Escocia: Consejos prácticos para viajar en bici por Escocia | Rodadas.net

Quiénes somos

Escocia: Consejos prácticos para viajar en bici por Escocia

Cualquier viaje que se precie, más si es en bici, genera algunas dudas que quizá te ayude a resolver esta sección. Ten en cuenta que todos los datos que te ofrecemos responden a nuestra propia experiencia y están actualizados conforme a la fecha del viaje (2003). Nos encantaría mejorar esta página con aportaciones de otros cicloturistas así que ya sabes… deja tu mensaje al oir la señal 😉

Tiempo atmosférico

Una de las mayores preocupaciones de todos los que viajan a Escocia es el tiempo que hará. Desde luego, si pasas más de una semana en las Tierras Altas tendrás al menos un chubasco asegurado. En un mes nos dio tiempo a ponernos morenos, perder de vista al de al lado por la niebla, desear fervientemente una sombra, desear fervientemente un paraguas, y cualquier otra situación climatológica que se te pueda ocurrir. El tiempo cambia notablemente en poco tiempo, por lo que te recomendamos que lleves los chubasqueros y la crema solar siempre a mano. Debido a las montañas, el viento no será el peor de los problemas.

Aldeas, pueblos y ciudades

En las tierras altas los pueblos son pequeños y están bastante separados entre sí, aunque la distancia nunca es tanta como para no poder cubrirla en una jornada de pedaleo (como puedes comprobar, no nos dimos grandes palizas). Las poblaciones están bastante dispersas. No son pueblos como los entendemos en España, con su calle principal y su plaza, aunque tienen casi todos los servicios que uno pueda necesitar, incluido supermercado, farmacia, bar y biblioteca. Las bibliotecas ofrecen acceso público y gratuito a Internet, interesante para seguir teniendo amigos y herencia a la vuelta del viaje.

Las ciudades más grandes de Escocia son Glasgow y Edimburgo. No visitamos Glasgow pero Edimburgo está completamente adaptada a las bicis, un medio escogido por muchos de sus habitantes para ir al trabajo o salir a cenar. El camping en esta última ciudad está en la séptima colina, así que tenlo muy en cuenta antes de emocionarte e intentar demostrar tus dotes de escalador en cada rampa.

Le siguen en importancia Inverness y Perth, también adaptadas a las bicis, aunque es cierto que no tienen mucho tráfico. Ambas son pequeñas aunque Perth más coqueta que Inverness.

Transporte público y bicis

Puedes meter tus caballos de acero en el tren, aunque en algunos deberás pagar suplemento. Nunca logramos descubrir si está oficialmente permito meterlas en el bus, ya que nosotros lo hicimos por una confusión (con la posterior reunión de deliveración entre conductor, revisor y vendedora de billetes). En cualquier caso, hay que preguntar siempre antes y no cuentes con poder meterlas en las líneas más concurridas (por ejemplo, la de Fort William a Edimburgo).

Bichos

Hay dos tipos de bichos reseñables en Escocia: las ovejas y los midges.

Casi cualquier carretera (excepto las que estén valladas) estarán llenas de ‘cattle grids’, rejillas en el suelo para que no se escape el ganado, que en la mayoría de los casos serán ovejas. Esos bichos lanudos, estúpidos y muy asustadizos, están por todas partes sin pastor ni perro que les cuide. Les encanta aplastarse en los badenes de las carreteras, y hay que ser muy cuidadoso con ellas puesto que se asustan de las bicicletas. Cuando esto ocurre se levantan con las orejas muy tiesas y se te ponen delante, o se cruzan de lado a lado corriendo. Así pues, cuidado con las bajadas locas, y mucho, mucho cuidado cuando veas una oveja en el lateral de la calzada porque se te tirará encima aunque tenga todo el campo por delante para correr.

Los midges son unos mosquitos diminutos que vuelan en bandadas de cientos de millones. Son extremadamente voraces, y les encanta la sangre humana. Son tan pequeños que atraviesan la mosquitera de la tienda. No salen cuando hace sol porque se deshidratarían, ni cuando llueve porque el agua les aplasta. Tampoco los encontrarás en un día ventoso. Nosotros probamos de todo para ahuyentarlos, desde repelente a gorros con mosquitera. Al final nos recomendaron que nos echáramos esencia de Citronella, un repelente natural muy fuerte. No llegamos a comprobar su efectividad porque justo después de comprarlo se empezó a caer el cielo sobre nuestras cabezas.

Orografía

Las carreteras escocesas se construyen sobre el terreno, sin efectuar desmontes, túneles y apenas puentes. Esta forma tan respetuosa con el medio provoca rampas que alcanzan desniveles excepcionales de hasta el 25% (no lo has leído mal, 25% de verdad). Habitualmente encontrarás muchas al 10, 12 y 15% y continuos sube-bajas cortos y muy pero que muy pronunciados, más frecuentes en las carreteras costeras y más acentuados cuanto más al norte.

