Volver arriba

De vuelta a casa

Última actualización: 7 de agosto de 2020. Escrito por Avo y guardado en Otros viajes

bike light

Vuelvo,
pero me traigo en la memoria una porción de todas esas bicicletas oscuras,
renqueantes, ruidosas, oxidadas, usadas hasta el extremo;
de esos guardabarros blancos, medio comidos por el óxido.

Me quedo con esas pequeñas lucecitas que tililan (como diría mi padre) cuando cae la noche,
en el silencio de unas calles desiertas.

Mañana más.

 

¡Compartir es vivir!

Los comentarios están cerrados.

← PUBLICIDAD

Nuestro miedo más profundo no es que seamos inadecuados. Nuestro miedo más profundo es que somos inmensamente poderosos. Es nuestra luz, no nuestra oscuridad, lo que más nos asusta. Nos preguntamos: ¿quién soy yo para ser brillante, precioso, lleno de talento? En realidad, ¿quién eres tú para no serlo? Eres hijo de Dios, jugar a ser pequeño no sirve al mundo.

— Nelson Mandela

A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005.

Aviso legal | Política de cookies