Rodadas. Una comunidad de cicloturismo y viajes en bicicleta
Volver arriba

Chernobyl

Por Alicia

Foto original de Elena Filatova

Esta semana lamentamos el 20 aniversario del estallido del reactor número cuatro de Chernobyl, un accidente que no fue tal sino más bien una cadena de errores graves de gestión y diseño. Lo explica a la perfección (con detalles técnicos) Remo en Curioso pero Inútil (otra versión en Wikipedia).

El reactor dañado permanecerá radiactivo como mínimo los próximos 100.000 años. El accidente fue detectado el lunes 28 de abril de 1986, a las 9 de la mañana, en la central nuclear sueca de Forsmark, unos 100 kilómetros al norte de Estocolmo, donde los contadores Geiger registraban niveles de radiactividad 14 veces superiores a lo normal. Primero se pensó en un escape en la propia central (las primeras noticias de las agencias de prensa hablaban de un accidente en una central sueca), pero un exhaustivo control mostró que la central funcionaba perfectamente y que la radiactividad venía del exterior de la central.

Central de Zorita

Pancarta de Greenpeace (autores de la imagen) en la cúpula de la central de Zorita

Para celebrarlo (también es casualidad), hoy se apaga para siempre la central nuclear de Zorita, en Guadalajara, la más antigua de España (aunque bien pensado en política no existen las casualidades). Grupos ecologistas lo festejan en Madrid y otros puntos de España. Están en contra de esta fuente de energía: ¿por qué? Dice Greenpeace en su página web:

El actual modelo energético basado en la quema de combustibles fósiles y la energía nuclear es insostenible, y la única alternativa posible viene dada por un modelo energético basado en la eficiencia energética y las energías renovables. Accidentes nucleares, residuos radiactivos, cambio climático, lluvia ácida, mareas negras…., son las consecuencias del uso de las energías sucias: la energía nuclear y los combustibles fósiles (petróleo, carbón, gas).

En contra, opiniones como la de James Lovelock, el científico que elaboró la teoría d Gaia en la define la Tierra como un sistema autorregulado. Lovelock, un personaje harto controvertido, defiende que la energía nuclear es la única fuente energética que nos permitiría mantener nuestro consumo energético actual sin dañar al planeta.

Si tuviéramos 50 años o más, podríamos convertirlas en nuestras fuentes principales. Pero no tenemos 50 años[..y en estas condiciones..] sólo hay una fuente inmediatamente disponible que no provoque calentamiento planetario, y ésa es la energía nuclear

Lovelock defiende que las radiaciones que se desprenden de los residuos nucleares son nocivas para los seres humanos, pero no para el conjunto del planeta o la biosfera y pone como ejemplo la zona de exclusión creada en torno a la central de Chernobyl, que cuenta con una vegetación y fauna exhuberantes.

El pensamiento de Lovelock que se puede leer en inglés en la página de su autor; es fuertemente revatido por grupos ecologistas y científicos; puesto que no se basa en un modelo de desarrollo sostenible. Es decir, no ataca los fundamentos económicos y sociales que nos están llevando al desastre climático.

De todo esto yo me quedo con el fatalismo de un profesor de Geografía que tuve en la UNED: pensamos que nos estamos cargando el planeta pero no es verdad. La naturaleza siempre sobrevive. Lo que nos estamos cargando es un nuestro medio de vida, y cuando nosotros ya no estemos la Naturaleza se regenerará como si nunca hubiésemos estado aquí. En el fondo, la era humana no es más que un chasquido de dedos en el tiempo geológico, que es como se mide la edad de la Tierra.

En fin, os dejo algunos enlaces interesantes más o menos relacionados con este asunto:

  • Energía nuclear ¿sí o no? Especial de El Mundo (abril/2006)
  • Crisis energética. Espacio para el debate sobre el futuro de la energía. Ellos se definen como un «espacio de debate y comunicación sobre recursos energéticos y su papel en relación a asuntos tan trascendentes como la demografía, el desarrollo, la economía y la ecología.»
  • Kid of Speed. Elena recorre en moto la zona de exclusión de Chernobyl y documenta con fotos toda la experiencia (en inglés).

Última actualización: 7 de agosto de 2020.

Este artículo fue publicado el 27/abril/2006. Última actualización: 7/agosto/2020 dentro de la categoría Reflexiones variopintas en Rodadas.net, una página web sobre cicloturismo y viajes en bicicleta mantenida por Álvaro Martín y Alicia Urrea.

El artículo está sujeto a una licencia Creative Commons 3.0. Es decir, puedes distribuirlo y adaptarlo SIEMPRE que nos cites (más concretamente, cites al autor y enlaces a la dirección permanente del artículo); no lo uses con fines comerciales o en publicaciones comerciales; y el resultado de tu trabajo también esté bajo una licencia de Creative Commons

Siempre puedes volver encontrar este artículo en: https://www.rodadas.net/blog/reflexiones/chernobyl/

¡Compartir es vivir!

Comentarios Un valiente ha comentado

  1. noremorse dice:

    yo también me quedo con la opinión del profe de la UNED.