Ruta de cuatro dias (Roda de Bara - Delta del Ebro)

  1. Hola a todos!

    Esta será la crónica de nuestro primer cicloviaje , de mi novia Vanessa y Yo (Dani).

    Llevamos una temporada dándole a la bicicleta y por casualidades encontramos

    esta maravillosa  pagina hace unos dos

    meses y desde entonces no parábamos de leeros y pensar que algún día nos armaríamos

    de valor, cogeríamos nuestras bicicletas y a rodar como hacéis muchos por aquí

    principios de Junio teníamos bien planificada una rutilla de un par de semanas

    que nos haría seguir la costa catalana desde la frontera francesa hasta casa,

    en Roda de Barà Tarragona, pero no pudo ser por temas de fuerza mayor.

    Después de muchos quebraderos de cabeza y mil cambios de turnos, conseguimos juntarnos

    los dos cuatro días de fiesta en los que teníamos intención de hacer nuestro

    bautizo en el cicloturismo, por suerte así a sido!

    La ruta que elegimos fue salir de casa y llegar al delta del Ebro y la vuelta

    realizarla en tren, algo que parecía sencillito y perfecto para empezar. La intención

    era seguir la costa hasta el delta haciendo noche de acampada libre y alguna

    noche en camping, disfrutando del paisaje y sin pretensiones de batir ningún

    record de velocidad, la calma y la tranquilidad fue lo primero que pusimos en nuestras

    alforjas.

    En los próximos días iré poniendo la crónica día a día.

     

    PD: No se porque rayos me sale el texto tan mal. Perdon!

     

    ¡¡¡Salud y pedales!!!
    Publicado hace 3 años #
  2. DIA 1

    RODA DE
    BARA – TARRAGONA – SALOU – CAMBRILS 
    (45Km)

     

    La alarma del móvil sonó a las 7:00h, daba el aviso
    de que comenzaba nuestro ansiado periplo hacia el Delta del Ebro, pero no fue
    hasta las 10h de la mañana que salimos de la cama. El día anterior habíamos
    trabajado los dos y estábamos cansados. Como he dicho anteriormente no había
    prisa, la carretera podía esperar.

    El día había amanecido nublado y con un ligero
    viento que refrescaba levemente, así que 
    Vanessa, algo friolera, se puso su chaqueta de chándal.

    El camino comenzaba en la puerta de casa y al salir
    de nuestra urbanización seguía por  la N-340
    a la altura de Roda de Barà, dirección Tarragona. Nada mas comenzar nos topamos
    con, para nosotros, el familiar Arc de Barà.

     Los
    quilómetros se hacían fácilmente pero despacio, mas de lo que estamos
    acostumbrados. Al ser la primera vez que rodábamos con las alforjas cargadas y
    yo con el carrito el peso se hacia notar. Mi obsesión con el cuenta quilómetros
    me empezaba a alarmar sabia que no debía hacerlo pero no podía evitar pensar
    que íbamos demasiado lentos, cuesta cambiar el chip de salir a hacer
    quilómetros a viajar. Normalmente sin alforjas por nacional se rueda fácil a
    25km/h y ver que costaba acercarse a 20km/h para mi era  una perdida de ritmo importante. El primer “obstáculo”
    que encontramos fue el paso por Altafulla, 
    pueblo situado en un pequeño montículo que hay que subir y obviamente
    bajar, para nada complicado pero se notaba el peso a la hora de subir, algo
    nuevo para nosotros. Pasado Altafulla en un momento nos plantamos en la primera
    parada, la Torre dels Escipions.

     

    Es un monumento funerario construido a mediados del siglo I
    d.c, patrimonio de la humanidad declarado por la UNESCO y una de las tres
    Torres funerarias Romanas mas bien conservadas de la Península Ibérica.

    La llegada a
    Tarraco en bicicleta por la Vía Augusta no es para nada cómoda, mucho coche,
    calle estrecha, peatones que se lanzan a los pasos de zebra y una subida
    interminable. Pero llegar a la rotonda del Casino y tener a la izquierda junto
    el Mar Mediterráneo el Anfiteatro y  a tu
    derecha el circo Romano, de verdad es espectacular. Es cierto que personalmente
    tengo Tarragona aburrida, pero llegar a lomos de tu bicicleta cargada hasta los
    topes rumbo al sur  le da un aire épico
    que  de otra manera no habría sido igual.

     

    El camino
    sigue, bajamos una pronunciada bajada hasta la estación de RENFE donde paramos
    en una cafetería a almorzar. Un bocadillo por cabeza y un refresco. Llenamos
    botellines de agua y reprendemos la marcha.

