Volver arriba

Crónica del Camino de Santiago 2017

  1. Durante el verano de 2017, cogí un autobús desde Alicante con destino a Pamplona para empezar a pedalear en el Camino de Santiago. Mi plan era hacerlo solo, buscando albergues para dormir, saliendo muy temprano (sobre las 6:30-7) y disfrutando de la comida y las calles que me esperasen en cada pueblo. La planificación de las etapas la tuve en cuenta con la ayuda de Bicigrino, unos expertos en el tema.

    A continuación los 8 episodios en youtube en los que dividí las etapas


    Etapa 1. Pamplona - Estella: 49 km - Ver en strava

    El día 3 de Julio salgo desde la estación de autobuses de Alicante con dirección a Pamplona y llego allí a las 5:30 de la mañana con un tiempo bastante frío. Desde la estación de autobuses, hago algunas fotos a la ciudad y a un edificio que parece la catedral. Me hubiese gustado entrar a verla pero a esas horas me estaba congelando, así que decidí empezar a pedalear.

    20785956_10213601252164401_945411753035212032_o Llegada a Pamplona

    Una de las primeras cosas que te das cuenta al empezar a pedalear en plan cicloturista, es que los primeros días es mejor tomártelos con calma. Puede que los frenos no estén totalmente ajustados, el sillín demasiado alto, las alforjas mal cargadas o simplemente, que tu forma física no sea la mejor del mundo el primer día. Por eso es mejor hacer etapas cortas el primer día. Y menos mal que así fue. La salida desde Pamplona fue bastante cuesta arriba, marcada sobretodo por la subida al Monte del Perdón. A las 8 de la mañana había bastante niebla por la parte baja de los alrededores y desde el alto del Perdón se veía todo el paisaje en su máximo esplendor. Después de hacer unas cuantas fotos, bajé por el camino de piedras, nada recomendable si no se tiene bastante técnica bajando, y menos con todo el equipaje cargado. Aún así lo hago sin problemas y voy tirando hasta Estella.

    IMG_04072017_073933_HDR_1 Monte del perdón

    En el camino me encontré a un chico y una chica de Madrid muy simpáticos y hablamos un poco. Me vieron yendo en sentido contrario porque me despisté y creía que el camino era otro, pero al volver al sentido correcto los volví a alcanzar. Me contaron que estaban haciendo el camino hasta Burgos y que allí se dirigían al norte a hacer una ruta guiada en bicicleta con un grupo que ahora no recuerdo como se llamaba. Los siguientes días me los iría encontrando y fue agradable rodar con ellos aunque fuera un ratito.

    La entrada a Estella me pareció muy bonita, con mucho césped verde y un río con bastante caudal. Almuerzo y como en un bar que encuentro, y luego me dirijo al albergue municipal, donde me acogen sin problema.

    5 años atrás, en el 2012, ya hice el camino de Santiago con un amigo mío, Bruno y un amigo suyo, Adrián, y me sorprendo porque aquella vez, en el primer día, llegamos hasta la población de Azofra, que son 35 km más. No me sorprendió que acabara llegando a Santiago de Compostela muy cansado. Pero la verdad es que los echaba de menos. Fue con ellos con los que hice mi primera aventura cicloturista y quizá no tenía la actitud correcta en aquel momento, pero la verdad es que sólo recuerdo buenos momentos.

    En este primer día acabo bastante cansado pero con ganas de más. El día siguiente se supone de otros 49km pero las 4 siguientes son entre 70 y 90km al día. Espero que la forma física me vaya llegando.

    Etapa 2. Estella - Nájera: 76 km - Ver en strava

    Al final he alargado la etapa unos 30km más. Me apetecía pasar el día en Nájera porque es muy bonita y pasa un río muy chulo. Hay una zona con césped en la que te puedes echar y dormir la siesta, pero después de encontrar el albergue y comer, me he tumbado allí, me he puesto a leer el libro que me llevé "Buenos presagios" de Terry Prachett (de los mejores que he leído hace tiempo) y aprovecho para hablar por teléfono con mi chica. El sitio de la comida ha sido "El buen yantar" que supongo que significa El buen comer. Comí arroz a la cubana y perca a la bilbaína. Me gustó mucho el sitio y lo recomiendo porque el menú del peregrino tiene bastantes cosas.

