Volver arriba

DESPIDIENDO EL VERANO EN EL RONCAL

  1. Este fin de semana lo hemos pasado en Isaba, en el Valle del Roncal (Pirineo navarro). Teníamos pendientes un par de rutas por allí, ya que la anterior vez que fuimos yo pretendía enseñarle esas carreteras tan bonitas a Kim, pero la lluvia nos lo impidió. Después de pasar toda la semana pasada cruzando los dedos para que el tiempo nos respetara esta vez, tuvimos un fin de semana no bueno, sino espectacular…

    El sábado salimos de Pamplona en coche, pero no fuimos directos a Isaba, sino que nos desviamos hacia Orbaitzeta (la “puerta” de la Selva de Iratí). Después de dejar atrás la antigua Fábrica de armas de Orbaitzeta aparcamos en el refugio de Azpegi y, con las bicis descansando plácidamente dentro del coche, emprendimos una pequeña excursión a pie para subir al Urkulu, un monte al que, por razones personales, le tenemos mucho cariño, razón por la que subimos a él cada vez que andamos por la zona. No es una montaña espectacular, ni muy elevada (1.419 m), ni es complicado subirla, pero tiene algo especial, no sólo por las bonitas vistas tanto hacia Francia como hacia la Selva de Iratí que hay desde la cumbre, sino por la peculiar torre que hay en la cima. Se piensa que es una “torre trofeo” romana, construida para celebrar alguna victoria. El día era bastante bueno, pero en la cima, como suele ser habitual, se fue echando la niebla, lo que contribuía a darle un cariz mágico al lugar:

    Ya de vuelta al coche emprendimos ruta hacia el Valle de Salazar primero y, después de comer en Ochagavía, hacia el Valle de Roncal, donde nos alojamos en un coqueto apartamento rural.

    ISABA-LARRAU-OCHAGAVÍA-BURGUI-ISABA: 99,90 Km y 1.542 m de desnivel

    El domingo lo primero que hicimos al levantarnos fue mirar por la ventana y… ¡Guaaaauuuu, menudo día más precioso! El valle cerrado todavía no nos dejaba ver el sol, pero el cielo era de un azul insultante. Eso sí, al abrir la ventana… ¡Brrrrrrrr, qué frío! No quedó más remedio que echar mano de perneras, guantes largos, buff para el cuello, chaqueta cortavientos y… ¡hala, a pedalear! Los primeros kilómetros en suave subida nos sirvieron para irnos calentando poco a poco. Más adelante la pendiente fue aumentando conforme nos acercábamos al Puerto de Lazar. Al llegar a la cima ya conseguimos ver el sol, y paramos un momento para disfrutar de él…

    El termómetro marcaba 1ºC, así que en la bajada del puerto nos volvimos a quedar fríos, pero enseguida nos tocó desviarnos para comenzar el segundo puerto de la jornada, el Puerto de Larrau, donde ya nos daba el sol, y la cosa fue cambiando. Este puerto ya lo habíamos subido en un par de ocasiones, pero por la durísima vertiente francesa. Por el lado navarro sólo lo habíamos bajado, y nos había gustado tanto que quisimos hacer un desvío en la ruta de hoy para subirlo y volverlo a bajar por el mismo sitio. En esta foto, al inicio de la subida, se ven al fondo las peladas montañas a las que teníamos que ascender:

    Tras unos siete kilómetros de subida constante y exigente, aunque no tanto como la vertiente francesa, llegamos al refugio del Centro de esquí de fondo Abodi. Estaba abierto así que hicimos una parada para tomar un café y una magdalenta. ¡Qué gusto dan estos descansitos en medio de una dura subida!:

    Es dejar atrás el refugio y desaparecer súbitamente la vegetación, de modo que las vistas empiezan a ser espectaculares. El día era tan nítido que los Pirineos se veían preciosos delante de nosotros:

    Y si mirábamos hacia el otro lado, nos topábamos con la inconfundible silueta triangular del Pico de Orhi, el 2000 más occidental del Pirineo, y bajo él… la Selva de Iratí, el segundo hayedo-abetal más extenso de Europa, después de la Selva Negra alemana, un auténtico tesoro natural por mantenerse en estado casi vírgen:

    Con este entorno, el resto de la subida parecía cuesta abajo en vez de cuesta arriba, una preciosidad… Tras conseguir el objetivo de llegar a la cima, que hace de frontera, nos asomamos hacia el lado francés para recordar el gran esfuerzo que nos costó conquistarla desde aquel lado… De todos modos me ha gustado más la vertiente navarra por dos razones: porque al no ser tan dura se disfruta más, y porque las vistas son más espectaculares:

    ¡Y qué decir de la bajada! Sin tráfico, con muy buen firme, con esas vistas y sin curvas especialmente peligrosas… una gozada:

    Tras el descenso continuamos la ruta, ahora por el Valle de Salazar. Paramos en Ochagavía para comer algo y ¡por fin! quitarnos ropa, ya que el sol empezaba a calentar. Ochagavía es, para mi gusto, uno de los pueblos más bonitos de Navarra, por no decir el más bonito, algo a lo que contribuye de forma importante el río Anduña y los numerosos puentes que lo cruzan:

    Abandonamos Ochagavía siguiendo la carretera que recorre el Valle de Salazar pero, a la altura de Güesa la dejamos para dirigirnos hacia Vidangoz. De esta forma llegaríamos a Burgui, nuevamente en el Valle de Roncal, por unas carreteritas aún más tranquilas y que yo no conocía. No nos arrepentimos de la decisión:

    Como he dicho, se trata de una carretera muy solitaria, rodeada de bosque, y cuando parece que por allí no debe de pasar ni un alma, te encuentras de repente con el escondido pueblo de Vidangoz, que nos sorprendió por lo bien cuidado que estaba:

    Tras buscar infructuosamente un lugar donde comer, decidimos descender plácidamente por la carretera que, tras unos diez kilómetros nos llevaría hasta Burgui:

    Y una vez en el conocido y turístico pueblo almadiero (cada año se celebra allí, con gran éxito de público, el Día de la Almadía) pudimos comer, dar una vuelta por sus calles y su puente sobre el río Esca y echarnos una siestecita. Se estaba tan bien tumbados al sol…

    Tras abandonar Burgui tan sólo nos quedaban 18 kilómetros para llegar, remontando suavemente el Valle de Roncal, a nuestro apartamento en Isaba. El viento nos daba de espalda, así que se pedaleaba muy a gusto. No pudimos evitar parar en Roncal para hacer una fotico del bonito pueblo que da nombre al valle:

    Llegamos a “casa” contentísimos. La etapa había sido preciosa y el día espectacular. Todo había sido muy bonito, pero me quedo con la subida al Larrau. La vertiente navarra sólo la había hecho cuesta abajo, y está claro que cuando la subes, a un ritmo pausado, es cuando se disfruta de verdad. Para redondear la jornada, coincidió que ese fin de semana eran las fiestas del pueblo, y por la noche pudimos degustar, en la plaza del ayuntamiento, unas riquísimas migas de pastor con txistorra y un vinico rosado. Al ser domingo, tan sólo estábamos los de casa y nosotros dos, fue divertido.

    Os dejo un mapa y un sencillo perfil de la ruta:

    ISABA-PTO. DE NAVARRA-LINZA-ANSÓ-PTO. MATAMACHOS-ISABA: 67,08 Km y 1.153 m de desnivel

    El día siguiente amaneció menos claro. El cielo estaba azul, pero salpicado de nubecillas. Pero al menos la temperatura mínima había subido: estábamos a 5ºC. Después de abrigarnos bien salimos hacia el norte, en dirección al Valle de Belagua, pasando por los diferentes puentes románicos que van salpicando la carretera:

    Apenas 3 kilómetros después dejamos la carretera de Belagua y nos desviamos hacia la derecha, para ascender el Puerto de Navarra cuya cima hace de frontera con Aragón. Yo tan sólo había subido este puerto una vez, hace unos veinte años y cargada de alforjas, y tenía muy buen recuerdo de él, a pesar de que se me hizo duro. Tenía ganas de volver a subirlo y confirmar los buenos recuerdos:

    Y no me defraudó. Tras unos primeros kilómetros durillos, de repente el valle se abre y se llega a una zona de descanso, un falso llano en el que nuestra única compañía eran las ovejas, las vacas y los caballos:

    Tras esta zona de descanso, el puerto vuelve a empinarse hasta llegar al alto. Una vez arriba, las montañas del Pirineo aparecieron ante nosotros como diciéndonos: fijaos lo que os espera a partir de ahora…

    Sí, lo que nos esperaban eran unos paisajes de cuento, como éste del Valle de Zuriza, que apareció tras unos pocos kilómetros de descenso, ¡guau!...

    Tras llegar al camping de Zuriza, la ruta debería seguir hacia el sur, hacia Ansó, pero no quisimos irnos de allí sin recorrer los 5 kilómetros que, en dirección norte, llevan hasta el refugio de Linza. Esa carretera prometía mucho, y queríamos conocerla. Comienza rodeada de árboles, y hay que tener cuidado porque tras cada curva te puedes encontrar con una vaca de ésas que te miran como diciendo: “yo no pienso moverme, así que a ver cómo lo haces”. Algo lógico, porque ellas estaban en su casa y nosotros éramos los invitados. Me hicieron gracia estas dos terneras que, a pesar de que una de ellas era tan grande como su madre, seguían mamando plácidamente y ni se inmutaron a nuestro paso:

    En fin, qué decir de esta pista, más vale una imagen que mil palabras:

    Y tras una curva a la derecha apareció el refugio, situado en una explanada rodeada de montañas impresionantes. Definitivamente, había merecido la pena acercarse hasta aquí:

    La hora era perfecta para tomarse el cafetito de media mañana, así que entramos en el impecable refugio, donde de paso pudimos curiosear las instalaciones. Estábamos solos, hasta que apareció una pareja que se quedó mirando nuestras bicis porque, casualidades de la vida, la víspera estaban en el puerto de Larrau cuando subimos nosotros, y ya les habíamos llamado la atención.

    Tras el reconfortante café, y después de despedirnos de la simpática pareja vitoriana, desanduvimos la pista hasta el camping, y desde allí cogimos la carretera que, en continuo descenso, nos llevaría hasta Ansó:

    ¡Qué decir de esta carretera! En buen estado (excepto los últimos kilómetros que se estropearon un poco), sin tráfico, y rodeados de unos roquedos impresionantes. Fueron unos 20 kilómetros de disfrute sin apenas tener que darle a los pedales:

    Ya en Ansó, aunque todavía era un poco pronto, nos paramos a comer. Nos esperaba el Puerto de Matamachos, y necesitábamos reponer fuerzas. Nos sentamos en la terraza del Bar Zuriza y nos ventilamos unos cuantos deliciosos pinchos con su correspondiente Coca-cola, y de postre un trozo de tarta y un cortado. ¡Mmmmm, qué placer!…

    Antes de seguir la ruta dimos una vuelta por este cuidado y bonito pueblo oscense, que está lleno de rincones coquetos:

    Y nada más dejar Ansó comenzaba la subida al Puerto de Matamachos que nos llevaría de nuevo a Navarra. Poco después de comenzar a subir había una buena panorámica del pueblo, por lo que paramos a disfrutarla y a hacer alguna foto:

    El Puerto de Matamachos, con semejante nombre, nos inspiraba respeto (yo no lo había subido nunca), por lo que empezamos a subirlo con prudencia, guardando fuerzas, y sudando, porque el termómetro fue subiendo lentamente ¡hasta marcar 34ºC! En realidad se nos hizo llevadero, más aún cuando sabíamos que ésa sería la última subida importante del día:

    En cuanto a la bajada, ya en suelo navarro… preciosa. 12 km de disfrute con un asfalto impecable (todo hay que decirlo, tanto en la frontera francesa como en las dos fronteras con Aragón, el asfalto mejoraba ostensiblemente al pisar territorio navarro):