    El medio día
    se nos hecha encima y las nubes que nos han acompañado toda la mañana
    desaparecen, el sol empieza a hacer de las suyas. Vanessa renuncia a su
    chaqueta del chándal para no acabar cocida lentamente. Bordeamos el bonito
    puerto del Serrallo en Tarragona hasta donde nos permite. Al final del puerto
    comienza la zona de acceso restringido donde están las petroquímicas, muelles
    de carga y demás, lamentablemente nos vemos obligados a tomar la Autovía de
    Salou, no hace falta decir donde nos llevará verdad?

    Son unos 10km los que hay que hacer por esta vía
    hasta Salou. El sol ya era insoportable, hacia un calor que ahogaba, pero que
    le vamos a hacer estamos atravesando una ola de calor que comenzó en Junio y
    terminara para Septiembre llamada Verano. Cerca de Salou la autovía tiene una
    larga subida de unos 4km que harto del calor propongo hacer a pie, la propuesta
    es aceptada de buen grado, así que nos bajamos de nuestras monturas y
    comenzamos un corto empugin, el primero del viaje pero para nada el ultimo.

    Cuando llevábamos unos minutos caminando nos pasa
    una furgoneta amarilla pitando y a unos metros para. El buen hombre pensó que
    estábamos con algún tipo de avería y se ofreció a llevarnos donde
    necesitáramos. Después de explicarle que simplemente estábamos cansados,
    insistió una vez mas en acercarnos a Salou, le agradecimos la ayuda y seguimos
    nuestro camino ya en bicicleta para no alarmar a la buena gente que se pueda
    sentir confundida.

    Al fin llegamos a Salou, nunca me habría alegrado
    así de llegar aquí. No es para mi un pueblo donde me agrade ir, esta infestado
    de turistas y no tiene mas atractivo que cualquier zona costera de Catalunya.
    Lo cierto es que aunque tenga sus cosas malas tiene sus cosas buenas. El paseo
    marítimo es muy cómodo para la bicicleta y hay mil sitios donde aprovisionarse.

    En el paseo marítimo se nos hizo la hora de comer,
    serian las 14h y a la sombra de una palmera nos estriamos a comer algo que ya
    traíamos de casa para ahorrarnos la comida del primer día y así ganar algo de
    tiempo. Pasamos un rato protegidos del acosador sol, pero en algún momento
    había que echarle bemoles y demostrar que no nos arrugaría un astro situado a
    millones de quilómetros de aquí!!

    Fuimos bordeando el paseo marítimo de manera bastante
    cómoda, pero el calor iba mermando nuestras ganas de seguir rodando,  sobretodo en mi . Vanessa estaba fuerte y se
    que podría haber seguido unos quilómetros mas. A la altura de Cambrils
    decidimos buscar un lugar donde pasar la noche. Así pues, cogimos un camino que
    bordeaba los aiguamolls de riu de canyes hasta que encontramos una zona
    apartada lista para ser conquistada por una noche.

     

     

    Sobre las 18h ya estábamos instalando nuestra
    tienda, era la primera vez que lo hacíamos para dormir en ella, solo se había montado
    una vez para ver que éramos capaces y que estaba todo en orden, yo me moría de
    ganas de probarla.  La zona en la que nos
    instalamos como dije anteriormente estaba apartada todo y que pasaba un
    caminillo por allí, que fue por donde llegamos. Parecía que no tenia mucho
    trafico ya que era estrecho, un metro mas o menos, y estaba completamente
    invadido por la maleza. Harto del calor y de estar pegajoso por el sudor
    acumulado de un día de pedaleo bajo un sol sin piedad alguna, recordé que
    alguien en este foro comento que resultaba cómodo darse una “ducha” con un botellín
    de bici gracias a su boquilla. Así pues, decidí gastar un litro de valiosa agua
    para, al menos, quitarme esa desagradable sensación. La verdad resulto muy cómodo
    para estar en pelotas en medio del campo. El agua estaba caliente casi como de
    ducha y me pude enjabonar (jabón de lagarto) y aclarar perfectamente con 800ml
    de agua, que es la capacidad de mi botellín.

    Le sugerí  a
    Vanessa que hiciera lo mismo y la idea no le hizo mucha gracia, el pudor era
    mas fuerte que la incomodidad. Al final, logre convencerla y le resultó muy
    grato. Eso si, esta vez no bastó con 800ml jeje

    Después de la hora de “las duchas” decidimos que era
    la hora de cenar algo. La verdad ninguno teníamos hambre, pero entendíamos que
    era necesario llevarse algo al estomago para mañana proseguir con el camino.
    Unos rápidos fideos orientales fue la cena.

