Blog >Alforjas, carritos y más

Viajar con poco peso (III) Una lista de equipaje

Escrito el 16 de diciembre de 2011 por Alicia. 22 comentarios

Foto cortesía de Adventure Cycling Association

Para cerrar la serie sobre viajar ligero de equipaje (ver capítulo 1 y 2), aquí va un ejemplo real de cómo viajar con poco peso. Esto es lo que lleva en las alforjas Jeff Boatman, en un viaje de cinco días en bicicleta de montaña. Podéis ver más detalles (por ejemplo la marca y modelo de cada cosa) en la web de la Asociación de Cicloturismo de Aventura(en inglés).

El total, sin contar bici, comida, ni agua, son ¡menos de 7 kilos!

Sigue leyendo »

 

Este artículo fue publicado el 16/diciembre/2011 dentro de la categoría Alforjas, carritos y más, Listas de equipaje en Rodadas.net, una página web sobre cicloturismo y viajes en bicicleta mantenida por Álvaro Martín y Alicia Urrea.

El artículo está sujeto a una licencia Creative Commons 3.0. Es decir, puedes distribuirlo y adaptarlo SIEMPRE que nos cites (más concretamente, cites al autor y enlaces a la dirección permanente del artículo); no lo uses con fines comerciales o en publicaciones comerciales; y el resultado de tu trabajo también esté bajo una licencia de Creative Commons

Siempre puedes volver encontrar este artículo en: http://www.rodadas.net/2011/12/16/viajar-con-poco-peso-iii-una-lista-de-equipaje/

Viajar con poco peso (parte II)

Escrito el 29 de noviembre de 2011 por Alicia. 24 comentarios

Foto de ultralightcycling.blogspot.com

Seguimos dándole vueltas al tema de viajar con poco peso (aquí la primera parte) con dos ideas más para ayudaros (y ayudarnos) a ser más ligeros en vuestro/nuestro próximo viaje.

Antes de meternos en faena, una reflexión: cuando vamos en grupo no se trata de que todo el mundo lleve la misma cantidad de peso, sino la misma proporción de peso con respecto a su masa corporal. Es decir, en una pareja en la que el hombre pesa 80 kilos y la mujer 60, si ambos llevan el 50% de su peso corporal en equipaje eso significa que él debe llevar: 15 kilos de bici + 25 de equipaje y ella 15 kilos de bici + 15 kilos de equipaje.

Sigue leyendo »

 

Este artículo fue publicado el 29/noviembre/2011 dentro de la categoría Alforjas, carritos y más en Rodadas.net, una página web sobre cicloturismo y viajes en bicicleta mantenida por Álvaro Martín y Alicia Urrea.

El artículo está sujeto a una licencia Creative Commons 3.0. Es decir, puedes distribuirlo y adaptarlo SIEMPRE que nos cites (más concretamente, cites al autor y enlaces a la dirección permanente del artículo); no lo uses con fines comerciales o en publicaciones comerciales; y el resultado de tu trabajo también esté bajo una licencia de Creative Commons

Siempre puedes volver encontrar este artículo en: http://www.rodadas.net/2011/11/29/viajar-con-poco-peso-parte-ii/

Viajar con poco peso (parte I)

Escrito el 24 de noviembre de 2011 por Alicia. 14 comentarios

Somos quizá los menos indicados para hablar de este tema del peso. Nuestras alforjas se hinchan ellas solas de cosas que no acabamos de necesitar pero de las que tampoco queremos prescindir, y entre unas cosas y otras nuestras queridas bicis acaban acarreando tanto peso que en vez de viajar pareciera que estamos de mudanza. No obstante, conocemos de sobra los trucos que tenemos que emplear para recortar en la cantidad de material que acarreamos.
Sigue leyendo »

 

Este artículo fue publicado el 24/noviembre/2011 dentro de la categoría Alforjas, carritos y más en Rodadas.net, una página web sobre cicloturismo y viajes en bicicleta mantenida por Álvaro Martín y Alicia Urrea.