    IMG_05072017_184721_HDR_1 Zona de descanso en Nájera

    Por la tarde di un paseo por la calle y vi una montaña con unas cuevas interesantes, pero resulta que estaban cerradas al público. Una pena.

    IMG_05072017_185521_HDR_1 Cuevas en la montaña

    En el albergue hablé con una pareja de Daneses que querían hacerse el camino entero y llevaban unas 2 semanas. Fue agradable hablar con ellos y me dio oportunidad de desempolvar mi inglés. Parece que entendieron algo

    IMG_05072017_202657_1

    Etapa 3. Nájera - Atapuerca: 74 km - Ver en strava

    Hoy ha sido mi primer pinchazo. Desde la mitad de la etapa he ido acompañado de un chico que me encontré el día anterior que, casualidad también, había pinchado. En aquel momento me paré y le comenté si necesitaba algo. Me respondío que no, y parecía que lo tenía controlado, pero hoy me comenta que su hinchador no funcionaba bien y que le costó muchísimo volver a hinchar la rueda.

    Esta etapa me encantó porque hay bastante montaña y los árboles son un tipo de abetos enormes. Era una zona preciosa para acampar, pero en aquel momento no tenía el chip del "Acampa en la naturaleza" y me dirigí a Atapuerca en una bajada por pista chulísima, que por otro lado, me jugó una mala pasada. Entre tanto traqueteo, mi alforja izquierda perdió una pieza que la mantiene amarrada lateralmente al portabultos. Nada importante, pero me obligó a atar una brida desde la alforja al portabultos. ¡Todos los problemas como este!

    En Atapuerca comí en un sitio con un nombre original "Como sapiens", un juego de palabras de "Homo Sapiens", y que viene muy a cuento porque como sabéis, hay un yacimiento allí donde se han encontrado fósiles de restos humanos de muchos años de antigüedad. Mientras estaba comiendo vi que entró la pareja de ciclistas de antes para coger un bocadillo e intentar a ir a ver el yacimiento. La verdad que ese día no hacía muy buen tiempo, y preferí quedarme en el albergue, pero prometo algún día volver a visitarlas.

    Etapa 4. Atapuerca - Frómista: 87 km - Ver en strava

    Hoy la etapa ha sido más o menos plana, menos por la subida al alto de Mostelares, justo a la salida de la población de Castrojeriz. Es una subida mortal de unos 200 m con bastante desnivel y que otra vez, se me ha hecho mucho menos dura que cuando la subí con Bruno. Me acuerdo que en aquel momento hacía un calor increíble y fue un suplicio, pero como esta vez salgo sobre las 6:30 de la mañana y ha estado nublado y lloviznando pero sin llegar a calar, hace un tiempo bastante fresquito.

    Al llegar a Frómista, el albergue municipal está cerrado y me siento unos 45 minutos hasta que abren. Una vez duchado, me voy a comer justo al lado, en un restaurante que se llama Venta Boffard, y me pido Sopa Castellana. Lleva ajo, pan, pimiento y caldo. Me ha parecido muy bueno, aunque la primera impresión es que es todo panceta, resulta que es pan duro reblandecido. Buscando por internet, resulta que es un plato de los que se hacía con los restos de la comida cuando se pasaba hambre. Y resulta que el hambre debe agudizar el ingenio porque la verdad es que estaba genial. De segundo pedí pasta con pollo y setas. Muy bueno también.

    IMG_07072017_130131_HDR_1 Llegada a Frómista

    Hablando con la mujer que lleva el albergue, me comenta que hay poca gente en estas fechas y que probablemente se deba a que es 7 de Julio y es San Fermín. ¿Será por eso por lo que no estoy teniendo problemas para encontrar sitio en los albergues?