    Una vez cenados, aún de día, nos pusimos a jugar al
    UNO para matar el tiempo antes de ir a dormir, fue entonces cuando recibimos la
    primera y única visita en el campamento. El paso fugaz de un ciclista en su btt
    que nos miro con cara de asombro que se perdió en el horizonte en un
    parpadeo.  Fue cuando entendí, con tan
    solo una mirada, que si llega eso a pasar cuando se duchaba Vanessa… fin de mis
    vacaciones jeje

    El dormir para mi fue una tortura. De normal en casa
    me cuesta dormir, de siempre, pero el calor mas el fiestón que se oía de un
    camping cercano me lo complicaba aun mas.

    Publicado hace 3 años #
  3. Creo que es toda una aventura...

    me gusta todo. el planteamiento el desarrollo...

    solo un par de cosillas...

    sabes que el bajo el Arc de Bara pasaban coches? pasaban a la altura de la primera decoración de su base.

    Ibais muy cargados....

    A ver como continua....

    La actitud es la pasión de hacer realidad tus sueños.
    En la duda está la cobardía.
    http://www.bicigarraf.com/usuarios/95-slow.html?sec=3
    Publicado hace 3 años #
  4. Si lo sabía slow, por suerte ya no, no me gustaría que un camión se lo llevará por delante y s cargará 2000años de historia...

    Y si, ibamos demasiado cargados jeje

    Publicado hace 3 años #
  5. DIA 2
    – CAMBRILS – MIAMI PLATJA – HOSPITALET DE L’INFANT – ATMETLLA DE MAR (48km)

    De nuevo el día amanecía nublado, quizás algo mas que ayer. Después del calor sufrido en la primera jornada de ruta no era del todo malo que el cielo estuviera encapotado. En pocos minutos teníamos desmontado el campamento y nos dirigíamos al paseo marítimo de Cambrils en busca de algún supermercado donde comprar algo para desayunar. A los pocos minutos de la marcha unas tímidas gotas en forma de lluvia comienzan a caer sobre nosotros, lloverá mas? Ojalá que no, no me apetencia para nada desmontar los macutos del portabultos para poner las fundas impermeables a las alforjas. Para nuestra suerte finalmente dejó de llover enseguida y pudimos continuar sin mayor complicación. Paramos en un supermercado donde compramos agua, pan y embutidos para hacernos unos bocadillos mañaneros, hay que coger fuerzas!
    Al salir del súper vemos una señal que nos indica que en el mismo paseo a unos metros hay un “McDonald’s”, un buen lugar para comprar refrescos bien fríos. Posponemos la hora del bocadillo hasta llegar a dicho “restaurante”, pero cuando llegamos esa cerrado. Hay un cartel que indica el horario; abre a las 10:30 y eran las diez menos cuarto…pues nada. Nos establecemos en unos bancos que hay justo enfrente y mientras Vanessa va en busca de una Coca-Cola bien fresquita aprovecho para mirar en el móvil, San Google, cual será la ruta de hoy.

    E aquí uno de los momentos mágicos del viaje. Cuando estaba mirando el posible itinerario para rodar, aparece un alegre ciclista montado en una magnifica Dahon, esa extraña maquina plegable que a mi chica y a mi nos tiene asombrados. El ciclista me interrumpe con un:

    - ¿Dónde vais? – Aparto la vista de mi improvisado gps y al verle la cara algo salta en mi interior. No, no lo conozco pero de que carajo me suena. Ah! Estoy en Cambrils no? Me suena que algún tipo del foro rodadas.net era de por aquí, si un chalado de esos que vive en una bicicleta. Pollo…Pollo11?-

    -Tu eres Pollo11?? – Dije sin pensar, ni siquiera había dicho hola, pero me salio del alma, que le vamos a hacer!
    - Y tu quien eres?? – Ese hombre al que no conocía le cambio la sonrisa de la cara por una cara de asombro y confusión-
    - Soy Inadenav (nombre fácil, lo se) del foro rodadas, no escribo mucho pero te tengo leído, eres pollo11, verdad?

    De ahí, un fuerte apretón de manos y un abrazo. Estuvimos charlando un rato, mirando las bicis, me comento que llevaba muy floja la rueda del carrito y con un asombroso inflador de pie, que en realidad era el sillín de la Dahon, me la infló. He de decir que noté mucho la diferencia, antes me lastraba mucho el carro y a partir de ahí mejoró, aún así, tuve que aflojar la rueda porque a mucha velocidad el carro hacia extraños.
    Pollo11 nos dio la ruta a seguir la cual, ya contaré mas adelante fue muy bonita y difícilmente la habríamos hecho sin sus indicaciones, nos ahorramos chupar mas N-340 de la necesaria.

