EnBiciAndo a tu pareja: la historia de Ana y Pepe

Escrito el 21 de febrero de 2012 por Alicia y guardado en Compañeros de viaje


En 2003 Pepe montaba mucho en bici. Hacía a veces etapas de más de 200 kms. Ana, no. Pepe quería que Ana disfrutara de las dos ruedas tanto como él. Lo intentaron. La cosa no funcionó. La bici de Ana se quedó guardada en el trastero. Nueva. Esperando su turno.

En 2010 decidieron volver a intentarlo. Las rutas empezaron a sucederse y ahora planear un viaje en bici es una ilusión conjunta. ¿Qué ha cambiado entre entonces y ahora?

P1180319

Ana dice.

Para ser exactos, en el cicloturismo nos hemos iniciado los dos juntos, es en el ciclismo en lo que Pepe me inició. El era un antiguo "machaca" de carretera y btt, con muchísimos kms en las piernas, pero nunca había "viajado" en el sentido que le damos nosotros.

Hizo un primer intento hace unos 8 años para que me aficionara, pero no había cambiado el chip "machacón" y resultó un fiasco. Hace año y medio, se lo tomó con mucha mas calma y cuando la Espiral pasó por Cantabria, nos apuntamos a hacer un par de etapas (en las que los foreros mas avezados fueron muy pacientes conmigo) y descubrimos una forma mucho mas agradable de disfrutar de la bici.

Pepe lo cuenta así:

He estado casi 17 años dándole a los pedales, principalmente en bici de carretera, eso si en etapas de un día, aunque algunas veces he hecho hasta 315 kms. en ese día sin que nunca se me ocurriera siquiera plantearme un viaje. Te cuento esta parte porque incide directamente en mi forma de actuar con Ana.

Desde que la conocí intenté que se aficionara a la bici, pero no supe ilusionarla; mi prisa por hacerla avanzar ocasionó todo lo contrario, y las bicis se tiraron 7 años en el olvido.

En mi último intento, decidí no marcarme ningún objetivo, limitarme a disfrutar tanto de 15 minutos como de 2 horas de bici con ella sin importarme el tipo de ruta ni el lugar, y en solo mes y medio ella sola fue pidiendo mas y progresando paulatinamente.

En esa tesitura conocimos Rodadas justo cuando la Espiral pasaba por Cantabria, los foreros Lizquies, Alfonso, Brosquil, Cedila y Free consiguieron en 2 ó 3 días lo que yo no había conseguido: ilusionarla.
Desde entonces y aunque parezcan logros modestos, Ana ha conseguido la forma física suficiente para rodar hasta 4 días consecutivos con etapas de hasta 105 kms y esto con alforjas. Aunque lo mas importante es que está siempre ilusionada con el siguiente mini-viaje (hasta ahora no ha sido posible plantearnos nada mas ambicioso) e ir forjando ilusiones alrededor de la idea de algún viaje de verdad.

Cinco claves

Las claves, además de las que comentábamos en este artículo, parecen ser las siguientes:

1. Comodidad. La bici tiene que ser suya, “que le haya entrado por los ojos, con desarrollos que le permitan subir con facilidad, un sillín que le resulte cómodo (muy importante) y unas ruedas que la hagan sentir segura (anchas, tipo btt.)”, en palabras de Ana. Añadimos los de Rodadas: fundamental que sea del tamaño adecuado y, a ser posible, con geometría de mujer si es que al que estáis iniciando es una chica. Como dice Ana, “que le guste su bici”

2. Dificultad progresiva. Tanto técnica como física. Hay que empezar en condiciones ideales e ir incrementando la dosis. Primero distancias cortas por sitios sencillos, sin cuestas y sin tráfico. Después poco a poco se va aumentando la distancia, se van incluyendo tramos por carreteras tranquilas pero con algo de tráfico, se van incluyendo cuestas. Pepe señala tres aspectos clave: “el equilibrio, la velocidad y las caídas”. Ana incide en las cuestas y en el tráfico: “que a la vuelta le queden ganas de mas”

3. Motivación. Esta es la clave fundamental, la que falla en casi todas las parejas que lo intentan. La persona que apenas monta en bici tiene que tener un motivo para querer hacerlo más allá de darle el gusto a su pareja. Hay que ayudar a que nuestra pareja encuentre el enganche. Puede ser el querer ponerse en forma, la recomendación médica de que la bici es buena para la rodilla, el darse cuenta de que en bici llegará 20 minutos antes al trabajo, o conocer a unos que han viajado por medio mundo y querer hacer lo mismo. Puede ser lo que sea, pero tiene que ser algo. La persona que se inicia TIENE que querer hacerlo por algo.