    Después de cenar he hablado con un hombre de unos 45 o 50 años que iba viajando con sus hijos. Su hijo tendría unos 16 o 17 años y la hija unos 10 o 12, pero lo curioso era que la hija iba viajando junto a su padre ¡sentada en el transportín! llevaba una esterilla que le hacía de asiento encima del portabultos y parecía que iba bien. Me sorprendió mucho la verdad. Parecía el tipo de cicloturista autosuficiente que últimamente me fascina, con su hornillo para cocinar y todo lo que hace falta para acampar, y en aquel momento me empecé a interesar en serio por el cicloturismo autosuficiente.

    Más tarde hablé con otro hombre, Virgilio de 55 años, que se impresionó de que hubiese podido subir el Alto de Mostelares. Él tenía una Cube Attention de 29" muy chula que se acababa de comprar y que casi me da ganas de jubilar la mía. El hecho es que mi bicicleta no tiene soportes para el portabultos y me obligó a comprar un adaptador de la marca tubus para eje de rueda que va muy bien, pero en caso de pinchazo, te deja el portabultos colgando de mala manera.

    Los siguientes días los hice acompañado de Virgilio

    Etapa 5. Frómista - Sahagún: 61 km - Ver en strava

    La etapa es muy llana, pero amenizada por la compañía de Virgilio que me cuenta que tiene 2 hijos, un hijo que es percusionista y una hija que estudia la E.S.O. y está en Toronto en un curso de inglés. Él es profesor de educación especial y su mujer enfermera. Según parece, las etapas que tenemos los dos cuadrarán hasta Sarria, lugar donde yo quiero parar para que el día siguiente llegue sin problemas a Melide. El tema de parar en Melide se remonta a los 5 años atrás donde pasé con Bruno pero no les cuadró pasarse a comer un buen pulpo (la pulpería Ezequiel de Melide es famosa por ello).

    En Sahagún hemos estado en el albergue municipal Cluny, en el que nos ha antendido una mujer vestida en plan medieval porque eran las fiestas del pueblo. El albergue era una antigua iglesia con el interior reformado muy bonito.

    IMG_08072017_172241_1 Cerca del albergue

    Para comer hemos ido al restaurante "La codorniz" y me pedí una ensalada con trocitos de jamón y de segundo un cordero asado buenísimo. De los mejores que he probado. Nos salió algo más caro de la cuenta porque se nos olvidó comentar que éramos peregrinos.

    Antes de cenar dimos una vuelta por el pueblo y compramos la cena en el supermercado. Cenando, me llamó la atención un hombre mayor, con la piel muy envejecida por el sol y con cara de haber vivido mucho, pero teniendo poco dinero. Quien sabe. Me quedé con las ganas de preguntarle de donde venía y hablar un rato.

    De monumentos del camino, vimos el punto medio del Camino, que tenía dos columnas con estatuas después de pasar un puentecito, y una iglesia en la que había una mujer que parecía amable. Nos informó que podíamos obtener un certificado de paso por el punto medio que costaba 3€ en el templo mudéjar de la peregrina.

    IMG_08072017_110451_HDR_1 En el punto Medio del Camino de Santiago

    IMG_08072017_183458_1 La peregrina

    Etapa 6. Sahagún - León: 55 km - Ver en strava

    Hoy la etapa es muy plana, sólo al llegar a León han habido algunos repechos. Hemos llegado muy pronto, ducha, lavar la ropa y a comer. Hoy hemos comido en el restaurante "La pintona" y me pedí patatas a la importancia con cecina y berenjena rellena de carne y champiñones. Simplemente brutal. Entre el menú de hoy y el de atapuerca, fueron las mejores comidas del camino. Mención aparte a los vinos. Normalmente no me suelen gustar mucho, pero los de esta zona están muy buenos, ha sido un descubrimiento.

    Hemos sellado en la catedral de León pero no hemos entrado (ya entré la otra vez y la verdad que me impresionó). Más tarde, esto después de haber hecho el camino, vi en su canal de youtube, que Darren Alf, el bicycletouringpro, había pasado por ahí anteriormente y me hizo gracia que no entrara porque se perdió uno de los mayores exponentes del estilo gótico de influencia francesa y con unas vidrieras impresionantes.

