Desde Figueres a Castell d’Aro

Escrito el 26 de enero de 2009 por Artista invitado y guardado en Viajes de los lectores

Playa de Castell (Girona)

Ya que esta semana no vamos a estar disponibles, y ustedes andan guardando el fuerte hemos pensado que quizá les agradaría leer las historias de otros viajeros. Así pues cada día de esta semana que pasaremos en la Ciudad Eterna les dejaremos al cuidado de un artista invitado. Hoy, un paseo por la playa de Girona. Que lo disfruten

Si lo desean, pueden enviarnos su viaje para que lo publiquemos en esta sección. Aquí tienen toda la información necesaria sobre cómo hacerlo.

Datos personales

Nombre Bel Albreda
Año de nacimiento 1970
Profesión Ama de casa pero aprendiz de escritora de cuadernos de viaje en general
Otros viajes en bicicleta Delta del Ebro / Ruta de los Pueblos Medievales Bajo Ampurdán ( Girona )
Y vuestra web o email www.myspace.com/esquerranadeltot

(En catalán)

Este viaje

Itinerario Figueres ( Girona ) – Playa de Castell (Girona )
Duración Dos días
Fecha en la que lo realizaste Mayo de 2008
¿Cuántos ibais? Dos
Distancia total 110 Km. ( aprox )
Coste aproximado 15 € ( comida de supermercado )
El mejor día (y por qué) Primer día – Por la belleza del paisaje
El peor día (y por qué) Segundo día – No estar acostumbrados a la climatologia adversa viajando en bicicleta
La parte de la ruta que más os ha gustado (y por qué) Los caminos junto al mar por las vistas que relajan los sentidos
El mayor quebradero de cabeza Las cuestas con lluvia por la carretera con los coches tan cerca (aterrador )
El mayor error cometido Variar la ruta en el último instante
La sorpresa más agradable La permisividad para poder pernoctar en un paraje protegido

La bici y el equipo

El modelo de bicicleta ORBEA ¿? / DECATHLON Seven
¿Era usada o nueva? Nuevas las dos
¿Le hicisteis alguna modificación? Básicamente herrajes para las alforjas
¿Llevábais para cocinar? Hornillo de camping-gas para calentar la comida y para el café
¿Y tienda de campaña? Si, nuestro pequeño hotel de mil estrellas
¿Qué os hubiera gustado llevar? Bel : unas gafas transparentes para protegerme de la lluvia / Xavier : Una compañera de viaje que no blasfemara en las cuestas
¿Qué os habéis arrepentido de llevar? Mis alforjas que en la tienda juraron que eran impermeables y demasiada ropa (quedo inserviblemente mojada igualmente )

Recomendaciones a alguien que vaya a hacer la misma ruta

Hay mapas detallados de los caminos, aunque están perfectamente indicados. es mejor pasar por ellos aunque hagais más kilometros. Se realizan con más calma.

Guia “50 itineraris en BTT per Catalunya” de Cossetània Edicions (Catalán) y mapas de trekking del GR de Editorial Alpina ( muchos caminos de bici pasan paralelos a él ) .

Para hacer hasta más o menos el mes de Mayo o a partir de Septiembre ( aunque haya menos horas de luz ) . El calor en esta zona es agotador.

Galería de fotos

Diario experimental: Viaje (incompleto) de fin de semana desde Figueres hasta Castell d’Aro realizado el mes de mayo de 2008

Estación de Figueres (Girona)

Estación de Figueres (Girona)

Lo que describo aqui es, para nosotros, un recorrido fácil y familiar. Partimos de la estación de trenes de Figueres, para ir hasta Girona para empezar allí la ruta que tenemos en mente desde hace días: De Girona hasta la Costa Brava centro en bicicleta aprovechando la red de caminos y vías verdes. Os podéis pensar que es un viaje sencillo. No os equivoquéis: A pesar de toda la publicidad que nos venden, la movilidad en bicicleta utilizando además los transportes públicos está muy lejos de ser igual a la de otros países europeos. No obstante, no nos echamos atrás ni queremos abandonar a la primera, como podriais pensar. Queremos saber hasta dónde puede llegar nuestra fuerza de voluntad al organizar viajes “alternativos” (creo que ahora los llaman así, que bien queda no?? ) pero como también tenemos juicio, probamos con alguna cosa que no nos ponga en dificultades insuperables.

