Volver arriba

Consume menos y mejor

Última actualización: 7 de agosto de 2020. Escrito por Alicia y guardado en Reflexiones variopintas

[flickr]photo:894965851(medium)[/flickr]

¿Alguna vez os habéis preguntado todo el trabajo que cuesta generar todas las cosas que tenemos en casa? ¿Todo lo que compramos en el super? ¿en las tiendas de todo a 1 euro? ¿En los centros comerciales en rebajas?

Pienso en ello a menudo cuando pasamos unos días en la bici y no puedo comprar nada más que comida y cosas por debajo de 100 gramos porque:

a) No tengo espacio real donde llevarlo

b) En el fondo, solo necesito lo que llevo ya en las alforjas y posiblemente podría prescindir de algunas de esas cosas que son nada más que pequeños lujos (como nuestros candelabros hechos con botes de yogur de cristal)…

Aún así a menudo cuando estamos de bici tengo la tentación de comprar. ¿Será que tengo el gen recolector bien implantado en mi ADN? ¿O quizá sea que he sido educada en una cultura en la que consumir es nuestro principal objetivo como ciudanos?

Quizá por estas cábalas cuando vi el documental de Annie Leonard «La historia de las cosas» sonó una campana por ahí dentro (Manolita, mi neurona, la escucho alta y clara). El documental se puede ver en su web en alta calidad pero en inglés o en calidad más baja y subtitulado o doblado en YouTube. En total son unos 20 minutos.

Después de verlo me quedo con un par de mensajes:

  • Hace 50 años se fomentaba ser una persona de recursos y solucionar los pequeños problemas cotidianos con los elementos que uno tenía a mano. Hoy, se fomenta comprar un aparato nuevo para cada mínima función (como por ejemplo, el troceador de huevos).
  • No basta con reciclar, hay que consumir menos y también consumir mejor. Comprar es elegir y elegir es ejercitar una responsabilidad: menor cantidad, mayor calidad y mayor control como consumidores sobre la procedencia de los objetos.

En definitva es el viejo mensaje de los ecologistas: pensar globalmente pero actuar localmente. En la web de la «Historia de las Cosas» se proponen 10 medidas, que os traduzco y resumo (un poco a mi manera) aquí abajo:

  1. ¡Consume menos energía! Muchos de los recursos que consumimos son recursos energéticos. Hay muchas formas de reducir nuestro consumo energético: apagar las luces, conducir menos, coger menos aviones, comprar frutas y verduras de temporada, llevar un jersey en lugar de subir la calefacción, tender en lugar de usar la secadora, irse de vacaciones cerca de casa, comprar cosas de segunda mano o pedirlas prestadas antes de comprar cosas nuevas, reciclar… Y si puedes contratar una compañía eléctrica genere electricidad verde o instalar paneles solares en casa, ¡mucho mejor!
  2. Tirar menos cosas. La producción de desechos en Estados Unidos crece incesablemente. Hay muchas formas de implantar una cultura de gasto cero en casa, el trabajo o la escuela. Se trata de fomentar hábitos que rápidamente se convierten en una segunda naturaleza. Por ejemplo utilizar las dos caras del papel, no usar vasos de plástico deshechables, llevar tus propias bolsas de la compra cuando vayas al supermercado, rellenar tus cartuchos de tinta en lugar de reemplazarlos, evitar el agua embotellada y otras comidas empaquetadas, mejorar tu ordenador en lugar de comprar uno nuevo, reparar antes de reemplazar. ¡La lista es interminable!
  3. Habla de esto con todo el mundo.
  4. Haz que se oiga tu voz. Escribe cartas al director o artículos para el periódico local [y claro, habla de esto en tu blog].
  5. Desentoxica tu cuerpo, tu casa y la Economía. Asegúrate de que los productos que tienes en tu casa no contienen productos químicos peligrosos para la salud y habla con la gente de tu entorno sobre este problema. [En la UE tenemos una legislación mucho más avanzada que la estadounidense acerca de este asunto y por tanto, productos mucho más seguros que los suyos]
  6. Desconectate (de la tele e internet) y enchúfate (a la gente). De media, en los USA una persona ve la tele 4 horas al día. Cuatro horas llenas de mensajes sobre cosas que tenemos que comprar. Tiempo que podemos pasar con amigos, familia y con la comunidad. Las comunidades online son importantes pero ahí fuera hay muchas asociaciones que necesitan gente que se involucre para trabajar sobre problemas reales.
  7. Aparca tu coche y ve andando y cuando sea necesario, manifiéstate. Las ciudades diseñadas para usar el coche (ya sabes, barrios puramente residenciales, grandes centros comerciales, polígonos empresariales y cascos antiguos en declive) son una de las causas de una mayor emisión de gases de efecto inverenadero. Conducir menos y andar más es bueno para el clima, el planeta, tu salud y tu bolsillo. Pero a veces no hay opción y tenemos que coger el coche debido a la mala combinación del transporte público o la inexistencia de carriles bici. Entonces quizá tengamos que manifestarnos para pedir opciones de transporte que sean respetuosas con el medio ambiente.
  8. Recicla tu basura
  9. Compra verde, compra justo, compra local, compra usado pero sobre todo, COMPRA MENOS. Algunas veces, menos es realmente más.