    IMG_09072017_160143_HDR_1 Catedral de León

    También lo vi pasearse por el barrio húmedo y quejarse de que no tenían muchas opciones para vegetarianos y que todo eran tapas. ¡Claro es un barrio de tapas! Cuando se acercó la noche y como no había supermercados abiertos por ser domingo, nos tomamos unas tostas de cecina y nos fuimos hacia el albergue Benedictino de las Carbajalas. Hacen un rezo con bendición a los peregrinos al que no hemos ido

    IMG_09072017_124323_1 Nuestro albergue en León

    IMG_09072017_201342_HDR_1

    Lo malo del día ha sido que se me ha caído el móvil y he fracturado la pantalla. Espero poder repararlo por poco dinero.

    Etapa 7. León - Rabanal del camino: 72 km - Ver en strava

    Esta etapa tiene dos variantes. La ruta original pasa cerca de la nacional durante muchos kilómetros y es horrible por el ruído y porque pasa por pocos pueblos. Lo mejor es seguir la alternativa porque se va por pista y vas mucho más relajado. Nosotros hemos ido por una senda estrecha al lado de la nacional y ha sido un horror.

    Etapa llana también menos por la parte final, donde nos hemos quedado a la mitad de la subida a la Cruz de Ferro. Tenía unas ganas impresionantes de empezar a subir puertos y volver a la montaña. Desde Alicante, llevo una piedra como dicta la tradición, para dejarla en lo alto de la cruz, donde hay una pila de piedras que llevan todos los peregrinos. Para mi simboliza dejar cosas en el pasado y empezar una nueva etapa.

    El albergue de Rabanal se llama "Pilar" y es el mismo que cuando vine con Bruno. No está mal y aunque no tienen menú, tienen macarrones, ensalada, tortilla y empanada. Todo casero y barato.

    IMG_10072017_183832_HDR_1

    Te recibe un hombre mayor que se hace llamar "lobo" pero a mi me hace recordar al papel de Harvey Keitel en Pulp Fiction. Vive en San Sebastián y se ve que ayuda en el albergue a los peregrinos.

    IMG_10072017_204220_HDR_1 El señor lobo es el del sombrero

    Etapa 8. Rabanal del camino - Villafranca: 59 km - Ver en strava

    Hoy la etapa ha empezado con la subida a la cruz de Ferro y ha ido muy bien por carretera. Es el punto más alto del camino con 1500m y se veían las nubes debajo nuestro. Ha sido precioso. Hemos alternado carreteras secundarias con casi nada de tráfico y algún tramo de tierra.

    IMG_11072017_084435_1 Cruz de Ferro

    En esta etapa se pasa por Cacabelos, que está genial para poder bañarse en el río cerca de un puente con mucho césped alrededor. Es donde me bañé hace 5 años pero hoy el tiempo no está tan caluroso y no me apeteció.

    Llegamos a Villafranca después de unos repechos bastantes complicados pero asequibles. Hemos comido en el microhostal "La puerta del Perdón" unos espaghettis al pesto y merluza a la plancha. No estaba mal, pero el menú del peregrino tenía poca variedad. Por la tarde dimos una vuelta al pueblo y cenamos en el bar Sevilla de la plaza mayor. Fue una hamburguesa de pollo bastante pasable

    IMG_11072017_190526_HDR_1 Paseando

    [gallery ids="48,49" type="rectangular"]

    Parece que mañana será la última etapa con Virgilio, porque debe llegar pronto el sábado y no me vendría bien a mí para parar en Melide. La verdad es que valoro la compañía aunque mi intención inicial era buscar algo más solitario. Pero ha estado muy bien hacer estas etapas juntos.

    El albergue que encontramos es el municipal que está justo a la entrada del pueblo. Si se sigue el camino de tierra, nada más salir a la derecha, se ataja hasta la plaza mayor.