4. Espontaneidad vs. constancia. Al principio cada salida supone un gran esfuerzo tanto físico como mental, pero si se consigue salir un par de veces por semana los progresos se notarán rápidamente. Es importante tener constancia para que no se pierdan. ”Si pasa demasiado tiempo entre una salida y otra [el que está aprendiendo] tendrá que empezar casi de cero cada vez y eso desanima mucho”, dice Ana. Ahí entra en juego la espontaneidad. No se deben preparar con demasiado tiempo las salidas, ni hacer de ellas una ceremonia complicada. Si cada vez se quiere salir lejos y a un sitio bonito, se acabará no saliendo nunca. Una vuelta por el parque más cercano es mejor que nada.

5. La Comunidad. Y una vez se hayan puesto los engranajes en movimiento, hay que colocar la última pieza del puzzle que será la que haga que todo encaje: conectar con un grupo que esté ya en ese ritmo tranquilo y que marque al principio los tiempos, que te enseñe a disfrutar de la magia de ir despacio por la vida. En palabras de Ana: “lo que mas me ayudó a mi: salir con gente del foro. Este fue realmente el punto de inflexión, y eso que entonces yo era un "paquete" que los hacía ir a todos casi parados, pero todos me ayudaron y me animaron a seguir. Es importante que los consejos no solo los oiga de ti y que vea que la bici no es solo una máquina de hacer deporte, que vea que es una compañera de juego para pasear, para andar con amigos, ver sitios bonitos, sacar fotos y en definitiva disfrutar.”

Paradójicamente lo más importante para enganchar a una persona a la bici es conseguir que quiera salir sola y ayudarle a conseguir la autonomía suficiente para que lo haga 🙂

¿Quién ha enseñado a quién?

Para cerrar, una reflexión: el que tiene más experiencia tiene tendencia a colocarse en una posición intocable. Es decir, como yo sé, tienes que aprender de mí, y yo tengo la responsabilidad de enseñarte a ti. Sin embargo, para que una pareja funcione sobre la bici el cambio tiene que ir en los dos sentidos, ambos tienen que adaptarse y aprender de el otro. Os dejo con la reflexión de Pepe:

“Teniendo en cuenta que lo que anima este proceso es la ilusión por compartir con mi compañera lo que, para mi, mas que una afición, es una forma de andar por la vida; yo he tenido que aprender algunas lecciones importantes. […] la más importante a nivel de filosofía personal. Tengo 52 años y me he pasado la vida luchando por “llegar”, incluso cuando iba en bici. Desde que practico cicloturismo (tal como nosotros lo entendemos) estoy disfrutando del “ir” , con todo lo que ello implica, y esto es lo que me ha permitido compartirlo con mi pareja, amén de ser un gran logro personal para mí.

Quizá sería cuestión de preguntarse: ¿Quién ha enseñado a quién?”

 

Este artículo fue publicado el 21/febrero/2012 dentro de la categoría Compañeros de viaje en Rodadas.net, una página web sobre cicloturismo y viajes en bicicleta mantenida por Álvaro Martín y Alicia Urrea.

El artículo está sujeto a una licencia Creative Commons 3.0. Es decir, puedes distribuirlo y adaptarlo SIEMPRE que nos cites (más concretamente, cites al autor y enlaces a la dirección permanente del artículo); no lo uses con fines comerciales o en publicaciones comerciales; y el resultado de tu trabajo también esté bajo una licencia de Creative Commons

Siempre puedes volver encontrar este artículo en: http://www.rodadas.net/2012/02/21/enbiciando-a-tu-pareja/



Comentarios Hay comentarios de 21 intrépidos

  1. Jose Carlos dice:

    ! Que historia mas bonita!, hay mas situaciones asi, está muy bien explicado, espero que se anime Mari, pronto seremos uno mas en la familia y ya estoy mirando un carrito para disfrutar todos juntos de la bici.

  2. jofegaber dice:

    Pues si!!!, grandes consejos de la mano de una de las parejas de referencia en el foro…

    Si algo tiene este foro, y este entorno, es la gran calidad de sus participantes.

    Un abrazo fortisimo a todos.

    😀

  3. Bicimann dice:

    Me permito recordar el tándem como magnífica bicicleta para salvar grandes diferencias fisicas y técnicas en la pareja. Nos fue de perlas y nos cambió la vida en las excursiones cicloturistas.
    Markus

  4. Miguel dice:

    Pues sí, hay que tener cuidado porque a veces en los viajes nos importa mucho el llegar y nos olvidamos del ir, que es en definitiva el objetivo de viajar en bici, por lo menos para nosotros…

  5. K dice:

    Chapó. Habrá que añadir la pedagógica a las virtudes de la bici. Para pensarse eso de que se va por la vida como se va con la bici.

  6. cedila dice:

    Me dais una envidia…

    Y conste que aún tenéis pendiente un paseíto por el Principado. Venga oh, animaros que yo llevo ya meses sin catar la bici y he vuelto a engordar seis kilos, con lo que ya se me han pasado las ínfulas viajeras y me conformo con cualquier cosa, incluso hasta la Senda del Oso me vale.

  7. slow dice:

    Pues me ha encantado conocer esa historia y sobre todo lo que hay detras de ella.

    Enhorabuena!!!

