 😉 divertido, no? pues menos mal que no me vio nadie.

Así que nos vamos a ver la ciudad, y mañana salimos para un parque natural que esta un poco al este de aquí. En los próximos días estaremos algo perdidos del mundo, así que no tendréis capitulo díario de las “aventuras de pipi, calzas largas, y sus brillantes caballos de acero”, aunque lo intentaremos en cuanto sea posible.

 

Este artículo fue publicado el 13/julio/2002 dentro de la categoría 2002 - Holanda en Rodadas.net, una página web sobre cicloturismo y viajes en bicicleta mantenida por Álvaro Martín y Alicia Urrea.

El artículo está sujeto a una licencia Creative Commons 3.0. Es decir, puedes distribuirlo y adaptarlo SIEMPRE que nos cites (más concretamente, cites al autor y enlaces a la dirección permanente del artículo); no lo uses con fines comerciales o en publicaciones comerciales; y el resultado de tu trabajo también esté bajo una licencia de Creative Commons

Siempre puedes volver encontrar este artículo en: https://www.rodadas.net/2002/07/13/ya-estamos-en-utrecht/

Hello

Escrito el 11 de julio de 2002 por Avo y Ali. Sin comentarios

Tenemos mucha hambreeee!!!! Nos hemos hecho al horario europeo y a las 7 devoramos las paredes de la tienda.

Seguimos on the road, haciendo kilómetros. Ayer nos reconfirmamos en nuestra suposición de que los Holandeses son fatales para indicar el camino. Nos perdimos lo menos 6 veces!!! Les da por esconder las señales, o dar por supuesto que sabes por donde ir, así que por ejemplo dicen: LF por aquí derecho, y cuando has andado 3 metros te encuentras con que el camino se hacen 3 y claro, así nos pasa. Ayer hicimos casi 90 kilómetros, y hoy estábamos derrengados, así que hemos recorrido los últimos 25 kilómetros a Dordretch, hemos plantado la tienda, y nos hemos pasado la tarde tirados a la bartola.

Sobre todo Avo está hecho trizas. Creemos que es algo de frío, así que seguro que mañana ya esta en plena forma. El plan es mañana hacer canoa por un parque natural precioso en el que estamos, y pasado coger un tren hacia Utrech, aunque los planes cambian cada día.

 

Este artículo fue publicado el 11/julio/2002 dentro de la categoría 2002 - Holanda en Rodadas.net, una página web sobre cicloturismo y viajes en bicicleta mantenida por Álvaro Martín y Alicia Urrea.

El artículo está sujeto a una licencia Creative Commons 3.0. Es decir, puedes distribuirlo y adaptarlo SIEMPRE que nos cites (más concretamente, cites al autor y enlaces a la dirección permanente del artículo); no lo uses con fines comerciales o en publicaciones comerciales; y el resultado de tu trabajo también esté bajo una licencia de Creative Commons

Siempre puedes volver encontrar este artículo en: https://www.rodadas.net/2002/07/11/hello/

Episodio II

Escrito el 9 de julio de 2002 por Avo y Ali. 1 comentario

Hoy estamos en Delft, una ciudad preciosa, como de cuento, muy cerquita de La Haya. En lo poco que llevamos aquí, hemos descubierto ya varias cosas importantes. Primero, nunca hagas caso de las previsiones metereológicas. Se suponía que hoy iban a caer chuzos de punta, y luce un sol, que no es radíante, pero no esta nada mal. Por otro lado, nunca le pidas a un holandés que te diga como llegar a ningún sitio: ¡¡oblígales a que te acompañen!! Por experiencia, de verdad.