    IMG_11072017_183917_HDR_1 Albergue municipal de Villafranca

    Etapa 9. Villafranca - Triacastela: 55 km - Ver en strava

    Hemos salido de Villafranca y hemos hecho un tramos de unos 20km hasta que ha llegado poco a poco la subida al O'Cebreiro. Por el camino se pasa por un montón de pueblos con casas con techos de pizarra muy bonitas y un verdor en las montañas no vistas en el camino hasta ahora. Mi plan original para terminar la etapa anterior era hacerlo en Vega de Valcarce y ahora que pasamos por aquí, hubiese sido una opción genial por el paisaje que tiene. Recorrer todos estos pueblos en moto sería genial también.

    Creo que la otra vez, dormí con Bruno en Trabadelo. Me acordé en cuanto pasé por delante. Cuando pasamos por Hospital, empezó la subida y poco a poco coroné el O'Cebreiro. La verdad es que lo subí sin ningún problema y a buen ritmo. Parece que todos los días anteriores me han ido poniendo en forma y me encontré genial. Creo que con Bruno subí por la parte de la Faba, que tenía unos rampones de tierra que me hubiesen puesto las cosas complicadas, pero por carretera se sube perfectamente bien. Lo siguiente era el alto del Poio, que también tiene su desnivel, pero después del O'Cebreiro lo subí perfectamente.

    IMG_12072017_102428_HDR_1 Vista desde O'Cebreiro

    Creo que si hubiese ido solo me habría tirado por el camino de tierra, al menos en los tramos que me marcaba el track que iba siguiendo de Bicigrino.

    DCIM100GOPRO Arriba en O'Cebreiro

    IMG_12072017_105144_HDR_1 Virgilio y yo en la ermita del O'Cebreiro

    Ya en Triacastela, llegué al albergue privado "Complexo Xacobeo" porque en el municipal me echaron y no me dejaban entrar hasta las 19:00. Entiendo que los peregrinos caminando tienen preferencia, y por eso me esperé a que entraran todos los que había en la cola. Pero decirte que no puedes entrar hasta esa hora no lo veo bien. Luego si tienen que cerrar albergues públicos como el de Rabanal, porque los privados les hacen demasiada competencia, ellos se lo buscan. Es una pena, porque deberíamos cuidar mejor de las cosas públicas y utilizarlas como se debe. De todas formas en el Complexo Xacobeo estuve genial. Las camas muy cómodas y por dentro chulísimo. Además tienen un restaurante buenísimo por 10€ el menú. Me pedí el famoso CALDO GALLEGO (lo pongo en mayúsculas porque fue un descubrimiento) que tiene acelgas, patatas y alubias, en un caldo bastante espesito. Puturrú de fuá. Muy bueno. Y de segundo chuletas de cordero a la parrilla.

    IMG_12072017_142726_HDR_1 ¡Ese caldo Gallego!

    Algo que me tuvo el resto del viaje dándole vueltas a la cabeza, es cómo distorsionamos los recuerdos y cómo, con el paso del tiempo, algo que recordábamos resulta que en realidad, no es totalmente cierto. Me explico. Resulta que en la película de Ben Stiller "The secret life of Walter Mitty" hay una escena en la que Ben se baja una carretera con un monopatín. Esa escena me transmitió mucha sensación de libertad y felicidad, y esa sensación es la que sentí al bajar el O'Cebreiro con mi bicicleta 5 años atrás. O al menos eso era lo que recordaba que pasó. La realidad es que la bajada en la que me sentí como el protagonista de la película era la que había hecho el día anterior desde la Cruz de Ferro y no la del O'Cebreiro. ¡Había estado reviviendo un recuerdo equivocado! Eso me daba que pensar. ¿Realmente las experiencias que vivimos son tan importantes? ¿Luego las vas a olvidar? o peor, ¿a distorsinar? La única conclusión que saco es que lo realmente importante es el presente y que ese presente sea el que te ponga los "pezones de punta" como dice Valentí Sanjuan.