  8. Janet dice:

    Inspirador y muy motivante. Siempre es mejor la actividad si es compartida!!

  9. Pepe dice:

    Alicia, ha quedado una bonita historia para recordar nuestros comienzos. En algún momento hubo sus mas y sus menos, pero siempre pesó mas la ilusión por compartir que las cuestas.
    Y ciertamente, el foro de rodadas y su gente fueron determinantes para conseguirlo.
    Gracias a todos por hacerlo posible.

  10. Narendra dice:

    muy bueno. Ya se comentó en el hilo “cicloturismo, mujer y psicoanálisis” que son milenkios de incomprensión hacia a las mujeres.
    También se dijo que los hombres “tenemos que pegar la oreja”, vaya a pasarnos lo que a Freud, el hombre, que no sabía que querían las mujeres.

    Enhorabuena y nos toca aprender mucho de esta historia.

    • dice:

      Esta historia es muy bonita y entrañable, hace que pensar !!!
      Existe una gran persona que tambien esta viajando, lleva ya casi 8 meses y no sabéis cuánto me hubiera gustado acompañarle, pero no pudo ser…
      Leyendo vuestra aventura está claro que todo es posible si se quiere si uno se organiza y es valiente, ojala escriba en un próximo correo que: ¡ fui valiente y a pesar de los años cogí la bici y ahi estoy, con él, pedaleando…

  11. Mallorkos dice:

    ¡Que historia mas bonita! Que leccion mas importante… ¡Todos podemos aprender de todos!

  12. Hector dice:

    Yo siempre bicicleteo con mi mujer. Si voy solo me aburro y me duele pensar en lo que ella se está perdiendo. Disfrutamos mucho de nuestras salidas en bici, y dá igual que sea un paseo de una hora que un viaje de tres días. Nunca pensamos en la cantidad de kilómetros que hemos hecho, sino en lo que disfrutamos y lo que nos queda por disfrutar. Nuestros hijos ya son mayores, y ahora tenemos claro que HA LLEGADO EL MOMENTO DE DISFRUTAR.
    La verdad, compartir una afición en común es ESTUPENDO. Os animo a ello.

  13. Koro Gabiola dice:

    Sin duda precioso…
    en mi caso tuve la suerte de que mi pareja tuvo tooooda la paciencia del mundo para acompañarme e irme enseñando.

    Siempre me ha gustado el deporte y enseguida me enganche, pero siempre tiene que estar el apoyo y la paciencia de la pareja para que esto funcione.. jeje

    Voy a enlazar con vuestro permiso el articulo, me parece muy interesante.. (http://blog.kisale.com/tienda/pareja-y-en-bicicleta-bonita-historia/)

  14. Vicent dice:

    Ayer mismo me hablaron ana y Pepe de que Ali había publicado su experiencia, jó y yo sin enterarme… si es que estoy en este mundo para que haya de todo. Bueno, Ana y Pepe, genial, claro que sí y yo que he podido participar un poquito de esos comienzos (no tantos)y por supuesto de gozar de su amistad doy fe de que así fueron y así son las cosas y que como Héctor y MCarmen, esta pareja… también son unos privilegiados que nos hacen morir de envidia cochina al resto.

  15. María Jesús dice:

    Qué bonita!!!!!

  16. Marta dice:

    Hola, Toda la vida me la he pasado montando en bici, quizas no haya hecho millones de kilometros , pero muchos , muchos si !! Para mi lo mejor ha sido dar con un hombre que tanmbien es un gran aficionado a la bici , creo que no hay nada mejor que pedalear en compañia, no hace falta hablar, solo saber que tienes a alguien a tu lado que está ahi. Puedo contar una preciosa anecdota , el verano pasado , hicimos la ruta del loire, nuestra última etapa era llegar a Vichi, habia unas grandisimas nubes , amenazaba con el diluvio univrsal, yo no podia más esa mañana, pero recordare durante mucho tiempo sus dulces palabras: venga Marta un esfuerzo más. Llegamos a Vichy y no nos cayo ni una sola gota. Una dulce palabra tambien le pone motor a tu bici.

  17. Ana dice:

    Mi historia es parecida;tengo 51 años y cuando conocí a mi marido(hace más de 30 años) ya andaba en bici,intentó por todos los medios(con regalo de bici incluida que quedó en el trastero y se revendió después ),yo no había aprendido de niña y nunca le había encontrado la gracia , si salía alguna vez literalmente era atraída por las farolas como si fuesen imanes.
    Todo cambió con el tándem, conocí las sensaciones…y ya no ha habido marcha atrás.Primero la de ciudad, en bici al trabajo, después la de montaña, y ahora comenzando la de carretera.entre el tándem y éstas han pasado dos años y algunos miniviajes(el camino de Santiago, la vía de la plata),Ha sido una suerte conocer y compartir este bonito deporte.

Deja tu mensaje al oir la señal

A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005. IBSN: 1999-08-17-49

A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005. IBSN: 1999-08-17-49