Un viaje con niños. Que haríamos igual y que cambiaríamos

Escrito el 26 de octubre de 2016 por Alicia y guardado en Blog, Otros viajes


_DSC5433

Como quizá sabéis, desde mayo hasta agosto de este 2016, estuvimos de paseo por Estados Unidos y Canadá con nuestro pequeñuelo, que en el momento de empezar el viaje contaba con unos muy bien aprovechados 2 años y 9 meses de vida (si no sabíais y os apetece leer sobre el viaje, podéis leer alguna cosa que escribimos en ruta o ver por aquí algunas fotos).

Como siempre, a toro pasado uno ve claro qué cosas habrían estado mejor hechas de otra manera, pero también hay que tener claro qué cosas habría que conservar para próximas salidas. Para que no se nos olviden y por si le sirve a alguien, aquí van:

Lo que haríamos de nuevo sin dudar:

El carrito. Lucas iba en un Thule Chariot Cougar de dos plazas que compramos de segunda mano al poco del aterrizaje de nuestro retoño. A pesar de que no es un modelo específico de cicloturismo y de que, a pesar de tener poco uso, estaba un poco descolorido y con algunas de sus telas algo desgastadas, ha aguantado admirablemente (y seguramente aguantará algún viaje más). Como Lucas todavía se echa siesta y no tiene fuerza para pedalear en realidad era la única opción lógica para su transporte. En todo caso, incluso con algunas lluvias intensas, frío o viento Lucas ha ido siempre muy cómodo, como demuestra el hecho de que muchas de esas situaciones las ha pasado durmiendo. Para aumentar su confort, dentro del carrito llevaba:

  • Un trozo de aislante en los pies, para evitar el barrillo que se va a formando en el fondo mezcla de “tesoros” aplastados y tierra y humedad propia del viaje.
  • Un saquito de los de carro de paseo normal a modo de manta para ir bien abrigado
  • Una almohada pequeñita para ponersela en la cabeza
  • En la segunda plaza solíamos colocar una bolsa estanca con un saco de dormir, para que le hiciera de almohada a la hora de la siesta.
  • Además el carrito tenía funda de lluvia integral, que nunca tuvimos que usar en ruta, y le cambiamos las ruedas de serie por unas Schalwbe para evitar pinchazos.

Del saco al carro y tiro porque me toca

La ruta. Queríamos espacios abiertos, animales, naturaleza y vida salvaje y justo es lo que tuvimos, pero es que además ha sido una elección perfecta para el peque, al que, con dos años, le interesaba poco la cultura y mucho tirar piedras a los ríos, bañarse en lagos, construir casitas de troncos, armar fuegos y recoger frutos del bosque.

_DSC4385

El equipo de acampada. Por primera vez en nuestra vida llevábamos para esta ruta sacos de plumas y además compramos una tienda de campaña de cuatro personas en la que cabía medio equipo de fútbol. Resultó ser una buena combinación. Como el peque se movía tanto y se salía de su saco de dormir casi todas las noches al final optamos por abrir los sacos de plumas y usarlos de manta para los tres. Así hemos dormido muy confortablemente incluso en las (varias) noches con temperaturas bajo cero. Por otro lado, la tienda amplia ha sido un imprescindible para que no hubiera ningún asesinato familiar en los días de lluvia.

Despertares

Juguetes. Nos llevamos una pequeña bolsa (tamaño medio folio) con algunos coches, que son los juguetes favoritos de Lucas. Él se encargó de cuidarlos y el universo de que se fueran añadiendo nuevos coches y juguetes a nuestra expedición a medida que avanzábamos. Además, llevábamos un diario de viaje para Lucas, junto con un estuche con rotuladores, pegamento, celo y tijeras, de manera que él iba pintando y haciendo collages con hojas, flores y recortes de revistas cada pocos días. Después añadimos a la lista un frisbi (disco volador) que fue muy divertido de usar en familia.

Política tecnológica. Llevábamos una tablet y dos móviles (sin conexión a internet) pero con vídeos descargados para posibles emergencias. Sin embargo, desde el principio establecimos que solo en las casitas con wifi se podían usar ambas cosas. Esto fue todo un acierto porque pasados dos días, ninguno echábamos de menos los aparatejos. Incluso en días de lluvia se nos olvidaba que si quiera fuera un recurso. Eso sí, los dias de descanso eran de decadencia familiar para todos, y Chugginton, Caillou y la Patrulla Canina se convertían en protagonistas de nuestras vidas.