    Etapa 10. Triacastela - Portomarín: 41 km - Ver en strava

    La salida de Triacastela empezó con dos novedades. Una es que Virgilio ya no estaba conmigo porque siguió unos 12 km más según su planificación y otra es que el día empezó con mucha niebla y subida bastante técnica y empinada. La subí encima de la bicicleta pero más hubiese valido que me bajara, porque me forcé demasiado. Parece que en lugar de haber ido por la variante de San Xil, tendría que haber ido por Samos como hizo Virgilio. En general es una ruta con continuos sube-baja, muy cansada pero muy divertida también.

    IMG_12072017_184747_HDR_1

    A mitad del camino había un hombre tocando la gaita en medio del monte. El sonido venía de lejos y conforme te acercabas, te transportaba a otros tiempos. Al menos a mi me parece muy medieval.

    Como punto negativo en todo el camino, sólo me ocurrió en esta etapa, en la que un hombre se me puso a gritarme diciendo que no tendría que pasar entre los peregrinos. No entendí porqué, ya que los peregrinos se apartaron cada uno a un lado y yo pasé por el centro. Iba despacio y avisé con mi timbrecito. No se cual era el problema pero no dejé que me afectara. Menos mal que no tengo mala sangre y soy una "bassa d'oli"

    En Portomarín he llegado al albergue "Manuel" y no me han puesto pegas con la bicicleta. El marido de la hostalera, hasta me ofreció un repara pinchazos cuando me vio intentando poner un parche a la cámara de la rueda delantera, que se había agujereado con 3 pinchitos de la sierra gallega.

    IMG_13072017_134148_HDR_1 Iglesia en Portomarín

    El pueblo me parece precioso para pasar unos días de vacaciones. Tiene piscina pública, un lago o embalse enorme en el que se puede hacer kayak, y aunque es pequeño, me parece que tiene bastante encanto. Sobre todo la entrada al pueblo es impresionante, con un puente romano enorme sobre el río Miño.

    IMG_13072017_183423_HDR_1 Puente de entrada a Portomarín

    Para comer he ido a la "Posada del Camino" y me pedí unas lentejas buenísimas: mucho caldo, mucha patata y zanahoria y un poco de chorizo, carne y bacon. De segundo Pollo y de postre melón.

    IMG_13072017_183717_HDR_1

    Etapa 11. Portomarín - Melide: 41 km - Ver en strava

    Otra etapa chula con muchos sube-baja. Esta vez el tiempo de Galicia se ha portado bien y no ha habido niebla. Hacía sol, pero eso sí, hacía fresquito. Durante el camino he parado a sellar en una mini-casita de piedra en la que había un hombre que está casi ciego. una chica que estaba por allí sellando le ha ayudado a que sellara mi credencial porque yo, en mi mundo como estoy siempre no me había dado cuenta de su deficiencia visual. A Melide he llegado a las 11:30 habiendo salido de Portomarín a las 7:45. Mañana me levantaré más temprano para llegar antes a Santiago de Compostela e intentar comer con Virgilio que se va a las 15:00 en autobús

    IMG_14072017_102957_HDR_1 El bosque de Galicia ¡Increíble!

    ¡¡¡¡POR FIN!!!! He podido ir a la pulpería Ezequiel. Tomé una ración de pulpo que acompañan de pan Gallego (eso es un pan con consistencia y no el resto) y ya me quedé lleno. La verdad es que estaba muy bueno. Para cenar pedí otro caldo gallego, pero tengo que decir que el del Complexo Xacobeo estaba mejor. Tenía más verduras y patatas.

    IMG_14072017_130654_HDR_1 Al fin el pulpo que se hizo esperar 5 años

    El albergue en el que estoy es el que está doblando la esquina de la calle de la iglesia que está enfrente del bar Ezequiel. No está mal pero el público parecía mucho mejor. Pero al llegar tan pronto no me quedaba otra opción.

    Etapa 12. Melide - Santiago de Compostela: 54 km - Ver en strava

    La última etapa del camino. Toda la etapa genial y sin problemas. Con ganas de llegar a Santiago pero triste porque esto se acaba. Me divierte en el camino ver a gente corriendo con las mochilas para coronarse como el rey de la peregrinación. Y es que el primero del grupo que consiga ver las torres de la catedral, obtendrá tan alto prestigio peregrino. Aunque yo preferiría jugármelo a ver quien invita a birras al ganador.

