Rodadas. Una comunidad de cicloturismo y viajes en bicicleta
Volver arriba

2 días nada mas!!!

Por Avo y Ali

Ya nos quedan solo dos días mas de aventura. Ahora mismo estamos en Ámsterdam, a orillas de un canalito. Hoy ha hecho un autentico día de verano y la ciudad está preciosa. Al contrario que en el resto de Holanda, que a las 6 ya están todos durmiendo, aquí todo el mundo se echa a la calle, aunque dentro de poco solo van a estar abiertas las coffee shop (ejem).

Después de la apoteósica llegada a Texel, la isla de las focas, decidimos pasar otro día en el mismo sitio, porque sino había que acampar, y la tienda esta ya un poquito perjudicada. Hicimos bien, porque después de volver de ver las focas en el acuario de la isla se puso a diluviar como si el mundo se terminara en ese momento. Nos calamos enteros en el camino de vuelta, pero no había más solución.

Llegamos empapados al albergue, y nos camelamos al tipo que estaba en recepción en ese momento para que nos dejara cocinar en el salón. El albergue no tiene cocina, pero no hay ningún sitio en el que poder cocinar. En condiciones normales, quizá nos hubiéramos ido a hacerlo en la playa, pero tras el diluvio universal que nos pillamos, era una auténtica locura. El chico del albergue no era holandés. Nos dejó, aunque con cuidado y sin mostrarle a nadie lo que estábamos haciendo, porque los holandeses son muy puntillosos con las normas. Todo está completa y absolutamente reglamentado, y saltarse una norma supone una multa o quizá un despido.

Al final no vimos mucho de la isla, porque el cielo volvió a caer sobre nuestras cabezas, pero conocimos a unos españoles muy majos que dormían en las literas de al lado (es lo que tienen los albergues) (Hola Eugenio, Hola Alberto), y a que no sabéis de donde: tachan! de Pozuelo y de Aluche… es que estamos en todas partes. Al día siguiente nos levantamos prontito, y llegamos justos al ferry de las 10 (Avo me arrastro a toda caña por la isla, y al final hicimos los 6 Km. mas rápidos de todo el viaje). Después, decidimos bajar por la ruta de las dunas (mejor que por los campos de tulipanes), y fue desde luego la mejor elección de todo el viaje. ¡¡Que pasadaaaa!!! Fue precioso. Y menos mal, porque los tulipanes, en esta época del año no son mas que bulbos.

Además, y por una vez teníamos el viento de cola, así que terminamos haciendo 90 Km.!!!!! Lo mas largo de todo el viaje, pero casi sin darnos cuenta. queríamos bajar a dormir al albergue de Haarlem, pero cuando llamamos para reservar ya no quedaban plazas, así que reservamos en el siguiente mas cercano. Íbamos tan tranquilos pedaleando, ya se había ido el sol, y de pronto, un castillo. No nos lo creíamos. El albergue era un castillo reformado, y desde luego, la caña. Con sus almenas, su cepo, su cocina antigua. Nno nos lo creíamos. Eso si, como llegamos pasadas las 6 ya no nos servían la cena, así que nos tuvimos que ir a buscar un eetcafe.

Y ayer, finalmente, pasamos por Haarlem, pero estábamos tan vagos, que llegamos demasiado tarde para ver la Floridae, así que iremos seguramente mañana. Todo bien por aquí. Llegamos en un par de días nada mas!!! Que penitaaaa!!!

Última actualización: 7 de agosto de 2020.

Este artículo fue publicado el 22/julio/2002. Última actualización: 7/agosto/2020 dentro de la categoría 2002 - Holanda en Rodadas.net, una página web sobre cicloturismo y viajes en bicicleta mantenida por Álvaro Martín y Alicia Urrea.

El artículo está sujeto a una licencia Creative Commons 3.0. Es decir, puedes distribuirlo y adaptarlo SIEMPRE que nos cites (más concretamente, cites al autor y enlaces a la dirección permanente del artículo); no lo uses con fines comerciales o en publicaciones comerciales; y el resultado de tu trabajo también esté bajo una licencia de Creative Commons

Siempre puedes volver encontrar este artículo en: https://www.rodadas.net/blog/cuadernos/holanda/2-dias-nada-mas/

¡Compartir es vivir!

Los comentarios están cerrados.