Progresión de la ruta. Llegamos a Salt Lake City echos unos escombros humanos, y en consecuencia decidimos adaptar la ruta para no rompernos. Salimos de la ciudad por un carril bici llano de casi 87 kms, haciendo etapas cortas, y así fuimos continuando hasta que pudimos, evitando grandes desniveles y colinas. Para cuando éstas llegaron, ya estábamos en un estado de forma razonable. La primera tachuela seria llegó cuando ya habíamos hecho unas 15 etapas y las piernas empezaban a respondernos.

Alojarnos con familias. Como sabéis, somos fans de Warmshowers y nos encanta acoger viajeros que pasan por Madrid, pero también, cuando viajamos, quedarnos en casas de locales que nos enseñan una cara diferente del pais que visitamos. Si a esa variable, le añades que tengan niños, entonces la combinación (para todos) es maravillosa.

La mochila portabebés. Un clásico básico y absolutamente imprescindible. La nuestra, Emeibaby, es válida desde los 0 meses hasta los 15 kilos, pero Lucas ha pasado ese límite y la seguimos usando más o menos dignamente.

Posibles cambios y mejoras

Menos equipaje, o mejor pensado. Nuestra ligerísima  (casi imperceptible, diría yo) tendencia neurótica a preveer todos los “por si acasos”, unida a una preparación del equipaje en tiempo record nos llevó a tener algunas cosas duplicadas o utilidad dudosa en nuestras alforjas. Es cierto que los miembros del equipo discrepan en esto, pero sobre todo arrastrando el carrito, e incluso en las últimas jornadas de pedaleo, cuando las piernas de Álvaro ya no tenían nada que envidiar a las de Alberto Contador, algunos los desniveles se hacían insoportables y, diga lo que diga el barbas, 10 kilos menos de equipaje seguramente habrían ayudad a que todo fuera más fácil. Aspectos donde podemos racionalizar:

  • Supervivencia: no necesitábamos filtro de agua y gotas potibilizadoras. Una de las dos sí, pero las dos seguro que no. Asi, unos cuantos elementos más podrían haberse quedado en casa.
  • Ropa: los tres teníamos piezas duplicadas o poco útiles, que se vieron más por costumbre que otra cosa. Por ejemplo, chalecos de forro (en este viaje no los hemos usado nunca).
  • Comida: Nos encanta llevar cantidades indecentes de comida, nos lo tenemos que hacer mirar.
  • Comodidades varias: Zapatillas de montaña que podrían haberse quedado en casa (Álvaro se compró unas Keen con las que hizo todos los trekkings) y yo podría haber hecho lo propio. Hamaca colgante que se usó tres veces. Una tela multiusos que se podría haber sustituido en el 80% de los casos por el suelo de la tienda. Pila de cargadores y cables que se podrían haber sustituido por un ladrón USB, tipo este

Algo más de planificación. Siempre nos ha salido bien improvisar, pero esa improvisación casi siempre ha ido apoyada también en algunas horas de investigación en internet. Cuando tienes al lado un pequeñajo que te intenta robar la tablet en cuanto la sacas de la alforja, es mucho más difícil robarle tiempo al tiempo para investigar posibilidades de alojamientos, proyectos que visitar, planes divertidos, etc. La próxima vez llevaremos los deberes hechos de casa para exprimir un poco más los sitios por los que pasemos (y dormir más).

Cuentos en el ebook. Llevamos un cuento en papel que fue leído tantas veces que hasta Lucas se cansó de él. Probamos entonces a cargar un cuento infantil en el kindle de Álvaro que Lucas adoró y nos hizo leer cien mil veces. Con esta idea vimos la luz. La próxima vez llevaremos  unos cuantos cuentos cargados en el ebook para leer antes de dormir (el primero de la lista es Jim Botom y Lucas el Maquinista).

Teo y sus abuelos, lectura número 267

Perfeccionar una forma alternativa de llevar a Lucas. Al principio del viaje, hicimos hincapié en que el peque fuera sentado, y bien atado en el carrito y con la red antimosquitos bajada antes de ponernos en movimiento. Con el paso del tiempo fuimos relajando la política, hasta llegar a que en tramos sencillos de caminos, sin peligro de tráfico motorizado y sin dificultad técnica, pudiera ir sobre mi bolsa trasera, con los pies en unos estribos fabricados con un palo atravesado. A pesar de ser una solución de baja tecnología agradable, fácil y eficaz, en el próximo viaje, no es excesivamente segura, por lo que ya andamos rumiando un plan B para que el peque pueda alternar entre carrito y otra opción y así el barbas pueda descansar a ratos. En la foto se aprecia la primera aproximación al concepto (a la que luego se unió el tema del estribo).