    Por fin atisbo el Monte do Gozo. Lo primero que veo es el monumento al Papa y un montón de gente alrededor.

    IMG_15072017_105546_HDR_1 Monumento al Papa

    Es fácil pensar que ese es el monumento emblemático, pero no. En realidad el importante, al menos para mi, es el monumento al peregrino, que incomprensiblemente pasa desapercibido para muchos peregrinos

    IMG_15072017_110555_HDR_1

    IMG_15072017_110519_HDR_1 Monumento al peregrino y vista imponente de Santiago de Compostela

    Entrar en Santiago es una mezcla de sentimientos encontrados. Para mí la catedral es lo de menos. Además está llena de andamios y no está digamos en su mayor esplendor. Es el camino lo que hace que disfrutes lo que has estado haciendo hasta ahora y llegar significa el fin para mi. Lo que me produce más emoción es la bajada por las escaleras antes de entrar a la plaza del Obradoiro, oyendo las gaitas como aumentan el volumen. Es el momento más especial para mí.

    IMG_15072017_113926_HDR_1 La catedral y sus andamios

    IMG_16072017_101240_1 Botafumeiro

    Llamo a Virgilio que está por allí y nos encontramos en pocos minutos. Me cuenta que tuvo problemas para coger el billete de autobús pero al final sale todo bien. Resulta que ahora llegas a correos y dejas la bicicleta directamente sin ningún problema para que te la envíen. Ha avanzado todo en ese aspecto. Luego vamos a recoger la compostela que, después de una cola infernal, nos acredita como peregrinos. Más tarde vamos a comer a Casa Manolo y comemos genial

    IMG_15072017_115430_HDR_1 Último día que veo a Virgilio

    El albergue al que llego es "La Salle" con el que ya contraté mi estancia desde el principio del camino y te dan muchas facilidades al peregrino en bicicleta. Al llegar, puedes dejar la bicicleta en una zona que tiene verjada y volverte a tu casa con lo justo, porque ellos se ocupan de enviar la bicicleta por Seur a tu casa sin ningún problema. Allí conozco a mi compañera de habitación que resulta ser una chica coreana que llevaba unos 30 días caminando desde Saint Jean Pied de Port. Me contó que la habían despedido del trabajo hace poco y que antes trabajaba en el equipo de recursos humanos de su empresa, en el que parte de su trabajo era despedir a gente. Decía que le sentó terriblemente mal cómo la echaron y que nunca volvería a trabajar en ello. Me regaló un montón de cafés instantáneos que se había llevado para el camino y que nunca llegó a utilizar. Hablaba con ella en inglés y no la entendía del todo, ni ella a mí, pero me pareció ver que aún seguía algo de tristeza en su mirada. Intenté animarla pero mi inglés no es muy bueno y no sé si la desanimé más pero bueno, algo intenté.

    IMG_15072017_114950_HDR_1 Contento de llegar a la catedral

    La noche la paso en el albergue y al día siguiente me preparo para ir al aeropuerto. Hay un autobús que te lleva directo y en poco tiempo ya estoy embarcado rumbo a Alicante. La verdad es que me apetece volver a casa ya, y ver a mi novia en aquel momento, que me está esperando en el aeropuerto, me llena de alegría y me emociona empezar a contarle todo lo que he vivido estas dos semanas increíbles.

    IMG_16072017_162434_HDR_1 Volviendo a casa

     

    Publicado hace 1 año #
  2. Es fantastico, a quien le guste la bici y pasar por sitios diferentes, monumentos, el campo, los pueblitos, la gastronomia, la gente......

    levantarse, dia tras dia, y seguir camino con la bici...mil vivencias, pequeñas, medianas y grandes......en fin....soy otro incondicional de los caminos en bici, asi que comprendo todo cuanto relatas, e intuyo todos los sentimientos imposibles de describir con palabras, tambien.....
    ¡¡¡¡¡¡¡¡anímo a todos y todas que tienen en mente salir a los caminos con su bici,.
     los caminos de santiago son una fantastica opcion para comprobar esto del cicloexcursionismo , y engancharse sin remedio!!!!!!!!