El artículo está sujeto a una licencia Creative Commons 3.0. Es decir, puedes distribuirlo y adaptarlo SIEMPRE que nos cites (más concretamente, cites al autor y enlaces a la dirección permanente del artículo); no lo uses con fines comerciales o en publicaciones comerciales; y el resultado de tu trabajo también esté bajo una licencia de Creative Commons

Siempre puedes volver encontrar este artículo en: http://www.rodadas.net/2011/11/24/viajar-con-poco-peso-parte-i/

Frame bags: cicloturismo estilo americano

Escrito el 15 de noviembre de 2011 por Avo. 38 comentarios

Frame bag en una bicicleta de montaña

Del mismo país que inventó las las bicicletas de montaña  allá por el año 1970  nos llega una nueva forma de llevar nuestros trastos para viajes de varios días por camino. Si te horroriza el asfalto y te encanta viajar ya te habrás dado cuenta de que cuando el camino se vuelve trocha y la bici empieza a dar saltos las alforjas empiezan a sufrir. Aletean en el transportín y en ocasiones se hace difícil controlar tu montura. Si te has cansado de parar a volver a colocar la pinza inferior de las Ortlieb dentro de los tubos del transportín sigue leyendo porque esto te va a interesar.

Sigue leyendo »

 

Este artículo fue publicado el 15/noviembre/2011 dentro de la categoría Alforjas, carritos y más en Rodadas.net, una página web sobre cicloturismo y viajes en bicicleta mantenida por Álvaro Martín y Alicia Urrea.

El artículo está sujeto a una licencia Creative Commons 3.0. Es decir, puedes distribuirlo y adaptarlo SIEMPRE que nos cites (más concretamente, cites al autor y enlaces a la dirección permanente del artículo); no lo uses con fines comerciales o en publicaciones comerciales; y el resultado de tu trabajo también esté bajo una licencia de Creative Commons

Siempre puedes volver encontrar este artículo en: http://www.rodadas.net/2011/11/15/frame-bags-cicloturismo-estilo-americano/

El transportín de cicloturismo (I)

Escrito el 1 de abril de 2008 por Avo. 18 comentarios

Transportín de cicloturismoEl transportín o portabultos es ese cachivache que se pone en la parte de atrás de la bici y sirve para llevar las alforjas. Como se puede suponer, es uno de los elementos clave de una bicicleta de cicloturismo ya que es el encargado de soportar el peso de las alforjas, la mochila y todo lo que no cabe en ningún otro sitio durante una muuuchas horas, con baches, traqueteos y golpes incluidos.

Parece evidente que la caracterísitica principal de un transportín para cicloturismo es que sea resistente y no tanto su peso, que está más que justificado.

Otro aspecto a tener en cuenta es su posición: debe quedar lo suficientemente retrasado respecto a la bici como para que cuando coloquemos las alforjas no las golpeemos con los talones al pedalear (muy molesto).

Los transportines suelen indicar una carga máxima de entre 10 y 25 Kg. Habitualmente, el número de patillas del transportín es proporcional al peso que es capaz de soportar. Así nosotros siempre recomendaremos los transportines de tres patillas que son los que aguantan más peso.

Además de aguantar el peso, el transportín debe “cuidar” las alforjas, así que también nos interesará que las patillas traseras estén dobladas en ángulo recto (ver imagen superior). De esta manera evitaremos que las alforjas se introduzcan entre los radios. Aunque no lo parezca ésto es más habitual de lo que se piensa y a mí me ha dado más de un susto.

Cómo sujetar el transportín a la bici

La forma más fácil y recomendable para sujetar ambas cosas es utilizar los ojales para transportín: hay que fijarse que tengan tanto en la parte superior, cerca de los frenos traseros como en la parte inferior, junto al eje de la rueda trasera.

Si no los tienen tampoco es el fin del mundo, solo hay que ser un poco más creativo. Se pueden utilizar las abrazaderas de aluminio que suelen acompañar a los transportines. Sin embargo ésta no es una solución demasiado aconsejable ya que el aluminio tiende a romper, con lo que te encontrarás con tu transportín en el suelo si le das mucho trote.

Bicicletas sin anclajes para transportín

Para poner un transportín en una bicicleta que no tiene enganches inferiores tienes dos opciones.

En primer lugar, si vas a montar un transportín de la marca tubus, existe una pieza, la 71500 que se engancha en el buje rápido de la rueda trasera y se ajusta al transportín. Ojo, sólo funciona con transportines Tubus, y en tiempos sólo con algunos modelos. Pregunta en www.bike-tech.net si te decides por esta opción. Son distribuidores de Tubus y controlan todo el material a la perfección.