Después de estas consideraciones previas, aquí va un repaso de los últimos días. Ayer fue una de esas jornadas para olvidar. Nos levantamos pletóricos de energía, y nos fuimos a desayunar. Nos quedamos con un precioso recuerdo del albergue, en forma de tenedor y cuchillo, y seguimos nuestra ruta tan felices como las perdices. El camino era precioso, siguiendo la costa por una especie de bosquecillo. Nuestros culos se quejaban poco de la dura sesión del día anterior, así que pedaleábamos con ganas. Después de cruzar el primer pueblecillo la cosa cambió: de pronto nos encontramos con que ¡¡hay cuestas en Holanda!! Es cierto que no son los Alpes, pero en este país sopla un viento endemoniado que no te deja avanzar. Cuando llevábamos cosa de 30 kilómetros, estábamos ya derrengados.

Pedaleando pedaleando llegamos a una pequeña fuentecilla. Mientras Avo rellenaba nuestras reservas de agua, yo decidí piñarme con un poco de estilo. Nada grave, solo un pequeño moretón que adorna ahora mi piernecilla izquierda 😉 Ya estábamos cerca de la Haya, así que seguimos del tirón, y a eso de las 2 ya estábamos en la ciudad. Comimos unos bocadillos, y descansamos un rato. Después fuimos en busca de la ANWM (o algo así). Se trata de una asociación que se supone equivale a la RACE, y está asociada con la Asociación de ciclistas, y tiene unos mapas excelentes, especiales para velocípedos como nosotros. Pero resultó que al final los mapas no eran tan excelentes, porque son de una escala muy pequeña, así que para cada día necesitaríamos tres. Decidimos comprar solo uno que tiene los PF, que son unas rutas que se supone son especialmente bonitas para recorrer en bici.

Estamos impresionados con los holandeses. Para empezar, aquí todo el mundo habla ingles, incluso los ancianitos más ancianitos, y en segundo lugar, todo el mundo va en bici a todas partes. Hemos visto de todo, desde altos ejecutivos, a señores mayores con sus nietos en los porta-niños, gente que sale de marcha en bici, y otros que se van a hacer la compra. Gente de todo tipo. Y lo peor es como conducen: es increíblemente estresante ir en bici por la ciudad.

Después de salir de la ANWM, nos dimos cuenta de que se nos había hecho demasiado tarde para llegar a Delft a dormir como pensábamos en un principio, así que decidimos quedarnos en el Albergue de la Haya (den Haag). Mapa en ristre nos pusimos a buscarlo. Estábamos consultando en un semáforo cuando se nos acercó un tipo muy amable y se ofreció a guiarnos. Resultaba que lo habían cambiado de sitio, para ponerlo cerca del centro, en pleno barrio rojo.

Un periplo suicida por la ciudad siguiendo al hombre, que llevaba a su niño en una rudimentaria sillita en la parte trasera de la bici, sólo para descubrir que ya estaba completo. De camino en busca de la oficina de turismo: el desastre. Alicia, un carril de tranvia: resultado BICI 2-ALICIA 0

En fin… que La Haya no nos gusto demasiado, así que decidimos salir de allí lo más rápido posible, e irnos a dormir al camping de Delft. Creo que es lo mejor que hemos hecho en todo el viaje. Este sitio es una pasada. Una ciudad de cuento, con canales llenos de nenúfares, casitas de tejados puntiagudos pintados de colores. Delft es una especie de Ámsterdam pero sus casas son mucho más pequeñas y la ciudad está llena de calma. El camping es muy chulo, y para recuperarnos del stress de ayer, hemos decidido quedarnos aquí otro día más. Mañana nos vamos a Dordretch, a ver si podemos hacer algo de piragua en una zona muy chula de marismas que nos han comentado

 

Este artículo fue publicado el 9/julio/2002 dentro de la categoría 2002 - Holanda en Rodadas.net, una página web sobre cicloturismo y viajes en bicicleta mantenida por Álvaro Martín y Alicia Urrea.

