Compañeros de viaje

En pareja, en familia, con un grupo, con el perro o en solitario. Viajar con alguien (o solo) y no morir en el intento.

Viajar con niños II: Cómo organizarse

Escrito el 2 de junio de 2009 por Alicia y guardado en Compañeros de viaje

arrivee

La familia Mercat en su llegada a Francia despues de un anno de ruta

Llevar a los churrumbeles de viaje es una aventura en la que se plantean dos tipos de problemas. El primero es logístico: ¿cada uno en su bici? ¿llevamos un tándem? ¿cómo transportamos todos los trastos necesarios para un niño? Sobre material para llevar a los pequeños echa un vistazo a este artículo.

La segunda cuestión tiene que ver con cómo planificamos la ruta: ¿Qué rutas son adecuadas para hacer con niños? ¿Cuántos kilómetros se pueden hacer llevando a un pequeño en el asiento de atrás?

Los expertos en estos temas aseguran que cualquier niño que pueda conducir una bicicleta de 10 velocidades puede viajar en bici acarreando sus correspondientes alforjas con un poco de preparación. Si tu pequeño todavía es demasiado joven para ello considera adquirir un tándem como el que Mikel utiliza para viajar con Eki [FOTO] ; o acoplar a tu bici un carrito en el que pueda ir tranquilamente durmiendo, dibujando o cantándote la canción del tallarín a voz en grito (como sino vas a oírle con el estruendo de los pajarillos).

Debes tener en cuenta algunas cosas. La primera: con niños la distancia que puedes recorrer es limitada. No solo cuenta en este sentido la capacidad física del niño en cuestión –Álvaro hizo el camino de Santiago con 12 años, en algunas de sus jornadas llegaron a 100 kms- sino también otras cuestiones relacionadas con la forma de ser de los pequeños.

Con niños siempre tendrás que parar más a menudo. Ir al baño, quitarse ropa, ponerse ropa, beber agua, comer algo… Los adultos pueden hacer coincidir sus necesidades con una parada técnica pero los niños no.

Además, debes dejar muchos huecos para otras actividades: bañarse en ríos, recoger flores en un campo, jugar en un parque, o visitar reservas de animales… Se trata de instalarse en un ritmo tranquilo, disfrutando de lo que va surgiendo durante el camino. Preparando etapas de entre 30 y 50 kms diarios en función del terreno y otras condiciones, dejaremos tiempo de sobra para todo.

Y no es que los niños se cansen: les encanta montar en bicicleta y motivarles para iniciar un nuevo día de ruta no será difícil.

Eso sí, habrá algunas dificultades que les dará mucha más pereza enfrentar que a un adulto. Nan Jeffrey en su libro “Aventuras con niños” menciona por ejemplo las cuestas arriba. Como sabemos, las cuestas arribas están por todas partes, incluso en los terrenos más llanos y por eso es posible que oigas más de una vez frases del estilo “¿Podemos poner el pie ya?”. Por fortuna, las cuestas arriba tienen una interesante contrapartida: las cuestas abajo.

Otros consejos al tún tún:

  • Involúcrales en la preparación del viaje. Deja que participen en la preparación del viaje y explícales qué vais a hacer cada día y por qué. Los niños comprenden que un día hay que madrugar más de la cuenta para aprovechar la fresca o que esa jornada vamos a hacer más kilómetros porque es la única manera de llegar a un determinado punto.
  • Comparte las responsabilidades con ellos. En la misma línea que lo anterior. No hay mejor manera de hacer que participen en el viaje que compartiendo con ellos parte de la responsabilidad y por supuesto, del peso: es aconsejable que ellos también lleven alforjas aunque su carga sea menor que la tuya.
  • Los niños comen más y más a menudo, necesitan dormir más que tú (y más a menudo) y beben más y más a menudo. Ve preparado
  • Estar a gusto es clave: lleva ropa cómoda, una bici que les quede bien y ve preparado para lluvia y frío
  • No te olvides de celebrar los pequeños éxitos: ¿Has subido una colina empinada? ¡Choca esos cinco!

Cosas a evitar:

  • Ir demasiado rápido. Son los niños los que deben marcar el paso
  • Un itinerario demasiado ambicioso. Preferiblemente debes evitar salir cuando hace mal tiempo, durante demasiados días seguidos o con etapas muy largas
  • Pocos descansos. Es mejor hacer muchos descansos pero cortos.
  • Sobreproteger a los niños: escoge una ruta segura y luego relájate.
  • Empezar el día tarde. Es mejor madrugar y acabar la jornada temprano, con tiempo para que los niños puedan jugar al final del día.
 

Este artículo fue publicado el 2/junio/2009 dentro de la categoría Compañeros de viaje en Rodadas.net, una página web sobre cicloturismo y viajes en bicicleta mantenida por Álvaro Martín y Alicia Urrea.

El artículo está sujeto a una licencia Creative Commons 3.0. Es decir, puedes distribuirlo y adaptarlo SIEMPRE que nos cites (más concretamente, cites al autor y enlaces a la dirección permanente del artículo); no lo uses con fines comerciales o en publicaciones comerciales; y el resultado de tu trabajo también esté bajo una licencia de Creative Commons

Siempre puedes volver encontrar este artículo en: http://www.rodadas.net/2009/06/02/viajar-con-ninos-ii-como-organizarse/

Comentarios Hay comentarios de 2 intrépidos

  1. Hector dice:

    Hola, gente:

    Por mi propia experiencia, os digo que viajar con niños no es difícil.
    Lo difícil es cuando cumplen 14 o 15 añitos, porque entonces te topas con el problema de que no quieren viajar “con papá y mamá”. Antes de esa edad, todo es maravilloso, porque para ellos es vivir una aventura.

    saludos.

  2. Anónimo dice:

    Yo llevo a mi hijo de cuatro años conmigo en la bici, en la sillita de atrás. Hacia años que no me montaba en una bici.
    Esta es la bici. Esta, tu silla. Estos los pedales… (Asi si, asi no)
    Salimos casi todas las tardes, al parque o simplemente a dar vueltas por el carril bici.
    Nos lo tomamos como si fuera una travesía de un mes. Preparamos la salida (donde queremos ir), el agua, el casco, incluso las canciones que cantamos. Tener una meta le ayuda a hacer el “viaje”, pero si hay que cambiar la ruta, se cambia y ya esta.
    Esto que es una nimiedad y que muchos padres hacen con sus hijos, para mi a supuesto una herramienta importantísima de aprendizaje. Noto como se hace cada vez mas responsable de cosas “pequeñas”, el casco, la merienda, el agua. Se involucra en la preparación (donde ir y por donde)…
    Son salidas de seis u ocho km. Ahora preparamos nuestra primera salida a la playa “de un día”.
    Yo estoy mas ilusionado que el. Espero contagiárselo.

Deja tu mensaje al oir la señal

Hay dos maneras de difundir la luz… ser la lámpara que la emite o el espejo que la refleja. — Lin Yutang, filósofo chino, http://conpoesia.files.wordpress.com/2010/02/es-hora-de-embriagarse-n5_web1.pdf

A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con la gente de eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005. IBSN: 1999-08-17-49

A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con la gente de eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005. IBSN: 1999-08-17-49