    Tras la bajada del puerto, desembocamos en la carretera principal del Valle de Roncal, desde donde sólo nos quedaban 9 km en suave ascenso para llegar nuevamente a Isaba, donde nos esperaba ya no el apartamento, sino el coche, para volver tranquilamente a Pamplona:

    Había resultado ser otra ruta preciosa, menos exigente que la anterior, pero igual de bonita. Abandonamos el Pirineo navarro con una sonrisa en la cara y con muchas ganas de volver. Yo ya me imaginaba una quedada de Rodadas por esa zona, y se me caía la baba. ¿Quién sabe?...

    Os dejo también el mapa y perfil de esta segunda ruta:

    ¡Bici, bizi, vici!
    Publicado hace 9 años #
  2. GRACIAS !! sargantana , preciosas rutas, fotos tremendas y, sobre todo, volver a recordarme paisajes (y carreteras) que conozco de ya hace demasiados años !!. Gracias de nuevo y felicidades (que creo no hacen falta porqué se os ve muy felices, enhorabuena).

    (por la Mercè estaremos en Urruska, Elizondo, Baztan, porqué Nafarroa nos tiene el alma robada . . pero solo el peque llevará bici)

    Un abrazo.

    Salut
    Publicado hace 9 años #
  3. Lluís, es que en Nafarroa os tenéis que sentir como en casa porque... ¡hay catalanes por todos los lados! jajajaja... No, en serio, espero que os lo paséis de fábula y que tengáis suerte con el tiempo (la semana va a estar revuelta, pero parece que para el fin de semana se estabiliza un poco). El paisaje ya lo tenéis puesto, ése, afortunadamente, no cambia

    Publicado hace 9 años #
  4. Gracias, una vez más por compartir tus viajes, y por hablarnos de ellas con tanta pasión.

    Cada vez me gustan mas tus pequeñas y decirte, que tienes que hacer un libro... Son geniales esas rutas!!!!..

    Gracias, gracias, gracias.

    "No me sigas, que ya te he dicho que no se a donde voy ..."

    J.F
    Publicado hace 9 años #
  5. Esa si que ha sido una gran despedida del verano.......

    Gracias por traer a mí lugares tan bellos al recuerdo nuevamente.

    Un lujo y delicia como siempre tus crónicas y fotikis y tan solo decirte que completamente de acuerdo en que merecio la pena el refugio de Linza por esas fotos tan.....

    Estoy deseando ver como le dareis la bienvenida al otoño, invierno, primavera con sus respectivos adioses y vuelta a comenzar....

    Gracias por compartir

    Publicado hace 9 años #
  6. qué recuerdos! chulas las fotos. esa ruta, parecida, la hice yo hace tres años pero en otoño, os lo aconsejo, los árboles están de un color para alucinar............Ochagavía es un pueblo para tomar unos vinos de impresión y hay hoteles rurales chulos. Vamos, que si alguien no tiene ruta de otoño que se vaya al Roncal, ah! y no dejéis de probar el queso. Tienen un montón de variedades y los pastores siguen trabajando siguiendo la tradición y las costumbres que aprendieron de sus antecesores. Valle bonito. Gracias por las fotos.

    It is not the destination, but the stretches in between what matters!
    Publicado hace 9 años #
  7. Una vez más, ¡¡CHAPEAU!!

    Fotos y textos en tu línea habitual, para encuadernar con mucho cariño.

    Además se trata de una zona que conozco muy bien pero nunca la he explorado en bici, siempre con las piernas ó con el estomago.

    ¡Muchas gracias por compartirla!

    Publicado hace 9 años #
  8. Que bonitooooo!!!!!! Y que quesitos ricos hacen por allí!!!!!

    Gracias Sargantana!!!!

