Volver arriba

Cosas del aula II

Última actualización: 7 de agosto de 2020. Escrito por Alicia y guardado en Reflexiones variopintas

Llevo toda la mañana preparándome porque mañana doy mi primera clase. En un instituto. De arte… ¡¡¡AAAHHH!!!

Al margen de los nervios; de la incertidumbre por si sabré o no hacerlo y todo lo demás, esta experiencia es sobre todo enriquecedora. Enriquecedora porque aprendes de los chavales; pero también porque te ayuda a reflexionar con otros ojos sobre todas las clases que recibiste.

Decían los sabios del CAP que uno tiende a dar las clases no como le enseñan a darlas, sino como las ha recibido. En ese caso, teniendo en cuenta mi larga experiencia con profes de arte, puede pasar cualquier cosa.

Dicen los entendidos que trabajar con niños es una experiencia única. Mañana lo confirmo o desmiento.

ACTUALIZACIÓN (9 de marzo): La clase ha salido muy bien. Los chicos, estupendos, han entrado al trapo de todos los juegos que les he propuesto (intelectuales, se entiende). He conseguido que mantuvieran la atención durante toda la clase y cuando ha sonado el timbre me han mirado con cara de… ¿pero ya? No os imagináis el tamaño de mi sonrisa de hoy. Mañana vuelvo a la carga con Miguel Ángel. Ojalá salga igual de bien que hoy.

 

¡Compartir es vivir!

← Anterior Siguiente →
 

Comentarios Hay comentarios de 6 intrépidos

  1. Vailima dice:

    Pues mucha suerte en este viaje que emprendes. Suerte, dedicación y paciencia. Ojalá que tus chavales, cuando se conviertan en adultos, te lleven en la memoria. Nunca lo sabrás, pero sin duda alguna habrás triunfado.
    un saludo

  2. Geles dice:

    Yo también hice el CAP recién licenciada y pasé por la experiencia de las prácticas. Mola. Pero confieso que te vas con una visión “falsa” de la enseñanza. No sé en tu caso. Cuando yo las hice, el profesor estaba explicando el barroco en literatura y como el tema me encanta, me pude lucir. Los chavales se divirtieron y yo lo gocé. Pero, ¿hubiera ocurrido igual con una clase de gramática pura y dura? Quién sabe…
    Ánimo y ya me contarás.

  3. Virginia dice:

    Genial que te haya ido tan bien, espero que lo mismo me pase a mí.

  4. Vailima dice:

    Enhorabuena, entonces. De todas formas, a pesar de ti misma, todos teníamos la certeza de tu éxito.
    Un abrazo

← PUBLICIDAD

Un viaje es como un matrimonio. Una forma segura de estropearlo es pensando que lo puedes controlar.

— John Steinbeck

A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005.

Aviso legal | Política de cookies