Volver arriba

Alvaro y Alicia vs. Eolo

Última actualización: 1 de julio de 2007. Escrito por Alicia y guardado en 2005 - Europa


Despues de 50 kms en
contra del viento a uno
se le queda esta cara

Hola a todos/as

Como se va notando el veranito, eh? Ya no queda nadie dandole a esas teclas. En fin, espero que se soporten con dignidad los calores castizos (para los que nos leen desde Espanna of course) y que os acordeis de nosotros de vez en cuando.

Por nuestra parte hemos llegado a Budapest, capital de Hungria. Nos ha costado cinco dias de pedaleo intenso desde la frontera hasta aqui, sobre todo porque ibamos en direccion contraria… al viento. Solemos bromear con esto del viento porque es verdad que uno siempre tiene la sensacion de que va en contra, pero en esta ocasion vive Dios que no era broma. El primer dia que entramos en Hungria hicimos antes de comer 100 kilometros con viento lateral. Nos dio tiempo a dejar las bicis tranquilamente instaladas en nuestro refugio de esa noche (una de las residencias de estudiantes de Debrecen), ir al balneario de la ciudad a darnos un bannito en aguas termales, cenar opiparamente y despues navegar un ratito por Internet antes de acostarnos.

Al dia siguiente nos las prometiamos felices, pero las cosas no iban a salir exactamente igual. Para empezar, la bucolica carretera del dia anterior se habia convertido en una concurrida nacional sin posibilidad de escapatoria. En segundo, el cielo, sin una nube otrora, habiase tornado en una capa gris que escupia aire a toda velocidad en nuestra contra. La primera hora es una tortura. Hacemos relevos pero nada sirve cuando el viento no te deja avanzar a mas de 15 por hora. El resultado, una tremenda frustracion que acaba 35 kilometros mas adelante porque encontramos un camping donde plantar la tienda.

Creemos que Hortoeagy esta en medio de ninguna parte, pero a medida que avanza el dia van llegando cada vez mas turistas, que vienen a sacarse fotos con el monumento de turno, el puente (horrible) de turno y a comprar en las tiendas de “artesania” para turistas. Al parecer el sitio donde nos hemos instalado es una de las reservas de aves mas importantes de Europa. Que cosas…

Nos dedicamos a descansar y a hacernos a la idea de la situacion desfavorable. En el camping conocemos a tres franceses que hacen la misma ruta que nosotros solo que en direccion contraria (afortunados). Tambien a un italiano que es (adivina adivinanza) arquitecto, aunque trabaja durante las vacaciones como guia turistico en esta zona. La charla no da para mas y nos vamos a dormir pronto. Al dia siguiente nos hemos propuesto ponernos en marcha ya diluvie o vengan tornados, asi que madrugamos. A las 7 de la mannana estamos en pie, y a las 9.30 todo esta recogido, hemos desayunado y estirado. Luce un sol esplendido que ha permitido que se nos secara la mayor parte de la ropa. Asi pues procedemos a darnos crema del sol, momento en el que el sol aprovecha para… desaparecer! Son las 9.45 y de nuevo el cielo esta gris y se levanta el viento en contra. No puede ser!

En fin, salimos de nuevo y a la hora de comer nos hemos cascado 40 kilometros. No es mucho en condiciones normales, pero en nuestro caso no esta mal. Ademas, la carretera hace algunos giros que permiten que en algunos momentos tengamos el viento casi de lado. El paisaje es bastante monotono por lo llano, por lo que nos concentramos en los pedales. Es tan plano que nos es imposible saber donde esta el pueblo desde un par de kilometros de distancia.

Llegamos al camping que nos habiamos propuesto y… sorpresa! No solo no es increiblemente cutre como temiamos, sino que ademas tiene una fuente de aguas termales. Saludamos a ancianitos cordiales a izquierda y derecha y procedemos a meternos en una enorme piscina a 34 grados. Uuuuum! Podria parecer idilico, pero al dia siguiente Alvaro no puede mover la mitad superior del cuerpo por unas terribles agujetas debidas a la genial idea de hacer largos en una piscina olimpica.

Por la mannana nos ponemos en ruta hacia Budapest. Estamos a 120 kilometros que vamos a dividir en dos etapas. La primera mucho mas larga, puesto que queremos llegar a la ciudad con tiempo para buscar sin prisa un sitio donde dormir. De nuevo el viento en contra es muy fuerte, y aunque hacemos relevos, es Alvaro el que va delante la mayor parte del tiempo. Despues de comer esta para el arrastre. La ultima parte del dia el viento se relaja y conseguimos superar la barrera del sonido. A 19 por hora llegamos sin problemas al sitio elegido para dormir y de nuevo… aguas termales! (je!) El problema, el unico sitio disponible esta al lado de una tienda con cinco preadolescentes con un radiocassette y Death Metal. En ese momento nuestro mayor deseo es una terrible tormenta electrica que desencadene sus rayos en el corazon de metal de nuestros vecinos. No hace falta llegar a mayores porque como buenos hungaros apagan la musica a las 11 y la vuelven a encender a las 9 de la mannana (con el reloj en la mano).