    Pollo11 nos dejó y nosotros pronto seguiríamos, primero desayunamos. Continuamos el paseo marítimo que nos llevaría casi hasta Miami playa, antes un caminito de tierra alternado con asfalto pegado a la vía del tren, para luego empalmar con la N-340 hasta dicha localización.

    Una vez en Miami Playa fuimos en busca de su costa, y descubrimos unas hermosas vistas del cabo de Salou y la zona rocosa de dicha playa.

    Publicado hace 3 años #
  6. El usuario no tiene avatar

    Anónimo No Registrado privado

    Que playa tan bonita!! Y que suerte que os tocara un día nublado!! Yo casi rezo para que se nuble aquí en Granada... cada vez que salimos en bici nos tostamos!!

    Publicado hace 3 años #
  7. El paseo marítimo llegó a su fin, decidimos parar a tomar un referesco uno de los muchos chiringitos de la zona ya que ahora nos adentrábamos en una zona que parecía no haber nada en varios kilómetros. Aquí entra en escena de nuevo el amigo pollo11. Nos dijo que al acabar el paseo siguiéramos la playa atravesando el caming “Templo del Sol”, un camping nudista qu abarca 1’5km de playa, después (palabras de Pollo) un puertecillo fácil y muy suave. Dicho y hecho, emprendemos la marcha por unos caminos de tierra que siguen la playa mas o menos ciclables. Despues un repechin para entrar en dicho camping, un precioso paraje lleno de pinos con sus subiditas y bajadas, muy bonito y entretenido, llega un momento en que las piedras y las raíces de los arboles nos complican la marcha y de pronto nuestro camino se bifurca en tres, dudamos, pero parece que elegimos bien, seguimos adelante y después de un sube y baja, repito, bonito y entretenido llegamos al fin de, creo recordar, un camino de ronda.
    Ahora toca un breve empuging por arena de playa. Son las 13’30h de la mañana y el sol de nuevo esta en lo alto demostrando quien manda. La arena esta muy blanda y mi bicicleta apenas puede rodar, el peso extra que lleva hace que tenga que hacer un gran esfuerzo para hacerla avanzar.

    La playa, casi desierta es realmente bonita, a la derecha el todo se puede apreciar un antiguo torreón situado en un peñón, que según leí en un panel informativo fue destruido por los ingleses, que le pasa a los ingleses con nuestros peñones?? Jeje
    Y para rematar la tortura de la arena :

    En este angosto túnel que pasaba por debajo de la vía paramos a descansar un ratito ya que corría un aire muy agradable. De vez en cuando iban pasando algún que otro usuari@ de esta magnifica playa nudista y nos hacían comentarios como : vais para arriba? Sabéis donde vais? No iréis a subir, no?
    Al principio no hicimos mucho caso, la gente que no esta acostumbrada a ir en bici cualquier cosa les parece mucho….no? Tanto decirlo me entro el “miedo” subí caminando el túnel para ver que había y…en fin. Parecía una buena subida, pero no algo insalvable. Que exagerada es la gente por dios, que ganas de asustar al personal!
    El tiempo apremiaba, era la hora de comer y no habíamos comido, nos dio pudor hacerlo en los locales nudistas, personalmente me parecía una falta de respeto entrar vestido si todo el mundo estaba en pelotas. Agua, nos quedaba poca 1l por cabeza mas o menos, no teníamos para cocinar. Empezamos el ascenso poco a poco, muy poco a poco. No sabíamos realmente como era el “puertecillo” así que preferimos verlo venir.
    En la segunda curva una señal nos avisaba de lo que podía esperarnos, un precioso triangulo rojo con un +10% nos daba la bienvenida. Seguimos dándole a los pedales, unos segundos después veo en la ladera de la montaña pasar el techo de una furgoneta blanca casi vertical, la miro, miro el km y 4’5km/h, pie a tierra: Cariño, empuging? Pues eso, un poquito mas de empuging jeje
    Ahora en casa se que la parte mas empinada del “puertecillo” fácil y suave tiene un 17% de desnivel, casi nada jeje Con cariño a quien nos indicó que era un puero fácil y suave lo emos bautizado el ”puerto del Pollazo“. A mitad de ascenso nos encontramos que eso no se acaba pero lo que si se acaba es el agua.