A mi lado hay un niño que no para quieto. Debe tener unos tres o cuatro años. Su abuela se disculpa porque cree que me molesta. “Tranquila mujer, le digo, estoy dotada de una paciencia a prueba de niños”. Ríe aliviada. Me explica que está muy emocionado porque es la primera vez que sube al tren y que quieren ir hasta Girona. No van a hacer nada en concreto, continúa la señora, sólo lo hacen para hacer feliz a su nieto, que no para de correr y saltar por todo el andén. Lo llamo y le regalo un chupachup (uno de los “clásicos-imprescindibles” en
mi mochila) para que pueda “celebrar” su primer viaje en tren cuando llegue a Girona con sus abuelos. Y cuando su abuela le pide que me dé las gracias me da un beso sincero en la mejilla. Que majos son los niños… a veces.

Subimos al regional (más conocidos entre nuestro circulo de amigos como “borregueros”) que han anunciado por la megafonía de la estación hace un par de minutos. No es fácil cuando va tan lleno. Ningún pasajero ha movido ni un dedo, a pesar de los esfuerzos que estoy haciendo por no hacer fastidio ni mal a nadie. Todos sabemos cómo vamos de “cómodos” en estos trenes no?? Pues añadid una bicicleta de veinte kilos con alforjas a los lados … diversión en estado puro!!!

Unos chicos extranjeros y mochileros como yo que ya está a dentro, y que deben haber pasado por la curiosa experiencia que es colocar una bicicleta en el tren sin acabar al servicio de urgencias del hospital, me ayudan a cargarla. Apartan sus mochilas y se agolpan contra las paredes del vagón para hacerme sitio (todavía más?? Es fisicamente posible eso!!?? ). Les agradezco esta muestra de solidaridad mochilera. “THANK YOU FOLK!! . Y me dedican una sonrisa. Vamos todos de pie hasta Girona, a pesar de haber pagado un billete para ir sentada. Viva los transportes públicos
adaptados!!!. Qué pasaría si, en lugar de una bici, fuera una silla de ruedas?. Prefiero no pensar y mirar por la ventanilla.

El paisaje urbano de los polígonos industriales recientes se mezcla con rapidez con el paisaje rural. El verde de los campos se tranquiliza con el gris suave de las nubes que parecen puñados mal guardados de algodón . Ruego a mi espíritu protector que todo aquel gris no nos caiga por la cabeza. En Flaçà veo los charcos. Aqui ya ha llovido. Tocará mojarse, pienso. Va!! Un poco de música levantará este ánimo, gris como el día, que me está atrapando. Los U2 ponen la banda sonora en lo que veo por la ventanilla.
Girona. Terreno conocido. No llueve. Bien, vamos bien.

Girona, como toda ciudad que se quiera colgar el cartelito de “moderna”, dispone de un buen carril-bici que permite circular con cierta seguridad. Nos proporcionan este espacio aparte del resto de vehículos pero no tenemos que olvidar que las bicicletas somos un vehículo más y tenemos que respetar las normas de circulación.Y decía cierta seguridad porque, en circuitos urbanos, a pesar de tener carriles bien señalizados siempre hay que prestar atención. Todavía nos falta cultura ciclista: Coches aparcados en medio del carril-bici,
gente que lo aprovecha para andar y te llaman de todo menos “guapa!! cuándo tocas el timbre reclamando tu “prioridad” de circulación…. en fin, sí, falta cultura ciclista o, simplemente, informar a la gente porque sirve REALMENTE un carril-bici: Por favor, no está para que los niños puedan jugar en el badminton sin el peligro de los coches, no…ni para que el perrito, tan mono él, deje sus “razones” más sólidas … eso tampoco, no siempre son fáciles de esquivar, molestan a la vista y otros sentidos y para
las ruedas no es bueno tener “parches” de este tipo.

Por fin, dejamos atrás los circuitos y paisajes urbanos. Vamos en dirección Cassà de la Selva.

Actualmente, en Cassà y concretamente en esta parte del carril-bici, hay un desvío provisional por dentro del bosque (debido a unas obras) que te obsequia con unas cuantas subidas y bajadas, ideales para divertir a los más atrevidos y para hacer blasfemar a los menos avezados en los terrenos de piedra y ramas. Pero estad tranquilos que os digo que este tramo es corto y pronto volvemos a enlazar con el carril original, indicado y bien pensado que nos hace rodar, y estar abierto, por lugares como la Font Picant pero acercándonos casi sin darnos cuenta de nuevo a la “civilización”,
llena de urbanizaciones y casas de veraneo, como es el caso de Sta.Cristina d’Aro. Y claro, no podía ser en ningún sitio mejor para tener el primero (único?) incidente de la jornada: En un descuido, he girado bruscamente el manillar y con el peso de mi bicicleta he caído con todo el equipo encima. Nada de importancia, la justa para hacerme preguntar “Bel, cómo has llegado aqui?? mientras buscaba el botiquín. Bien decorada, continúo adelante. Vuelvo a circular sin más tropiezos.