Con todo, los paisajes son uno de los principales encantos de las Tierras Altas. No te arrepentirás del esfuerzo. Un truco, si tienes un mapa Michelin, verás que algunas carreteras tienen señales negras en forma de flechas. Una flecha significa “cojo-cuesta”. Dos muy juntas quieren decir bájate y empuja.

Alojamiento y compras

Además de los Bed and Breakfast, los alojamientos más baratos son los Campings. Hay uno en casi cada pueblo, y están bien provistos y señalizados. Si necesitas secarte, busca un “trekking hut”. Tendrás que compartir habitación, pero por lo menos conservarás los riñones, algo que siempre es agradable.

Todos los pueblos tienen supermercado y algunos, más cuanto más al sur, tienen también centros comerciales. Los supermercados son generalmente pequeñas tiendas con varias líneas de estanterías en las que puedes encontrar cualquier objeto imaginable (quizá no tanto), a excepción, claro, de crema solar y comida decente. Ve bien provisto al menos de la primera.

Carreteras y conductores

Como en casi todas partes, las carreteras escocesas están clasificadas en diferentes categorías, y como en casi todas partes, la categoría no es una garantía de que una carretera esté más o menos transitada, ni de que su firme sea digno de tal nombre. En cualquier caso, podrás encontrar con autopistas y carreteras A y B. Las carreteras A son las principales y unen núcleos de población relativamente grandes. A su vez, la letra va acompañada de unos cuantos números, de tal manera que la A9 es mayor que la A911, por ejemplo. Las carreteras escocesas son más o menos como el tiempo del país. En una misma carretera puedes empezar con un sólo carril, pasar a dos, que se conviertan en uno de nuevo, y dos kilómetros más tarde pasar a cuatro.

Las carreteras de tipo B suelen tener un solo carril para ambos sentidos (lo que en inglés se dice “single track road”) pero su firme es bueno y en todo caso más que suficiente para las bicis. Para permitir el cruce de coches en diferentes direcciones, las ’single track roads’ tienen cada 100 o 200 metros unos ensanchamientos marcados con una señal blanca llamados ‘passing place’. Cuando se encuentran dos coches, el primero que llega a un ‘passing place’ para a esperar que pase el otro. El conductor que escoge una de estas carreteras está concienciado de que el camino va a ser lento y se lo toma con filosofía. Te adelantan despacio y muy a menudo se comportan como si fueras un vehículo a motor más, esperándote en los ‘passing places’ y descojonándose si vas cuesta arriba (es decir, el 50% del tiempo) ;)

Los conductores nacionales son bastante respetuosos con los ciclistas. Con excepciones (of course) no suelen conducir muy rápido y generalmente adelantan a distancia prudencial, por supuesto, por tu derecha y saludando amablemente. Los conductores de otras nacionalidades, y especialmente los que tienen bicis atadas en la parte de atrás, son muchísimo peores (holandeses, italianos y polacos por ejemplo), ya que tienden a adelantar más rápido y a menor distancia.

Nos preguntamos a menudo sobre el por qué de esta conducta. Nuestra teoría es que se debe a que el conductor va en la derecha, es decir, en la parte exterior de la carretera, y quizá piense que tiene más control del coche y por ello licencia para peinarte… En fin, tristemente, nada a lo que los españoles no estemos acostumbrados.

Mapas y guías. La National Cycle Network

El Gobierno escocés ha puesto en marcha una red de carriles bici que te permitirán escapar de las carreteras más concurridas. Es cierto que solo hay unos pocos, pero si has leido el epígrafe anterior ya sabrás que pedalear por las carreteras escocesas es en la mayoría de los casos un auténtico lujo. Las rutas incluidas en la Nacional Cycle Network transcurren por caminos vecinales, vías verdes y carriles bici separados de la carretera. Todas están perfectamente señalizadas y pasan por sitios muy pintorescos y pueblos donde podrás descansar. Una ruta muy recomendable.

Adjuntamos un mapa con las principales rutas (actualizado en verano de 2004). Podrás comprar mapas detallados de cada una de ellas en las oficinas de turismo correspondientes. Por cierto que es probable que no conozcan su existencia en todas las oficinas (hecho certificado por la experiencia), pero no desesperes, existen.Cycling Network (Escocia) actualizado en oct de 2004

Nosotros utilizamos un mapa Michelín de toda Escocia, y compramos algunos mapas adicionales en las tiendas locales. En el Michelín se indican qué rutas son bonitas (subrayadas en verde), campings y alojamientos y otros detalles como “cojocuesta” que encontramos habitualmente acertados. También llevamos la guía de Lonely Planet para las Highlands and Islands (en inglés) que nos vino de perlas para alojamiento, visitas y curiosidades en general.

A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005. IBSN: 1999-08-17-49

A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005. IBSN: 1999-08-17-49