Volver arriba

PARA SENTIRTE NAVARRO (Crónica)

  1. "Para sentirte navarro,
    ven con nosotros a pie,
    nada más grande en Navarra,
    que el Castillo de Javier"

    Así lo dice la letra de la jota de las Javieradas. ¿Y qué son las Javieradas? Allá por el siglo XIX (1886) había por los territorios vecinos una epidemia de cólera. A Navarra no le afectó y como acción de gracias la Diputación organizó una peregrinación hasta el Castillo de Javier (que fue propiedad de la familia de San Francisco Javier, patrón de las misiones y de Navarra). Y hoy en día, más de 200 años después, esta tradición, bautizada como Javierada, continúa viva. Durante muchos años era una peregrinación doble: un fin de semana los chicos y el siguiente las chicas, ya sabéis lo peligroso que es mezclar peras con manzanas  . Hoy en día lógicamente son mixtas, pero continúa habiendo dos, los dos primeros fines de semana de marzo. Cuando yo era pequeña la hice unos cuantos años. Era una de las pocas ocasiones que teníamos de pasar un fin de semana fuera de casa con las amigas del cole, y eso compensaba el cansancio y las ampollas de los pies (es lo que tiene andar durante 50 Km por asfalto). De eso hace ya bastante tiempo... Pero mira por dónde, muchos años después llegó a mi vida un catalán, y me hizo ilusión enseñarle una tradición tan navarra. A esa Javierada se unió gran parte de mi familia y desde entonces no hemos fallado ningún año, es una ocasión perfecta para juntarnos (vivimos bastante desperdigados) y pasar un bonito fin de semana. Eso sí, la peregrinación la hacemos por monte, algo más largo, pero mucho más bonito y más agradecido para los pies.

    Hace una semana volvimos a cumplir con la tradición, durante la primera Javierada, y al ver el día tan bueno y soleado que hacía hoy, he decidido hacer la segunda Javierada en bici. Ésta es la razón de esta crónica (más de uno estaríais pensando ¿a qué viene este rollo que no nos interesa en absoluto? jajaja).

    Así que nada, esta mañana he llenado la bolsa de comida, me he abrigado un poco y ¡aupa, a Javier! Los primeros kilómetros discurren por la ronda pero afortunadamente eso dura poco, enseguida se pueden evitar las carreteras de mucho tráfico, algo que desde la organización de las Javieradas queda perfectamente señalizado.


    Los peregrinos ya hacía muchas horas que habían salido de Pamplona, así que me ha costado un buen rato toparme con ellos. Aquí tenéis al primero:


    La Higa de Monreal es la REFERENCIA de la Javierada, con mayúsculas. Sales de Pamplona y ya la ves, al fondo. Cuesta llegar a ella, más de 20 kilómetros, y luego para cuando la pierdes de vista... bufff... ¡qué pesadez (en realidad le tengo mucho cariño ¿eh?).


    Cuando he llegado a Monreal, el pueblo que da nombre a la montaña, el día ya era nítido y la temperatura comenzaba a subir. He hecho una paradita para comer y beber algo y me ha sentado de maravilla.


    A partir de Monreal los grupos de peregrinos ya iban siendo más gruesos. Una vez dejada la Higa atrás la siguiente referencia era la Sierra de Izko con su parque eólico:


    Esta carretera nunca me ha gustado mucho. La conocíamos como "la carretera de los esquiadores" y los fines de semana de invierno siempre había bastante tráfico. Además es una carretera con largas rectas, lo que invitaba a la velocidad. Pero eso se ha acabado. Por fin se ha terminado el tramo navarro de la Autovía del Pirineo (la última parte se inauguró hace pocas semanas), de modo que la antigua carretera ahora es tranquilísima para nosotros. Una gozada. Hay tramos, como el que se ve en la foto, en los que la carretera discurre justo al lado de la autovía, pero en otros tramos, afortunadamente, quedan alejadas.


    Una vez alcanzado el Alto de Loiti nuevas montañas aparecían ante mí, la Sierra de Leyre, el Arangoiti y, al fondo, los Pirineos nevados. Yo me encontraba de maravilla: sol, buena temperatura y viento de culo, así que iba rápida y sin esfuerzo, disfrutando un montón. Pero la mosca cojonera que llevo dentro me decía al oído, "sí, sí, ya verás a la vuelta, cuando el viento arrecie como pronostican y te dé de cara, menuda risa...". Yo hacía como en el anuncio de Movistar, me tapaba los oídos y cantaba, lalalalala... 