Via verde – Bescanó (Girona)

Via verde – Bescanó (Girona)

Llegamos por fin a la costa. Aunque sea la parte que me gusta menos, tengo que pasar porque volar con la bici por encima quedaría un poco extraño no?? Pues, siguiendo la linia azul del mar, hacemos parada en Platja d’Aro, para seguir después de una breve parada en la arena en dirección a Calonge y Palamós; en ésta última, encontramos una feria nombrada “Palamós, Tierra de Mar”…el nombre es tan evocador que decidimos detenernos un ratito… muestras de artesanía, pasacalles y…visitas libres a una embarcación
de época: El Santa Eulàlia, del Museo Marítim de Barcelona.

Seguimos hacia Castell d’Aro, y hacia la playa de Castell, donde siempre nos ha hecho ilusión llegar con las bicicletas y hacer noche en esta época del año, cuando aún su arena no se ve masacrada por los pies de turistas inconscientes de su delicadeza y belleza sin aditivos.

Mirador de Cala Canyers

Mirador de Cala Canyers

La playa de Castell se hizo famosa hace un tiempo para ser el símbolo de la resistencia frente en el mal nombrado “progreso”. Afortunadamente, ganaron los que la querían tal como és…(casi) salvaje!!. Aprovechando la bondad del clima, nos acercamos al mirador de la Cala Canyers, desde donde se pueden disfrutar de unas vistas de los peñascos y del mar después de atravesar un camino empapado de esencia forestal, que hace imposible de imaginar que nos llevará hacia estas “marinas” que inspiraron a un buen número de pintores y escritores consagrados.

Al anochecer, nos emboscamos para encontrar un sitio e “inaugurar” nuestro hotel de mil estrellas, mientras empezamos a mirar dentro de nuestras bolsas buscando el menu de “degustación” que hemos ideado y que por cuestiones de espacio hemos tenido que reducir a una lata de ensalada preparada y un vasito de vino que nos repartimos como buenos compañeros de viaje que somos.

La noche queda tranquila, suave como el terciopelo. Los árboles nos ofrecen cobijo entre su ramaje que, a veces, llega a tocar en el suelo. Se van los últimos visitantes de la playa y nos quedamos con la compañía del viento y de algún pájaro que ya pía a retiro, mientras miro hacia el cielo sonriente y pensando que hoy se ha portado bien con nosotros, mientras mis ojos se pasean por las estrellas.

Al día siguiente, sin embargo, se ríe de nosotros y, retozón, hace que la nota predominante del día sea la lluvia intensa y sin tregua. Sin tiempo para fotos ni paradas para embobarse , variamos radicalmente los planes de llegar hasta los pueblecitos medievales interiores y sólo nos permitimos el lujo de comentar, llamándonos de bici a bici, qué ruta es la más rápida para llegar hasta el tren que nos lleve de vuelta a casa. Los desniveles por la carretera, combinados con la poca visibilidad de la lluvia estampada a las gafas funden el espíritu y las fuerzas del más valiente. Y ya no os digo el mío, que se acuerda de todos los santos del cielo cuándo un coche pasa tan cerca mío que casi puedo adivinar la música que están escuchando sus ocupantes. No obstante, mi experiencia como caminante de montañas también es aplicable, en parte, en la bicicleta. Cuándo uno se acostumbra a la sensación de la lluvia mojando la ropa, la cara, las manos, etc…acabas por no notarla. Asi que decido pasar olimpicamente de lo que me está cayendo del cielo y eso me renueva las fuerzas para llegar finalmente a Flaçà dónde por suerte, la Renfe llegaba con retraso y tendremos tiempo de coger un tren que va en dirección a Figueres… el revisor, al principio no nos permitía entrar en el tren con todo lo que llevábamos; aún es ahora que no sé la expresión de mi cara que lo hizo cambiar de opinión. Quizás es aquélla en que estoy a punto de acordarme de toda, absolutamente toda sin dejarme ningún miembro ni vivo ni muerto, de su familia. Y asi, con mi ropa que hubiera podido solucionar el problema de sequía grave de mi país, hemos viajado en tren, en el vagón para bicicletas, nuevamente de pie y cogidos a nuestros “vehículos” para no caernos, hasta Figueres, donde también caía una buena tormenta. Pero ahora ya nos es igual. Estamos empapados, pero enteros y en casa.