Al hilo de esto, podéis encontrar un magnífico especial en Soitu en el que se dan consejos más concretos sobre estos mismos temas. El mensaje es el mismo de antes: consumir menos y con más cabeza

Finalmente, si queréis saber cuál es vuestra huella ecológica, os recomiendo este test en inglés, y este otro en castellano. Nosotros, por más que lo intentamos, consumimos 2 planetas y medio… Habrá que seguir trabajando en ello 🙁

¡Feliz y consciente fin de semana!

PD. Gracias por las correcciones. Evidentemente, se nos escapó el post antes de tiempo 😉

 

¡Compartir es vivir!

Comentarios Hay comentarios de 10 intrépidos

  1. DANY dice:

    tienes mucha razón…sobre todo con las cosas de segunda mano, mis ultimas dos bicis para la city las he comprado de 2ª, e incluso revendí una para comprarme unas alforjas y el nuevo dueño quedó encantado de la vida con ella.
    por cierto, muy bueno vuestro sitio web

  2. Anónimo dice:

    Interesante post. Una crítica: «convinación» chirría, uff; se te olvidó pasar el corrector ortográfico

  3. Jose Manuel dice:

    Esto cada vez se pone más interesante. Sois la leche, este artículo es muy bueno, ayer hable con dos amigos de estos temas y es que ahi que ponerse las pilas. Recomiendo hacer los test, la página es buena, ser sinceros eh…
    Un saludo.

  4. Emilio dice:

    Muy bueno, excelente.
    Me imagino que las personas que entren en esta página ya habrán tomado estas medidas. Desgraciadamente los no lectores serán los que seguirán actuando de manera egoista con el planeta y el prójimo.
    Muchas veces discuto con amigos para que corten el agua al ducharse y me miran con cara de «flipaos» y me contesta que «una mierda» que estan en Asturias y que sobra agua. Asi de zoquetes son y asi es la mayoria de la sociedad.

    • Ali dice:

      Tienes toda la razón Emilio… Es difícil hacer comprender a la gente que el agua no es solo agua, o que la madera no es solo madera, sino un montón de trabajo, energía y recursos gastados en potabilizar y tratar la materia prima… Pero oye, en ello estamos. 😉

  5. jamepin dice:

    Flipate el documetal, chicos. Gracias por difundirlo.

  6. P&J dice:

    Yo antes de ira a comprar miro en la web http://www.supercomprador.es

← PUBLICIDAD

La suerte de los cobardes caduca antes

— Ajo Micropoetisa

A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005.

Aviso legal | Política de cookies