El jinete y su segundo de abordo

En conclusión, salvo algunos detalles que pulir y cosas que habrá que ir probando en próximos viajes, en general el balance del viaje ha sido muy positivo, tanto para cada uno de nosotros por separado como para los tres como equipo familiar. A pesar de que teníamos muchas dudas de todas clases y algunos miedos, el resultado ha sido redondo y más que recomendable.

 

Este artículo fue publicado el 26/octubre/2016 dentro de la categoría Blog, Otros viajes en Rodadas.net, una página web sobre cicloturismo y viajes en bicicleta mantenida por Álvaro Martín y Alicia Urrea.

El artículo está sujeto a una licencia Creative Commons 3.0. Es decir, puedes distribuirlo y adaptarlo SIEMPRE que nos cites (más concretamente, cites al autor y enlaces a la dirección permanente del artículo); no lo uses con fines comerciales o en publicaciones comerciales; y el resultado de tu trabajo también esté bajo una licencia de Creative Commons

Siempre puedes volver encontrar este artículo en: http://www.rodadas.net/2016/10/26/un-viaje-con-ninos-que-hariamos-igual-y-que-cambiariamos/



Comentarios Hay comentarios de 12 intrépidos

  1. Sandra dice:

    Hola chico, ehorabuena por ese pedazo de viaje, seguro que ya estáis preparando el próximo 🙂
    Nosotros estamos empezando con esto del cicloturismo con la pequeña, cuando sólo éramos dos no había problemas pero ahora con la peque hay una cosa que me da un poco de miedo, es el tema del alojamiento, vosotros decís que usais la red warmshowers y nos gustaría probar…pero lo duda surge si tienes un punto previsto y la peque decide no seguir porque ya nos pasó, vosotros cómo lo organizáis, os ocurrió?? igual es una tontada pero son las dudas de principiantes 🙂

    • Alicia dice:

      Hola Sandra, no me parece ninguna tontada, creo que es una pregunta muy importante. A nosotros lo que nos pasó es que una jornada se nos hiciera mucho más larga de lo previsto y el mozo no quisiera volver a meterse en el carrito ni a sol ni a sombra. Claro, cómo solucionarlo depende mucho. Nosotros contábamos con que al ser verano los días eran largos y teníamos muchas horas de luz, con lo que parábamos regularmente para que no se le hiciera pesado, y ratos largos. A lo mejor una o dos horas de pausa por una o dos de pedaleo (dependiendo de las siestas). Así estaba cansado cuando se volvía a subir al carrito y le apetecía un rato tranquilo.

      Para dormir nosotros siempre nos hemos apañado para encontrar algo, si no oficial, extraoficialmente. Las oficiales, ya sabes: hostales, albergues, campings, etc. Para las no oficiales:
      – Buscar zona de acampada discreta
      – En un pueblo, buscar un jardín con juguetes de niños y pedir acampar

      Para los Warmshowers siempre hace falta un poco más de planificación, y por ejemplo para llegar a sus casas, pensar en una etapa corta, de forma que llegues de manera holgada. Buscarse la vida para dormir es siempre un buen reto.

      Ánimo con ese viaje a tres!

      • sandra dice:

        Gracias Alicia!!! Nos animaremos en diciembre, no es hará el mejor clima pero si se espera a que todo vaya…no nos movemos 🙂

      • León Iván Mendiola dice:

        Hola Sandra.
        Saludos y abrazos desde la Ciudad de México.
        He sido seguidor de rodadas.net ya desde hace algunos ayeres y ahora también voy checando tus consejos. Desde hace mas de 25 años he sido montañista y ciclista. Como ciclista he hecho desde urbano hasta Exploración de avanzada con bicicleta. Pedaleo tanto en ruta o montaña o compitiendo. Bien, los viajes forman parte de mi vida, y en la modalidad de bici con carga he usado parrilla con alforjas, trailer, y hasta bikepacking.
        Todos estos modos me han sido útiles pues he tratado de usarlos lo mejor posible. Hace unos 7años llegaron a mi vida 2 retoños. Jacob ahora de 6 años e Isabel de 3 años y medio. Cuando Jacob tenía 3 años hice un viaje en bici con este cachorro En la zona desértica del Norte de Mëxico en San Luis Potosí.
        . Mi método de transportación fue el siguiente:
        Bicicleta: Montaña 26″ Stumpjumper Cromolio 4130.
        Modo de carga: Parrilla y asiento para niño de Topeak y trailer Topeak para llevar nuestra tienda, estufa, ropa, etc..
        Pero ahora ya creció y pesa 20 kilos. He pensando en lo siguiente para llevarlo de viaje, pero hay dos cosas que como siempre me preocupan PRIMORDIALMENTE: La seguridad del niño y un buen desempeño en el centro de gravedad.