    Tanto ver culos de peregrinos, tenía ganas de ver alguna cara, jejeje:


    Y así, casi sin enterarme he llegado a Sangüesa. Una advertencia: ni se os ocurra coger la variante para llegar al Castillo de Javier de forma más directa: a Sangüesa hay que entrar por el puente metálico sobre el río Aragón:


    Hay que pararse a disfrutar de la impresionante portada de la iglesia de Santa María la Real:


    Y hay que callejear un poco por el centro:


    Tras eso uno se carga de energía para subir el portillo de Javier, que aunque corto y sin dificultades tiene una primera rampa que se agarra bastante. Aún faltaban unas cuantas horas para que comenzara el viacrucis, pero ya había gente que se iba acercando al castillo a pie, para llegar pronto y coger un buen sitio en las campas:


    Yo no soy muy aficionada a los viacrucis, la verdad, pero mi bici quería una foto junto a una de las estaciones. Y yo a mi bici no le niego nada...


    Y así, de cruz en cruz y tiro porque me toca, he llegado al término municipal de Javier:


    De allí al castillo no quedaba nada, un par de kilómetros de bajada. El propio santo ha salido a mi encuentro para darme la bienvenida 


    ¡Por fin, había llegado! Todavía había por allí poca gente, estaban haciendo pruebas de sonido, llenándolo todo de vallas para organizar a la marabunta... vamos, que tenía todo el espacio del mundo para mí sola, y pensar que allí pocas horas después no cabría ni un alfiler... Este castillo, como tantos, ha sido reconstruido hasta darle un aspecto un poco artificial, como de Exin Castillos. Además la iglesia adjunta queda como un pegote que no me gusta nada. Pero es "el Castillo de Javier", y el cariño que le tengo hace que siempre lo vea bonito


    Me he quedado allí media hora, tomando el sol, comiendo, descansando un poco, viendo como iba llegando más gente y por fin, con un poco de pena, he emprendido el camino de vuelta. La bajada la he hecho por la vertiente de Yesa, un pueblecito que da nombre a uno de los pantanos más sedientos actualmente, y es que llevamos un invierno seco, seco  Es un pueblo al que le tengo mucho cariño porque es donde cada año, durante la primera Javierada, nos alojamos en la casa rural Etxe Zahar (muy recomendable). 


    Al Castillo de Javier se accede tradicionalmente desde Sangüesa (como lo he hecho yo), pero hoy he comprobado que hay muchísima gente que llega a él desde Yesa, para muestra un botón:


    He parado en medio de mi carril (para no molestar a los peregrinos) para hacer una foto de Liédena. Un motorista de la guardia civil me ha alcanzado, se ha parado a mi lado y con cara de pocos amigos me ha dicho "¿le parece éste el mejor sitio para parar a hacer una foto?" podía haberle respondido lo que pensaba realmente, que como el tráfico de coches estaba cortado en ese tramo (se desviaba por la autovía) me parecía un sitio perfecto para parar, pero como discutir con la guardia civil no forma parte de mis aficiones preferidas le he sonreído y le he dicho "la verdad es que no", he hecho la foto y he continuado pedaleando...


    Después de Liédena he coincidido durante unos kilómetros con el tramo de ida. Ahora tenía a los peregrinos de frente, ¡y cómo avanzaban los puñeteros! Tenían el viento de culo y cada vez era más fuerte... "La vuelta será dura", he pensado mientras la mosca cojonera reía a carcajadas. Más vale que continuaba encontrando excusas para parar a hacer alguna foto y recobrar el aliento. En esta ocasión ha sido la Foz de Lumbier:


    Prefiero las rutas circulares a las lineales, así que he abandonado por fin la compañía de los peregrinos y me he desviado hacia Lumbier, conocido por su bonita foz cuya visita recomiendo:


    La ruta de vuelta a casa ha sido diametralmente opuesta: he pasado de estar rodeada de gente a no ver a nadie. Ni siquiera en los pueblos por los que pasaba, como Tabar, se veía ni un alma;


    Estas carreteritas, tranquilas y en muy buen estado, son un poco rompepiernas. Subidas y bajadas se van sucediendo de una forma apacible. En condiciones normales no son muy duras, pero hoy... madre mía, con ese viento en contra tan fuerte se me han hecho eternas. Más vale que, como sabía lo que me esperaba por los pronósticos meteorológicos, iba mentalizada.


