Volver arriba

100 días

Última actualización: 7 de agosto de 2020. Escrito por Avo y Ali y guardado en 2005 - Europa

Aqui estamos, por fin hemos llegado a Carcassone. Desde la frontera con Suiza nos han llevado unas 10 etapas y todavia nos quedan unas 6 para salir de Francia. Desde que conocimos a Michaella y Alex hemos introducido algunos cambios de organizacion y ahora, aunque hacemos jornadas mas largas, descansamos mucho mas y nos cunde mas. Antes nos levantabamos a las 6.30 y recogiamos lo mas rapido posible para intentar salir sobre las 8. Generalmente hacemos unas cuatro paradas mas o menos largas para comer algo durante el dia e intentamos llegar a eso de las 6 o 7 como maximo para descansar y hacer nuestras tareas. Sin embargo los campings franceses han podido con nosotros. Lo que comentaba Alvaro con los bannos es mas cierto que nunca. Conforme nos dirigimos al sur cualquier arbusto empieza a ser mas apetecible que el banno del camping. Ergo, como es realmente lo unico que nos motiva para pagar los 20 eurazos que cobran algunos, hemos optado por la opcion vinnedo. Menos higienica, es cierto, pero mucho mejor para la economia familiar y, en estas zonas de campos, igual de segura que cualquier camping (y mucho mas que salir de marcha por Madrid).

En fin, que me despisto. Como ya os comentamos, llegamos por fin a la playa. Teniamos muchas ganas de tomarnos unos dias de descanso cerca del mar. Nuestra ilusion, un pequenno pueblo de pescadores con sus dunas, sus playas desiertas y sus partidas de domino en los bares. La ingenuidad se nos paso de golpe con el primer bloque de hormigon. La costa cercana a Montpellier se parece mas a Benidor que a Asturias. Vamos, que nada mas llegar nos queriamos ir por muchas ganas que tuvieramos de acoplarnos en cualquier esquina.

Como ya nos habian advertido que las mejores playas estaban en los alrededores de Sete, el mismo dia decidimos ponernos las pilas para intentar llegar hasta alli. Al final hicimos uno de nuestros recorridos mas largos, 107 kilometros, todo para llegar al prometido camping entre las dunas. Cuando llegamos a la ciudad ya esta atardeciendo. Preguntamos al primer parroquiano que se nos presenta. Cara de no tener ni idea: ‘Camping? Creo que no hay camping en la ciudad…’ Vaya por Dios. Nunca mejor dicho porque tras algunas pesquisas mas resulto que si habia uno, regentado por el parroco. En un hotel cercano nos advierten que selecciona al personal asi que ponemos nuestra mejor cara de mosquita muerta y alla que vamos. Ningun problema. Llamamos a la puerta y nos abre un tipo con alzacuellos y calzoncillos {algo que nunca nadie deberia presenciar}. Nos acoplamos bajo un arbol y nos disponemos a pasar la noche, estamos KO.

Al dia siguiente aprovechamos para hacer algunos recados en la ciudad y ya a ultima hora recogemos la tienda y nos montamos de nuevo en la bici. Queremos celebrar nuestro dia 100 de una forma especial… durmiendo en la playa. Asi pues, nos dirigimos a un brazo de tierra que separa las marismas del Mediterraneo y nos instalamos detras de una duna discreta, con unas vistas formidables al atardecer y amanecer.
Podeis ver un testimonio grafico del evento en nuestra pagina de fotos.

Con el sol nos ponemos de nuevo en ruta, despidiendonos definitivamente del mar en este viaje, rumbo al interior. Nuestro plan es entrar en Espanna a la altura de Jaca. En la primera ciudad que podemos pillamos a unos ciclistas el camino mas seguro para ir hasta Beziers, nuestra primera parada, evitando la carretera nacional de la que ya hemos tenido mas que suficiente. Nos llevan a toda velocidad por pequennas calzadas llenas de baches hasta el borde del canal de Midi, una obra faraonica que conecta el mar Mediterraneo con el Atlantico y que utilizan todo tipo de yates y barcazas para evitar pasar por el estrecho de Gibraltar.

Ya empezaba entonces a soplar fuerte el viento que nos viene atormentando desde entonces… la maldita Tramontana. Ayer, a pesar del viento, llegamos a Carcassonne con el tiempo justo de darnos un estupendo banno en la piscina. Hoy, colada, fotos y paseito por la ciudad, que como bien dice la guia es mas bonita de lejos que de cerca por culpa de hordas de turistas y de tiendas medievales de a peseta el kilo.

Mannana salimos de nuevo. Nos han dicho que la Tramontana solo sopla dentro de esta region asi que intentaremos irnos lo mas rapido posible de ella, y no porque no nos guste. A nuestra izquierda ya los primeros montes anuncian los Pirineos. Ya estamos a la vuelta de la esquina.

En cuanto podamos hacernos con un buen mapa de Espanna os postearemos las etapas que tenemos previstas hacer. Si alguien se anima a unirse durante un par de dias sera mas que bienvenido. Se ofrece dias de ciclismo beatifico por los montes del Norte y las mesetas centrales y dos ciclistas curtidos en mil batallas que protegen del viento lo que haga falta.

 

¡Compartir es vivir!

Los comentarios están cerrados.

← PUBLICIDAD

Ver qué es lo correcto y no hacerlo es de ser cobardes

— Confuncio

A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005.

Aviso legal | Política de cookies