La seguna opción es hacerse (es decir, fabricarse) una abrazadera FUERTE que descanse en el tubo horizontal de la horquilla trasera. A mí me la hizo el padre de Ali, que fue herrero de joven, pero en cualquier cerrajería o carpintería metálica seguro que os lo pueden preparar. La idea es la siguiente coge una escuadra de hierro de tamaño “generoso” córtale uno de los brazos y suéldaselo a la parte restante. A continuación hay que hacer unos agujeros para pasar los tornillos. El resultado será algo parecido al de la foto. Puedo asegurarte que si la soldadura está bien hecha, el invento aguanta una explosión nuclear. En mi caso rodeé el tubo del cuadro con una tira de kevlar para protegerlo y coloqué sobre él la abrazadera que acababa de fabricar.

Algunos trucos

Los tornillos de los transportines tienden a aflojarse con los baches y el traqueteo. Revísalos a diario y apriétalos si es necesario. Además es buena idea llevar tornillos y tuercas del diámetro y longitud adecuados por si se pierde alguno. Son especialmente recomendables las tuercas “de no retorno” que llevan una goma en la parte trasera que evitan que se aflojen con tanta facilidad.

Si pasa lo peor y el transportín se rompe, prueba a recomponerlo utilizando bridas de plástico y alambre. Tenemos algún amigo que ha conseguido salir del atolladero con las herramientas y recambios que llevaba encima.

 

Este artículo fue publicado el 1/abril/2008 dentro de la categoría Alforjas, carritos y más en Rodadas.net, una página web sobre cicloturismo y viajes en bicicleta mantenida por Álvaro Martín y Alicia Urrea.

El artículo está sujeto a una licencia Creative Commons 3.0. Es decir, puedes distribuirlo y adaptarlo SIEMPRE que nos cites (más concretamente, cites al autor y enlaces a la dirección permanente del artículo); no lo uses con fines comerciales o en publicaciones comerciales; y el resultado de tu trabajo también esté bajo una licencia de Creative Commons

Siempre puedes volver encontrar este artículo en: http://www.rodadas.net/2008/04/01/el-transportin-de-cicloturismo/

Alforjas Delanteras

Escrito el 6 de febrero de 2008 por Avo. 11 comentarios

Alforjas delanteras

Continuamos nuestro mega-post dedicado a las alforjas hablando hoy de las alforjas delanteras. Recordemos que habíamos hablado ya de los tipos de alforjas traseras y de los materiales con los que estaban construidas.

Yo puse las alforjas delanteras hace un año y desde entonces les he dado bastante trote. Las alforjas propiamente dichas me gustan bastante porque, aparte de su uso obvio para viajes, son muy útiles para hacer excursiones de un día (son pequeñitas y muy cómodas de poner y quitar, con lo que te ahorras estar haciendo trabajos de ingeniería con los pulpos y una mochila).

Las  alforjas delanteras en cuestión son unas  Front Roller Classic de Ortlieb (de material plástico). Tenía ganas de probar la gama Classic de Ortlieb ya que todas las que hemos tenido antes de Ortlieb eran de la gama Pro (de material mixto plástico/cordura).

El tejido es más resistente, son un poco más pesadas y el cierre es un poco más simple. La única pega que les he encontrado a las alforjas es que el clip inferior del cierre QL1 no se ajusta demasiado bien al transportin delantero. En elgunas ocasiones, al coger un bache se ha soltado. Esto no es demasiado problema porque los cierres superiores son de lo mejorcito que he visto y no hay manera de que se salgan de su sitio.

Como mi bici lleva suspensión delantera tuve que ponerle un portaequipajes delantero especial: el Tubus Swing que es una maravilla. Para empezar se monta muy fácilmente y queda muy sólido; y segundo y no menos importante es desmontable: tiene una parte que se fija a la horquilla de la suspensión que hace de soporte y se puede desmontar con una llave allen sin problemas. Sin embargo el conjunto queda tan recogidito que yo lo dejo todo puesto. Incluso me siguen cabiendo las dos bicicletas con transportín y todo en el coche sin problemas ;)

Sensaciones en una bici con alforjas delanteras

Para probarlas en condiciones hemos hecho un par de viajecillos. El primero fue de cinco días por el Cabo de Gata y la Sierra de Filabres (Almería) y el segundo de dos semanas entre Albacete y Granada pasando por la Sierra de Cazorla, la Sierra de Segura y la Alpujarra Granadina. Por cierto, todos esos sitios son altamente recomendables para el cicloturismo ;)

La primera vez que montas con alforjas delanteras todo se te hace muy raro. Notas que tardas bastante más en girar y si tu primera experiencia con las alforjas es en ciudad te agobias un poquillo. Un par de horas después ya estás habituado y casi no lo notas, pero eso sí, prepárate para las agujetas en los brazos al día siguiente ;).