    En pocas ocasiones puede estar una tan cerca de Indurain, así que hoy le he pedido hacernos una foto juntos y ha aceptado gustoso, ¡si es que es más majo! 


    Con un viento tan fuerte las paradas para hacer fotos sabían a gloria, da igual que fueran pueblos (como Turrillas):


    O paisajes sin nada especial, pero que me llamaban la atención. El caso era parar y recuperar el aliento.


    Iriso, Ardanaz, Reta, Zuazu... los pueblecitos se iban sucediendo lenta, muy lentamente. Y ante mí ha asomado la nariz una vieja conocida, ¡la Higa de Monreal!


    Al llegar a Artaiz es obligada la visita a la Iglesia de San Martín, una pequeña joya del románico. Siempre que paso por allí me quedo embobada mirando la portada:



    Pocos kilómetros después he llegado a Urroz-Villa, donde he hecho una última parada para comer algo y descansar un poco en su fabulosa Plaza del Ferial.


    Y tras un último esfuerzo he llegado a casa, molida, pero contenta como unas castañuelas. Ha sido un muy bonito día, más cansado de lo esperado a causa del viento, pero muy bonito. Son muy diferentes las rutas que desde Pamplona van hacia el norte que las que van hacia el sur. Hacia el norte enseguida encuentras los puertos, las montañas, los bosques... y me encantan. Pero hacia el sur, hacia los terrenos ondulados y los campos de cereal también me encanta ir. Estos paisajes me relajan ("sí, sobretodo hoy", no deja de decirme la mosca cojonera, jajajaja) y os los recomiendo 


    En fin, que si alguno de vosotros quiere llegar a ser navarro con pedigree, ya sabe, tiene que hacer al menos una Javierada en su vida, pero a pie ¿eh?, que en bici no tiene mérito 


    ¡Bici, bizi, vici!
    Publicado hace 8 años #
  2. ¡Preciosa ruta!  Y emocionante ... 

    ..... de pequeño, mi padre me llevaba a la Javierada de Nuevo Baztán, la de los navarros del "exilio" madrileño.  

    Una vez más, gracias por tus "Crónicas".

    Javi

    Publicado hace 8 años #
  3. Magna,
    Recuerdo Ruestas, recuerdo  una infernal subida inacabable , con calzada romana pedregada desde el pantano de Yesa, hasta Urdues de Lerda , y bajada a Sanguesa y recuerdo ese portico de Santa Maria del Real cuando en fiestas la villa, a media tarde la gente ,se apilaba en la entrada de la plaza de toros, y una gran granizada me dio la bienvenida.
    Recuerdo a Fernando, con su gran Mochila, y sus pies llenos de clavos y su cojera, haciendo el camino Aragones, juntos en la habitacion del hostal, contandonos nuestras cosas, cenando.
    Recuerdo aquel cañon, que hoy, tras leer tu cronica, he dado nombre,tras cuatro años sin saberlo.... foz de Lumbier, "foz de lumbier",un asentamiento Romano enfrente de esas montañas, a un lado de la carretera, galletas pan agua..
    Pueblos desperdigado con personalidad, y que para mi, siguen sin tener nombre, los veia entre lo compos cerca de Izco de Tabar de Montreal..
    Recuerdo caminos entre  bosque de encinas campos y campos ,de lo que creo seria cebada ,pequeños pueblos y la carretera alli abajo, me hacia sentir dentro, de donde queria estar,,Pamplona a mi dercha se alejaba y un muchacho en su bicicleta ,se despedia con una promesa y un saludo.
     Tiebas, Obanos,,
    Mil gracias Magna, una lagrimilla  emocionada al ver y leerte, que le vamos a hacer, aquellos paisajes son imposibles de olvidar,
    Ser Felices

    Somos energia..
    de ti depende, si positiva o negativa
    Publicado hace 8 años #
  4. Entrañable ruta Sargantana, a pesar de la masiva peregrinación, el asfalto y el viento en contra a la vuelta. No sabía que se llamaba así esa montaña que ya he visto otra veces, la Higa de Monreal... También me alegro de que hayan acabado la autovía de los Pirineos, al menos la parte navarra, así las antiguas nacionales van quedando vacías de tráfico. Eso es algo que desafortunadamente no pasa en todas partes. Yo por mi parte recuerdo un par de escursiones al Monasterio de Javier con el colegio, y jugar a futbol entre los curas... parece que ha pasado un siglo En la Rioja existe una peregrinación parecida al Monasterio de Valvanera desde Logroño, se llama La Valvanerada. Aunque la verdad es que nunca la he hecho...  

