Consejos prácticos para viajar en bici por Holanda | Rodadas.net

Quiénes somos

Consejos prácticos para viajar en bici por Holanda

Cualquier viaje que se precie, más si es en bici, genera algunas dudas que quizá te ayude a resolver esta sección. Ten en cuenta que todos los datos que te ofrecemos responden a nuestra propia experiencia y están actualizados conforme a la fecha del viaje, este en concreto fue realizado en 2002. Nos encantaría mejorar esta página con aportaciones de otros cicloturistas y viajeros. Cualquier comentario será muy bien recibido

Tiempo atmosférico

Holanda tiene un clima de tipo oceánico particularmente lluvioso. Eso no quiere decir que necesariamente llueva todos los días. Es probable que si vas en verano tengas un estupendo y continuado sol. Sin embargo, no te olvides chubasquero, tienda con doble techo y Frenadol, por si las moscas. Además de la lluvia, durante los meses de invierno las temperaturas son muy bajas y los días cortos. Es recomendable visitar este pequeño pero próspero país en la temporada estival, con los inconvenientes que ello supone para el viajero en busca de una ruta tranquila y poco transitada.

Aldeas, pueblos y ciudades

Quizá lo más agradable y a la vez lo más desagradable de este país es su alto grado de urbanización. El 80% de las tierras holandesas están explotadas, ya sea para cultivo, vivienda, transporte o cualquier otra cosa. Por lo tanto, será complicado (además de mal visto) encontrar un lugar discreto donde plantar la tienda. Las ciudades son habitualmente pequeñas, compuestas por casas bajitas de tejados puntiagudos y pintorescos canales. Están completamente adaptadas a las dos ruedas, por lo que en ese sentido te encontrarás mejor que en casa. Carriles bici, semáforos especiales, puentes y vías alternativas para las carreteras con tráfico… A pesar de todo, los holandeses son unos ciclistas consumados y un tanto temerarios, y quizá te cueste un poco acostumbrarte a su descaro al manillar.

Un buen consejo: NO SE TE OCURRA DEJAR SOLO A TU CABALLO DE ACERO, especialmente, en las grandes ciudades. El robo de bicis es un deporte en Holanda, y tu vehículo será un objeto codiciado, aunque tenga 30 años (le sacará 20 a las del resto de holandeses). Un ejemplo: unos leoneses que conocimos durante el viaje hicieron una corta ruta en bici hasta Ámsterdam. Allí ataron su bici con una cadena a una valla y se fueron tranquilamente a llamar por teléfono. Cuando volvieron no había bici, ni cadena, ni rastro de ninguna de las anteriores. Cuando andes por la calle te ofrecerán drogas ilegales y… bicis. Desde 10 euros puedes encontrar un velocípedo. Estate atento y aprende a candar con maestría si es que te ves obligado a dejar tu bici sola.

Orografía

Holanda tiene fama de ser un país plano. Por lo mismo, no tendrás que subir cuestas, pero tampoco podrás bajarlas. Eso significa que no tendrás ni un momento de descanso para tus piernas, así que entrena en la bici estática o llaneando. Por otra parte, el país no tiene barreras que frenen el viento, un desagradable factor que encontrarás a menudo en tu ruta. Una de las peores zonas de viento es la costa, pero te encontrarás con mucho aire en todo el territorio.

Alojamiento y compras

La comida y el alojamiento no son especialmente baratos, por lo que te recomendamos que pienses seriamente en una buena tienda y un hornillo, si es que tu presupuesto no es muy alto. Los albergues son el sitio perfecto para conocer gente y no te será complicado encontrar un buen camping, puesto que hay uno por cada dos pueblos holandeses.

En Holanda encontrarás todo tipo de accesorios para bicicletas, con numerosas tiendas especializadas en bicicletas y cicloturismo. ¡¡Aprovecha!!

Carreteras y carriles bici

Dicen que Holanda es el país de las bicis, y no es una frase hecha. Lo descubrirás nada más bajes del avión. Todas las vías (calles, carreteras, autovías y demás) tienen su alternativa para bicis, y todo el mundo utiliza preferentemente este medio de transporte: desde señoras que hacen la compra, hasta gente joven que sale de marcha, o abuelos que llevan a sus nietos a la guardería. Cada carril está marcado con sus correspondientes señales y postes indicadores, y la circulación se ve facilitada por túneles y puentes propios para las dos ruedas.

Se respetuoso con las normas de tráfico y cortesía: los holandeses son muy celosos de sus reglas y te llamarán la atención si te saltas un semáforo o vas por la carretera en vez de por el carril bici (evidentemente, para eso está). Así las cosas, puedes perfectamente atravesar el país de Norte a Sur sin cruzarte nunca con un coche.
mapa_holanda.gif
Por otra parte, hay una serie de rutas recomendadas para visitar el país: las rutas LF. Son itinerarios diseñados para gente con ganas de hacer turismo a golpe de pedal y atraviesan todo el país en varias direcciones. Puedes ver los itinerarios en el mapa adjunto. Nosotros cogimos muchos de ellos, y aunque cruzan paisajes bonitos, nos pareció que, salvo excepciones, no eran tan espectaculares como para desviarse exprofeso de la ruta. No te pierdas el que bordea la costa desde Texel hasta La Haya.

A veces, la gran cantidad de vías, con numerosos cruces, hace perder la orientación. Los holandeses no son muy buenos indicando el camino, por lo que es fácil perderse. Fíate mejor del instinto y del mapa que de lo que ellos digan.

A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005. IBSN: 1999-08-17-49

A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005. IBSN: 1999-08-17-49