Donde sí se nota es en las subidas. Aún llevando aproximadamente lo mismo que en otros viajes, en las rampas más duras (10% – 13%) me costaba bastante mover mi desarrollo más corto (plato pequeño, piñón grande). Por lo menos a mí, subir un puerto largo sin poder tirar de molinillo me acaba agotando.

Según hemos visto en otros viajeros, en las alforjas delanteras metemos los trastos de lluvia, (para que estén a mano), algunas herramientas (para equilibrar) y algo de abrigo.

Conclusión

Las alforjas delanteras están muy bien porque tienes mucha más capacidad y no te tienes que estar preocupando de doblar y colocar cada cosa meticulosamente para que quepan dentro de las alforjas. Además están genial como bolsa de día o para irte al trabajo en bici peeeeero tienen algunos inconvenientes que hay que tener en cuenta, a saber:

  • Si tienes más capacidad la acabarás llenando. Cuidado con el peso.
  • Tienes que hacer más fuerza para girar el manillar, pero a cambio tienes mucha más inercia en la bici (genial para los llanos)
  • Haces más resistencia al viento (sobre todo el viento lateral es muy molesto, porque tiende a girarte el manillar de la bici)

Pese a todo, yo me voy a seguir llevando las alforjas delanteras a los viajes.

 

Este artículo fue publicado el 6/febrero/2008 dentro de la categoría Alforjas, carritos y más, Material en Rodadas.net, una página web sobre cicloturismo y viajes en bicicleta mantenida por Álvaro Martín y Alicia Urrea.

El artículo está sujeto a una licencia Creative Commons 3.0. Es decir, puedes distribuirlo y adaptarlo SIEMPRE que nos cites (más concretamente, cites al autor y enlaces a la dirección permanente del artículo); no lo uses con fines comerciales o en publicaciones comerciales; y el resultado de tu trabajo también esté bajo una licencia de Creative Commons

Siempre puedes volver encontrar este artículo en: http://www.rodadas.net/2008/02/06/alforjas-delanteras/

Carritos para bici

Escrito el 30 de enero de 2008 por Avo y Ali. 63 comentarios

Sergio Fernández recorre el desierto de Atacama con su remolque

Además de las alforjas traseras, hay diferentes posibilidades para llevar material cuando viajas en bici: las mochilas o rollos sobre el transportín, las alforjas delanteras y los carritos. Dependiendo de la cantidad de equipaje que lleves, puedes recurrir a todo tipo de combinaciones de lo anterior. En una de esas cañas con Johny y Anne nos comentaban que en una ocasión habían conocido a un tipo que se preciaba de llevar hasta 70 kilos de equipaje sobre su bici y su gran obsesión era buscar espacios extras de almacenamiento para llevar más cosas (¡!)…

Sin llegar a esos extremos, una de las opciones que menos se ven en España, pero que pueden resultar más prácticas son los carritos. Tienen para empezar una ventaja evidente: tu bici no va sufriendo todo el peso del equipaje, aunque también algunas desventajas. Por ejemplo, es mucho más difícil meter una bici con carrito en un avión que sin él. Los más conocidos son los de la marca BOB, de origen estadounidense, aunque hay otras opciones.

Trailers para bicis

Remolque de Eneko y Miyuki (de Acercando el Mundo) ¿hecho a mano? Mono-porter, de Weber produckts Extrawheel PO2 Carga. El enlace lleva al producto en una tienda online

Como sobre este asunto del carrito no tenemos mucha experiencia hemos decidido preguntarle a una de las personas que ha sometido a este equipo a pruebas más exigentes. Ya hemos hablado en alguna ocasión de Sergio Fernández, un biciaventurero y periodista que ha recorrido los siete desiertos más importantes del mundo en bicicleta [una aventura sobre la que por cierto ha preparado un libro de gran formato más que recomendable]. Sergio que es un crack nos ha respondido esto:

¿Por qué elegiste llevar carrito a llevar alforjas?

Si llevaba 4 alforjas y quería cargar hasta 20 litros de agua, la bici era muy inestable e insegura, no iba cómodo. Peor aún en pistas pedregosas llenas de baches, en cada hueco parecía que se iba a partir. El remolque BOB me permite llevar esa cantidad de agua sin comprometer la manejabilidad de la bici.

¿Cabe más equipaje en un carrito?