    (Lo se, en fotos no parece muy empinado, pero juro, lo era!)
    Seguimos subiendo, ya se ve el final, o lo que creemos que lo es un mirador arriba del todo. Y una vez arriba vemos que Pollo11 no nos engaño, menudas vistas!!!

    De las mejores del viaje, sin duda la paliza vale la pena. Seguramente para muchos de vosotros os parezca una exageración lo que habéis leído, pero para nosotros resultó bastante duro, es el primer “puerto” que subimos, normalmente huimos de las cuestas empinadas y en la zona en la que vivimos es fácil rodar km y km sin oler un puerto. Aún así agradezco enormemente a Pollo la recomendación. Vimos parajes rebosantes de belleza que nos abríamos perdido, GRACIAS AMIGO!!

    Por fin bajada, la bajada del puerto se hace en un suspiro, una bajada rápida a la sombra de los pinos (ya podría ser al revés, subida en sombra y bajada al sol!!) con buenas pendientes y curvas que e obligaban a estar bien atento. Una vez abajo llegamos de nuevo a la vieja conocida N-340, la seguimos unos kilómetros mas hasta llegar a una gasolinera, ese dia fue nuestro restaurante. Una comida rápida, no muy buena y excesivamente cara, nos “cargó” las pilas para seguir escribiendo el camino.

    En cuando fue posible abandonamos la concurrida carretera nacional y nos adentramos en los pequeños pueblos y urbanizaciones marítimas, Primero l’Almadraba después Calafat y acto seguido Les tres Cales. Nuestro destino estaba próximo. Habíamos decidido hacer noche en l’ Ametlla de Mar, esta vez en un camping que tuviera piscina de agua bien fresquita!!
    En pocos minutos estábamos en el centro de dicha localidad, donde aprovechamos para acercarnos a la oficina de turismo para conseguir mapas de la zona y del Delta, y un horario de trenes para nuestra vuelta.

    En oficina de turismo nos recomendaron el camping l’Atmella Village Platja situado a unos 5km al sur, justo el rumbo que debíamos tomar.
    Un último esfuerzo y siguiendo un camino asfaltado que de nuevo iba paralelo a la vía del tren llegamos a un camping bonito y acogedor. Nos cobran algo mas de 30euros por una parcela con electricidad, no me parece barato y si algo caro, pero con el calor que hacia por la piscina habría pagado el doble! Eran las 19:00h mas o menos y nos comunican que a las 20h cierran supermercado y piscina así que corriendo vamos a comprar lo que seria nuestra cena y nos disponemos a disfrutar unos minutos de la piscina.

    El baño nos sentó estupendamente. Montamos el campamento y cenamos. Después de compartir las sensaciones de la jornada decidimos ir a dormir para reponer fuerzas, al día siguiente tocaba mas.
    Que agradable sensación es la de acabar el día sabiendo que al salir un nuevo sol recogerás tu “casa” e iras a buscar un nuevo horizonte, agradable, nueva y altamente adictiva sensación.

    La noche no fue para mi nada agradable, a las 3h de la mañana seguía dando vueltas sobre mi saco molestando, mas que probablemente, a Vanessa que sufre en silencio mi insomnio. Y si no tenia bastante con mi ya habitual dificultad para conciliar el sueño los mosquitos decidieron darse un banquete a mi costa! Como me aburría y el cielo no era muy claro me dio por poner las fundas impermeables a las alforjas y poner todo lo que no se debería mojar a cubierto, algo que unos minutos después resultó ser todo un acierto!
    A las 3:30 de la madrugada nos “sorprendió” una lluvia intensa y refrescante que puso a prueba nuestra recién estrenada tienda de campaña, una Coleman bedrock, que aprobó con nota. Y con el soniquete de las la lluvia golpear rítmicamente la lona me quede dormido plácidamente.

    Publicado hace 3 años #
  8. Siento no poder poner la crónica entera al mismo tiempo. Pero tengo roto el portatil y por temas de trabajo estoy fuera todo el dia asi que cuando llego voy escribiendo y subiendo, mil disculpas!

    Alsan- Por las mañanas estaba nublado pero al medio dia el sol volvia a la carga! jeje Saludos!

    Publicado hace 3 años #
  9. El usuario no tiene avatar

    Anónimo No Registrado privado

    Ya veo!! También os tostásteis jeje

    Vaya paisaje tan bonito!

    Publicado hace 3 años #

↑ PUBLICIDAD



A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005. IBSN: 1999-08-17-49

A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005. IBSN: 1999-08-17-49