El artículo está sujeto a una licencia Creative Commons 3.0. Es decir, puedes distribuirlo y adaptarlo SIEMPRE que nos cites (más concretamente, cites al autor y enlaces a la dirección permanente del artículo); no lo uses con fines comerciales o en publicaciones comerciales; y el resultado de tu trabajo también esté bajo una licencia de Creative Commons

Siempre puedes volver encontrar este artículo en: https://www.rodadas.net/2002/07/09/episodio-ii/

Hemos llegado

Escrito el 6 de julio de 2002 por Avo y Ali. Sin comentarios

Ya estamos en Ámsterdam, en un Internet café en una de las calles principales del casco viejo. Llegar hasta aquí ha sido toda una pequeña odisea. Se notan y mucho las paranoias de seguridad después los atentados del 11-S. Un buen consejo, nunca hagáis caso a alguien que os diga que no hace falta tener el DNI en regla para salir al extranjero. Ayer casi nos cuesta un disgusto.

Llegamos convencidos al mostrador de Easyjet en Barajas para que nos dieran nuestras tarjetas de embarque, confiados con que, total, solo llevabamos un par de meses caducado el DNI y ambos teníamos el resguardo de renovación. Sin embargo, la chica del mostrador no parecía tan convencida de nuestra inocencia. Venga carreras del mostrador a la comisaría, de la comisaría al mostrador. El poli de la comisaría, un españolote de pura cepa, con su bigote poblado y demás atributos nos dijo que ese asunto sólo competía a las autoridades españolas y que él, como su representante, no tenía inconveniente en que cogiéramos ese avión.. La azafata no estaba tan convencida, pero al final, entre la madre de Álvaro y yo la convencimos de que no pasaba nada, de que lo máximo que podía pasar era que nos deportaran de vuelta a España. 🙂

Increible pero cierto, conseguimos llegar al aeropuerto de Ámsterdam sanos y salvos, aunque aun con el susto en el cuerpo. Montamos nuestros caballos de acero, convertidos en la gran atracción turística del lugar, y una vez todas las piezas en su correcta posición, buscamos una forma de deshacernos de las cajas sin dejarlas tiradas en medio del aeropuerto. Después de casi 30 minutos de intentar no ser los mas guarros del lugar, finalmente conseguimos que viniera el servicio de limpieza, pero para entonces ya estaba lloviendo a mares.

Nos pusimos en marcha a eso de las 5. Antes habíamos preguntado la ruta a seguir para llegar al camping, y decididos a no dejarnos hundir moralmente por el tiempo atmosférico, pegamos unas siete pedaladas (aproximadamente), antes de refugiarnos y comernos unos estupendos filetes de pollo empanados, obra de una madre caritativa. 🙂 Después retomamos la ruta, y pasamos por debajo de estupendos túneles especiales para bici, cruces, semáforos, nos perdimos como siete veces, fuimos en dirección contraria, nos calamos hasta las orejas y finalmente llegamos al camping (estaba escondido, el jodido).

Así que así hemos pasado nuestro primer día en Ámsterdam. Hoy nos hemos dedicado a reencontrarnos con esta ciudad que ya conocíamos de anteriores veces, y a comprarnos un buen mapa de rutas de bici. Mañana nos vamos para La Haya, y después… aaah después, esta tan lejos….

PD: Hemos salido el mismo día que empezó el Tour de Francia y volveremos el día que termine. Si lo gana, será el cuarto Tour de Armstrong.

 

Este artículo fue publicado el 6/julio/2002 dentro de la categoría 2002 - Holanda en Rodadas.net, una página web sobre cicloturismo y viajes en bicicleta mantenida por Álvaro Martín y Alicia Urrea.

El artículo está sujeto a una licencia Creative Commons 3.0. Es decir, puedes distribuirlo y adaptarlo SIEMPRE que nos cites (más concretamente, cites al autor y enlaces a la dirección permanente del artículo); no lo uses con fines comerciales o en publicaciones comerciales; y el resultado de tu trabajo también esté bajo una licencia de Creative Commons

Siempre puedes volver encontrar este artículo en: https://www.rodadas.net/2002/07/06/hemos-llegado/

A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005.

A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005.