    Caballo loco......pica pero pica poco
    Publicado hace 1 año #
  3. Qué gran crónica ! Se ve que disfrutaste. Para la próxima te queda llegar a Finisterre. Yo recuerdo de cuando hice el camino andando que el trozo gallego era muy cuesta arriba todo. A ver cuándo puedo ir en bici. 


    Publicado hace 1 año #
  4. Ahí has estado bien, Damarbo: Contando los detalles gastronómicos de la ruta!

    Teniendo una riqueza sin par de gastronomía popular... ¿Por qué no catarla?

    Leonor, tu serás SIEMPRE la princesa...
    Publicado hace 1 año #
  5. Gracias por compartir tu viaje. Me ha gustado mucho.

    No has oído decir "es más listo que el hambre", haciendo referencia a lo que dices
    que el hambre aguza la inteligencia.
    Saludos.

    Publicado hace 1 año #
  6. Me alegro de que os haya gustado. Lo tenía escrito día a día en un bloc pero no encontraba el tiempo para redactarlo en un post. 

    Veo que a muchos os tira la vena zampona-cicloturista como a mí, jejeje. En mi caso me fue genial la aplicación de tripadvisor. Sobre todo en pueblos no muy grandes, encuentras los mejores sitios para comer en relación calidad/precio.

    Publicado hace 1 año #
  7. Damarbo:

    ¿y el proximo?
    Te propongo que lo inicies desde la puerta de casa
    Y en la mancha ,pruebes el 'atascaburras'
    Los 'Miguelitos de la Roda'
    Y el resto ya lo vas redescubriendo tu mismo.......

    Publicado hace 1 año #
  8. ¡Buen relato! Me ha gustado leerlo y recordar aquel viaje en bici.
    Saludos.

    Publicado hace 1 año #
  9. Bonita crónica, damarbo, todo muy reconocible para la mayoría de nosotros 

    Tan sólo una precisión, la iglesia que se ve en la primera fotografía, la de la llegada a Pamplona junto a la estación de autobuses, no es la catedral sino la Iglesia de los Padres Paules. La catedral está en pleno centro histórico y tiene poco que ver estéticamente con la de la foto (bueno, más que poco, nada). Por fuera es, para mi gusto, bastante feota, pero por dentro es una preciosidad, por no hablar del claustro, una auténtica joya (uno de los mejores conservados de Europa). Aprovecho para hacer un poco de propaganda de mi querida ciudad. Hay mucha gente que se plantea el Camino de Santiago comenzando desde Pamplona, tomando la ciudad como un simple punto de inicio pero sin visitarla, y considero que es una ciudad que merece mucho la pena, especialmente su centro histórico y murallas. Hala, ya me he quedado tranquila 

    ¡Bici, bizi, vici!
    Publicado hace 1 año #
  10. Crónica leída, damarbo.

    Muy interesante tu relato, enhorabuena por ese viaje realizado y sobre todo, le has puesto casi más interés a la gastronomía que a la preregrinación en sí.

    Gracias por compartir.

    ¡Pedalea, y da ánimos al más lent@... Venga, Vamos!
    En la superación deportiva, en los buenos actos, en la vida misma... Quien la sigue la consigue!
    Publicado hace 1 año #
  11. Gracias Damarbo por compartir tu experiencia.

    Publicado hace 1 año #

  12. Adjunto

    1. 4f7d20186cda70329fd299b16524104a.jpg (12.7 KB, 0 descargas) 1 año antiguo
    Dentro de veinte años lamentarás más las cosas que no hiciste que las que hiciste. Así que suelta amarras y abandona el Puerto seguro... Atrapa los vientos en tus velas... Explora... Sueña... Descubre
    Publicado hace 1 año #



A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005.

Aviso legal | Política de cookies