Volver arriba

Guerras secretas, vergüenzas públicas

Última actualización: 7 de agosto de 2020. Escrito por Alicia y guardado en 2010 y 2011 - Un año y pico en bici

Landmines

Una cosa es leer lo malas que son las bombas de racimo y estar de acuerdo con ello, y otra muy diferente es venir a Laos y ver campos que están marcados con señales de peligro porque están llenos de UXOs (UneXploited Ordenance, proyectiles que no detonaron cuando fueron lanzados), personas a las que le falta alguna de sus extremidades o enseres domésticos fabricados con restos de explosivos. En Laos, diariamente una persona muere o resulta herida por culpa de un UXO, en su mayoría son niños.

Pero, ¿de dónde han salido las bombas y porqué hay tantas? Sorprende desconocer la respuesta aunque solo sea por lo masivo del hecho. Resulta que entre 1964 y 1973 Estados Unidos decidió bombardear el país asiático en un intento de interrumpir las rutas que usaban el Vieth Cong (ejército comunista vietnamita) para abastecer la guerra en el sur de Vietnam. No había objetivos militares muy concretos (las rutas eran sendas en medio de la selva y Laos un país sin ninguna infraestructura militar relevante), así que las bombas iban contra todo lo que se moviera.

En esos nueve años de conflicto cayeron 1.360.000 toneladas de bombas, esto es, media tonelada por cada persona que vivía en aquella época en el país; o 12 toneladas por cada kilómetro cuadrado en las áreas bombardeadas. Más que las que se lanzaron sobre Alemania y Japón juntos en el transcurso de toda la Segunda Guerra Mundial. Así Laos, un país de campesinos y campos de arroz, recibió el dudoso honor de ser la nación más bombardeada per cápita del mundo. Leer más sobre la historia, en inglés

¿Lo sabíais? Nosotros tampoco. Quizá sea porque fue una guerra ilegal (la intervención en Laos había sido prohibida por la Conferencia de Ginebra, que había declarado al país neutral) y secreta (su existencia se le ocultó al Congreso y Senado norteamericano, que se enteraron solo cerca del final del conflicto).

En Phonsavan, en el epicentro de la zona más bombardeada, se puede visitar la sede local de MAG, una ONG dedicada a localizar y eliminar UXO en todo el mundo. Allí vimos el documental Bombies, donde se explica con detalle lo que ocurrió en Laos y cómo afecta a su población hasta el día de hoy. Este es el tráiler de la peli (en inglés)

 

Como podéis imaginar, todo este tema nos dejó horrorizados y nos dio bastante que pensar. Resulta que España es uno de esos países donde se fabrican este tipo de bombas anti personas. ¿Qué podemos hacer nosotros, nos preguntamos? Por ahora se nos ocurren tres cosas:

Por cierto, MAG ganó el premio Nobel de la Paz en 1997.

 

¡Compartir es vivir!

Comentarios Hay comentarios de 6 intrépidos

  1. manueljose57 dice:

    1.360.OOO TONELADAS ¡UNA BARBARIDAD-ANIMALADA………….

  2. hurtado dice:

    Cuando se leen estas cosas, uno se conmociona.

    El discurso de Melé, deberíamos tenerlo más presente en nuestro día a día…

    Un abrazo.

  3. Anónimo dice:

    Realmente soprendente esta historia….. que barbaridad.

  4. Yuki dice:

    Hola chicos, a pesar de la dureza de la realidad en esta historia quería agradeceros que hayáis hablado de la banca ética. Como siempre mostráis soluciones al lado de los problemas 🙂 Ben y yo llevamos un tiempo pensando en abrir una cuenta en Triodos; además aquí en Madrid hay una sede cerca de Ventura Rodríguez por lo que no es muy complicado.
    Estoy muy contenta de que vosotros lo hayáis propuesto, y de que cada vez haya más gente que lucha desde el rol de «consumidor» y se preocupa más de qué compra, de a quién se lo compra, de quién y cómo está trabajando en los productos que compramos. Es algo que no lleva mucho tiempo, sólo investigar un poquito, a veces es hasta divertido, siempre gratificante, y dejaríamos de ser tan asquerosamente egoístas.

    Un abrazo muy grande a los dos,

  5. karramarro dice:

    Aunque son de agradecer, hay más cosas que playas paradisíacas, atardeceres de ensueño y niñ*s endiabladamente felices… Gracias por las pistas. Seguid así.

  6. Juan dice:

    Muchas gracias por vuestra aportación, siempre es un placer leeros. Yo tambien estaba pensado abrir una cuenta en Triodos, los bancos son unos sinverguenzas y todos lo sabemos,¿por que no actuamos? ya esta bien! por lo menos que se den cuenta que sabemos que hay otras alternativas.
    Ali, Avo un abrazo muy grande y a seguir bien.

← PUBLICIDAD

Si esperáramos al momento en el que todo, absolutamente todo, sea perfecto, nunca empezaríamos nada

— Ivan Turgenev

A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005.

Aviso legal | Política de cookies