    Agus

    "APRENDERÁS EN LOS BOSQUES, ALGO MAS QUE EN LOS LIBROS. LOS ÁRBOLES Y LAS PIEDRAS TE ENSEÑARÁN COSAS QUE NO PODRÁS APRENDER DE LOS LABIOS DE NINGÚN MAESTRO"
    Publicado hace 9 años #
  9. Sargantana y Kim... como siempre geniales... pero qué duros que sois! Qué manera de subir!
    Genial... siempre creando espectativas...
    Muchas gracias
    Vicent

    Publicado hace 9 años #
  10. (sin tildes)

    Felicidades por la ruta y por la cronica. Las fotos dan gusto verlas.

    Por cierto, el bar de Larrau lo recuerdo como un museo del ciclismo. Sigue con sus posters de Indurain y demas?

    Salud y coronas,
    Javi.

    Salud y coronas,
    Javi.
    Publicado hace 9 años #
  11. Gracias a todos vosotros por leer mis crónicas

    fjperez73, si te refieres al refugio de Abodi, no, no hay posters de Indurain. Este refugio estuvo cerrado, y desde hace tres años se ha vuelto a abrir, con un nuevo responsable, no sé si cuando tú estuviste fue en la etapa anterior...

    Publicado hace 9 años #
  12. Precioso. Gracias por descubrirnos estos recorridos y compartir las sensaciones. Lo guardo con cuidado con la esperanza de hacerlo el año que viene.

    Publicado hace 9 años #
  13. Ha eso le llamo yo,despedir el verano con mayusculas.Preciosa la ruta e inmejorable la cronica.Vamos que habra que visitar esa zona algun dia.Gracias por compartir tus viajes.

    Publicado hace 9 años #
  14. aiiii si paso por el bar zuriza y os cojo con esas tapas encimita de la mesa,, jajaj
    el no necesitar nada mas, es la ostia, pero yo quiero esa biciiiiiiiiiiiiiiiiii

    ser felices

    Somos energia..
    de ti depende, si positiva o negativa
    Publicado hace 9 años #
  15. Sí, sí, me refería al refugio de Abodi. No tenía ni idea de que hubiese estado cerrado. En mi caso lo recuerdo como premio a una subida extenuante por el lado francés con un 39/26 (=masacre) en bici de carretera cuando "corría" en vez de "viajar".

    Será que me hago viejo y se me agolpan los recuerdos de tantos años de bici (y los que vendrán, je, je).

    Salud y coronas,
    Javi.

    Publicado hace 9 años #
  16. No nos hacemos viejos, fjperez73, nos hacemos sabios Precisamente por eso nos hemos dado cuenta de que es más importante "viajar" que "correr"

    Publicado hace 9 años #
  17. Que preciosidad amiga y que suerte empezar la semana leyendote y viendo vuestras fotos, después de esto todo adquiere una nueva dimensión. Muchisimas gracias a los dos y no dejeis de compartir.

    Besitos

    Publicado hace 9 años #
  18. Muy chula la ruta Irunea digo Sargantana!! :wink:.
    La verdad es que da mucho gusto leerte, y ver esas fotos.

    Animas a que los demás cojamos la bici o nos animemos a rutear! Gracias por ponernos los dientes largos!! jejeje

    Publicado hace 9 años #
  19. sargantana
    Muy bonita las rutas que habéis hecho y que decir de las fotos "preciosas" y con unos comentarios que apetece coger el coche y acercarse al Roncal y pedalear por esos lares.
    Enhorabuena
    P.D.
    Me quedo con las bajadas

    José Carlos Álvarez Valdés
    AVILÉS
    Publicado hace 9 años #
  20. Muchas gracias nuevamente a todos. Hacer estas crónicas requiere su tiempo, pero si luego ves que la gente las lee, se hace con mucho gusto

    Publicado hace 9 años #
  21. Qué excursión más fea, qué ruta tan horrorosa, qué asco de tiempo, qué paisajes más chungos, qué fotos más malas....Y MALDITA LA ENVIDIA QUE ME CORROE POR DENTRO

    Las bicicletas no sólo son para el verano.
    Publicado hace 9 años #



A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005.

Aviso legal | Política de cookies