        Actualmente cuento con 2 vehículos con los cuales están listos para el viaje. Dos bellezas de acero cromolio 4130. Una es la Hobo Bootleg de Cinelli y la otra la Cross Check de Surly, ambas con manillar caído y grupos y transmisiones híbridos de ruta y montaña con firma de Shimano.
        Sin embargo y precisamente ayer estaba haciendo mecánica y puse en forma a la Surly de esta manera:
        Transmisión 3X9. Platos FSA 48/36/26 y cassette 11-34. Mandos Bar end. Grupo Shimano. Sora, 105 y Deore. LLantas: Aros Asphalt 719 de Mavic y mazas XTR. Horquillas de freno Tektro Cantiliver adelante y Deore V-Brake atrás..
        Parrilla trasera: TUBUS
        y adquirí un trailer: BOB de carga el ya famoso y tradicional YAK.
        Mi Plan es el siguiente: En la parrilla TUBUS llevaría alforjas unas REI y una bolsa central de APIDURA y mi idea, con un sleeping bag o un bajo alfombra llevar a Jacob sentado en el trailer BOB.
        Llevarlo atrás implica que sus piernas ya son muy largas y no me permiten pedalear y el centrro de gravedad es menos manejable, creo que al llevarlo en el trailer el centro de gravedad mejora notable para ambos. Además mi velocidad imposiblemente subirá 25 kms por hora. Y continuamente haré paradas para verificar su seguridad y retomar respiro de mi parte.
        ¿Qué te parece, que opinas de que vaya en el tráiler?
        Bueno, pues aquí te dejo estas líneas. Abrazos y felices noches.

  2. Javier dice:

    Hola Alicia,

    Un placer leeros de nuevo.
    Este verano hemos hecho nuestra segunda ruta con niños y algo que nos ha ido muy bien en verano es un toldo para el carrito, haciendo unas piezas de enganche para cambiar el sentido del manillar del carrito y colocar el toldo (un fular, toalla fina, lo que sea). Puedo mandarte fotos si te interesa la idea. Os copiaremos el apaño que he visto para proteger de piedras y barro al carrito, y lo del aislante. Tambien para el calor un ventilador usb con bateria solar nis ha aliviado alguna ruta por España.

    Para los niños de acuerdo en todo lo que comentas y nuestro principal consejo es que tengais más, que se hacen mucha compañía. 😉

    Saludos

  3. kiko dice:

    Casco por en niño???

  4. kiko dice:

    Casco por en niño???

  5. Impresionante ese viajes que os habéis marcado y con niños.
    Ver todos esos paisajes y disfrutas en cada momento de esas sensaciones.
    Solo podemos felicitaros por tal hazaña.
    Os pasamos el link de nuestro blog que es ,sobre ciclismo de montaña.

    http://espartanosbike.blogcindario.com

    Dese Espartanos Bike. Os animamos a seguir haciendo lo que haceis

  6. Victor dice:

    Hola soy Víctor y tengo 10 años.
    Gracias por tu información, le ha servido de mucho a mi padre para organizar rutas largas como:
    = El camino de Santiago ( año pasado ): https://misrutasconalforjas.wordpress.com/2016/08/25/1r-dia/
    = La ruta por los Alpes ( este año ): https://misrutasconalforjas.wordpress.com/2017/02/28/la-ruta-por-los-alpes/
    = El Tourmalet con alforjas ( este mes ): https://misrutasconalforjas.wordpress.com/2017/08/25/dia-1-la-larga-subida-al-tourmalet-luz-st-sauveur-st-maria-de-campan/

  7. Victor dice:

    Hola soy Víctor y tengo 10 años.
    Gracias por tu información, le ha servido de mucho a mi padre para organizar rutas largas como:
    = El camino de Santiago ( año pasado ): https://misrutasconalforjas.wordpress.com/2016/08/25/1r-dia/
    = La ruta por los Alpes ( este año ): https://misrutasconalforjas.wordpress.com/2017/02/28/la-ruta-por-los-alpes/
    = El Tourmalet con alforjas ( este mes ): https://misrutasconalforjas.wordpress.com/2017/08/25/dia-1-la-larga-subida-al-tourmalet-luz-st-sauveur-st-maria-de-campan/

    Saludos

    Víctor

Deja tu mensaje al oir la señal

A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005. IBSN: 1999-08-17-49

A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005. IBSN: 1999-08-17-49