La capacidad es similar a la de dos alforjas de 45 litros, aunque también puedes poner cosas sobre la bolsa amarilla (100% impermeable) asegurándolas con una red elástica. La ventaja es que en el BOB Yak antiguo se pueden poner dos bidones de agua de hasta 6 litros cada uno en la parte trasera. En el nuevo diseño no hay espacio para este inventillo que aprendí en Atacama. Creo recordar que me lo recomendó Pedro Madueño, de Intercycles, la tienda de bicis de Santiago de Chile donde lo compré. Hoy hay otras formas para llevar agua extra, como bolsas flexibles que se adaptan muy bien al fondo de cualquier equipaje.

¿Has tenido alguna avería importante en el carrito, el sistema de sujeción a la bicicleta o en la propia bicicleta que pueda estar relacionada a su uso? ¿Cuál fue? ¿Cómo la resolviste?

Tuve problemas con el remolque del décimo aniversario (color negro) porque el suelo (en forma de malla metálica) se desoldó. Como es de acero le pudimos dar arreglo en una pequeña aldea en mitad del Gobi. Con el Yak original no me ha pasado nunca y ya llevo Atacama, Mojave, Namib, Kalahari y Sahara. Está intacto tras 19.000 km. Sólo he tenido que cambiar la rueda trasera una vez y el neumático cada cinco mil kilómetros.

El sistema de sujeción a la bici se hace con un eje especial, más largo, del que siempre he llevado recambio, aunque nunca lo he tenido que cambiar. Es un sistema muy sencillo pero muy efectivo, fácil de enganchar y desenganchar y asombrosamente seguro.

¿En qué es diferente conducir una bicicleta con carrito a llevar una bicicleta con alforjas?

Es más estable, más aerodinámica, el centro de gravedad está mucho más bajo, te permite ir por caminos y sendas con más soltura, es más parecido a ir en bici sin nada. El carro te sigue allá donde vayas. Sólo notas que algo tira hacia atrás, que en las subidas no tienes la misma inercia, pero nunca se te mueve la bici de un lado a otro, no te hace perder el equilibrio y la bici sufre menos. Creo que es muy útil si tienes una bici de aluminio, por ejemplo, que con alforjas cargadas temblaría por todas partes.

¿Cuál es tu modelo de carrito? ¿Donde lo compraste?

Tengo un BOB Yak que compré en Santiago de Chile en enero de 2004 y un BOB Ibex (con amortiguador) que me facilitaron para unos tests. Para los viajes he usado el primero. Este otro lo uso en salidas de varios días en que quiero ir especialmente por montaña y no quiero llevar mochilas a la espalda.

Del equipo que llevaste a lo largo del reto 7desiertos, ¿nos podrías decir una pieza que funcionara sorprendentemente bien y otra que te decepcionara?

El equipo ha ido cambiando. Del primer desierto queda poco ya: si algo recomendaría es el trípode fotográfico Manfrotto de la serie Table Pod. Sigue ahí como el primer día. Otra cosa buena que descubrí por el camino fueron las cubiertas Schwalbe Marathon XR. Duran muchísimo, algo muy importante en un viaje. Lo peor: la bici de Australia, una Megamo Replica de aluminio, muy ligera pero que temblaba por todas partes. No era la bici más adecuada para un viaje como aquél. Suerte que con la práctica fui mejorando ;)

 

Este artículo fue publicado el 30/enero/2008 dentro de la categoría Alforjas, carritos y más, Material en Rodadas.net, una página web sobre cicloturismo y viajes en bicicleta mantenida por Álvaro Martín y Alicia Urrea.

El artículo está sujeto a una licencia Creative Commons 3.0. Es decir, puedes distribuirlo y adaptarlo SIEMPRE que nos cites (más concretamente, cites al autor y enlaces a la dirección permanente del artículo); no lo uses con fines comerciales o en publicaciones comerciales; y el resultado de tu trabajo también esté bajo una licencia de Creative Commons

Siempre puedes volver encontrar este artículo en: http://www.rodadas.net/2008/01/30/carritos-para-bici/

Alforjas II: Materiales

Escrito el 25 de enero de 2008 por Alicia. 19 comentarios

El lunes hablamos de los tipos de alforjas que existen en el mercado y la importancia de que vayan bien fijadas al transportín. Hoy repasamos otro de los asuntos fundamentales a tener en cuenta: cómo se comportarán cuando les llueva encima. Y es que encontrarte toda tu ropa mojada después de un día bajo la lluvia y sin nada seco que ponerte no es demasiado agradable.