Amanece y nos ponemos manos a la obra. Llegamos al termino de Budapest antes de la 1 y a las 4 estamos zampando una hamburguesa de uno de los Burguerking del centro. Despues de considerar las varias ofertas que se nos presentaban, hemos optado por descansar nuestros huesos en el Biker’s camp, que a pesar de su nombre, ni es para ciclistas ni es exactamente un camping. En realidad, es un jardin enorme con el cesped muy bien cortado en el que te cobran por poner la tienda, con un descuento si eres motero. Intimo, personal, barato y a un tiro de piedra del centro. Quien da mas?

Ya conto Alvaro como son los Hungaros. Cordiales pero extremadamente frios en el trato, educados pero poco serviciales. Nos esta costando un poco adaptarnos a esta forma de entender la vida. En Budapest, cuando preguntamos algo, la gente muchas veces no nos responde. Non, non, y se van corriendo, como asustados. Dice Alvaro que soy poco “polite”. Mannana mismo empiezo con el please a ver si asi… 🙂 En fin, gracias a todos los que nos mandais mensajitos (nos hacen mucha mucha ilusion aunque no respondamos) y a los demas un cachete amoroso. Hasta pronto!

 

¡Compartir es vivir!

← Anterior Siguiente →
 

Comentarios Hay comentarios de 8 intrépidos

  1. Juanan dice:

    Eh, ¿cómo que no queda nadie dándole a las teclas? Aquí estamos esperando un nuevo post tras 5 días sin noticias de dónde estábais.

    Budapest. ¿Por que todo el mundo el primer dia que llega acaba en el Burguer (King o Mac)? Es curioso, pero cierto.

    Joer, vaya bromita os ha gastado Eolo. La proxima vez que vea a los ciclistas en la tele haciendo los vistosos abanicos me acordare de vosotros sufriendo ¡¡Madre mia a 15 km/h!!, debe ser frustrante. Menos mal que las termas relajan al final del día.

    A descansar, estirar las piernas y recuperarse que os acercáis a los Alpes.

    J.

  2. noremorse dice:

    jopé con el viento, alguna historia graciosa os podría contar toño sobre el cierzo en zaragoza; a causa de ese viento, allí no juegan a tirar la jabalina, sino al lanzamiento de lo que denominan ‘barra aragonesa’ que es una barra de hierro de varios centímetros de diámetro, no se la vaya a llevar el viento. toño atribuye a esta condición climtológica el que no haya campeones aragoneses en apenas ninguna modalidad olímpica, claro que si se oficializara la barra aragonesa… igual hasta os encontrábais a algún maño con su cachirulo haciendo la turné por esos lares, con ese ventarraco.

    por cierto, noremorse=auri, vale?

    besicos.

  3. Carlos dice:

    A pesar de no dar muchas señales de vida aquí estamos siguiéndoos desde lejos. Lo que sucede es que hay poco que contar en comparación a lo vuestro.
    Odio el viento con la bici, tuve también algunos días puñeteros en Turquía y es desesperante, ¡ánimo! ya sabeis que hay que bajar la cabeza, resistir y no cebarse aunque sea dificil no hacerlo. Y parar cuando no se puede más. Paciencia.
    No olvidéis que tenéis a la gente detrás queriendo empujaros un poco. Un fuerte abrazo.
    Carlos. Barcelona.

  4. virguncias dice:

    Aunque no sea ningún consuelo, pensad que aquí en Madrid eso del viento es una cosa que, según cuentan las viejas, corría por la ciudad de vez en cuando… Mucho antes, cuando las temperaturas bajaban de cuarenta grados. Así que disfrutad hasta de él porque igual luego lo echáis en falta.
    Muchos besitooos
    Vir

  5. jamepin dice:

    Hola pequeños! Ánimo, ya nos queda menos para Viena. La primera parte de nuestro reencuentro empieza mañana a las 22h en el aeropuerto de Tegel. Pili y yo estamos deseando veros. Mucha fuerza y muchos besos!!

  6. Geles dice:

    Si es que, cuando los dioses se ponen tontos, son la pera limonera! Eolo es chungo, pero pensad en los rayos de Jupiter! Al menos, se os concede el descanso del guerrero con tanto baño termal. Cuidadin, que eso crea vicio y el vicio es “mu” malo.
    Chicos, hoy es mi ultimo dia de curro. Este fin de semana nos vamos a Navarra, asi que no creo que podamos conectarnos para saber que tal os va. Seguid disfrutando del viaje.
    Un besazo eolico a los dos.

  7. Anonymous dice:

    Vaya con Alicia: yo que te imaginaba con la guía del curso de la UNED bajo el brazo… Me da envidia vuestro viaje, pero reconozco que me da mucha más envidia vuestra forma física.

    Seguiré con interés el blog. Un abrazo y muy buen viaje

    Antonia (Historia UNED)

  8. Marisa dice:

    Hooola chicos!! Veo que os cuidais bien y que a los pobres desgraciaos que este año nos toca quedarnos currando haceis todo lo posible por darnos una enviiiidia terrible. Desde luego, ya solo faltaba que no tuvierais viento 😉 Es broma chicos, me alegra mucho y me encanta que relateis cada detalle, pq así una individua la haceis en parte participe de vuestra azaña. Animo y un fuerte abrazo.

Deja tu mensaje al oir la señal

Ver qué es lo correcto y no hacerlo es de ser cobardes

— Confuncio

A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005.

Aviso legal | Política de cookies