Y aqui os preguntaréis… INCOMPLETO?? Pues si, porque nuestra idea original era llegar a casa sin tener que volver a subir en el tren, paseando y disfrutando de los paisajes anchos y risueños del interior del Empordà. Uno otra vez será.

 

Este artículo fue publicado el 26/enero/2009 dentro de la categoría Viajes de los lectores en Rodadas.net, una página web sobre cicloturismo y viajes en bicicleta coordinada y mantenida por Álvaro Martín y Alicia Urrea.

El artículo está sujeto a una licencia Creative Commons 3.0. Es decir, puedes distribuirlo y adaptarlo SIEMPRE que nos cites (más concretamente, cites al autor y enlaces a la dirección permanente del artículo); no lo uses con fines comerciales o en publicaciones comerciales; y el resultado de tu trabajo también esté bajo una licencia de Creative Commons

Siempre puedes volver encontrar este artículo en: http://www.rodadas.net/2009/01/26/figueres-a-castell-daro/

Comentarios Hay comentarios de 8 intrépidos

  1. Genis dice:

    Hola!!

    La ruta está muy bien, pero no me encaja el título: “EL Delta del Ebro”, con la explicación de la ruta, ya que ésta transcurre por la provincia de Girona y se pasa por la via verde del Carrilet. Muy lejos del Delta del Ebro.
    Unos paisajes muy bonitos.

  2. Edu dice:

    Estoy de acuerdo con Genis.
    El título sería ” de Figueres a la playa del Castell”, pareje precioso del Baix Empordà.

  3. Gerard dice:

    Saliendo de Figueres con destino final Delta del Ebro, tienes que recorrer toda Catalunya de arriba a abajo, eh! Es la playa del Castell, una de las playas vírgenes más bonitas que tenemos en l’Empordanet. Este mes han inaugurado unas vías verdes nuevas, llamadas “Via del Carrilet”, las cuales se utilizaban años atrás para comunicar Palafrugell y Palamós, entre otros.

    Saludos desde Palafrugell!

  4. Xavi dice:

    He realizado algunas rutas por dónde transcurre ésta, el baix empordà (Girona). La tranquilidad, falta de desniveles, la buena señalización y el paisaje invitan a iniciarse al cicloturismo.
    Podeis ver alguna ruta en mi blog ‘alforges de Sils’(CAT).

    Saludos,

    Xavi

  5. chuss dice:

    todas las vias bici de girona son preciosas, pero tengo que resaltar la de palafrugell a palamos, por el paisage y sus playas, aunque le encuentro a faltar bancos y papeleras. si lo visitais no os arrepentireis

  6. Alex dice:

    Realmente hiciste una ruta muy interesante, y me veo obligado a felicitarte por escoger la playa de Castell para hacer noche, un sitio espacioso y absolutamente bellísimo en todo su alrededor. Si algún día puedes, te recomiendo visitar Pals o Monells como pueblos medievales que comentas, aunque hay realmente muchísimos más para visitar.
    Como veréis en mi blog, también hago rutas a menudo por esa zona, tanto carretera como montaña, da para mucha diversión.
    Saludos de un ciclista más!

Deja tu mensaje al oir la señal


Anterior: Siguiente:
 
← Anterior Siguiente →
 

Échanos un cable

Esta web se financia en un 20% gracias a la publicidad que ves y en otro 10% a las donaciones de las personas que pasan por aquí. (El resto lo ponemos los editores de nuestro bolsillo).

Preguntas frecuentes

Hay dos maneras de difundir la luz… ser la lámpara que la emite o el espejo que la refleja. — Lin Yutang, filósofo chino, http://conpoesia.files.wordpress.com/2010/02/es-hora-de-embriagarse-n5_web1.pdf

A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con la gente de eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005. IBSN: 1999-08-17-49

A no ser que se indique lo contrario, los contenidos están bajo licencia de Creative Commons.

Estamos alojados con la gente de eCliente, que además de ser muy buenos en lo que hacen, son buena gente. La tecnología detrás de Rodadas

Rodadas está en la red desde mayo de 2005. IBSN: 1999-08-17-49