    En fin, ánimo con tus futuras rutas y suerte.

    Bueno, y ya que estoy me voy a poner a publicar algo yo también 

    Publicado hace 8 años #
  5. Pues si es para hacerse esa ruta tan chula...habrá que hacerse "navarrico" digo yo...

    Besicos maja y enhorabuena por la peregrinación

    “No dejes que tu vida se convierta en un ritual muerto. Deja que haya momentos inexplicables. Deja que haya cosas misteriosas, que no puedas justificar con ninguna razón. Haz algunas cosas por las que la gente crea que estás un poco loco. “ Osho
    Publicado hace 8 años #
  6. Bueno, bueno,... no está mal, pero te faltan algunos "deberes" para el carnet de navarrica fetén.  ¿ Y correr el encierro ? ¿ y pasarse sanfermines con dos horas de sueño al día de media? ¡ y con la camisa impoluta hasta el mediodía, por lo menos!  ¿ y  soplarse media botella de patxaran sin pestañear ? Y las jotas ya se ve que las transcribes ¿ pero cantarlas ? ¿eh? No es tan fácil, majita.

    "Quien un día se olvida de lo bien que lo ha pasado se ha hecho viejo ese mismo día". Epicuro.
    Publicado hace 8 años #
  7. Bien chula la crónica, navarresa cum laude. 
    Yo también estuve en una Javierada de chaval. Guardo un gran recuerdo de esos días, así que leer tu crónica me ha traído una sonrisa a la cara. ¡¡¡Gracias!!! 

    Salud y coronas,
    Javi.
    Publicado hace 8 años #
  8. fotos muy guapas y menuda ruta!
    enhorabuena
    M

    It is not the destination, but the stretches in between what matters!
    Publicado hace 8 años #
  9. cerrogarabitas, free1976, asturias.maria, muchas gracias por leeros la crónica y opinar 


    pollo11, fgperez73, me encanta que mis crónicas os traigan recuerdos, gracias también por leer ésta 

    Bastian, Javier no es un monasterio, es un pueblo que tiene un castillo con una iglesia adjunta, ¿no te confundirás con el Monasterio de Leyre, situado a pocos kilómetros? 

    karramarro13, mmmmm, me vas a hacer quedar mal... Nunca he corrido el encierro (ni ganas), ni cuando tenía la edad para hacerlo dormía tan sólo dos horas durante los sanfermines, durante las fiestas me suele durar muy poco la camisa limpia (normalmente por causas ajenas a mi voluntad, jajaja), con el patxarán tuve una mala experiencia hace muchos años ¡con sólo dos txupitos! desde entonces no me gusta nada ¡como para pimplarme media botella!, y no se me da bien cantar jotas (eso sí, la postura, con los brazos en jarras y el porte chulico la bordo  ), así que, como verás, soy un desastre de pamplonica. Sin embargo el pedigree de pamplonesa lo tengo, ¡que soy de la calle Tejería, oiga! 

    Publicado hace 8 años #
  10. Sargantana, seguramente tienes razon. Recuerdo sobre todo una visita con el colegio hace muchos anos, y creo que vimos tanto el castillo de Javier como el monasterio que citas. Pero la Higa estoy seguro de que es la misma.

    Publicado hace 8 años #
  11. Sí, sí, a la Higa no la mueve de ahí ni Mahoma... 

    Publicado hace 8 años #
  12. Publicado hace 8 años #
  13. Me ha encantado Sargantana...  la verdad es que eres todo un mapa amiga...


    Siempre que te leo aparece una nueva ruta en la lista de "Pendientes" pero creo que ya son demasiadas.. voy a tener que comprar otro cuaderno...

    Tienes alguna foto preciosa...


    Un saludo


    Publicado hace 8 años #
  14. Gracias sargantana tus cronicas son un verdadero placer.
     Un saludo.

    La bicicleta una medicina natural.
    Publicado hace 8 años #
  15. Preciosa ruta y magnifica la forma de narrarla y de guinda las fotos.............gracias por compartirla.

    Publicado hace 8 años #
  16. Como diría un comentarista deportivo que hay por ahí: Sombrerazo.

    Un saludo.

    No te enfades, esto es para divertirse.
    Publicado hace 8 años #
  17. Aparte de la ruta, que está muy bien, me ha impresionado la paliza de kilómetros que te has metido en las piernas con la plegable y viento en contra. ¡¡Pffff!!! 

    Publicado hace 8 años #



A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005.

Aviso legal | Política de cookies