Material

Cordura

Las alforjas de gama media-baja suelen estar fabricadas de cordura. Este material es muy resistente a la abrasión (roces) pero no es impermeable. Para evitar este inconveniente se pueden cubrir con algún tipo de plástico (bolsas de basura, cubremochilas…), aunque la mayoría de las alforjas de cordura vienen acompañadas de fundas de lluvia, como los macutos. A pesar de todo, si piensas viajar a un lugar lluvioso las alforjas de cordura no son nada recomendables.

Alforjas de cordura

La cordura, sin embargo, tiene una gran ventaja: es transpirable. Es decir, que si metes algo ligeramente húmedo (calcetines, por ejemplo) habrá menos probabilidades de que recueza dentro de la alforja y al sacarlo te encuentres que tooooda tu ropa limpia tiene un delicioso aroma… a cabrales.

Unas alforjas como las de la foto, de la marca Konnix cuestan entre 40 y 50€ y son las más apropiadas para iniciarse en la práctica del cicloturismo, para ver si te pica el gusanillo en esto de ir cargado como un caracol y dejar de depender del coche escoba. Estas alforjas son las que utilizamos en nuestro viaje por Escocia en 2003 y funcionaron muy bien aunque hubo que usar unas cuantas veces la secadora.

Alforja Deuter

Hay que hacer una excepción en cuanto a alforjas de cordura y ésta debe ser para las alforjas de las marcas Vaude y Deuter, que aunque fabricadas de cordura pueden considerarse de gama alta por la calidad de sus materiales y sobre todo por la calidad de su sistema de enganche al transportín.

Plástico

Las alforjas de plástico ofrecen una mayor impermeabilidad que las de cordura. Aunque en principio no parezca esencial, os aconsejamos que os toméis el tema de la impermeabilidad muy en serio. Llueve en todas partes y en los momentos más insospechados. En las zonas lluviosas unas alforjas impermeables no son importantes, sino esenciales; y unas alforjas que cierren bien serán muy útiles para mantener polvo, arena y bichos fuera del equipaje.

Alforja Ortlieb Back Roller Classic

Las alforjas impermeables por excelencia son las Roller Classic de la marca Ortlieb, las alforjas que veréis en la mayoría de los cicloturistas extranjeros que viajan por España y en todos los que están haciendo un viaje de largo recorrido.

Su mecanismo de cierre es simple pero muy efectivo. Consiste en “enrollar y doblar”. Es decir, se cogen los bordes superiores, se enrollan como si fuera un tubo de pasta de dientes y luego se juntan los extremos con un cierre tanca. Es difícil de explicar, así que echad un ojo a la foto. Este sistema ofrece una máxima estanqueidad y evita utilizar cremalleras u otros cierres más propensos a averías y roturas.

Las Ortlieb de alta gama tienen además un alto grado de resitencia frente a los golpes, desgarros y abrasión, ya que su tejido está reforzado con nervaduras de nylon, al más puro estilo de los materiales “rip-stop”.

Este tipo de alforjas, por técnica de confección (termosellado de juntas) no suelen tener bolsillos interiores ni exteriores. Esto al principio puede resultar un inconveniente, pero al final te acabas acostumbrando y no te das ni cuenta.

Por todo esto, si alguna vez os habéis cruzado con algún cicloviajero en viaje de varios meses, casi seguro que llevaba alforjas de este tipo.

Mixto Cordura/Plástico

En los útlimos años han aparecido alforjas de alta gama que combinan un tejido similar a la cordura en el exterior (resitencia a la abrasión) con un recubrimiento interior tipo Ortlieb. Me estoy refiriendo a la gama Roller Plus de Ortlieb. Son más ligeras que las alforjas de plástico y mantienen el mismo nivel de resistencia al agua que sus parientes de plástico.

Nosotros hicimos nuestro viaje Estambul-Madrid con este tipo de alforjas y sólo podemos cantar sus bondades.

Alforjas Back Roller Plus

Su resistencia quedó probada el día que decidí que iba a darle la vuelta al mapa sin bajarme de a bici. El resultado fue una Ali por el suelo y su bici arrastrándose sobre la alforja durante un par de metros. El incidente se saldó con un casco roto (niños, siempre usad el casco) y una minúscula perforación en la alforja, parecida al tomate en un calcetín, que no le ha restado nada de impermeabilidad.

Para que os hagáis una idea de esto último, en ocasiones las llenamos de agua, echamos jabón y hacemos la colada dentro. Las alforjas-barreño son especialmente útiles cuando hay que dejar algo en remojo. Más de una vez hemos dejado las alforjas llenas de agua un par de horas sin que se saliera nada de agua.

 

Este artículo fue publicado el 25/enero/2008 dentro de la categoría Alforjas, carritos y más en Rodadas.net, una página web sobre cicloturismo y viajes en bicicleta mantenida por Álvaro Martín y Alicia Urrea.

El artículo está sujeto a una licencia Creative Commons 3.0. Es decir, puedes distribuirlo y adaptarlo SIEMPRE que nos cites (más concretamente, cites al autor y enlaces a la dirección permanente del artículo); no lo uses con fines comerciales o en publicaciones comerciales; y el resultado de tu trabajo también esté bajo una licencia de Creative Commons

Siempre puedes volver encontrar este artículo en: http://www.rodadas.net/2008/01/25/alforjas-ii-materiales/

Alforjas I: Tipos de alforjas

Escrito el 21 de enero de 2008 por Avo. 69 comentarios

Hay una parte fundamental del equipamiento cicloturista que todaví­a no habíamos tocado como se merece, y ya algunos nos lo habíais recordado por correo, así­ que aquí va lo prometido.

Las alforjas es lo que nos diferencia a los cicloturistas del resto de los mortales. Es lo que nos hace parecer unos bichos raros, parte deportistas, parte caracoles, parte vagabundos.

Para elegir unas alforjas hay que tener en cuenta unas cuantas cosas:

  • su forma
  • la forma de engancharse al transportín
  • y el material del que están compuestas

Hoy hablaremos de los dos primeros temas ;)

Forma

Básicamente, hay tres tipos de alforjas:

  • Alforjas de puente: Están formadas por tres “bolsillos”, dos colocados a los lados y un tercero sobre el transportín. En general son incómodas de poner y quitar y suelen estar hechas de cordura. No son demasiado recomendables para viajes largos ya que no son demasiado impermeables y por su dificultad de colocación. Sin embargo sí son apropiadas para ciclismo urbano, ya que suelen ser baratas y al ser trabajosas de colocar las puedes dejar siempre puestas en la bici.
Alforjas tipo puente
  • Alforjas independientes: Cuelgan de forma independiente cada una a un lado del transportín. Una de sus ventajas es que permiten colocar más material encima del transportín, como por ejemplo la tienda de campaña.
  • Maletas: Se trata de una maleta que dispone de anclajes para ser sujetada sobre el transportín. Su principal inconveniente es que al situar el peso tan alto en la bici ésta se vuelve más inestable. Además no son demasiado grandes, así que una de dos: o eres capaz de viajar con una muda de ropa, un cepillo de dientes y un forro polar o tendrás que combinarla con otro tipo de alforjas
Alforja tipo maleta

Además de alforjas propiamente dichas, hay más tipos de contenedores específicos para bicis, como los “rollos” (término inventado por Ernesto y Mayte) o los carritos, pero ambos son otra historia y deben ser contados en otra ocasión.

Enganches

¡Que no se caigan las alforjas! Sobre todo si estás bajando un puerto a toda velocidad o circulando por una ciudad entre coches. Hay dos tipos de enganches

  • Ganchos: La alforja tiene unos ganchos que suelen ser de acero y se colocan en el transportín como si fueran perchas de la ropa. El incoveniente de este tipo de enganche es que se suele soltar al tercer bache y la alforja acaba saltando por los aires. No es nada recomendable
Ganchos
  • Agarre de abrazo (como yo lo llamo): La alforja tiene una pinza con la que agarra completamente la barra del transportín. Echaz un vistazo al enganche de las alforjas Ortlieb, que es de lo mejorcito que he encontrado. Este enganche sí que es recomendable.
Enganches de abrazo

Si no estáis convencidos de que los enganches aguanten la tensión, echad en la mochila un par de pulpos o unos cables de electricidad para asegurar vuestras pertenencias al transportín.

 

Este artículo fue publicado el 21/enero/2008 dentro de la categoría Alforjas, carritos y más en Rodadas.net, una página web sobre cicloturismo y viajes en bicicleta mantenida por Álvaro Martín y Alicia Urrea.

El artículo está sujeto a una licencia Creative Commons 3.0. Es decir, puedes distribuirlo y adaptarlo SIEMPRE que nos cites (más concretamente, cites al autor y enlaces a la dirección permanente del artículo); no lo uses con fines comerciales o en publicaciones comerciales; y el resultado de tu trabajo también esté bajo una licencia de Creative Commons

Siempre puedes volver encontrar este artículo en: http://www.rodadas.net/2008/01/21/alforjas-i-tipos-de-alforjas/

Cómo llevar trastos sobre el transportín

Escrito el 23 de octubre de 2007 por Avo. 10 comentarios

Como un burro amarrado a la puerta del baile....Cuando hacemos un viaje de más de un día tenemos que llevar más trastos de los que caben en un par de alforjas. Se hace entonces necesario de llevar el equipaje restante encima del transportín.

Existen distintos métodos para llevar tus cosas sobre el transportín y para decidir cuál es más apropiado tienes que tener en cuenta los siguientes factores:

  • Fijación: En primer lugar lo que lleves sobre el sillín no debe moverse ni oscilar, ya que te podría hacer perder el equilibrio o romper el transportín. Idealmente el bulto debería mantenerse fijo al transportín le hagas las perrerias que le hagas a la bici (incluso ponerla boca abajo).
  • Tensión: En función de lo que quieras llevar sobre el sillín tendrás que ver que el método de sujección no apriete demasiado tus cosas. Por ejemplo, si llevas comida como pan bimbo o tomates cogido con algo demasiado tenso es casi seguro que se aplastarán y al abrir la bolsa te encontrarás con una pringosa sorpresa.
  • Facilidad de apertura/cierre: Siempre conviene poder abrir y cerrar rápidamente el paquete que llevas sobre el sillín, ya que acaba siendo uno de los lugares más cómodos para llevar la ropa de abrigo del día, las herramientas de primera necesidad, los chubasqueros, etc… También te ahorrará agobios cuando toca montar y desmontar el chiringuito al meter las bicis en el tren o el autobús.

Opciones disponibles

Una vez enumerados los factores que nos van a servir para elegir cómo vamos a sujetar nuestros trastos a la parte de atrás de la bici, veamos qué opciones tenemos.

En primer lugar, y como opción más obvia encontramos los Pulpos. Estas bandas elásticas, habitualmente recubiertas de tela que terminan en unos ganchos suelen aparecer como por arte de magia en los maleteros de la mayoría de los coches. Los hay de dos tipos, de cuerpo cilíndrico y de cuerpo plano. A nosotros nos gustan más los planos porque se mantienen mejor en su sitio y no suelen “rodar” sobre nuestras cosas. Como el grado de sujección depende de la longitud de los pulpos hay que probarlos con la bicicleta cargada antes de irse de viaje ;) Los pulpos ofrecen una fijación excelente pero suelen aplastar bastante lo que sujetan, por lo que en principio no son apropiados si quieres utilizarlos para sujetar la comida.

La segunda opción aparece como una alternativa a los pulpos para llevar la comida sin aplastarla. Utilizando unas Cintas de tela con unos cierres metálicos en un extremo (como si fueran un cinturón) podemos controlar mejor la presión que ejercemos sobre el bulto. Estas cintas se encuentran en las tiendas de recambios de coche y en las tiendas de bricolage porque también sirven para sujetar las tablas cuando estás montando un cajón. Como hemos dicho, aunque ofrecen una fijación ligeramente inferior a los pulpos, las cintas constituyen una solución ideal cuando estás transportando cosas delicadas o aplastables.

Red que sujeta las cosas al transportin de la biciComo complemento a estas dos técnicas hay un truquillo que se ha vuelto indispensable en nuestro pedalear. El truco es éste. Pon encima de tu tenderete (bulto + pulpos o cintas) una Red Elástica de esas que usan los motoristas para sujetar el equipaje. Así sujetará tu bulto con una presión uniforme y además podrás colocar cosas que utilizas muy frecuente mente sin tener que desmontar el tenderete. Además colocando la ropa recién lavada debajo de la red se va secando durante el día.

 

Este artículo fue publicado el 23/octubre/2007 dentro de la categoría Alforjas, carritos y más en Rodadas.net, una página web sobre cicloturismo y viajes en bicicleta mantenida por Álvaro Martín y Alicia Urrea.

El artículo está sujeto a una licencia Creative Commons 3.0. Es decir, puedes distribuirlo y adaptarlo SIEMPRE que nos cites (más concretamente, cites al autor y enlaces a la dirección permanente del artículo); no lo uses con fines comerciales o en publicaciones comerciales; y el resultado de tu trabajo también esté bajo una licencia de Creative Commons

Siempre puedes volver encontrar este artículo en: http://www.rodadas.net/2007/10/23/como-llevar-trastos-sobre-el-transportin/

La pregunta no es quién me va a dejar, sino quién me va a detener — Ayn Rand

A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con la gente de eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005. IBSN: 1999-08-17-49

A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con la gente de eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005. IBSN: 1999-08-17-49